Páginas

lunes, 28 de septiembre de 2020

La Nación: "La primera pesificación argentina” (27 de enero de 2002)

Entonces y ahora, el país vivía al borde del abismo, abrumado por una deuda externa que no podía pagar. Entonces y ahora, el gobierno adoptó una decisión drástica: pesificar los depósitos en dólares de los ahorristas.Entonces y ahora los ahorristas se sintieron estafados.

Entonces corría el año 1964. Arturo Illia era el presidente; Eugenio Blanco, el ministro de Economía y el peronismo estaba proscripto. La deuda externa alcanzaba los 3800 millones de dólares, de los cuales casi la mitad vencía en los siguientes 24 meses.

"Habia que atacar en varios frentes: bajar las importaciones, aumentar las exportaciones y negociar afuera. No queríamos el tratamiento de shock porque eso iba a traer desocupación y una baja en la actividad económica", recuerda hoy el secretario del Tesoro de Illia, Carlos García Tudero, en diálogo con LA NACION.

Entonces el gobierno instauró un régimen de control de cambio: no se podían transferir divisas al exterior, salvo expresa autorización del Banco Central. La primera lista de excepciones se hizo para facilitar la importación de medicamentos que no se producían en el país.

La compra de dólares en el mercado libre se limitó a 50 dólares por persona por mes, y para hacerlo había que firmar una declaración jurada.

Los depósitos en dólares llegaban a 200 millones, pero los bancos no estaban en condiciones de devolverlos. Por decreto, el gobierno decidió que la devolución se haría en pesos, al tipo de cambio vigente en el mercado libre. Los ahorristas tenían un mes de plazo para liquidar sus dólares.

El presidente del Banco Central, Félix Gilberto Elizalde, justificó la medida argumentando que los ahorristas, en realidad, nunca habían depositado dólares: "Cuando presenté el problema al equipo económico y expliqué la situación, los depósitos en moneda extranjera no eran tales depósitos en moneda extranjera. La gente los había constituido con pesos argentinos contabilizándolos en los libros de los bancos en moneda extranjera. No nos engañemos: no eran dólares que habían entrado y estaban depositados", dijo Elizalde, según el libro La Economía que yo hice, de Juan Carlos de Pablo.

Conforme la misma fuente, los bancos estaban al borde de la bancarrota por falta de controles del Estado: "El sector bancario interno tenía una situación muy comprometida. Durante la época justamente de Frondizi, y luego de Pinedo, Alsogaray, Mendez Delfino y Martínez de Hoz (N.de R: ministros de José María Guido), en nombre de la libertad económica no se aplicaron desde el Banco Central las disposiciones y normas que existen para la vigilancia de los créditos que otorgan los bancos. Los bancos privados y los bancos del Estado, empezando por el Banco Nación, habían otorgado créditos completamente por encima de la capacidad de las empresas, con gran irresponsabilidad al punto de que en muchos casos se habían prestado a empresas relacionadas con los directorios, tanto en el sector privado como en el sector público", argumentó Elizalde al explicar las medidas adoptadas.

La pesificación compulsiva y los controles de cambio despertaron airiadas protestas de los sectores más liberales de la economía, con argumentos que hoy suenan familiares.

"No puede dudarse que el conjunto de medidas provocará un impacto desfavorable al ingreso, afluencia y radicación de capitales del exterior ante el temor de que las presentes disposiciones sean una anticipación de mayores restricciones a las operaciones cambiarias y el reembolso de inversiones efectuadas en el país", señaló en un comunicado la Cámara de Comercio.

También fustigó las medidas la Unión Conservadora de Buenos Aires y el entonces vicepresidente segundo del Banco Central, Oscar Vicchi, que reconoció la pesada herencia recibida, pero se quejó por el cambio de reglas de l juego: "Lo que no quiere advertirse es que los dólares no son del país o su gobierno, sino de quienes los poseen legítimamente por haberlos adquirido o recibido en precio por sus productos o servicios. Cuando se restringe la comercialización de bienes -sean divisas o automóviles- se crea un mercado paralelo que los gobiernos no han podido evitar, aun bajo la presión de aplicar las medidas más severas", señaló Vicchi en una carta abierta dirigida a Elizalde.

"La obligación de liquidar los depósitos existentes en moneda extranjera en instituciones bancarias constituye una violación del principio de seguridad jurídica", editorializó LA NACION el 20 de abril de 1964, a la vez que pronosticaba una disparada del dólar paralelo que nunca se concretó.

Tampoco hubo cacerolazos. Durante algunos días, "los altibajos de las cotizaciones fueron seguidos por una abigarrada concurrencia, que por momentos obstruyó el tránsito por la calle San Martín", según un relato de la época, pero después los ahorristas se calmaron.

Pese a los "recelos y preocupaciones" que el plan económico creó "en todos los círculos vinculados con los negocios en moneda extranjera, y en particular en los grandes centros financieros internacionales", tal como señaló en su momento LA NACION, el Fondo Monetario Internacional debió esperar hasta 1965 para recibir a una delegación argentina.

Según García Tudero, el equipo económico no quería renegociar la deuda sin un plan sustentable en funcionamiento, que incluyera un arreglo con las compañías petroleras extranjeras, cuyos contratos con la Argentina el gobierno de Illia había anulado.

"La deuda era más que nada con gobiernos extranjeros, por lo que había que tratar con el Club de Paris. Yo le dije al director gerente del Fondo que no quería un préstamo stand by, porque el país no lo necesitaba. Lo que le pedimos fue que transmitiera al Club de París que la Argentina y el Fondo Monetario Internacional estaban en buenos términos. Así ocurrió y así llegamos a un arreglo: pagamos el 40 por ciento y financiamos el resto," dijo el entonces secretario del Tesoro.

Esa vez, se podría decir que la historia de la pesificación terminó bien. Durante el gobierno de Illia la economía creció a un ritmo de casi un 10 por ciento anual. La recaudación impositiva aumentó un 52 por ciento en términos reales en 1965 y un 34 al año siguiente. Se abrieron los mercados de Rusia y China para la exportación de granos. La inflación cayó del 40 por ciento en 1963 al 6 en 1966.

"Tuvimos tres años de equilibrio fiscal. A partir del segundo dejamos de emitir. Nos arreglamos con los recursos del tesoro. Empezamos a devaluar dentro de una franja de variación. Cuando el costo de vida aumentaba cinco o seis por ciento, devaluamos por ese monto. Aumentaron las exportaciones, sobre todo las industriales, y las fábricas tenían ocupación plena. De a poco fuimos aflojando las restricciones cambiarias porque al final terminamos con un excedente en dólares," dijo García Tudero.

Pero el temor de los llamados "gorilas" al retorno del peronismo, la Guerra Fría, la doctrina de seguridad nacional, la imagen parsimoniosa que transmitía Illia, la estrecha base de legitimidad de su gobierno, las huelgas de los proscriptos y algún otro ingrediente político desembocaron en el golpe de Estado de 1966.

"Un mes antes del golpe -recuerda hoy García Tudero-, nos reunimos con Onganía en la casa del hermano de Elizalde. Onganía nos dijo que lo único rescatable del gobierno era el equipo económico y que para preservarnos deberíamos renunciar. Y yo le contesté: ¿si renunciamos, seguiremos siendo rescatables? Se quedó pensando. Ahí me di cuenta de que era un bruto."



En 1964, el gobierno de Arturo Illia se vio obligado a convertir en moneda nacional las cuentas en dólares de los ahorristas.





Fuente: “Memoria: crisis económica. La primera pesificación argentina” por Santiago O´Donnell (con la colaboración de Archivo de redacción) de la Redacción de La Nación, 27 de enero de 2002.

Leer más...

martes, 22 de septiembre de 2020

Madres de Plaza de Mayo: “CONADEP, los desaparecidos no se archivan” (diciembre de 1984)

En diciembre pasado, el gobierno creó la CONADEP para tratar el tema de los detenidos-desaparecidos. Así suplantó -de hecho- la posibilidad de formación de una Comisión Bicameral que investigará y sancionara politicamente a los culpables.

La polemica sobre la autenticidad de la lista de represores que se conoció a traves del semanario “El Periodista” dejó en claro dos cosas: por un lado, que el gobierno carece de argumentos para demostrar que la nómina publicada no es la misma que la que elaboró la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas; por otro, que no existe intención oficial de difundir, en forma completa, los nombre de los responsables del Terrorismo de Estado. Cabe, entonces, formular una pregunta: ¿para que sirvió la CONADEP?

Mientras, desde sectores gubernamentales, se desmintió, lisa y llanamente la autenticidad de la lista, el propio titular de la CONADEP, Ernesto Sabato, no afirmó en ningun momento que fuera apocrifa. Solo aclaró que las personas allí mencionadas no tienen porque ser necesariamente represores. Lo cual dejó abierta otra posibilidad: la de la complicidad.

