Páginas


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 16 de septiembre de 2021

UCR: “Seis meses de Prisión de Balbín” (11 de septiembre de 1950)

Mañana se cumplen seis meses de la prisión del Dr. Ricardo Balbin. Detenido en la propia jornada comicial de Buenos Aires, cuando cerca de trescientos mil ciudadanos lo votaban para la gobernacion de la Provincia, y sometido a proceso por los discursos que pronunciara durante la campaña electoral, se sancionó en él a la identificación del bloque parlamentario que dirigía con los intereses superiores del país y al inquebrantable espíritu de lucha del radicalismo, del cual es firme exponente en la batalla por las libertades que ennoblecieron el sentido de nuestra patria.

En estos seis meses la Argentina ha visto con estupor como se requería para el digno combatiente de nuestra democracia, pena superior a aquella que se destina a los autores de delitos despreciables. He aquí que el sostenimiento de las grandes causas que son la honra de nuestra tierra recibe castigo más severo que la ejecución de crímenes comunes. La conciencia pública, formada en la gran tradición nacional de justicia, observa con angustia el desarrollo de este proceso, en tanto alienta en nuestro pueblo el concepto de que, al través de sus alternativas, quien está sometido a juicio histórico no es el altivo prisionero de la cárcel de Olmos, sino el régimen establecido en nuestro país.

-Moisés Lebensohn, presidente; Adolfo Rocha Errecart y Osvaldo Cortelezzi, secretarios.










Fuente: “Seis meses de Prisión de Balbín” Declaración del Comité de la Provincia que dió a publicidad a cumplirse seis meses de prisión del Dr. Balbín, 11/09/1950. En “Ricardo Balbín y sus catorce desacatos” Acusación, defensa y otros escritos de plenario – Comité de la Provincia de Buenos Aires, 1950.

Leer más...

jueves, 26 de agosto de 2021

Gustavo Vivo: " La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires" (1 de octubre de 1996)

Se ha cerrado un ciclo y queda abierto otro en la historia de esta Ciudad.

Los porteños tenemos ahora la posibilidad de ir construyendo nuestro propio destino en el marco de la Nación. Esto es la autonomía cuyos cimientos hemos impreso en la primera Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Ella afirma, pero también renueva valores; consagra derechos y deberes; estructura los poderes, los sistemas de control, encauza el proceso de descentralización y establece formas de participación popular en la toma de decisiones.

Servirá seguramente de guía a los gobiernos para encontrar soluciones a los problemas cotidianos de la Ciudad y su gente. Ella condensa una sociedad más libre, justa e igualitaria.

Ahora bien, ¿por qué, señora presidenta, poner a Alem a sobrevolar este día, el último de nuestra misión? Porque, como él dijo, no habló para esos momentos sino para el futuro y aquí estamos, todo llega, tal como llegarán muchas cosas en nuestra Ciudad y en el país, Alem tiene actualidad pues sus palabras de 1880 invitan a reflexionar sobre el problema del federalismo, de las relaciones de la Nación con las provincias, con esta Ciudad y con los ciudadanos.

Fue un intransigente, un tenaz opositor a la federalización de la Ciudad y defensor de sus derechos, porque la capitalización significaba someterla al poder central.

Ahora, en pocos minutos vamos a recordar la historia para ponerla al servicio de la esperanza, como alguien dijo alguna vez.

Leandro N. Alem, caudillo parroquial de Balvanera, decidió integrar la Legislatura con el único propósito de resistir la capitalización y acompañado por los diputados Solveyra y Baracochea, denunció y advirtió los peligros que ese sometimiento entrañaba para la Ciudad, para la Provincia y para la República entera. Él había nacido en Monserrat, donde fue bautizado, había crecido y era caudillo de Balvanera, era un hombre de Buenos Aires, pero también era argentino. Orgulloso de esta ciudad, no fue un estrecho localista.

Rechazó que la Ciudad fuera Capital, en función del país pues la capitalización atrayendo a un punto dado los elementos más eficaces, toda la vitalidad de la República debilitará necesariamente a las otras localidades y como bien dice Laboulage será la apoplejía en el centro y la parálisis en las extremidades

Agregó luego, en aquel histórico y profético mensaje: aquí vendrá todo lo que valga, se centralizará la civilización y eso significa el lujo, la ilustración, la luz en un solo lugar y la pobreza, la ignorancia, la oscuridad en todas partes

Señora presidenta, Alem defendió con visión nacional las prerrogativas de la Provincia de Buenos Aires, cuya autonomía se lesionaba, violándose su propia Constitución local, cuando advertía que pronto la Capital le arrancaría otra porción a la Provincia; y aquí también tuvo razón, pues pocos años después, mi pueblo, Belgrano y el de Flores se incorporaron al ejido de la Capital como barrios y ese desborde que perjudicó a la Provincia y a la Nación en su equilibrio, es también el cordón que nos rodea.

Pero, también, anticipó las consecuencias para nuestra Ciudad –cuya autonomía planteaba– y dónde plantó el germen que hoy florece en nuestras ideas.

Él sostuvo nuestro derecho al gobierno propio rechazando la oferta de participar a cambio en las elecciones generales de la República para Presidente y para la composición del Congreso porque esa representación es tan insignificante, respecto del resto de la República que no puede tener la misma influencia. Todas las otras colectividades también participan en estos actos, pero su vida interna queda libre y bajo su dirección; sus negocios domésticos, por así decirlo, son manejados por ellas mismas. Solamente para los negocios generales de la República confían su voto al poder Central.

Y ha de ser grave y sensible, en breve andar del tiempo no más, para esta sociedad que ya ha gustado de las ventajas del gobierno propio, verse dirigida en su vida íntima por hombres que ella no elige y que no conocerán generalmente sus sentimientos, sus hábitos, sus aspiraciones y sus tendencias.

La Ciudad dormirá por mucho tiempo el sueño de los condenados y bien podemos decir con él que la Ciudad será tratada como fue tratada París por el Primer Imperio y la Restauración, nada más que al recuerdo de la célebre Comuna revolucionaria.

Acaso, no tuvo razón, acaso la historia y el devenir no demostraron su acierto y sus advertencias. La realidad nos muestra la macrocefalia, esta deformación de nuestras instituciones que perjudicó a las Provincias, a la Nación y a esta Ciudad porque, señora presidenta, la capitalización fue en castigo para Buenos Aires y su gente: quedaron abatidos los intereses locales. Nuestros dirigentes perdieron de vista las cuestiones locales. Incluso, hace unos pocos días el Ministro de Economía nos agraviaba diciéndonos que a nosotros, a los porteños, nos sobra la plata y que por eso debíamos conformamos con lo que recibíamos.

El régimen federal, en nuestro país, quedó solo escrito en la Carta Magna, pero fue subvertido en la realidad. Desde aquí lo levantamos de nuevo. No queremos, no pretendemos que la historia nos dé la razón y que lo que está puesto en la Constitución Nacional sea letra muerta.

Señora presidenta, no he hablado del Alem poeta, del guerrero en el Paraguay, ni siquiera del fundador de la Unión Cívica Radical, sino del autonomista, del crudo que combatió la maldita tendencia centralizadora que denunciaba como el principal obstáculo para la realización de las bellas declaraciones, principios y fórmulas de nuestra Constitución.

Quiero en este momento histórico pedirle a ese hombre que a lo largo de su vida defendió los principios fundamentales, la opinión popular como sustento de la soberanía y la ética como inspiración de la acción política que nos ilumine.

Busquemos amparo en sus banderas, que recogió de las manos inertes del Coronel Dorrego, en su concepción del federalismo como fórmula institucional de la libertad y la Democracia. Alem está muerto, pero es un muerto que manda; que nos convoca a levantar esas banderas. Desde esta banca, que pertenece a la Unión Cívica Radical, queremos donarlo a todos los partidos políticos, en esta Convención que simboliza la aurora, el despertar de la Ciudad del sueño de los condenados.

Bajo su advocación y frente al pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y del país, señora presidenta, afirmamos que hemos cumplido con nuestro deber con esta Constitución.





Fuente: Inserción del Convencional Gustavo Vivo: La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Decimonovena Reunión - 2ª Sesión Especial - 1° de octubre de 1996. Versión taquigráfica 19. Diario de Sesiones Convención Constituyente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Tomo III, 1996.

Leer más...

jueves, 5 de agosto de 2021

Fernando de la Rúa: "Discurso de jura de la Constitución de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires" (10 de octubre de 1996)

Señora presidenta de la Asamblea Constituyente, señores constituyentes, señor representante del Poder Ejecutivo, vicepresidente de la Nación doctor Carlos Federico Ruckauf... (aplausos)... señor presidente del Concejo Deliberante, señor Vicejefe de Gobierno, autoridades militares, policiales, eclesiásticas y diplomáticas, señoras y señores: la Constitución es la base del orden jurídico de la Nación y de la ciudad. Cultivar la mística de la ley es la fuerza de la democracia y de la vida republicana.

Hoy hemos jurado la Constitución que se acaba de sancionar como Estatuto Organizativo de la Ciudad de Buenos Aires. Le debemos acatamiento y la instrumentación de las instituciones que ella prevé en orden al control, la participación, el equilibrio de los poderes y la vigencia de los derechos. Es preciso difundir su texto, de forma tal que la ciudadanía lo conozca y lo comprenda.

Como no podía ser de otro modo, en la Ciudad de Buenos Aires la obra constituyente no podía ser indiferente ni silenciosa. El intenso trabajo de los constituyentes se desenvolvió en el marco de discusiones, debates y hasta polémicas. Cuando al final, el resumen del texto brinda el fruto del trabajo realizado, encontramos el equilibrio institucional y la calidad de la obra cumplida.

Por mi parte, y aunque sin gravitar, también me permití dar opiniones que en algunos casos resultaron contrapuestas o conflictivas y en otros coincidentes.

Como dijera la señora presidenta debo señalar que al cabo de la obra realizada encontramos un amplio campo de coincidencias; hallamos equilibrio, sensatez y prudencia republicanas en la redacción del texto constitucional. (Aplausos.)

Al asumir como Jefe de Gobierno pedí que se pusiera especial énfasis en cuanto al control republicano del gobierno, y en efecto se han previsto importantes instituciones para tal fin. Son amplios los mecanismos que al respecto la Constitución establece: la Sindicatura General, la Auditoría General, el Defensor del Pueblo, además de las facultades propias de las Legislatura.

También son amplios los mecanismos de participación popular imprescindibles para que la autonomía sea vivida de manera protagónica por el pueblo de la ciudad, que no se sienta marginado ni a espaldas del gobierno, sino que pueda intervenir con su opinión, su decisión y su verdadera participación.

Se ha creado un número importante de organismos, la mayoría de ellos de carácter honorario, como corresponde a la colaboración solidaria que reclamamos y que debe brindarse para asegurar mejores decisiones en los más diversos campos vinculados con la niñez, la juventud, la mujer, los jubilados, los usuarios de servicios públicos, los consumidores.

La propia descentralización es una herramienta formidable para la participación que acerca el gobierno a los vecinos.

Y se han denunciado derechos fundamentales e importantes, buscando algunas fórmulas innovadoras.

En este sentido, en el orden jurídico en que desenvolvemos la vida autónoma de la Ciudad de Buenos Aires, lo que conforma a la unidad de la Nación es la Constitución Nacional, y en ella se enmarca la Constitución de la Ciudad.

Buenos Aires tiene una Constitución que marca un hito de progreso en el camino de la autonomía, y esta constitución está en el marco superior de la Constitución Nacional, porque en Buenos Aires no somos ni queremos ser una sociedad distinta a la de los otros pueblos del país, sino la misma sociedad nacional que aquí, en Buenos Aires, ejerce sus derechos propios para su realización en el marco de la autonomía. (Aplausos.)

Comprendo la responsabilidad que significa para el Jefe de Gobierno de la Ciudad a partir de ahora el desempeño de sus funciones hasta la elección de la próxima Legislatura. Está el Concejo Deliberante para las cuestiones municipales de la ley orgánica, porque la Constitución prevé también su continuación. Ya no estará en funciones, a partir de hoy, la Asamblea Constituyente.

Me comprometo a ejercer esta responsabilidad con el equilibrio, el respeto a las diversas opiniones, la sumisión absoluta a la legalidad, la ecuanimidad que se debe poner en los actos de gobierno y la transparencia absoluta en la gestión. (Aplausos.)

Me comprometo al ejercicio de mis funciones con el más absoluto respeto a la Constitución Nacional, a los tratados internacionales, a las leyes de la Nación y a la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

Me comprometo a ejercer la difícil responsabilidad de integrar la Comisión del Poder Judicial oyendo la opinión de todos, para que haya una justicia que sea garantía de los derechos de todos y a este fin escuchar opiniones y procurar el necesario consenso.

Me comprometo a trabajar con los vecinos, con la gente, e iniciar el proceso de descentralización que tendrá su plenitud en el año 2001, de acuerdo con lo que prevé la Constitución, pero que debe empezar ya mismo, para resolver los graves problemas de la Ciudad.

En esta primera etapa constituiremos las delegaciones del gobierno de la ciudad, que serán la base para que en el plazo fijado por la Constitución se proceda a la elección de las juntas electivas que ejercerán el gobierno de las comunas dispuestas por la Constitución.

El nuestro es un proceso en marcha. El de la autonomía es un camino que hoy vive un hito fundamental e histórico con la jura de la Constitución, pero que debe continuar y avanzar. Aquí no hay conflictos abiertos, ni deben crearse conflictos artificiales. (Aplausos.) La Constitución sancionada no es un acto de rebelión, sino de reafirmación, porque está en el marco jurídico de la Constitución Nacional y porque en su mismo texto expresa que las reivindicaciones que se enuncian se realizarán cuando se obtenga la reforma de las leyes nacionales que hasta hoy están frenando la autonomía... (aplausos)..., la autonomía que la Ciudad quiere alcanzar, una autonomía plena, con justicia y poder de policía, con acceso al puerto, con facultades no recortadas, una autonomía sin conflictos en la que haya un sentido de afirmación de principios por cuya consecución todos debemos luchar desde el marco de respeto a la ley, en la capacidad de convencimiento, en el esfuerzo para alcanzar la autonomía plena que surge de la Constitución Nacional y a la que la Ciudad tiene derecho.

Siempre he dicho que entre las distintas áreas del Estado debe haber primero relaciones de cooperación antes que vínculos de conflicto porque se trata de construir el Estado sobre bases sólidas para resolver los problemas de la gente. Los conflictos estériles demoran las soluciones que la gente precisa.

Hoy tenemos un instrumento jurídico. Pueden existir diferencias de opinión sobre cómo se tomaron ciertas resoluciones o por qué se adoptaron otras. Pero una vez sancionado el texto, es necesario brindarle acatamiento. Como decía Fray Mamerto Esquiú cuando se sancionó la Constitución de 1853, necesaria para la unión nacional: obedeced, señores; sin sumisión no hay ley.

Una vez dictada la ley debemos seguir el camino que ella marca, máxime que aquí tenemos el amplio marco jurídico de la Constitución de la Ciudad y de la Constitución Nacional. Debemos preservarlas porque constituyen el fundamento de la mística de la legalidad en que debe vivir nuestra comunidad para que nunca la vida democrática y republicana sea subvertida y para alejar de nuestra escena la violencia de la prepotencia o la falta de honestidad... (Aplausos.)

Por eso este Jefe de Gobierno, que asumió en la transición a partir del 6 de agosto pasado por decisión de la misma Asamblea Constituyente, hoy sabe y siente con alegría que la Ciudad cuenta con el instrumento jurídico fundamental que es su Constitución.

Empezaremos de inmediato a preparar los textos legales que desarrollen la institucionalización en marcha y a sancionar aquellos de la forma que nos habilita la Constitución, que es por decreto de necesidad y urgencia.

En efecto, el 6 de agosto la Asamblea Constituyente me autorizó a dictar decretos de necesidad y urgencia. quiero decirles que he usado de esa facultad una sola vez... (aplausos)... para dejar sin efecto la afectación de la traza de una calle considerada innecesaria. Esa traza estaba provocando demandas y embargos sobre la Ciudad por algo que no se justificaba. Este Jefe de Gobierno no quiere usar decretos de necesidad y urgencia sino que quiere tener una Legislatura que sancione las leyes de la ciudad. (Aplausos.)

Este gobierno quiere actuar con el ejemplo democrático intensamente vivido. Las instituciones no son solo aspectos formales que deben cumplirse en apariencia sino normas que trasuntan modos de conducta y que tienen un espíritu que debe interpretarse realmente para actuar con ejemplaridad republicana. Así seguiremos trabajando hasta que la Legislatura elegida por el pueblo asuma sus funciones y el pleno orden institucional de la Ciudad muestre la marcha del conjunto de las instituciones republicanas.

Este es un momento histórico para Buenos Aires. Y en este momento debemos recordar a los pueblos del interior de la República y decirles que Buenos Aires ha dictado su Constitución pero esto no significa que se aísla sino al contrario: que se integra.

Buenos Aires se siente parte de toda la Nación unida fraternalmente a los pueblos del interior que siguen sintiendo a Buenos Aires como propia. Sí, esta es también la Ciudad de todos los argentinos, y los que vivimos en ella tenemos la responsabilidad de gobernarla de manera ejemplar, de modo que se exhiba ante la faz de la República como un modelo de vida republicana y democrática, de respeto a los derechos, de transparencia en la gestión y de realización del progreso que todos esperamos.

Por eso, que llegue el saludo cordial a todas las provincias argentinas. Buenos Aires se integra a la unión fraternal con todos los pueblos de la Patria en este proceso de autonomía que está en marcha.

Seguiremos trabajando en ese camino con la responsabilidad de ser capital de la República, sede de los poderes de la Nación, con los que no buscamos conflictos y no deseamos que busquen conflictos innecesarios. (Aplausos.)