De ese modo, el gobierno quedó mal parado porque no expuso argumentaciones creíbles. Pero la actitud es coherente, ya que el propio Alfonsín, en Roma, fue aun mucho mas lejos en cuanto a desmentidas. Allí dijo, ante periodistas de todo el mundo, que es “absolutamente falso” que los obispos argentinos hayan apoyado la represión.”

Estas declaraciones constituyen un claro prejuzgamiento, ya que la Justicia ensalzada desde la cúpula oficial, aún no se ha expedido en causas en las cuales están involucrados, entre otros, el arzobispo de La Plata, monseñor Antonio Plaza y el cura Christian von Wernich.

Estas desmentidas y prejuzgamientos no hacen más que confirmar que el gobiero no está dispuesto a castigar a los culpables del genocidio. Esa es la explicación de su accionar complaciente con los altos mandos militares y con la Iglesia. La actitud, a todas luces negativa, está dando, de por sí, una respuesta de cuál fue el objetivo del gobierno al crear la CONADEP.

LA ESTRATEGIA DEL GOBIERNO

La corta historia de la CONADEP, confirma ampliamente que ésta sirvió para evitar la formación de una Comisión Bicameral y, de este modo, sacar del ámbito parlamentario el dificil tema de los Derechos Humanos, impidiendo que el Congreso se convirtiera en acusador de los militares genocidas.

Durate nueve meses de labor la CONADEP ratificó y amplió, en alguna medida, las denuncias ya formuladas con anterioridad, pero toda la documentación reunida, esta vez a traves de un organismo oficial, quedó archivada, y su contenido se mantiene aun en secreto a más de dos meses de entregado el informe.

La politica de preservación del aparato militar seguida por el gobierno quedó, sin embargo, demostrada mucho antes, cuando los abogados de la CONADEP debieron enfrentar, ante la total prescindencia de los funcionarios oficiales las innumerables trabas con que las FF.AA. Intentaron frenar las investigaciones. Esto se vió, sobre todo, en los procedimientos realizados en unidades militares que sirvieron de cobertura a campos de concentración.

Fue tambien el caso de una chacra arrendada por el Ejército, en Monte Pelone, partido de Olavarría. Allí, aunque no se trataba de una unidad militar, sino de un campo donde sólo habia vacas, la CONADEP casi no pudo efectuar el reconocimiento. Como en ocasiones similares, la pasividad mostrada por el Ministerio de Defensa fue altamente sugestiva.

En Córdoba, cuando se realizó la primera inspección en el campo de concentracion de La Perla, se reitararon las trabas y la hostilidad de la cúpula militar a todo tipo de acción que tienda a revisar lo actuado durante la represion. Luego del procedimiento, el entonces titular del III Cuerpo de Ejército, general Pedro Mansilla, mantuvo una reunión privada con los miembros de la CONADEP, encabezada por el secretario Raúl Aragón. El general Mansilla sostuvo que “la lucha antisubversiva fue inobjetable” en cuento a sus metodos. Y agregó, que todo aquel que hablara de desaparecidos, torturas y asesinatos eran “subversivo”, por cuanto estaba favoreciendo “a los fines de la subversión”.

Ese hecho, calificado como “muy grave” por el propio Ernesto Sabato, constituyó el más claro ataque a la tarea investigadora. En principio, Sabato amenazó con renunciar, pero luego se dejó convencer de la “inconveniencia” de una actitud de ese tipo y todo quedó superado, sólo en lo formal, con el posterior alejamiento del general Mansilla, el 6 de julio, el mismo día en que se difundió el programa “Nunca Más”.

En los comienzos de su labor, la CONADEP dió a conocer algunos comunicados que confirmaron “oficialmente” las denuncias sobre el accionar represivo. A fines de diciembre, tras las inspección realizada en la Escuela de Mécanica de la Armada (ESMA) -el más importante centro de terror que funcionó en la Capital Federal- la CONADEP afirmó que pese a “la contumaz negativa” de los comandantes en jefe, quedó demostrado que en el lugar funcionó “uno de los grupos de tareas mas activos”.

Añadió que los detenidos “fueron sometidos a todo tipo de vejámenes y tormentos que, en inifinidad de casos, provocaron el deceso de la víctima”, a la vez que se adulteró la filiacion de niños nacidos en cautiverio”. Estos datos no eran nuevos ya habian sido denunciados por los organismos de Derechos Humanos, pero tenían el valor, a nivel de la opinión publica en general, de partir de un organismo oficial.

Incluso, en la información de la CONADEP sobre el caso ESMA se mencionó expresamente el nombre del almirante Emilio Massera como responsable directo del campo de concentración, en su carácter de comandante en Jefe de la Armada. Tambien se dijo que uno de los médicos que colaboró con los represores durante las sesiones de tortura fue el doctor Jorge Luis Magnasco, con domicilio actual en la calle Bachiller número 13 o 15, de Madrid, España.

Esos pocos nombres salieron a la luz en el inicio de las investigaciones. Ahora, a más de dos meses de la entrega del informe, el 20 de septiembre pasado, se sigue silenciando a nivel gubernamental la identidad de los 1351 represores denunciados en la lista.

LA POLITICA DEL SILENCIO

El tema de la nómina de represores habia sido motivo de una dura polemica interna en el seno de la CONADEP. Inclusive se llegó a votar para decidir si se incluían los nombres de los acusados en los miles de testimonios recogidos.

En dicha votación se impuso el criterio de dar a conocer la polemica lista. Sin embargo, por presiones gubernamentales, que tuvieron como principal gestor al actual subsecretario de Derechos Humanos, Eduardo Rabossi, triunfó -como era de esperar- el criterio del silencio. Esta resolución es absolutamente coherente con la estrategia del gobierno radical en el tema de los derechos humanos.

Más allá del boicot oficial la CONADEP logró, sin embargo, algunos avances en lo que hace a las inspecciones de los campos de concetración y centros ilegales de detención. De todas maneras, no obtuvo respuestas de los Comandos de las tres Fuerzas Armadas, cuando se les requierieron copias de las “ordenes secretas” que establecieron las pautas y las “reglas” de la “guerra sucia”.

Un abogado de la CONADEP comentó, con desazón, la actitud indiferente del Ministerio de Defensa, que nada hizo para obtener de los altos mandos esa valiosa información, que permitiría investigar lo ocurrido. Cientos de pedidos de informes a los comandantes en Jefe fueron recibidos por el Ministro Raúl Borrás para su tramitacion, y jamas respondidos.

A una año de gobierno radical, y luego del largo periodo transcurridos desde la entrega del informe de la CONADEP surgen, entonces varios interrogantes: ¿qué papel cumplió la Comisión dirigida por Sabato? ¿para que sirvió la informacion obtenida y el trabajo realizado durante esos nueves meses?

La unica respuesta posible es que sirvió para impedir la formacion de una Comisión Bicameral; para no irritar demasiado a los militares genocidas y a sus sucesores; para demorar el juzgamiento y el castigo a los culpables; para generar desconfianza y el desaliento en los familiares de las victimas y para alentar, por contrapartida, a los eternos enemigos del pueblo.

Como cruel ironía, el dia de la entrega del informe, detrás del presidente Alfonsín, el edecán coronel Nestor Omar Greppi -acusado de violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en la provincia de La Pampa- observó, desde lugar preferencial, el acto. Fue una muestra más de la impunidad de los represores. Fue una muestra más de la politica del gobierno, que no duda en rechazar los reclamos de las organizaciones de Derechos Humanos y que se esfuerza por amparar a los culpables de crimenes de lesa humanidad, sin advertir que estan al acecho para tratar de imponer nuevamente el terror.







Fuente: “CONADEP, los desaparecidos no se archivan” por Madres de Plaza de Mayo, Año I, N° 1, 6 de diciembre de 1984.

Leer más...

viernes, 18 de septiembre de 2020

Movimiento Nacional Yrigoyenista: "Los Yrigoyenistas en la hora de la liberación" (14 de diciembre de 1973)

1. RATIFICAMOS NUESTRO APOYO AL GOBIERNO DEL PUEBLO Y A LA RECONSTRUCCION NACIONAL.

El masivo respaldo popular al proceso de Liberación Nacional, expresado por el 62 % del pueblo y apoyado espontáneamente por otro 25 % de argentinos permite poner en marcha la tarea de la Reconstrucción Nacional mediante un sólido, fuerte y dinámico poder. Surge así nuestro primer objetivo instrumental: garantizar la estabilidad del Gobierno del Pueblo. Aspiramos a una coincidencia plena para acelerar el proceso, especialmente junto a quienes contribuyen dinámicamente y no para neutralizarlo o desviarlo desde adentro.