Esperamos que cada uno en el ámbito de sus funciones resuelva con responsabilidad y cooperación los problemas de la gente, que todos sabemos que son muchos. Cada uno debe trabajar con ahínco, con fe y con fuerza para dar respuesta a las demandas ciudadanas que reclaman solidaridad frente a la pobreza, un planeamiento urbano respetuoso y armónico de los derechos y los deberes de cada uno, una administración transparente, donde las cuentas públicas estén a la vista de todos y se defienda el interés del conjunto, dado que se trata de los recursos de toda la sociedad.

Ese espíritu está claramente expresado en esta Constitución según la cual el poder no es de uno solo –nadie puede tener semejante presuntuosidad– sino del pueblo. Y para que sea realmente del pueblo se organiza un sistema equilibrado de reparto institucional donde la coexistencia del Poder Ejecutivo junto con el Legislativo y el Judicial asegure el equilibrio republicano, la libertad y el desarrollo adecuado de las instituciones. (Aplausos.)

Saludo la obra constitucional que ha cumplido la Asamblea Constituyente. Han trabajado con esfuerzo. Nos han dado algunos sustos. Temí en su momento que se creara un exceso de instituciones costosas que el presupuesto actual de la Ciudad no podría afrontar por las deudas que arrastra. Pero ha prevalecido el equilibrio y se ha morigerado el número de instituciones –muchas de las cuales son honorarias–, creando aquellas necesarias para la participación.

Tengo gran respeto por el trabajo realizado por la Asamblea Constituyente que hoy culmina sus funciones con este acto de juramento de la Constitución. Reitero mi saludo a la obra constitucional y en nombre de la Ciudad les agradezco el trabajo que han efectuado.

Queda una tarea por cumplir: difundir el texto para que quienes hablen de él lo hagan conociéndolo y no se lancen fantasmas sobre la escena que pongan dudas sobre su contenido. (Aplausos.)

Después de haber leído esta Constitución les digo que aquí no se priva ningún derecho. Nada va en contra de la Constitución Nacional. Se estructura un sistema republicano adecuado a las necesidades de la ciudad. Además, en el marco institucional en que debe darse la interpretación de la Constitución, todos pueden saber que la Ciudad de Buenos Aires avanza en la organización de su autonomía con un texto constitucional que debe ser respetado y acatado. Y repito que para ello es necesario difundirlo y explicarlo. Sobre la base del conocimiento de las normas viene el hábito de cumplirlas y de respetarlas. Esto contribuirá en gran medida a esa mística de la realidad que expresa en su dimensión suprema la Constitución Nacional, que es el marco protector que a todos nos abarca.

Buenos Aires sigue la marcha hacia su plena autonomía para fortalecer en ella la democracia y la República y, sobre todo, el sentido de solidaridad y de justicia que es la síntesis más expresiva de la vida de nuestra sociedad.


-Puestos de pie los señores convencionales y el público prorrumpen en aplausos prolongados.





Fuente: Discurso del señor Jefe de Gobierno, Fernando de la Rúa. Vigésima Reunión - Sesión de Jura - 10 de octubre de 1996, Versión taquigráfica 20. Diario De Sesiones Convención Constituyente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Tomo III, 1996.

Leer más...

jueves, 24 de junio de 2021

Julio César Raffo: "Ramón Cárcano, el candidato de Juárez Celman" (1957)

En su libro magistral “Mis primeros ochenta años" relata el Dr. Cárcano, su acción intensa, pero serena, y destacándose, entre sus páginas sobresalientes, narra el clima y los acontecimientos que precedieron a la Revolución del 90.

Período agitado, mas que por las cuestiones políticas, por las económicas, que sacudieron al país, con una intensidad no igualada, ni antes ni después.

Cárcano, sin cumplir aun 30 años, es visiblemente el candidato a la presidencia en lugar del Dr. Juárez Celman, por el partido gobernante.

Cárcano, es Director General de Correos y Telégrafos de la Nación, donde su paso, ha sido acción intensa y propulsora, hacia el progreso nacional.

Ha hecho de ese cargo un ministerio.

Todos los puestos públicos tienen dos jerarquías —dice Maurois— la que le corresponde por sus funciones y la que es capaz de darle con su propia capacidad, la personalidad del que lo desempeña.

Y Cárcano hizo de su despacho, un Ministerio, el más importante en esos días.

No hay noticias de que el Presidente Juárez Celman, le hablara jamás a nadie de la posible candidatura de Cárcano. El Presidente lo dice con énfasis, desafiando a todos.

Había muchos que podían serlo, por su volumen, por su prestigio y por su situación; solo dentro del Partido gobernante: Roca, Pellegrini, Cárcano, etc.

Y mas que ninguno, por razones circunstanciales, este último y tanto, que el Dr. Balestra, en su libro “El 90", escrito 50 años después, reconoce y dice que "esa figura joven apta para cualquier grandeza", surgió por sus cabales y fué eliminada por propia voluntad en virtud de un error de sus amigos.

En efecto: el país se debatía en una crisis intensa, en que cada día, una falencia importante, aumentaba el pánico económico.

El Presidente, el Vice, los ministros, Roca, etc., advertían el avance general e impresionante de la oposición, que hacía de la crisis económica, la bandera principal de sus ataques.

La revolución, se preveía como inminente.

Fué en busca de un remedio, propugnando por una conciliación general, que se resolvió reorganizar el ministerio y que los tres hombres que se señalaban como candidatos para la próxima elección presidencial, hicieran una pública manifestación escrita, de su irrevocable renuncia, a toda proclamación.

No voy a redactar detalles, son bien conocidos. Pero quiero destacar un hecho: Pellegrini, no podía ser candidato, porque siendo vice presidente, le comprendía la incompatibilidad constitucional.

Roca no lo era y tanto que dice el Dr. Balestra: “La maniobra es hábil. El General Roca y el Dr. Pellegrini no son tales candidatos, el último, Vice-Presidente a la sazón, ni siquiera puede serlo, el renunciar, solo es para sacar del redondel al Dr. Cárcano, único candidato verdadero. Quiero anotar que no nos engañan". Estas palabras escritas por el Dr. Balestra en su libro “El 90" fueron pronunciadas por él en la reunión a que voy a referirme.

En efecto, de acuerdo en la renuncia, todos los que señalaban como candidatos, se convino entre el Presidente, Pellegrini, Roca y Cárcano, que este último informara a los amigos más destacados, de lo que se había convenido. Esto solo, demuestra que Cárcano, era la única candidatura existente y por lo tanto, la única que en realidad se retiraba.

Cárcano cita a sus amigos más cercanos, a una reunión en la imprenta de “La Argentina”.

Iniciada la reunión, expone con categórica llaneza, las circunstancias que se han producido. Sus conversaciones con el Presidente, con Pellegrini, etc. y termina afirmando que su actitud, no puede ser otra, ante los intereses del país, del gobierno y del partido, que la que ha asumido.

Habla el Dr. Balestra, quien expone las ideas que ya he señalado.

Sus palabras levantan la presión del selectísimo auditorio.

A continuación, habla el Diputado Espinosa, con vehemencia, ataca la solución propuesta y la denuncia como una injusticia y como inhábil y sin eficacia.

El Dr. Cárcano, prevee la tormenta, que puede destruir la combinación política, con que se le elimina y en vez de azuzarla o simplemente dejarla estallar, para que se salven sus legítimas aspiraciones, prefiere asumir con toda lealtad la defensa de esa combinación que lo elimina, pero que él ha aceptado.

Es que en su espíritu, no hay repliegues, cuando él ha aceptado su propia eliminación, no con la secreta esperanza de que alguna causa fortuita lo salve del compromiso contraído.

Esa fué siempre una de sus características. Ya lo he dicho: juego limpio: procedimiento de señores.

El Dr. Cárcano, habla nuevamente en previsión del giro que toma la deliberación.

No discuto —dice— si Pellegrini y Roca, son candidatos o no, pero nadie podría negar, que núcleos respetables del Partido Nacional, piensan que pueden serlo. Eso basta para motivar su actitud, y hacerla necesaria en estos momentos. No se trata de sacar ni de acompañar a nadie, sino de producir un acto de conjunto, que muestre concordancia y solidaridad partidaria y que despeje por completo el ambiente electoral".

Hablan después varios concurrentes, entre otros el Dr. Víctor Molina, que hace un planteamiento irrefutable, con esa eficacia que tanto prestigio le diera a su magnífica y descollante personalidad.

Y el Dr. Cárcano, se apresura a dar por terminada la reunión, que no ha sido una consulta, sino una notificación de una resolución irrevocablemente tomada.

Con solo dejar que la reunión siguiera, los resultados habrían sido visiblemente a la inversa.

La contención, la capacidad para un renunciamiento, son virtudes de la edad, pero no de la juventud, antes de haber cumplido los treinta años, cuando aun no se sabe esperar, ni se es capaz de detenerse, ni menos aun, de dar un paso atrás, en la marcha de la vida, siempre presurosa en la primera edad.

Y Cárcano, afirmó su renunciamiento, sin quejas, sin rezongos.

Acaso lo veo al retirarse de la reunión: sereno, tranquilo, sin gestos sin dramatismo, aunque tal vez con un tenue rictus de amargura a flor de labios.