2. APORTAMOS TRADICION HISTORICA Y UN PROYECTO DE FUTURO.

Hay una manifiesta voluntad orientada a construir definitivamente el Movimiento Nacional, integrado por todos los sectores de tendencia nacional y revolucionaria. El yrigoyenismo está para aportar el estamento medio argentino al Movimiento Nacional, que lidera Perón, desde una organizada perspectiva radical. El pueblo es consciente que sólo un gran movimiento es capaz de servir de instrumento político de la empresa histórica: reconstruir y liberar la patria.

3. LAS CONSIGNAS PARA LA GRANDEZA NACIONAL.

Con la simple aplicación del método de renovarse para continuar, el régimen sumió al país en un estado caótico. Los intereses que han medrado al servicio de la dependencia obtuvieron resultados: desnacionalización económica, colonialismo cultural, injusticia social y empobrecimiento general. Lo que no lograron es derrotar el espíritu de lucha del pueblo argentino. Hoy, a lo largo y ancho de la Nación miles de soldados responden al gran proyecto nacional al calor de consignas básicas que, como integrantes del Frente Justicialista de Liberación -desde su constitución en 1972- los radicales yrigoyenistas nos comprometimos a realizar:

- Argentina Potencia: como expresión de voluntad nacional y respuesta a un orden internacional que pretende el sometimiento a los designios del imperialismo. Es una proyección al mundo, afirmativa de la plena independencia política y económica de la República fundada en la igualdad jurídica de los Estados.

- Reconstrucción Nacional: como meta inmediata para lograr los altos fines de la liberación, mediante la modificación sustancial de los objetivos políticos y de la estructura socioeconómica de la Nación que comprende: rompimiento de las ataduras externas; desarrollo y socialización de la economía; la participación popular; la democracia representativa sin restricciones; una sociedad abierta, libre y en constante expansión de sus factores materiales y culturales para beneficio del pueblo; un federalismo efectivo; una real igualdad de oportunidades; una política internacional independiente y la realización integral del hombre.

- Unidad Nacional: para impulsar la Revolución y garantizar al hombre argentino su seguridad y su libertad en los términos del socialismo nacional fundado en la participación del pueblo y en la vocación de patria sobre la cual se afirma la existencia de la Nación.

4. LA GENERACION INTERMEDIA.

Respondemos a la convocatoria para el Encuentro Político de la Generación Intermedia convencidos de la legitimidad de la iniciativa por considerarlo uno de los más dicientes recursos revolucionarios con que cuenta el Movimiento Nacional.

Es de nuestras filas desde donde partió en 1966 el primer esfuerzo para articular la necesaria comunicación, la información y la capacitación de los dirigentes políticos para el proceso de Liberación Nacional. Las generaciones que están en plena actuación histórica asumen la responsabilidad de los errores y de los aciertos. Nuestra generación toma para sí la proyección de la Argentina del año 2000, dispuesta a coexistir, no solamente a suceder, con quien~se ejercen el poder de decisión. En el período de gestación de nuestra serie generacional no renunciamos a la gestión, pero admitimos una subordinación revolucionaria en tanto y en cuanto sirva al logro de las metas históricas.

Estamos listos para dar nuestro aporte al cambio, no para tolerar los devaneos proimperialistas del statu-quo.

El Movimiento Nacional Yrigoyenista como esfuerzo organizado de futuro ofrece su vocación de servicio en el marco del principio de que la patria es una totalidad, donde nos fundimos, superior a cada uno de nuestros grupos, en el entendimiento que las metas se alcanzarán impulsadas por los sectores sociales revolucionarios que dinamizan y marcan el rumbo de la Nación hacia la liberación, la justicia social y en definitiva el socialismo nacional.







Fuente: Documento del Movimiento Nacional Yrigoyenista en el Encuentro Politico de la Generación Intermedia, 14 de diciembre de 1973.






Leer más...

domingo, 13 de septiembre de 2020

Félix Luna: "El recuerdo de una no-crisis" (agosto de 1975)

En la serie que hoy se clausura con esta nota, he tratado de recordar algunas de las crisis que afectaron a nuestro país y las ideas que prevalecieron en su solución. No traté de forzar analogías ni intenté postular la aplicación de aquellas recetas a nuestra situación actual. Pero insistí -eso sí- en señalar que las crisis economicas son consecuencia o por lo menos vienen juntas con las politicas y que son estas las que deben solucionarse si se quiere paliar aquellas.

Estas reconstrucciones han sido para mi deprimentes y estimulantes a la vez. Deprimentes, porque no es agradable evocar tiempos de angustia y de incertidumbre; estimulantes, porque de una u otra manera, con la ayuda de (o a pesar de) lsa formulas escogidas por los gobernantes de turno, el pais supo salir adelante. Esta es la gratificación que reserva la historia a quienes la cultivan: infundirles la certeza de que, despues de todo, la Argentina supo resolver sus problemas, despejar sus incognitas, exorcizar sus hechizos.

Por eso la ultima nota de esta serie no se referirá a una crisis sino a un episodio de signo contrario. Si Alicia en el País de las Maravillas celebraba los no-cumpleaños de sus amigotes, ¿por qué no podré esta vez hablar de una no-crisis?

Corría el año 1927. Para los argentinos, era el tiempo del orgullo. Por cosas como la piña de Firpo a Dempsey, la voz de Gardel, el invento local de la gomina o los exquisitos bifes. Pero tambien por realidades más trascendentes como la estabilidad institucional o la circunstancia de contar con dos maestros por cada soldado. Fue entonces cuando el doctor Victor Molina, Ministro de Hacienda de Alvear, resolvió hacer una suprema compadrada argentina: reabrir la Caja de Conversión. Cerrada desde 1914, la Caja se habia beneficiado con aportes de oro en monedas y lingotes que fueron llevando hasta el 80% la reserva aurifera que según la ley debia respaldar el dinero circulante en una proporción del 44%. Con semejante encaje, en un momento de perfecta normalidad del comercio internacional, con magnitudes exportadoras cada vez mas grandes, ¿por que reabrir la conversion del papel moneda por oro? Era una vieja exigencia de los liberales y los socialistas y significaría la certificación incuestionable de la madurez y la salud del país.

Ante de adoptar esa determinación, Molina mandó un telegrama a la Banca Morgan, en Estados Unidos, preguntando con que crédito podia contar la Argentina en caso de necesitar un refuerzo de sus reservas.

Con la respuesta en el bolsillo llevó al presidente el decreto que disponía la reapertura de la Caja de Conversión. Alvear firmó y a continuación preguntó a su ministro:

-“¿Ha pensado, doctor, en la posibilidad de una corrida a la Caja que pueda echar por tierra todo lo ganado hasta hoy?”

Molina le refirió el mensaje que habia enviado a la Banca Morgan y mostró el cable con la contestación. Contenía una sola palabra:

-“Unlimited”.

El hijo de Molina ha relatado que su padre y Alvear se confundieron en un abrazo y hasta lagrimearon... Credito ilimitado para la Argentina: no podia calificarse con mayor brevedad y elocuencia la posición que gozaba nuestro país en el mundo...

Y se reabrío la Caja de Conversión. Nadie fue a cambiar sus billetes. Sólo un cliente, “un chusco que pagó una libra esterlina por $11,45, solamente para comprobar la verdad de la medida”. ¿Para que trocar papel por oro si los billetes tenian un valor absolutamente constante y además no rompían los bolsillos?

Si recuerdo hoy este episodio no es para provocar comparaciones. Lo hago porque no dudo de que, tal como sucedió en otras coyunturas, el país puede remontar esta crisis. Es cierto que la de ahora es diferente a las anteriores y desde luego mucho más grave. Pero el país -su pueblo, su identidad nacional, la justificación de sus existencia- sigue siendo el mismo. Las correcciones necesarias serán duras y costosas. Pero estoy seguro de que algun día no lejano, cuando se pregunte cuál es el crédito de la Argentina ante el mundo y sobre todo ante sus propios hijos, la repuesta será como en 1927:

-Ilimitado.






Fuente: “El recuerdo de una no-crisis” por Félix Luna en el Diario La Opinión, agosto de 1975.

Leer más...

miércoles, 2 de septiembre de 2020

Consejo Nacional Peronista: "Los peronistas y las elecciones de 1965" (26 de abril de 1965)

Dicho movimiento mantendrá erguidas, en actitud combatiente e insobornable, las banderas de la lealtad a su doctrina y que ha de aportar su esfuerzo constructivo a traves de sus legisladores y ediles para encauzar al pais por la senda de la justicia social, la independencia economica y la soberania politica.

La decisión concurrencista fue inspirada por el alto proposito de contruibuir a la superacion de los gravisimos problemas que aquejan a la Republica.

Hemos decidido aconsejar a los legisladores del movimiento justicialista que concurran a las asambleas legislativas inaugurales, y que no desea que sus legisladores repitan la infamante conducta de los que, durante años del gobierno peronista, faltando a sus obligaciones constitucionales respondieron al llamado del deber con sus bancas vacias desconociendo sus responsabilidades, en una oposicion sistematica negativa y destructora de los intereses de la nacionalidad.