Al respecto, decía Juan B. Terán, que Sócrates, fué mas grande que por sus doctrinas, por haber muerto, envenenado con amarga cicuta por cumplirlas, de lo que el ilustre tucumano, desentrañaba esta experiencia “desde entonces, un leve sabor amargo en nuestros labios, suele ser casi siempre, en la vida política, el mejor síntoma, de que vamos cumpliendo con nuestro deber".

Y así era Cárcano, transparente en sus sentimientos, cristalino en su ser y no obstante, humano en sus juicios, tolerante y comprensivo. Ajeno a todo dogmatismo despótico.

Su mano, era cordial, cálida, se tendía sin reservas, sin recelos, porque era incapaz de sospechas, que no es sino un síntoma del miedo.jamás vivió a la defensiva, sino con las puertas abiertas, libre a los vientos, a la luz y a todas las inquisiciones.

Su obra como gobernador —dos veces de Córdoba- bastaría ampliamente para recordar su nombre, con alta devoción.

Su actuación diplomática, su habilidad en las actividades de la difícil política internacional, lo señalan como una eminencia, pero en otro sentido que el común.

Su habilidad, era previsión, dominio de las circunstancias, visión de posibilidades, pero nunca la actitud escurridiza, ni la conducta sinuosa.

Su labor mental, fué enorme. Escribió historia y la enseñó en sus libros como una noble filosofía, para explicar el pasado, para señalar sus dolores, como la mejor enseñanza, brindandonos útiles ejemplos; la lista de sus libros, es extensa, en cada uno de ellos, hay luz, altura y ese razonar tan suyo, por claro y penetrante.

¿Pero cómo narrar, su paso de abogado, político y escritor y de candidato -a la Presidencia de la República a estanciero?

De una sola manera: Escuchándolo a. él mismo. La simplicidad con que relata ese paso, trascendental en su vida, demuestra mejor que nada, la serenidad de su espíritu, su inteligencia y la fuerza moral de ese hombre extraordinario.

Aprecia con justeza su posición, sin una queja, sin un resentimiento y dice:

Apenas vencido el movimiento revolucionario, repito mi renuncia de Director General de Correos y Telégrafos, retirada en abril.

Por mi parte ya no existe nada que trabe mi libertad. Toda mi posición política está derrumbada.

Adopto el temperamento más sencillo y tranquilo. Me retiro en absoluto de todo contacto político, y me voy a trabajar en las faenas del campo. Resuelvo ser sin amarguras el único obrero de mi propia vida. Busco la soledad y el silencio, no como un arrepentido, sino como un reposo moral. Me alejo de los hombres a quienes no puedo ni pretendo golpear. Dueño de mi voluntad soberana, reflexivo y ecuánime, opongo la ausencia deliberada, llena de alta y firme serenidad, y esa es mi victoria que nadie disputa.

No instalo bufete de abogado, pretendiendo multiplicar las aptitudes y crear otras vinculaciones de lucha entre los hombres. Me atrae el trabajo rural, sin abandonar estudios predilectos. En el fondo de toda alma argentina hay un estanciero, y sigo virilmente, con profunda fe, la tendencia nativa. Me acompaña mi mujer, sonriente y activa, disipando con su corazón y espíritu todos los pesares, que se transforman en calma, bienestar y alegría".

Y agrega después:

Yo mismo conduzco los bueyes, abro el surco inicial y doy el primer golpe de pala para cavar los cimientos de la nueva vivienda. Es un juramento ante mi propia voluntad,solemnizado con los símbolos de la acción y la energía.

El pajonal salvaje y estéril se convierte paulatinamente en prado de cultivo y cría, y surge el agua en el páramo indígena. El solar se agranda, los hijos aumentan, y la salud y la paz elevan las almas. El sol, el suelo, las lluvias, son mis aliados. A veces me hacen esperar, pero nunca sufrir. Todas las mañanas saludo de pie al sol radiante, y todo lo que se mueve y crece a mi alrededor canta la bendición de Dios.

No es aventura. En cada caso busco la información ilustrada y procuro aplicar principios científicos. Dispongo de buenos libros y excelente campo de experimentación. Soy un autodidacto en la materia. Anita, mi mujer, es el colaborador asiduo y Miguel Angel, apenas lo permite la edad, el compañero de laboratorio. La estancia resulta una fuente espiritual, un manantial de holgura y un centro de afectos sanos y fuertes. No pretendo la gran fortuna. Nunca la busco. Me basta el bienestar que conserva la dignidad y altivez. El enorme desnivel entre la riqueza personal y pobreza de la masa, es el gran dolor de nuestra civilización, que en distintas formas mantiene por esta causa la guerra permanente entre los hombres”.



Fuente: “Dos momentos culminantes de la vida intensa” de Ramon Carcano por Julio César Raffo de la Reta. Boletín de la Academia Nacional de la Historia, XXVII, 1957.

Leer más...

martes, 15 de junio de 2021

Liga Patriotica Argentina: “Carta abierta al Dr. Hipolito Irigoyen” (1928)

Al Señor Presidente electo de la Republica Argentina

Doctor Hipólito Irigoyen

Exmo Señor:

Las tareas de gobierno, de suyo graves, cuando se desenvuelven asistidas como en el caso por la sabiduria, la responsabilidad y el patriotismo se tornan a menudo mas dificultosas cuando el estado ausente de la situacion del pais, estimado en sus aspectos primordiales disienten con la realidad.

Los pueblos tienen eminentemente un criterio intensivo y rudimentario, y facil por consiguiente de extraordinaria en medio de acontecimiento desfavorables y previsibles, que brindan oportunidad de explotarse por los hombres sin patria y sin escrupulos.

He ahí, expuesto en sintesis el móvil de este libro contribuir mediante el analisis de hechos, a formar conciencia del actual estado de cosas, y a eximirlo en tiempo, en nombre de una prestigiosa institución que no puede tacharse de parcial, y ante una conferencia llamada a congregar los estamentos mas calificados del país en el orden de sus actividades, de una responsabilidad de que en justicia esta excento el grande argentino llamado por segunda vez a presidir los destinos de la República.

Por esto, ha sido escrito haciendo honor a la verdad; por iniciativa y bajo el sabio movil de nuestro grande amigo el Doctor Pablo Torello, lo que equivale a decir, que lo preside al mas alto de los designios.

Quede en tanto para el autor, la satisfacción de rendir este homenaje en nombre de la justicia y las seguridades de una amistad que es para mi un honor.

Dios guarde a ud. para bien de la Patria.

Felipe Haymes.

Buenos Aires

Octubre 6 de 1928


La delegación de la Liga Patriotica Argentina a la Tercera Conferencia Economica Nacional fueron: Sr. Felipe Haymes, Sr. Lauro Larsen y el Dr. José Serralunga Langhi.




Fuente: “Carta abierta al Dr. Hipolito Irigoyen” por el Sr. Felipe Haymes. En “Delegación de la Liga Patriotica Argentina a la Tercera Conferencia Economica Nacional”, Biblioteca de la Liga Patriotica Argentina, 1928.

Leer más...

lunes, 7 de junio de 2021

Arturo Frondizi: "1° Congreso contra el racismo y el antisemitismo" (6 y 7 de agosto de 1938)

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre me ha confiado la honrosa tarea de saludar en su nombre al Congreso, con calurosa palabras de adhesión, que serán brevisimas en homenaje a la labor que el mismo debe realizar.

La Liga, cuya representacion invisto en estos momentos con destacados camaradas, aceptó complacida la invitacion que se le dirigiera para enviar una delegación porque, consecuente con las normas de acción que se ha trazado, está dispuesta a exponer sus puntos de vista, siempre que se debatan cuestiones que puedan afectar algunos de los derechos de la personalidad humana.

Fue precisamente por ese motivo que al reunirse la Conferencia de Evian, la Liga se dirigió telegraficamente al delegado argentino, Dr. Le Bretón, expresando el deseo de que su presencia en la misma fuese “... testimonio de los amplios principios juridicos argentinos por la libertad y el derecho sin distinciones politicaas, religiosas ni raciales, formulando votos por resoluciones efectivas que traduzcan en accion positiva la proteccion a los hombres perseguidos por la intolerrancia y la barbarie”; y al Presidente de la Conferencia para hacerle llegar el sentimiento de adhesión con que seguimos “... el movimiento internacional de gobiernos y pueblos para prestar su ayuda en las presentes circunstancias a las victimas de las persecuciones” y la necesidad de que las naciones democraticas se unan para “... terminar con este estado de cosas que divide la raza humana para erigir la intolerancia regresiva en expresión de fuerza moral constructiva”, porque “... los hombre del mundo deben encontrar asilo aseguro en el seno de las sociedades civilizadas sin consideración a sus ideas politicas, creencias religiosas o condiciones raciales”.

Con ellos, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre no hace sino cumplir su declaración de principios, que después de enunciar los derechos fundamentales del hombre, proclama que tales postulados “... son extensivos a toda la humanidad, sin distinción de raza o de nacionalidad”.

Como no he venido a cumplir una fria formalidad protocolar, no puedo dejar de expresar la satisfacción que experimento en presencia de esta magnifica expresión del pensamiento liberal y democrática argentino, en esta hora en que el extravio de intereses y pasiones están llevando a distintos pueblos al desconocimiento de principios sin los cuales no puede desarrollarse la personalidad humana, no puede existir cultura, no puede vivir civilizacion.

Y necesario y útil es el Congreso en estos momentos en que la ola del racismo se extiende definitivamente a otros pueblos; para afirmar, desde estas tierras americanas, la inquebrantable voluntad de mantener las normas que aseguran la libertad para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino. Y repetimos esta frase del preambulo de nuestra Constitución, tantas veces recordada, para que ella se cumpla en realidades eficaces. Porque la Republica Argentina no puede ni debe torcer esta linea de conducta para inagurar una politica inmigratoria que cierre las puertas de nuestro territorio a hombres aptos, fisica y moralmente, merced a un examen de sus ideas o una investigacion de su raza, cuando las dilatadas extensiones de nuestra tierra están reclamando material humano que se extiendad, para fecundarlo, por todos los ámbitos del país.

Es necesario que sepan el país y el mundo que personas de todos los sectores ideológicos y políticos se han reunido para estudiar los problemas que plantea al hombre en su condición de tal, y a la Nación, como entidad politica, el racismo y el antisemitismo -dos manifestaciones de un fenomeno único- exponiendo con valentia y claridad las conclusiones a que se arribe.

Con estas palabras dejo cumplida la misión que me encomendara la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, y termino formulando votos por el éxito de las deliberaciones de este Congreso, del que tanto espera la opinión democrática de nuestro país y del continente.

Acta del Primer Congreso contra el Racismo y el Antisemitismo que se celebró en el país cuatro meses después del acto nazi en el Luna Park.


Fuente: Discurso del Dr. Arturo Frondizi, delegado de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre en las “Actas del Primer Congreso contra el racismo y el antisemitismo” - Sesiones celebradas en el H. Concejo Deliberant de la ciudad de Buenos Aires los dias 6 y 7 de agosto de 1938 – Publicación oficial del Comité contra el Racismo y el Antisemitismo de la Argentina – Buenos Aires, 1938.

Leer más...

domingo, 2 de mayo de 2021

Jorge Galeano: “Galeano se batió con Isaac Rojas para lavar el agravio a Frondizi" (11 de julio de 2004)

En el mediodía del 4 de julio de 1959, en un campo de la localidad bonaerense de Pilar cruzaron cuatro disparos de pistolas, sin dar en el blanco, el entonces diputado nacional de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) por Misiones, Roberto A. Galeano y el ex vicepresidente de facto, contralmirante Isaac Francisco Rojas.

La policía bonaerense había intentado impedir el lance porque lo prohíben las leyes y, aunque lo sabía el país, llegó muy tarde al lugar elegido por los duelistas, tan tarde que los periodistas le ganaron por lejos y estuvieron a tiempo para presenciar el cruce con pistolas. Por la prohibición legal, las actas del duelo se fecharon en la localidad uruguaya de Colonia y fueron publicadas en los diarios. Los dos primeros disparos no dieron en el blanco y, en la segunda vuelta, la pistola de Rojas falló y Galeano erró el tiro.

Ilesos los contrincantes, los padrinos plantearon la reconciliación pero Rojas se negó rotundamente “ni conciliación ni reconciliación”, dijo.

El duelo se originó porque Rojas había tenido expresiones agraviantes contra el presidente Arturo Frondizi, por el pacto que había sellado con Juan Domingo Perón para que los peronistas con su voto permitieran el triunfo de la UCRI en las elecciones del 58. “Por eso mi padre envió desde Posadas un telegrama, diciéndole a Rojas que carecía de autoridad moral para hablar de Frondizi, porque el marino había sido un lacayo de Perón y de su esposa, entonces Rojas se sintió agraviado y le mandó los padrinos”, recordó el actual diputado por el Map Jorge Galeano, hijo del ex legislador frondicista.

Rojas era peronista y obsecuente, a punto tal que en la frustrada revolución de junio del 55 Perón habría dicho ‘yo sabía que el petizo no me podía fallar en impedir el golpe’, aunque después fue el más antiperonista”, agregó Jorge Galeano.

Galeano padre, el “Ñato”, de profesión escribano y ahora postrado por una enfermedad, pasó por la política con mucha vehemencia, a punto tal que por la política fue desafiado tres tres veces para batirse a duelo: por Rojas, Rawson Paz y Francisco Manrique. Fue constituyente en 1957, diputado nacional en el 59, reelecto en 1960 y en 1963. Militó en la Unión Democrática, después en la UCR y, con la escisión radical, se quedó con la UCRI, para recalar finalmente en el justicialismo. Su hijo explica que fue bien recibido en el PJ porque lo respetaban “sobre todo los sindicalistas le reconocían el valor de haber enfrentado a Rojas, por entonces el hombre más poderoso del país”. Su hermano, el coronel Alfonso Manuel Galeano, estuvo como interventor militar en Misiones.

El duelo Galeano-Rojas hizo historia y, para muchos, pese a estar reñido con las creencias religiosas del país, fue uno de los actos donde la ética jugó un papel decisivo en el campo de la politica, tan defenestrada en los últimos años.

EXPERTO EN LANCES CABALLERESCOS

El primero que retó a duelo a Roberto Galeano fue Francisco “Paco” Manrique, por entonces oficial de la Marina y después ministro de Bienestar Social devenido en dirigente político. Por opinar de política, Galeano le recordó que, como marino, no podía formular declaraciones en otro campo que no fuera el militar y le planteó una cuestión de privilegio. Manrique se sintió agraviado y le envió los padrinos. Corría el año 1958 y, aunque el lance se pactó, no se realizó. Manrique pidió la baja, fundó Correo de la Tarde e incursionó en la política.

Jorge Galeano recordó que Manrique se encontró con su padre en Eldorado muchos años después, lo abrazó y le dijo “gracias a usted yo me hice político”.

El otro cruce fue en 1959 con el general Rawson Paz, a quien Galeano insultó por haber comandado la asonada militar contra el gobierno de Frondizi. Rawson Paz le envió los padrinos, pero como Galeano había perdido su condición de “caballero” por haber insultado y golpeado al almirante Rojas luego del combate con pistolas, el desafío no prosperó. La suspensión tiene que ver con el código de honor San Malato, para las lides de caballería y prohíbe a quien se bate agraviar después públicamente al contrincante.

Jorge Galeano justificó la reacción de su padre en la negativa de Rojas de aceptar la reconciliación planteada después del duelo “mi padre dijo que no tenía problemas pero Rojas no quizo hacerlo y entonces fue que le dijo petizo y negro de...”.

Pasado el tiempo, mi padre me confesó que el duelo es una cuestión grave y difícil, en el caso de Rojas, tuvo la opción de elegir armas por ser el agraviado y se inclinó por la pistola, considerando que era de contextura pequeña”, dijo Galeano. También, que por la rígida disciplina de la época, la decisión de un padre era sagrada y se respetaba “además yo tenía once años, y lo que me impactó fue la posibilidad de que la Iglesia lo excomulgara”.







Fuente: “Galeano se batió con Isaac Rojas para lavar el agravio a Frondizi” Entrevista al Sr. Jorge Galeano en el Diario El Territorio de la edición del 11 de julio de 2004.

Leer más...

martes, 27 de abril de 2021

Arturo Frondizi: "Al aumento de salarios corresponde mayor producción de bienes" (13 de mayo de 1958)

El Poder Ejecutivo expuso, con franqueza y lealtad, en el Mensaje leido el 1° de mayo ante el Congreso de la Nación, el estado de la economia nacional. Ese documento señaló sus aspectos criticos e indicó las líneas generales que se propone seguir el gobierno para superar las dificultades pendientes y para promover el fortalecimiento y desarrollo de nuestra economia. En dicho Mensaje se dijo, tambien, que el unico camino para mejorar las condiciones de vida de toda la poblacion, o sea para distribuir mas bienes, es crear mas riqueza mediante el esfuerzo conjunto de toda la Nacion. El país está en condiciones de emprender esa tarea de realizacion, pues cuenta con enormes recursos naturales y con un valioso caudal humano tanto en capacidad como en voluntad creadora. Pueblo y gobierno no tienen plena conciencia de ello, pero tienen tambien plena conciencia de que ese impulso de desarrollo demandará tiempo y sacrificios que todos debemos soportar. El gobierno, ante la concreta situacion economica, trabaja intensamente en ese sentido y pronto el pais conocerá las primeras consecuencias de ese empeño.

En breve plazo quedara abierto el debate publico sobre las primeras medidas de activacion economica que propiciara el Poder Ejecutivo. Confiamos en que, sobre la base del esfuerzo del pais y de todos los sectores de la poblacion, se daran pasos positivos para un mejoramiento sustancial de la situacion.