Esta decisión no significa, en ningun modo, avala la legitimidad del gobierno surgido como consecuencia de la proscripcion de la mayoria del pueblo argentino; ni el contenido del mensaje presidencial, cuyas anunciaciones no pueden modificar la realidad de un país aplastado por la crisis general que lo azota por la complicidad e incapacidad del gobierno nacional.




Rodolfo Tecera del Franco, Diputado Nacional por la Capital Federal y Vicepresidente 1° de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina por la Unión Popular (Peronismo), 1965.















Fuente: Declaración del Consejo Nacional Justicialista referida a la incorporacion de los legisladores electos en los comicios del 14 de marzo último, 26 de abril de 1965.

Leer más...

jueves, 27 de agosto de 2020

Eduardo Duhalde: "Mi primer encuentro con Alfonsín” (2007)

Llamé a la Secretaría Privada de la Presidencia para pedir una audiencia urgente con el doctor Alfonsín. Expliqué que mi motivo sólo podía conocerlo el Presidente y ningún otro colaborador. Debo haber sido muy enfático porque a la mañana del día siguiente yo ingresaba al despacho presidencial.

Nunca había estado en el área presidencial de la Casa Rosada. En torno del Presidente hay silencio. Una enorme oficina de los secretarios de los edecanes es el sitio donde se espera la autorización para ingresar a ver al primer mandatario. Atravesando una puerta de esa oficina se ingresa a un sitio más pequeño. Allí permanece el Edecán de turno mientras el Presidente atiende en su oficina. Nadie accede a ese lugar sin la autorización del Edecán.

Y luego está el enorme despacho, dominado por una gran mesa de reuniones, tapizada, al igual que las pesadas sillas que la rodean, con un cuero verde claro, que lleva impreso el escudo oficial. Al final de ese largo rectángulo, está el escritorio presidencial y, detrás de él, el Sillón de Rivadavia. Pinturas de consagrados artistas argentinos adornan las paredes y grandes ventanales permiten una hermosa vista del Río de la Plata.

El doctor Alfonsín, recuerdo, caminaba todo el tiempo por esa enorme oficina. Caminaba, con un bastón en la mano, alrededor de la mesa. Iba y venía mientras escuchaba mi relato. Luego se acercó a mí, se sentó en la cabecera de la mesa y me dijo:

- Le agradezco su actitud, doctor. Es inconcebible lo que me cuenta.”

- No me agradezca, señor Presidente –le respondí-. Yo vengo a formular una denuncia y quiero hacerlo formalmente, por escrito, ante el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Y, además, quiero que sea público porque los sediciosos tienen que escarmentar.”

El Presidente intentó comunicarse de inmediato con el ministro de Defensa pero no lo encontró. Analizamos unos minutos más el tema y luego me despidió con la promesa de darme una respuesta lo antes posible. Un día después me llamó y me dijo que del análisis que habían hecho de mi denuncia con el Ministro de Defensa, preferían por el momento el silencio para continuar una investigación en marcha contra los conspiradores. Me dio la tranquilidad de que esa actitud sediciosa sería castigada.

Ese fue mi primer encuentro con el doctor Raúl Alfonsín, a quien considero un gran demócrata y una reserva moral de la política nacional.

Posteriormente, la vida tan agitada de nuestro país nos ha reunido en varias ocasiones. Una de las últimas fue precisamente en los albores de mi presidencia, cuando recibí su apoyo y el del sector político del que él sigue siendo uno de los principales referentes.





Fuente: “Mi primer encuentro con Alfonsín”. En “EDUARDO DUHALDE: El nuevo rumbo de la Argentina I, MEMORIAS DEL INCENDIO: Los primeros 120 días de mi presidencia”, EDITORIAL SUDAMERICANA, Buenos Aires, 2007.

Leer más...

lunes, 17 de agosto de 2020

Honorio Pueyrredón: " Al presentar el monumento del General José de San Martín, en Washington D.C." (28 de octubre de 1925)

Señor Presidente:

La ceremonia que hoy nos congrega para develar la estatua del héroe que selló con su acción la emancipacion de medio continente, exterioriza un sentimiento popular que revive en el presente la unidad de própositos y de ideales del pasado.

La idea de erigir este monumento, respondió en un principio al deseo de corresponder a la elevada actitud de los residentes americanos que obsequiaron a la ciudad de Buenos Aires con la estatua del gran George Washington. “Creemos,” dicen sus iniciadores, “que la figura en bronce de nuestro Libertador, que como Washinton, representa el ideal americano de justicia y libertad, se hallará bien colocada cerca del Capitolio y del Obelisco erigido a su memoria.” Esta iniciativa tuvo unánime aceptación en varias instituciones que cooperaron con éxito a su realización.

El culto de las figuras del pasado constituye una enseñanza saludable a las nuevas generaciones; pero, para ello es necesario que los atributos del héroe no se limiten al mérito intrínseco del genio o a la admiración deslumbrante de sus éxitos. Es preciso también que sus ideales hayan sido los de una causa útil a los demás, que su desinteres estuviere por encima de su ambición y que su obra haya sido esencialmente constructiva.

Los actos y las caracteristicos del General José de San Martín le destacan entre las grandes personalidades morales de la historia contemporánea.

Su genio militar, sus aspiraciones democráticas, sus principios republicanas y su acción libertadora rebalsan los límites de la propia patria y su retiro de los acontecimientos renunciando al poder y a los honores para encerrarse en un digno ostracismo, dan la prueba irrecusable de que su aspiración a la gloria personal estaba muy por debajo de su ambición por la libertad y la soberanía de las naciones que él habia contribuido a crear y establecer.

Para apreciar en su debido alcance la magnitud de la empresa de que San Martín fue ejecutor principal, es necesario hacer siquiera el bosquejo del cuadro en que se desenvuelven los acontecimientos.

Las colonias de la América Española vivían oprimidas gravitando sobre ellas la fuerza de una autoridad despótica. La reacción que mueve el alma colectiva y a que la humanidad debe muchas de sus grandes transformaciones no podía tardar en producirse. Con todo, la emancipacion es principalmente una lcuha de ideas nuevas contra conceptos arcaicos, sociales y politicos, de tal manera que no puede llamarselas una guerra contra España, como la Revolución Francesa no fue una guerra contra Francia, si bien en nuestro caso tuvo además otras fundamentales consecuencias.

Por eso, desde el momento inicial, junto con la organización precario de sus ejércitos, en medo de las batallas, de las derrotas y de las victorias, una asamblea constituyente reunida en Buenos Aires consagraba esos grandes principios antes mismo de proclamar su independencia.

En el orden de los acontecimientos, un hecho inesperado vino a tener influencia determinantes para la revolucion argentina. Dos escuadras inglesas con tropas aguerridas de desembarco atacaron la ciudad de Buenos Aires en los años 1806 y 1807. El pueblo tomó a su cargo la defensa ante el abandono que hizo de ella la autoridad real. Hombres, mujeres y niños jugaron allí su vida y las fuerzas invasoras vencidas se vieron obligadas a capitular. El gobierno español, sin embargo, lejos de reconocer aquel heroísmo, al que debía la salvación tal vez de todo un virreinato, estrecho más aun el circulo de su opresión. Desde ese día, la emancipacion quedaba decretada en la conciencia popular. ¡Los gobiernos no pueden herir en vano la sensibilidad de los pueblos!

Los propositos que animan las nuevas ideas se perfilan rápidamente para estallar en 1810 con la fuerza de las grandes conmociones. La autoridad española es depuesta, la acción guerrera se inicia en todos los ambitos del territorio y la lucha se hace cruenta porque el adversario opone la resistencia de su organización militar y ese coraje indomable que fue su caracteristica legendaria. Pero, fatalmente el esfuerzo debía resultarles desigual: ellos luchaban obligados, en la defensa de su imperio colonial, los argentinos combatían por la libertad.

En esas condiciones llegamos el año 1816 en que los acontecimientos toman un giro distinto. La revolución argentina se hace desde ese momento continental llevando su acción más allá del propio territorio a fin de conquistar la independencia de Chile y del Perú cuyo valeroso pueblos luchaban con irreductible denuedo por la causa de su emancipación.

Una de las mas altas cordilleras del mundo nos separa, hay que organizar un nuevo ejercito, disciplinarlo y pertrecharlo. San Martín es el genio del momento; su capacidad habia sido ya revelada pero la nueva empresa ha de colocarlo al nivel de las más grandes figuras militares de la historia.