I

AUMENTO DE EMERGENCIA

Mientras tanto, un problema real golpea, con intensidad creciente, la puerta de todos los hogares. El costo de la vida adquiere dia a dia caracteres mas agravados y crea justificados motivos de intranquilidad y alarma. El alza de precios operada incesantemente en los ultimos tiempos se ha agudizado y al presente, sectores cada vez mas amplios de la poblacion se ven afectados por sus graves efectos. Las mejoras de sueldos acordadas a raiz de los laudos y convenios de 1956 han sido anuladas por el encarecimiento de la vida. Se puede afirmar, con dolorosa crudeza, que en miles de hogares los ingresos ya no alcanzan para vivir.

Mientras se prepara la ejecucion de las medidas de fondo, el Poder Ejecutivo no puede permanecer insensible ante esta situacion. Considera por lo tanto que,como primera providencia, los ingresos percibidos, por cuantos trabajan en relacion de dependencia en empresas privadas y estatales, deben ser incrementados en proporcion correspondiente al aumento experimentado por los articulos y servicios de primera necesidad. Para los agentes de la administración publica se procederá de inmediato a adoptar medidas que tiendan a restablecer el equilibrio entre sus remuneraciones y el costo de la vida. Se considerará, asimismo, la situacion de los jubilados que, en tantos casos, sufren los peores efectos del proceso de inflación.

No es justo exigir a los hombres de trabajo que rindan el mayor esfuerzo posible en beneficio del desarrollo nacional, sino se eliminan las causas de angustia cotidiana que desalientan el esfuerzo creador. Para que la voluntad pueda aplicarse al trabajo que se realiza, el corazon no debe estar oprimido por la inseguridad, el temor al futuro o la obsesionante preocupacion de un salario insuficiente. De ahi que, a titulo excepcional y momentaneo, y como medida de emergencia, el Poder Ejecutivo se haya decidido a adoptar dispociones destinadas a crear el clima de tranquilidad y sosiego, indispensable para emprender el gran esfuerzo de desarrollo nacional que el país exige.

El estudio realizado en el breve tiempo disponible nos ha determinado a decretar en la fecha un aumento general del 60% con respecto a las remuneraciones fijadas al 1° de febrero de 1956, que consideramos permitirá hacer frente a los aumentos experimentados desde esa fecha por los articulos y servicios de primera necesidad.

En esa forma, el Poder Ejecutivo establecerá las condiciones necesarias para que precios y salarios mantengan el equilibrio previsto por los laudos y convenios celebrados en 1956 y 1957. Ello significará elevar el salario nominal en la misma proporción en que se ha incrementado el costo de la vida durante los dos ultimos años. Se ha fijado ese lapso porque la ultima renovacion general de convenios fue decretada, en su oportunidad, al 1° de febrero de 1956.

II

SITUACIÓN Y MEDIDA EXCEPCIONALES

El Poder Ejecutivo desea dejar bien establecido que esta medida reviste, en todo sentido, carácter excepcional. En circunstancias normales, la fijacion de salarios debe ser hecha con la participacion decisiva de las partes interesadas, a través de entidades gremiales representativas de trabajadores y empresarios. Esa aspiración social no puede satisfacerse plenamente en los actuales momentos, pues, como es publico y notorio, los trabajadores no están representados en muchos casos en formaa auténtica y legitima, y los empresarios carecen tambien de un organismo de representacion legal.

El Poder Ejecutivo ve con satisfacción los progresos que se realizan en el sentido de constituir entidades autenticamente representativas y anhela ver completados esos esfuerzos a la brevedad, para que el pais pueda mejorar su nivel de vida gracias al esfuerzo de todos los sectores de la población.

Debe dejarse tambien perfectamente sentado que un aumento efectivo de salarios solo pódra resultar de un aumento concreto de los bienes producidos por el conjunto de la Nación. Sólo asi será posible contener los efectos destructivos del alza incesante de los precios y devolver al mejoramiento de las remuneraciones su sentido de estimulo y de justa retribución de la capacidad personal.

A fin de que estos aumentos de emergencia no afecten la actividad de las empresas ni reduzcan su capacidad de producción, el Estado, en uso de sus poderes crediticios, concurrirá en auxilio de quienes lo requieran. Se evitará así, también, que haya empresarios que se vean obligados a recurrir a fuentes financieras de excepcion, cuya consecuencia es, fatalmente, el auge de la usura con todos sus destructivas efectos.

III

CONTENCIÓN DEL ALZA DE LOS PRECIOS

El gobierno impedirá también que este incremento en las remuneraciones conduzca a un alza injustificada de los precios. Los aumentos abusivos de los precios tornan ilusorios los aumentos de sueldos y perturban la estabilidad economica que exige el efectivo progreso nacional.

El Poder Ejecutivo considera que las deficiencias de la economia no se remedian imponiendo controles, marcaciones o congelamiento de precios, que suelen acarrear muchas veces efectos contraprudecentes, como consecuencia de la contracción del mercado que producen. El gobierno confia en la honestidad y el patriotismo de los obreros, comerciantes e industriales de nuestro pais, que han dado sobradas muestras de comprensión en el proceso en que todos nos hallamos empeñados. Los empresarios conocen con certeza que la intranquilidad social y la inestabilidad economica son sus peores enemigos y agotarán los recursos a su alcance para evitar esos efectos. Pero, a su vez, debe quedar categoricamente establecido que el Poder Ejecutivo no vacilará en aplicar las medidas necesarias y en descargar todo el rigor de la ley, en los casos concretos y perfectamente definidos, que evidencien una conducta abusiva y reñida con el interes general. Los organismos de vigilancia de precios estan alertas para intervenir de inmediato en los casos que exijan las circunstancias. El gobierno se propone evitar que los empresarios honestos paguen por los deshonestos a traves de medidas indiscriminadas, pero está firmemente decidido a proceder con toda energia contra los empresarios deshonestos en defensa de los altos objetivos sociales que se ha propuesto.

El pueblo, la prensa, las organizaciones obreras y de empresarios deben denunciar los abusos y participar en un mutuo control de precios, pues el encarecimiento de los productos contrae la capacidad adquisitiva del mercado y priva de compradores al conjunto de la economia del pais. En la actual situacion, un articulo que aumente de precio puede significar otro articulo que se deje de comprar.

IV

SENTIDO DE SOLIDARIDAD SOCIAL

Las alzad experimentadas en los ultimos meses serán el objeto de cuidado analisis, en colaboración con los sectores interesados, en especial los consumidores, a fin de adecuarlas a la realidad. En ese sentido, el Poder Ejecutivo apela a la cooperacion de todos los sectores de la producción, pues juzga indispensable que la normalizacion economica vaya acompañada por un profundo sentido de la solidaridad social, basado en el respeto de los valores morales de la convivencia humana.

Es necesario que desaparezca para siempre la desaprensión que todavia caracteriza ciertas practicas comerciales. No es posible, por ejemplo, que haya fabricantes y comerciantes que se anticipen, por su exclusiva cuenta, a elevar los precios de sus articulos en previsión de futuros aumentos de sueldos, como ha ocurrido en los ultimos meses. Tampoco se justifica que los incrementos experimentados por la mano de obra se apliquen, sin fundamento alguno, a la totalidad del producto terminado. Quienes reclaman, con justicia, que haya moralidad en la administración pública deben comenzar por imponer rigidas normas éticas en su comportamiento comercial frente a la sociedad. Sólo así el país saldrá ganando, pues todos estamos ávidos de lealtad, franqueza y solidaridad.

V

HACIA EL FORTALECIMIENTO DE LA ECONOMIA NACIONAL

Las medidas que acabamos de anunciar son recursos de excepcion, impuestos por la critica situacion existente en el momento en que el Poder Ejecutivo asumió sus funciones. Debemos reiterar ahora, como lo expresara antes, que los problemas que aquejan a la economia argentina no se remediarán con medidas de emergencia ni con artificios politicos, sino con un vigoroso impulso de desarrollo económico y una aceleración del proceso de capitalización nacional. La realización de esos objetivos reclama pasos previos ineludibles, que es oportuno volver a recordar en este momento. El país necesita que haya seguridad juridica, paz social y estabilidad economica. El Poder Ejecutivo está orientando su acción en procura de esos objetivos, mientras se adoptan las medidas concretas que permitirán acelerar el proceso de capitalizacion nacional. En estos momentos están próximos a superarse los pasos previos a la concertación de convenios de importación de combustibles con paises latinoamericanos. Estos reducirá ampliamente el drenaje de divisas. Se estan estudiando, asimismo, importantes propuestas de radicacion de capitales extranjeros, que significarán otros tantos aportes efectivos a la industrialización del país.

Estamos firmementes dispuestos a llevar adelante un programa de gobierno, que es un programa de realización nacional y bienestar popular. Con esa firme voluntad y con la ayuda de su pueblo, el país vencerá las dificultades presentes y se lanzará con decisión y coraje hacia el futuro.