El viajero que hoy cruza la inmensa cordillera siente su espiritu sacudido al pensar que, hace más de un siglo, por aquellos precipicios rodó la artillería de batalla, que un ejercito de las tres armas trasmontó las cumbres sucesivas pasando por desfiladeros distintos, para caer el mismo día y a la misma hora sobre las fuerzas enemigas que los esperaban al otro lado de la montaña.

Napoleón afirma en sus memorias de Santa Elena que las fronteras mas dificiles de vencer son los mares, las montañas y los desiertos. El paso de los Andes reune dos de estas grandes dificultades.

Un historiador ha dicho: “los argentinos sabian que en esa empresa sólo por la victoria podian escapar de la muerte.” Y la mejor sintesis de su resultado la hace el propio General San Martín en el breve parte de la batalla. “En veinticuatro dias”; dice, “hemos hecho la campaña, cruzamos las cordilleras mas elevadas del globo, concluimos con los tiranos y dimo libertad a Chile.”

La idea fue audaz; pero no es el atreviiento insensato que a veces la fortuna de los sucesos salva del desastre, sino que es el fruto de una concepcion meditada, de una preparación paciente, de una estrategia habilmente desenvuelta para engañar al enemigo sobre los verdaderos planes y es ademas la obra conjunta de pensamiento y acción de los hombres que en ese momento tenian la direccion de los sucesos.

La guerra se traslada así al Occidente para llegar despues navegando por el mar Pacifico hasta el corazón mismo del antiguo imperio de los Incas. Chacabuco y Maipú que veis escritos en el pedestal de este monumento, son los nombres inmortales de dos batallas a las que tres pueblos deben la consolidacion de su soberania.

La independencia de Chile y del Perú y el afianzamiento de la emancipacion argentina, son el resultado directo de aquella campaña que unida al esfuerzo glorioso de Bolívar en el Norte aseguró la estabilidad republicana de la casi totalidad del continente.

Mientras estos y otros acontecimientos guerreros se producían y aun por el lado opuesto los ejercitos portugueses amenazaban con su invasión, el Gobierno de Buenos Aires promovía en ese año de 1817 una gestión diplomática ante el Presidente Monroe que tuvo grande significado politico.

En uno de los mensajes que el Director Supremo General Juan Martín de Pueyrredón envió entonces al Presidente Americano, y de que fue portador Don Manuel H. Aguirre, hábil y eficaz representante de las Provincias Unidas del Río de la Plata, se encierra la sintesis de un concepto de actualidad. “Cuando los intereses de una sana politica,” dice, “estan de acuerdo con los principios de la justicia, nada es mas facil que el mantenimiento de la armonia y buena correspondencia entre poderes vinculados por estrechas relaciones. Tal parece ser el caso de los Estados Unidos y esta nación respecto una de la otra; situacion halagueña que da la prueba de nuestro éxito y forma nuestra mejor apología.”

El General San Martín por su parte en carta al mismo Presidente Monroe termina con estas palabras: “V.E. Que tiene el honor de presidir un pueblo libre que luchó y derramó su sangre en una causa similiar a la de los habitantes de Sud América está comprometido a prestar su protección al enviado argentino en lo que sea compatible con la posicion de su Gobierno.”

La situación internacional de los Estados Unidos con España era en ese momento muy delicada y el reconocimiento de la independencia de aquellas naciones podia agravar seriamente el conflico. Sin embargo, dos voces valientes llenas de inspiracion democrática se levantan en la Cámara de Representantes de este país reclamando el apoyo moral de la gran Republica para las nacientes nacionalidades. Quiero aprovechar esta oportunidad para rendir un homenaje a la memoria de Henry Clay y Thomas Robertson que fueron los leaders de esa campaña y repetir algunas de sus palabras, para que vivan en el recuerdo de los argentinos.

Robertson decía: “Las provincias del Rio de la Plata han declarado su independencia, proclamado solemnemente el hecho ante el mundo y manteníendola en una forma que reclama el respeto y la admiración de las naciones.”

Y Clay, despues de hacer el elogio al esfuerzo emancipador, al mérito de sus principios e instituciones y al valor de sus hombres de estado exclamaba: “No titubeamos, obremos a la altura de nosotros mismos y demostremos al mundo que no solamente somos libros sino tambien dignos de esa libertad.” A los cuatros años de esa insistente gestión el Presidente Monroe remitía al parlamento el mensaje reconociendo la independencia.

La armonia democrática entre las dos naciones extremas del continente quedaba desde ese instante firmemente consagrada.

Cuando la posteridad vuelva sus ojos, juzgará que la emancipación de ambas Américas es el fenomeno politico-social más considerable del siglo diecinueve.

A los Estaods Unidos les corresponde la gloria de haber lanzado el grito inicial cuyo eco iba a repercutir en Europa y América, ofreciendo a la vez uno de los mejores modelos escritos de instituciones republicanas.

El edificio social, como en el orden material de las cosas, requiere para su consistencia la solidez de sus principios basicos democraticos; ellos salvan a los pueblos en sus grandes crisis, ellos conducen a la formación de una moral colectiva que es lo que da verdadera fuerza y carácter a las naciones, y sus luchas organicas son fuente permanente de cultura y mejoramiento.

Si a George Washington le fuera dado contemplar hoy el resultado de su obra originaria puede afirmarse que se sentiría profundamente satisfecho. A traves de siglo y medio de vida independiente, este pueblo se presenta ante el mundo como un ejemplo de fuerza moral, material y politica.

Pienso asimismo que el General San Martín, en lo que a su país se refiere, vería con análogo regocijo cumplidos en la medida de lo que posible sus grandes anhelos de patriota. Y para sus conciudadanos será un motivo de permanente satisfacción que su estatua se halle colocada en la capital de este gran país, próxima al monumento del inmortal republico por quien San Martín tuvo intensa admiración.

Señor Presidente: Es para mi motivo de patriotico orgullo entregar este bronce en nombre del pueblo argentino, al respeto del pueblo de los Estados Unidos y que ello sea por intermedio del estadista prominente que, con tan grande eficacia y elevación de pensamiento dirige hoy sus destinos.



El Presidente de los Estados Unidos, Mr. Calvin Coolidge escucha el discurso del Sr. Embajador argentino, Dr. Honorio Pueyrredón con motivo de la inauguración del Monumento al Libertador Gral. José de San Martín.





Fuente: Discurso del S. E. el Embajador de la Argentina, Dr. Honorio Pueyrredón, al presentar el monumento dell General José de San Martín, 28 de octubre de 1925. Publicación de la Embajada Argentina en los Estados Unidos de Norteamerica.

Leer más...

lunes, 10 de agosto de 2020

UCR: "Declaración ante el robo de las manos del Tte. Gral. Juan Domingo Perón" (1 de julio de 1987)

A LOS PERONISTAS,

A LA CIUDADANÍA:


La mesa directiva del Comité de la Capital Federal de la Unión Cívica Radical quiere hacer pública su más sincera solidaridad con las autoridades y las bases del Movimiento Nacional Justicialista ante el ultraje que han sufrido, junto al conjunto de la sociedad argentina, con la incalificable profanacion de que han sido objeto los restos mortales del Tte. Gral. Juan Domingo Perón.

Entendemos que la violacion de la tumba de un ex presidente de los argentinos no puede ser interpretada como un acto dirigido contra un determinado sector politico, sino que apunta evidentemente a despretigiar y humillar a la sociedad democratica en pleno, justamente en momentos en que viene de librar una batalla decisiva contra los intentos de retorno al autoritarismo y se apresta, una vez más, a ejercer, mediante el voto, su capacidad soberana de decision politica.

No nos cabe duda que el mismo objetivo provocador que alienta este demencial atentado contra la memoria de unos de los principales simbolos del liderazgo popular en la Argentina, es el mismo que hace pocos dias se dirigió contra una quincena de locales del radicalismo en un intento similar de sembrar la inseguridad y la impotencia.

Estamos seguros que estos intentos de debilitar el vigor de la democracia y fisurar la unidad de los sectores populares de la Argentina, nos va encontrar a los radicales, a los peronistas y a todos los miembros de la comunidad politica civilizada, juntos y esclarecidos sobre los verdaderos origenes de estos atentados.

Ninguna suspicacia, ni ningun resabio de la sana competencia partidaria otorgará ventaja alguna a los que desean retrotraernos a un pasado de angustia y de terror.

La dura batalla que estamos librando los argentinos por afirmar y consolidar un sistema de democracia y convivencia, sin duda no se verá afectada por este acto que agravia nuestra memoria colectiva y que nuestro pueblo no se merece.

Estamos absolutamente convencidos, además, que este episodio repudiable sólo logrará fortalecer la firma determinación de todos los sectores del pueblo argentino para alcanzar un estado definitivo de concordia y unidad y obtener el condigno castigo para quienes intenten impedirlo.

En esta convicción, reciban las autoridades, militantes y simpatizantes del Movimiento Nacional Justicialista nuestro más fraternal saludo en esta hora de dolor y estupor ante la barbarie.


UNIÓN CÍVICA RADICAL

COMITE CAPITAL







Fuente: Declaración del Comité de la UCR de la Capital Federal ante el cercenamiento y robo de las manos del ex Presidente de la Nación Tte. Gral. Juan Domingo Perón, 1 julio de 1987.

Leer más...

martes, 4 de agosto de 2020

Alejandro Leloir: "El Peronismo le contesta a la Unión Cívica Radical" (3 de agosto de 1955)

El Presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical ha explicado la conducta de su partido en la hora actual y frente al llamado a la pacificacion que formulara el señor Presidente de la Republica.

Sus palabras el Partido Peronista ha escuchado con serena atencion y analizadas cuidadosamente obligacion a una respuesta, no solo por expresion de un partido de gravitacion cuantitativa y tradicional, sino tambien porque la opinión publica debe contentar con los indispensables elementos de juicio para apreciar cuales son las discrepancias que separan a las fuerzas politicas argentinas en las concepciones ideologicas en el terreno programatico y en la accion practica. Ha presentado como elemento fundamental de su respuesta la actuacion de su partido a traves de más de 60 años.

A nuestra vez presentamos la corta y fecunda vida del movimiento de la revolucion nacional. Sabemos que no es invulnerable a la critica dado su dinamismo realizador, y que sus errores se prestan a ser magnificados en razon de su contemporaneidad. No obstante, estariamos dispuestos a encarar el debate publico en tan desiguales condiciones porque tenemos la conviccion absoluta de poder triunfar en cualquier confrontacion con otros partidos y de superarlos ampliamente en magnitud creadora y en trascendencia histórica.

Sin embargo, no entraremos en el recuerdo de las innumerables fallas y trasgresiones cometidas por el radicalismo desde el gobierno y la oposicion sino cuando ellas sobrepasaron el carácter de episodios circunstanciales para proyectarse sobre el pasado y el presente politico.

LA CONSTITUCIÓN NACIONAL

Estamos de acuerdo con el Partido Radical en el sentido de que es necesaria la plena vigencia de la Constitución Nacional. Como lo expresara el Presidente de la Republica, algunos objetivos revolucionarios requierieron que se restringiesen temporariamente ciertas libertades. No puede ignorarse que la revolucion nacional llegó para poner fin a un sistema que se habia consolidado a lo largo de muchos años de organizarse para desconocer la voluntad popular, expoliar a los trabajadores y dispones discrecionalmente de nuestra riqueza, y es de elemental lógica que el mismo dispositivo de operación no podra servir como elemento de los planes liberadores. A eso debe agregarse que el gobiero de la revolucion soportó el embate de intereses que al ser despojados de sus privilegios economicos y financieros, movilizaron poderosas fuerzas internacionales. Y la verdad es que en tan dificiles circunstancias no encontró en los partidos politicos la solidaridad y la comprensión que esperaba frente al hecho de que estaba en juego la propia soberania nacional.

LAS CAMPAÑAS ORGANIZADAS

Debió afrontar campañas organizadas de difamación y rumores, ataques cuya iracundia excedia los limites del respeto que se debe guardar entre compatriotas, agravios que demostraban una exacerbación que tornaba imposible los intentos de llegar a una serena controversia sobre los problemas del pais.

A medida que su prestigio electoral fue en aumento, tambien era mayor el numero de opositores que buscaban el atajo del golpe conspirativo, cuando no del asesinato friamente planeado. ¿A quien puede sorprender entonces que frente a todo esto el gobierno tuviera que utilizar recursos extremados de defensa?

La historia politica del pais abunda en ejemplos de violaciones a la Constitución y a las leyes en que incurrieron todos los gobiernos. Este es el primero que reconoce publicamente esas desviaciones constitucionales y expone las claras razones de intereses nacional que las justificaron.

El radicalismo deberia saber mejor que nadie la necesidad que tuvimos para actuar de esa manera, porque cuando en el 1916 fue llevado al poder para realizar una profunda revolucion defraudó las esperanzas del pueblo permitiendo que su acción se diluyera en un formulismo de menor cuantía y fuese desviada por prolijos leguleyos que entonces como ahora, y de adentro y fuera del partido servían a intereses extranacionales. El radicalismo ahora como entonces, renunció a lo que constituia su mision y contenido histórico, para oponerse a las ansias fervorosas y teluricas de las masas populares. Pero en todo momento el gobierno del general Perón procuró hacer un uso moderado de sus poderes, apelando en varias oportunidades, aunque sin éxito, a la voluntad de la oposicion para llegar a una pacifica convivencia.

Cuando el Presidente de la Unión Cívica Radical quiere presentar la accion del gobierno como integralmente viciada por transgresiones a la moral y a la ley, incurre en notoria falsedad inexplicable aun a la luz de su acendrada pasion partidista.

LA OBRA REVOLUCIONARIA

Podriamos, frente a cada una de esas expresiones condenatorias, exhibir una etapa cumplida, una mejora conquistada, un progreso obtenido. No creemos que sea esta la oportunidad de hacer ese minucioso balance, porque entendemos que entre la Union Civica Radical y nuestro movimiento existe la diferencia profunda que media entre la palabra y la acción.

Hemos luchado para obtener y conservar la soberania politica, la independencia economica y la justicia social.

Eso significó enfrentar los mas fuertes intereses locales y fóraneos. Supuso remover cosas afianzadas por el habito, el privilegio y los intereses creados. ¿Cómo no equivocarse una y muchas veces? ¿Quien podría afirmar que algunas de las fuerzas politicas que nos enjuician lo habrian de hacer con menor porcentaje de errores, de violencia, de limitacion de libertades, en el supuesto caso de haber tenido nuestra misma capacidad revolucionaria? Claro que eso no exime al gobierno de la obligación de rendir cuentas al pueblo por su actuacion, ni a los partidos opositores de su deber de formular las criticas correspondientes. Pero tenemos el derecho de preguntarnos sobre cual seria la suerte que hubiese corrido nuestra patria sin esa obra. La seguridad de que la opinion publica aprecia las diferencias entre las postulaciones verbales de magica perfeccion de nuestros opositores y la accion practica desarrollada por nosotros con el coeficiente de errores inherentes a todo acto humano.

EL PENSAMIENTO OPOSITOR

El señor Presidente de la UCR pretende presentar un sombrio panorama donde esas posibles imperfecciones serian el rasgo caracteristico de nuestro gobierno. Si ha considerado que falsear de tal manera la realidad argentina constituye una exitosa tactica proselitista, allá él. Pero nosotros, dejando de lado las objeciones del tipo ético que ese procedimiento nos merece, pensamos que en primer termino, constituye un inmerecido agravio a los hombres y mujeres argentinas. ¿Es que el pueblo es tan ciego que no ve todo ese abominable estado de cosas que la UCR denuncia? ¿ Es que el pueblo es tan torpe que sigue apoyando al general Perón por una obra que no existe? ¿O es que el pueblo está envilecido y por razones inexplicables se complica prestando fervorosa adhesión a un sistema del que será la única victima? ¿Como puede suponer la direccion radical que tememos al debate publico sobre los problemas argentinos? Por el contrario, frente a fallas que pueden ser no señaladas, cuya responsabilidad no rehuimos y que en modo alguno tiene carácter episodico, el pueblo conoce, aunque la UCR pretenda ignorarla, la vigencia de una orientación y una realizacion revolucionaria y transformadora que ha traído incalculables beneficios a la Nación, estableciendo un sistema donde la libertad ha dejado de tener efectos meramente declarativos, donde la justicia ya no está al servicio de las clases y donde el fraude fue arrancado de raiz.

Como nosotros hemos hecho de la moral, la libertad, la justicia, la democracia, la cultura y la soberania politica y economica los móviles de nuestra acción, rechazamos cualquier concepto que pueda implicar que esos principios fundamentales sean vulnerables o desconocidos y nos sometemos al juicio de la ciudadanía que conoce con cuanta fidelidad y devocion hemos defendido y exaltado los grandes valores morales e institucionales del hombre argentino.

DEFENSA DE LA CULTURA

El señor Presidente del a Unión Cívica Radical ha formulado serias criticas a nuestra politica cultural. El gobierno ha demostrado con realizaciones, que sería largo enumerar, sus propositos de defender la cultura argentina. Para ello eliminó de las instituciones culturales los factores que perturban la labor investigativa, docente y de creacion. La añorada autonomia universitaria que preconiza el radicalismo, en realidad no era sino un aislamiento del resto de la Nación, una extraterrorialidad de la cual se desprendieron teorias y doctrinas que contribuyeron a nuestra indefensa frente a los imperialismos.

Contra esa reacción, la revolucion comenzó por facilitar el ingreso a las altas casas de estudios a sectores de poblacion que antes no podian hacerlo por inconvenientes derivados de su situacion patrimonial, y cambió el enfoque pretendidamente neutral con que se encaraba la enseñanza.