DECRETO N° 89/1958

Buenos Aires, mayo 13 de 1958

Visto las facultades conferidas al Poder Ejecutivo Nacional por el inciso g del articulo 1° de la Ley números 12983 modificadas por las Leyes números 13492, 13906 y 14120, y CONSIDERANDO: Qué el alza ade los precios de los articulos de consumo registrada en los últimos tiempos, ha ocasionado un acentuado desequilibrio entre los mismos y las remuneraciones de los trabajadores que en consecuencia se han tornado notoriamente inactuales e insuficientes para mantener un nivel de vida adecuado; Que la urgencia de corregir dichos desequilibrios así como la elección de las medidas para subsanarlo fuero ya consideradas en el programa de gobierno expuesto en el mensaje dirigido al Honorable Congreso de la Nación, donde se afirmó la necesidad de luchar por el imperio de una autentica justicia social en la Republica; Que resulta conveniente establecer un aumento general de las remuneraciones que perciben los trabajadores argentinos; Que los estudios e investigaciones realizados demuestran que para lograr la finalidad que se pretende de adecuar las retribuciones al actual costo de la vida, es preciso que dicho aumento alcance al 60% de las remuneraciones que se toman como base, Por ello:

EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA, DECRETA:

Art. 1: A partir del 1° de mayo de 1958 los empleadores de la actividad privada deberán abonar a todos los trabajadores que se desempeñen en relacion de dependencia y a aquellos que sin encontrarse en esa situación son considerados en estatutos profesionales o convenciones colectivas de trabajo, el “aumento minimo de emergencia” a que se refiere el presente decreto.

El regimen que se establece comprende tambien a los trabajadores del Estado que prestan servicios en actividades que a la vez son desarrolladas por particulares o en las que la relacion de trabajo esta regulada por un estatuto espefico.

El beneficio antes indicado no alcanza a los trabajadores cuya remuneración exceda de $6000 m/n mensuales.

Art. 2: El aumento citado será igual al 60% de las remuneraciones que, por efectos de disposiciones emanadas del Poder Publico, o por aplicaciones de laudos o convenios colectivos de trabajo, adquirieron vigencia al 1° de febrero de 1956.

En los supuestos en que como consecuencia de la sanción del Decreto-Ley N°2739/56 se hubieran dictado Laudos o concertado convenios con menor retroactividad se tomará como fecha sustitutiva del 1° de febrero de 1956, la de vigencia del laudo o convenio.

A los trabajadores que comenzaron a prestar servicios con posterioridad al 1° de febrero de 1956 no estaban comprendidas en regimenes legales o convencionales, el aumento se otorgará sobre la remuneración minima legal percibida a esa fecha. Si el trabajador hubiera ingresado con posterioridad se aplicará igual criterio.

Art. 3: Los aumentos que resulten en virtud de lo dispuesto por el articulo anterior, serán uniformes en todo el Territorio de la Nación.

No sufrirán descuentos o quitas zonales y en su monto se considerará incluido el recargo del 9,1% cuando este corresponda ser abonado con imputación a servicios no prestados el sabado por la tarde.

Art. 4: Los aumentos que por cualquier concepto hubieren recibido los trabajadores con posterioridad a las fechas a que se refiere el articulo 2° y hasta el presente, serán deducidos del aumento dispuesto precedentemente.

Quedan exlcuídos de la deducción, las asignaciones familiares, los aumentos que provengan de acuerdos interindividuales o que hubieran nacido de convenios sobre racionalizacion, incentivación y demas medios tendientes a incrementar la producción o la productividad.

Art. 5: Las remuneraciones básicas sobre las cuales se efectuará el aumento serán las que se abonen en virtud del contrato de trabajo, excluidas las asignaciones familiares, viáticos con rendición de cuentas, compensación de gastos, las que se exceptúan de la deducción en mérito a lo normado en el articulo anterior, el uso de vivienda y manutención. Estas dos últimas prestaciones integrarán la base de retribución señalada si hubieren sido estimadas en dinero y en esta forma fueran efectivamente pagadas al trabajador.

Art. 6: Cuando los trabajadores sean remunerados a sueldo fijo y comisión o a comision solamente, el aumento se hará efectivo sobre el promedio de la retribución que se obtenga tomando en consideración lo abonado por todo concepto durante el periodo comprendido entre el 1° de febrero de 1956 y el 31 de enero de 1957.

Para los trabajadores ingresado con posterioridad al 1° de febrero de 1956, el promedio se establecerá tomando como base el periodo de un año, contado desde la fecha de ingreso, o de todo el tiempo trabajado, si este fuera inferior a dicho lapso.

Art. 7: Si la retribución que percibe el trabajador se hace efectiva mediante “propinas”, el aumento se efectuara sobre la cantidad que a los efectos de las leyes de previsión se estime como “remuneración”.

Art. 8: Los trabajadores remunerados a destajo, en cualquiera de sus formas, recibirán el aumento de conformidad con las prácticas y modalidades seguidas hasta el presente en cada caso particular.

Art. 9: Los aumentos dispuestos en los articulos 6° y 7° no podrán exceder de $500 m/n y se abonarán como remuneracion fija mensual.

El incremento de la retribución dispuesta por este decreto reviste carácter de emergencia y se considerará integrante de la misma a todos los efectos.

Su incorporación a la retribución no será definitiva en tanto no se disponga lo contrario por acuerdo de partes.

Art. 10: El presente decreto será refrendado por el señor Ministro Secretario de Estado de Asistencia Social y Salud Pública.

Art. 11: Comuniquese, publiquesé, dése a la Dirección General del Boletín Oficial e Imprentas y archivesé.

FRONDIZI – HECTO V. NOBLÍA








Fuente: Exposición radiofonica del Primer Magistrado, Dr. Arturo Frondizi, sobre aumento masivo de salarios, de fecha 13 de mayo de 1958, y decreto respectivo.

Leer más...

sábado, 17 de abril de 2021

Owen Fiss: "Raúl Alfonsín, un demócrata contra el reino del terror" (11 de diciembre de 2018)

El año 1985 representó un momento extraordinario en la historia argentina y, por ende, en la historia mundial. Un tribunal civil constituido conforme a la ley, actuando sin el apoyo de un ejército conquistador, llamó a rendir cuentas a los militares de más alto rango de la Nación por los crímenes en violación de los derechos humanos que ocurrieron durante su reino de terror.

Innumerables personas fueron responsables de este extraordinario acontecer.

De hecho, uno podría felicitar a todo el pueblo argentino, entendido como una entidad moral, por lo ocurrido. Sin embargo, un individuo, Raúl Alfonsín, se ubica por sobre el resto, en la medida en que fue el representante de este suceso histórico, y la cátedra creada en su nombre le confiere el reconocimiento que justamente merece.

Como candidato en las elecciones que ocurrieron tras el anuncio de los de generales de que abandonarían el poder, Alfonsín prometió llamar a los militares a rendir cuentas por sus abusos en materia de derechos humanos, y tras ser electo hizo todo lo que pudo para cumplir con su promesa. Convocó a una comisión encabezada por Ernesto Sábato para investigar qué había ocurrido con incontables personas desaparecidas durante la dictadura; solicitó al tribunal militar que se iniciaran los procedimientos contra los militares responsables por dichas desapariciones y otros crímenes de lesa humanidad; y cuando dicho tribunal se rehusó a avanzar, convocó a un tribunal civil para que los juzgara en pleno centro porteño.

El Presidente Alfonsín miraba hacia el futuro. El no estaba buscando retribución, aunque entendía—de un modo que un Presidente tan sabio como Barack Obama nunca entendió—que lo que un régimen haga acerca del pasado determinará lo que ocurra en el futuro. El Juicio a las Juntas impulsado por el Presidente Alfonsín no apuntaba solamente a disuadir futuras violaciones de derechos humanos, sino que ademas—y lo que es más importante—aspiraba a definar el tipo de sociedad que él buscaba hacer realidad. Como dijo en la clase “Construyendo Democracia” que dictó en 1987 en Yale y como demostró a través de sus esfuerzos, él concebía la seguridad y la santidad de los derechos humanos como un componente esencial de aquella sociedad. El juicio de 1985 que tuvo lugar en Buenos Aires dio fuerza y significado concreto al “Nunca Más”.

Actualmente es habitual referirse al juicio de Buenos Aires como una instancia de “Justicia Transicional” y, de hecho, ese suceso histórico puede haber dado surgimiento a dicho término. No tengo ninguna objeción a esa práctica, en la medida en que se entienda que la palabra “transicional” no constituye una licencia para escatimar en los requerimientos del debido proceso, ya que sin los procedimientos justos que deben ser meticulosamente observados en un proceso penal, la justicia nunca será alcanzada. Por el contrario, el término “transicional” se refiere a la ambición del juicio penal que se había iniciado, que era justamente efectuar la transición de una dictadura a una democracia.

Dado este propósito, el Presidente Alfonsín entendió que los juicios de derechos humanos constituían sólo un componente de lo que era necesario para construir democracia. Era necesario también prestar atención a las necesidades económicas y sociales del país, y a su vez reparar los mecanismos provistos por la

Constitución para coordinar el trabajo de los poderes legislativo y ejecutivo. Es por eso que, al mismo tiempo que impulsó el juicio contra los militares —de por sí una arriesgada y frágil empresa—, Alfonsín creó una comisión para formular propuestas para reformar la Constitución. Es por eso que él buscaba asegurar que los esfuerzos para enjuiciar a los militares por violaciones de derechos humanos no consumieran todo el oxígeno disponible en la esfera pública. Y es por eso que insistía en que esos juicios debían llegar a un fin en algún momento, y en que los fiscales debían ser selectivos y apuntar sólo contra quienes ostentaban mayores responsabilidades por los abusos más atroces que ocurrieron durante la dictadura.