No es nuestro proposito que la labor docente sea utilizada como tribuna de propaganda politica, pero si queremos que la enseñanza esté de acuerdo con la tradición argentina y con la doctrina que fija los objetivos primordiales de nuestro devenir como nación soberana.

El señor Presidente de la Unión Civica Radical sostiene la necesidad de realizar determinadas transformaciones de fondo. Al hacerlo parecería, por momentos, que el radicalismo está actuando frente a uno de los gobiernos elegidos contra la voluntad del pueblo ¿Desconoce acaso que gobernamos por indiscutida inmensa mayoría? ¿Que nuestra revolución es de tan profundo contenido que alcanza los principios y programas de todos los partidos?

No creemos que pueda desconocerlo, porque la propia exposición del dirigente aludido es la demostración más cabal de la magnitud de la obra de la revolución. Doctrinariamente la posición enunciada ahora por la Union Civica Radical coincide con la de nuestro movimiento. Eso nos causa extraordinaria satisfacción de la que está ausente toda mezquina vanidad o cualquier deseo de reivindicar prioridades ideológicas.

Lo interesante es destacar que esa linea de pensamiento no era la que predominaba en los grupos dirigentes politicos antes de 1946, y que si algunos hombres aspiraron entocnes a imponerla, solo encontraron silencio y desconfianza y debieron actuar en el aislamiento de pequeños circulos más o menos disidentes.

Algunos postulados fueron por supuesto incorporados a las plataformas partidarias donde quedaron como formulaciones teoricas que solo tenian por objeto dar un matiz programativos doctrinal a los documentos.

El general Perón es el primero que comienza a enunciar como objetivo concreto la profunda transformación de las estructuras economicas y sociales con el fin de que el pais alcance el manejo de su propia riqueza y un más equitativo reparto del producido social. Y ahora, en más, ese enfoque deberá ser el de cualquier partido que aspire a la consagración popular, porque hemos demostrado que lo que antes se consideraba utopica esperanza es algo que ha podido traducirse en conquistas que el pueblo no permitirá jamás que sean desconocidas o amenguadas.

LA SOBERANIA ECONOMICA

Dijo el Presidente del Comité Nacional que “la pacificación obliga a defender la soberania economica”. Nosotros no podemos menos que recordarle que no contamos con la colaboracion de su partido cuando fue necesario quebrar las cadenas de los imperialismos capitalistas en una cruzada de reinvindicacion del patrimonio nacional, que habia sido malversado por los sucesivos gobiernos.

La soberania economica, que ahora aparece como condición esencial de pacificacion es obra exclusiva del señor Presidente de la Nación y del pueblo argentino, obra realizada penosamente y combatida por los partidos opositores. ¡Bien haya que con el advenimiento del actual presidente del radicalismo al comando de su partido éste modifique su anterior oposición! Pero la independencia economica la obtuvo la revolucion peronista luchando a brazo partido contra el capitalismo colonizador y sus agentes, conscientes e inconscientes de la politica interna.

Es ahora recien cuando los capitales extranjeros pueden venir al pais para contribuir a nuestro progreso y no para despojarnos: para trabajar y no para gobernarnos, y es precisamente ahora cuando hemos incorporado esa politica libertadora en clasulas constitucionales y asegurando la propiedad para el Estado de las fuentes de energía y de los servicios publicos por los que tardiamente aparece la oposicion sintiendose preocupada.

EL PROCESO INDUSTRIAL

Cuando el señor Presidente de la UCR se ocupa de la Industria nos indica clarividentemente que su promoción debe hacerse en base al floreciente desarrollo de la economia agropecuaria. ¿De que manera imagina la oposición que el primer y parte del segundo plan quinquenal se ha dotado al país de mas de 40.000 nuevas plantas industriales? ¿O es que la industria liviana que rodea como un cordón de laboriosidad al Gran Buenos Aires y la pesada que jalona de grandiosas perspectivas economicas el porvenir nacional podrian haber tenido otra base de sustentacion en la produccion agropecuaria? Todo eso que hemos logrado y que ahora se nos viene a presentar como novedoso programa, ¿Cree el radicalismo que podria llevarse a término sin nacionalizar el Banco Central, recuperar los servicios publicos, suprimir las comercializaciones particulares de la cosecha? Si contaba con algun milagroso procedimiento, ¿por que votó en el Congreso contra esas imprescindibles medidas?.

Si en lo referente al campo y a la industria, la perspectiva dibujada por el Presidente del Comité Nacional, es una copia más o menos exacta de las realizaciones peronistas, cuando se ocupó de las conquistas sociales alcanza plenitud su afán de dar como “objetivo ulterior” lo que es conquista consolidada. El mismo dirigente lo confiesa cuando advierte que “no es posible retroceder un solo paso en ese terreno, antes bien por el contrario muchos pasos deberán ser dados hacia adelante”.

Nosotros sostenemos con él que todo lo que se ha realizado en el campo social se puede perfeccionar. Pero sostenemos tambien que todo lo que se puede perfeccionar es porque se ha realizado.

LA CUESTIÓN OBRERA

¿Cuál es la historia del movimiento obrero argentino hasta que se creó la Secretaria de Trabajo y Previsión? Es la historia de la subordinacion de los derechos sindicales a los intereses politicos de turno. Es decir la historia de las luchas de clases azuzadas por todos los partidos tradicionales para negociar con la desesperación de los obreros y la impunidad patronal. Es la historia de los organismos laboriosos contaminados de raquitismos divididos y obligados a vivir en la contumacia de la ilegalidad. ¿Y ahora? ¿Que es lo que se propone perfeccionar la oposicion? Es facil advertirlo: se propone perfeccionar una Confederacion General del Trabajo que une a los trabajadores en la más poderosa y potente confederacion de nuestra América y de nuestra historia. Se propone consolidar y perfeccionar gremios libres y dueños de sus derechos que influyen como vanguardia de una sociedad más justa en los destinos y el quehacer diario de la vida nacional. Se propone, por supuesto, perfeccionar la legislacion social, ejemplo de la fidelaidad del peronismo a la causa del pueblo trabajador. Enhorabuena que la oposicion radical se imponga el deber de perfeccionar esta obra. Pero el pueblo trabajador tiene legitimas sospechas en cuanto a la autenticidad de ese obrerismo tardío por parte de un partido que recien ahora, despues de las realizaciones del general Perón, se entera de que existía un tremendo problema social en la Republica.

LA POLITICA INTERNACIONAL

En el aspecto internacional, una politica independiente propia que fortalezca la hermandad solidaria con los pueblos de nuestra América sirviendo a la democracia y a la confraternidad de todos los pueblos del mundo constituye algo más que el enunciado de una aspiración radical; es concretamente la politica internacional argentina desde 1945.

¿Tan lejos está el dirigente radical de los objetivos que ignora nuestra actitud internacional en congresos y reuniones? Los convenios y actos de integracion economica sin ejemplo en las relaciones entre vecinos que el Estado firmó y desarrolló con Chile, Paraguay, Ecuador y Bolivia ¿no han llegado a oídos de la oposición? ¿Le parece baladí la doctrina peronista, que centenares de millones de hombres en todo el mundo moderno levantan como bandera de convivencia y paz? ¿Y que es todo ello sino la expresión concreta de la politica internacional justicialista, inmediatamente propia, solidaria y fraternal?

LA EMANCIPACIÓN DEMOCRÁTICA

El señor Presidente del Comité de la Unión Cívica Radical nos ha hablado de la necesidad de llegar a la emancipacion democrática. El hecho de que por primera vez el pueblo puede expresarse libremente en comicios intanchables ¿no constituye para la Union Civica Radical una conquista democratica de enormes proyecciones? ¿Acaso la pureza de los comicios no constituyó el unico programa que el radicalismo no ofreció al pais durante muchos años?

Que se nos hable del perfeccionarmiento de nuestra democracia nos parece logico. Pero escapa a nuestra comprension que se sostenga que la emancipacion democratica es aun un objetivo lejano. ¿No hemos sido nosotros , acaso, los que terminamos con el fraude de las costumbres civicas? ¿No merece ningun reconocimiento, no constituye ningun merito el haber eliminado de la vida ciudadana practicas fraudulentas tan arraigadas que los propios partidos opositorees no han podido desterrar aun de sus luchas internas?.

Y el sufragio femeniono que dió derechos electorales a las mujeres contribuyendo a que el cuerpo electoral de la Republica fuese representacion del pueblo, esa obra excepcional de Eva Perón que con su sola ostentacion le ganó un puesto preeminente en nuestra historia, ¿tampoco significa nada?

LAS FUERZAS ARMADAS

Claro, que a fuerza de mantenerse en el campo de la imaginacion y la sofistica, como lo hace la UCR, se incurre en serias contradicciones. Una de las más flagrantes es la relacionada con el papel de las fuerzas armadas. Al final de su exposición el dirigente radical afirma que ellas tienen por mision la defensa de la soberania y la Constitución. Pero al principio se habia remitido al documento del 29 de junio con que el radicalismo analizó la situacion nacional y aplaudió a los que el 16 de junio ensangretaron la Plaza de Mayo y a quienes proclamó como defensores de la libertad.

Si los actores del 16 de junio defendian la libertad y quienes la dominaron defendian la Constitución, es evidente que el esquema del radicalismo se vuelve confuso e incongruente en cuanto se enfrenta con la dramaticidad de los hechos concretos. Nosotros sabemos que las fuerzas armadas terminaron con el sistema fraudulento anterior a 1943 y que defienden legalmente el legitimo gobierno constituido.

Son acreedores a la gratitud y al respeto del pais que ve en ellas a una porcion del pueblo armado que custodia celosamente nuestra soberania y nuestras instituciones. Es evidente que apelando al recurso de conjugar en el futuro el verbo que el peronismo conguja en presente, el señor Presidente de la UCR da lo hecho por no hecho y lo realizado por realizar.

El pueblo podrá juzgar si los problemas fundamentales del pais pueden ser resueltos por recursos meramente dialecticos de discutible legitimidad y si ello puede tener valor frente a una obra con objetivos perfectamente prefijados y obtenidos bajo la direccion del general Perón y con el esfuerzo de todos los argentinos.

Siempre nos halaga que el radicalismo tome como meta de su accion lo que nosotros ya hemos realizado y estamos realizando. Lo que nos sorprende es que recien ahora una fuerza civica que tiene 60 años de vida descubre esas soluciones y trae el esquema de una Argentina libre, justa y soberana. ¿Por que no la propugnaron desde la oposicion? O al menos ¿Por que no colaboraron con el gobierno actual cuando este acometió las tareas de la liberacion nacional?.

Es que siempre es mas facil trazar un proyecto en la mesa de dibujo, como lo hace ahora la Union Civica Radical, que llevarlo a cabo en la construccion real. Los problemas en el primer caso se resuelven mansamente con goma de borrar y fantasías arquitectonicas; en el segundo hay que doblar hierro, romper cemento y esforzarse hasta lo infinito bajo la lluvia y el sol.

El peronismo coincide plenamente con la afirmación del Presidente de la Union Civica Radical en el sentido de que la real convivencia entre las fuerzas politicas no puede lograrse por acuerdo de dirigentes pactados a espaldas del pueblo.

El Movimiento Peronista constituye precisamente una reaccion contra el acuerdismo de las antiguas clases dirigentes: llegó al gobierno enfrentando una coalición donde se amalgamaron los más poderosos intereses financieros locales y foráneos, embajadores imperialistas entrometidos y todos los partidos politicos que olvidaron supuestas divergencias ideologicas para unirse en el proposito comun de impedir que fuesen destruídas las antiguas estructuas coloniales.

MÉRITO Y PECADO DE LA UNIÓN CÍVICA RADICAL

El señor Presidente de la UCR sostiene que la “disconformidad del radicalismo con el presente no significa conformidad con el pasado que hizo posible este presente”. Nosotros creemos que ésta hubiese sido una excelente oportunidad para que el radicalismo, disconforme con el presente y disconforme con el pasado, realizara su propia autocritica, así como el Presidente de la Nación ha hecho publicamente la de nuestro movimiento, porque el resultado hubiese sido evidente. El radicalismo no tiene ninguna responsabilidad ni participacion en las realizaciones de nuestra patria en la ultima década; ese es su mérito o su pecado; pero si tuvo responsabilidad y participacion en las cosas que sucedieron en el pais antes de nuestra revolucion, y ese es tambien su mérito o su pecado.

El Presidente del Comité Nacional de la Union Cívica Radical prefirió, antes que el camino árido de la autocritica, el facil y nivelador de la critica indiscrimanda; ha empleado una técnica que no predispone a la claridad ni a la comprension. Efectivamente, traza un bosquejo de cual ha de ser la politica cultural, economica, social e internacional del pais. Y bien: esa misión coincide exactamente con los propositos de la revolucion nacional y las realizaciones de su gobierno. Y aunque el dirigente radical oculta cuidadosamente esa “Argentina ideal” que traza el radicalismo como expresión de deseos implicando asi su inexistencia, tiene concomitancias y similitudes inexorablemente claras y terminantes con la Argentina real, viva y tangible que estamos construyendo bajo la guia del excelentisimo señor Presidente de la Republica.

El Presidente de la Union Civica Radical individualiza los privilegios economicos respetados por el latifundio, el monopolio y la penetracion imperialista como factores paralizantes del desarrollo nacional. El peronismo declaró la tierra bien de trabajo y no de rentas. Expropió mas de un millón de hectareas y las entregó en propiedad a los hombres que la trabajan, dandolo un golpe mortal a las tierras improductivas, pero sin poner en peligro la actividad de quienes se dedican positivamente a las tareas agricolas-ganaderas.

Multiplicó por diez mil el crédito agrario, elevó el nivel de vida de los hombre del campo, capacitandolos para un indice de consumo digno de su condicion humana. Defendió y sostuvo los precios de los productos agricolas, posponiendo al comprador unico y fructificando en “pool” la fuerza del vendedor unico. Liquidó los precios politicos, las compras “a fijar precio”, asaltó a mansalva de la economia del campo argentino. Sancionó la ley de arrendamientos rurales y dió principio a la reforma agraria pleneada y llevado a cabo sin incurrencia en demagogia oportunistas ni en filomarxismos reñidos con la realidad argentina.

EL PUEBLO JUNTO A PERÓN

Con ese pueblo que lo llevó al triunfo una y varias veces, el señor Presidente de la Nación esta unido con indestructibles lazos de mutua solidaridad y confianza. Ese pueblo sabe perfectamente que mientras el General Perón presida su destino, su voz no será desoída ni su suerte pactada en oscuras aparcerías. Estos inconmovibles principios no se oponen a que los hombres que tienen la responsabilidad de la conducción de las distintas fuerzas civicas y que representan los diversos movimientos de opinión depongan el encono que despiertan las contingencias de la lucha politica y debatan los grandes problemas nacionales en un ambiente de reciproco respeto.

Sabemos que contra esos propositos conspiran muchos elementos perturbadores, que nada tienen que decir ni ofrecer al pais y no cuentan con otra arma que el desenfreno o con otro argumento que el escándalo. Como no están dispuestos a sacrificar sus oidos en aras de los intereses comunes de la Nación procuran disimularlo planteando como requisito previo el cumplimiento por parte del gobierno de inaceptables pliegos de condiciones insolentes. Ni la incomprension de algunos, ni la mas voluntad de muchos han de apartarnos de los propositos enunciados por el señor Presidente de la Nación. Con la inflexible determinacion que el movimiento de la revolucion nacional ha puesto en el cumplimiento de sus objetivos hemos de agotar todos los esfuerzos para que la accion politica deje de ser una lucha inclemente entre enemigos de irreconciliables.

PALABRAS FINALES

Hemos realizado muchos sacrificios para que la Republica esté en condiciones de cumplir el luminoso destino que soñaron para ella los fundadores de la nacionalidad. No pedimos que se nos reconozca porque entendemos la accion politica como una sufrida milicia de patriotismo constante. Esa vocacion abnegada es la que en esta hora nos impone olvidar todo agravio e invitar a nuestros adversarios a que adopten igual actitud. Estamos dando en este momento un alto ejemplo de ese espiritú de sacrificio, cuando invitados por el Presidente de la Nación acallamos nuestras legitimas protestas por la masacre del pueblo y lloramos en silencio a nuestros hermanos que hallaron la muerta bajo la metralla alevosa.

El Partido Peronista contesta así a la UCR. Con la autoridad que le dan 10 años de dura labor por el bien de la patria. Con el aval que le otorgan las grandes masas de hombres y mujeres que lo apoyan en su lucha por la soberania politica, la justicia social y la independencia economica. Con la fuerza moral que le confiere haber transformado una factoria colonial en un pais soberano y libre.

Esperemos que los partidos opositores actuen en esta hora con identico desinteres y alta inspiracion y que superen rencores negativos que solo pueden conducir a que se dilapiden en la violencia las fuerzas que deben dedicarse exclusivamente a construir la grandeza nacional.





Fuente: “Alocución del Sr. Presidente del Consejo Superior del Partido Peronista, doctor Alejandro H. Leloir en Radio Belgrano en contestación al Presidente del Comité Nacional de la Unión Cïvica Radical, Dr. Arturo Frondizi, 3 de agosto de 1955. En “El Peronismo responde a sus adversarios”, Partido Peronista, 1955.




Leer más...