Reconociendo los propósitos implícitos en el uso del derecho penal, Alfonsín apoyó la Ley de Punto Final que fue sancionada y promulgada en diciembre de 1986, un año después del veredicto del juicio de Buenos Aires. La Ley de Punto Final requería que las acusaciones por violaciones de derechos humanos ocurridas durante la dictadura militar fueran iniciadas dentro de los 60 días de la promulgación de la ley, o de lo contrario caducarían por siempre. Esta ley tuvo como efecto un incremento en el número de acusaciones —ascendiendo a alrededor de 400— que fueron iniciadas en un período de tiempo relativamente corto, y que no sorpresivamente alcanzaban a oficiales de rangos medios y bajos.

En abril de 1987, durante Semana Santa, un grupo de oficiales militares que fueron conocidos luego como “Carapintadas” respondieron hostilmente a las nuevas persecuciones penales iniciadas como consecuencia de la Ley de Punto Final, y se sublevaron. Algunos de ellos incluso rechazaron abiertamente cumplir con decisiones judiciales que les ordenaban presentarse ante autoridades judiciales. En consecuencia, el significado del juicio de 1985 y la legitimidad del programa de justicia transicional de Alfonsín fueron puestos en peligro. En el presente, nos referimos a las acciones de los Carapintadas como un motín, pero durante el viernes santo y el sábado siguiente, el desafío parecía mucho mayor. Muchos temían un golpe.

Al menos 400.000 ciudadanos argentinos tomaron las calles de Buenos Aires, primero en la plaza frente al Congreso, y luego frente a la Casa Rosada. Los manifestantes expresaron su apoyo a Alfonsín y su estrategia de crear un nuevo capitulo democrático en la historia Argentina. Parecía como si el juicio de derechos humanos de 1985 ‐‐ “Nunca Más” ‐‐ hubiera tenido un efecto importante en la conciencia popular. Para el domingo por la mañana, el levantamiento había quedado confinado a un número limitado de cuarteles, incluyendo uno en las afueras de Buenos Aires (en Campo de Mayo). Pero el Ministro de Defensa no pudo enviar tropas a esos cuarteles y suprimir la rebelión. En ese estadío, Alfonsín abordó un helicóptero y voló desde la Casa Rosada a los cuarteles en rebelión y allí mantuvo una conversación directa con los líderes Carapintadas.

La historia nunca sabrá qué fue discutido en esas reuniones y si la Ley de Obediencia Debida que fue aprobada luego en junio fue el precio que Alfonsín pagó para lograr que los soldados bajaran las armas. Pero luego de esas conversaciones, el Presidente voló a la Casa Rosada y dijó lo siguiente a quienes estaban reunidos en Plaza de Mayo: “La casa está en orden y no hay sangre en la Argentina. Le pido al pueblo que ha ingresado a Campo de Mayo que se retire. Es necesario que así se lo haga. Y le pido a todos ustedes: vuelvan a sus casas a besar a sus hijos, a celebrar las pascuas en paz de la Argentina”.

Yo me encontraba en Argentina durante Semana Santa. Con anterioridad en esa semana, junto con Carlos Nino y Thomas Nagel, dos de los filósofos más distinguidos del mundo, nos encontramos con el Presidente Alfonsín en la Casa Rosada. Tuvimos en ese crítico momento de la historia argentina un agitado debate con el Presidente —propio de un seminario de teoría política de una universidad— acerca de la teoría democrática de Joseph Schumpeter, un economista que, muy a pesar del Presidente, concebía la democracia como nada más que una competencia entre elites. Nagel y yo emprendimos nuestro viaje de regreso a Estados Unidos en la noche del sábado, mientras el destino de la democracia argentina era aún incierto. El lunes, el New York Times publicó en primera plana una nota acerca del osado y valiente viaje realizado por Alfonsín a los cuarteles sublevados que había ocurrido en los días previos, y cuando leí su pedido a sus compatriotas—“vuelvan a sus casas a besar a sus hijos, a celebrar las pascuas en paz de la Argentina”—me dije: Qué gran hombre. Qué gran líder.

Owen Fiss

Yale Law School


El Presidente Alfonsín reunido con el Dr. Carlos S. Nino y los academicos Prof. Owen Fiss y Thomas Nagel, 1986.



Fuente: Mensaje en ocasión del acto de la Cátedra Libre “Raúl Alfonsín” por los 35 años de democracia, en la Facultad de Derecho‐UBA por el Prof. Owen Fiss de la Yale Law School, 11 de diciembre de 2018.

Leer más...

jueves, 8 de abril de 2021

UCR-A: "Plataforma de la fórmula antipersonalista Melo-Gallo" (28 de abril de 1927)

PLATAFORMA DE LA UNIÓN CÍVICA RADICAL ANTIPERSONALISTA

1. Elección directa de los senadores nacionales y reforma de la ley electoral para dar mayor representación a las minorias en la Cámara de Diputados Nacional.

2. Sanción y tiempo de duración del presupuesto, organizandolo en forma permanente.

3. Limitación de la iniciativa parlamentaria en materia de gastos públicos.

4. Sanción de una ley reglamentaria de los articulos 5 y 6 de la Constitución, estableciendo el alcance del poder federal para intervenir en las provincias.

5. Reforma de la ley de contabilidad creando un tribunal de cuentas para la fiscalización preventiva de los gastos.

6. Adecuada protección de las industrias nacionales, estimulando la radicación de las nuevas.

7. Estudio y revisión de los tratados de comercio y de los aranceles aduaneros.

8. Fomento de la pequeña propiedad facilitando la subdivisión del suelo.

9. Reforma y ampliaciones de la ley del hogar.

10. Reforma del código de minería y fomento de la industria siderurgica.

11. Cooperativas agricolas de producción y crédito. Banco Agrícola.

12. Regimen de trafico fluvial y terrestre, estableciendo facilidades para el transporte de la produccion nacional.

13. Sanción de una ley general de expropiacion de las tierras adyacentes a las estaciones ferroviarias, rios y canales navegables, para ser entregados en pequeñas parcelas a las colonizaciones.

14. Facilitar la adquisición de la vivienda propia a los empleados y obreros de la Nación, mediante créditos acordados por el Banco Hipotecario Nacional exclusivamente con tal fin.

15. Fomentar la construcción de casas baratas aumentando los recursos destinados a ese próposito.

16. Provincializacion de los territorios nacionales y modificacion de la ley sobre los mismos.

17. Fomento de la producción y aumento de las riquezas de las provincias mediante la realizacion de un plan organico de obras publicas nacionales y terminacion del plan ferroviario.

18. Reforma de la ley de riego, asignandole recursos de carácter especial para realizar obras de aprovechamiento de las aguas, que permitan el desarrollo y progreso del interior de la República.

19. Sanción de una ley de seguro social.

20. Creación de tribunales especiales para entender en todas las causas y conflictos entre obreros y patrones.

21. Legislación social adaptando las sanciones de la Conferencia Internacional del Trabajo que tiendan al bienestar moral y material de los trabajadores de acuerdo con las modalidades nacionales.

22. Estatuto permanente del empleado publico.

23. Profilaxis social. Plan organico de la lucha contra los enfermedades endemicas en el país. Reforma de la ley de defensa antipadulica. Protección a la primera infancia.

24. Sanción de una ley que reglamente la constitución y funcionamiento de los partidos politicos con bases esencialmente democraticas e impersonales.

25. Reforma de la ley de jubilaciones y pensiones de empleados y obreros ferroviarios. Escalafón ferroviario.

26. Fomento de la marina mercante y de la aviación civil.

27. Reforma de la ley de jubilaciones y pensiones civiles nacional a fin de que se computen los servicios provinciales en un limite razonable.

28. Leyes generales de vinos y azucar.

29. Ley de vialidad determinando la construcción de carreteras interprovinciales con la cooperacion de la Nación, de las provincias y de los municipios.

30. Defensa y fomento de la riqueza agropecuaria.

31. Difusión de la instrucción publica primaria, industrial, comercial y creacion de las escuelas del hogar agricola en todos los pueblos de mas de 200 alumnos primarios.

32. Establecimiento de un mercado central en Buenos Aires y principales plazas de consumo y distribución para todo producto que venga directamente del productor.

33. Modificación del código de justicia militar, procurando la mayor equidad y justicia de sus sanciones punitorias.

34. Reforma y división de las leyes de ciudadanía y de inmigración.

35. Establecimiento de mercados en el extranjero para venta de productos argentinos.

36. Regimén definitivo del petróleo.







Fuente: Plataforma electoral sancionada por la H. Convención Nacional de la Unión Civica Radical Antipersonalista el 28 de abril de 1927 en el Teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires.

Leer más...