Páginas


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 13 de enero de 2022

UCR: “Desde Martín García, a nuestros correligionarios y al pueblo de la República” (6 de enero de 1934)

DESDE MARTÍN GARCIA

A NUESTROS CORRELIGIONARIOS Y AL PUEBLO DE LA REPÚBLICA

El Jefe del Poder Ejecutivo Nacional ha lanzado al pueblo de la Republica un manifiesto que imputa responsabilidad a las autoridades en otros lugares del país. No conforme con haber establecido el estado de sitio para reducirnos a prisión, el gobierno recurre a la opinion publica para justificarse, en esperanza de no ser rectificado. Lo ha hecho sin embargo, en un documento contradictorio y tan deleznable en sus fundamentos, que necesitamos explicar a nuestros correligionarios y al pueblo argentino, toda la verdad.

Durante los tres últimos años hemos estado empeñados en la empresa de disciplinar la UCR, dentro de normas superiores, con el propósito de ofrecer a la República un gran partido orgánico, necesario para su restauracion institucional. El mayor obstáculo en esa labor generosa lo hemos encontrado en la hostilidad del gobierno que, sabiendose privado de la mayoría popular, buscó en la fuerza su perduracion. El estado de sitio de hace un año sirviole para frustrar la instalación del Comité Nacional, ya convocado entonces, y el nuevo estado de sitio que acaba de decretarse le sirve, en visperas de las elecciones, para confinar o deportar a las autoridades del partido.

EL PARTIDO Y EL GOBIERNO DE SANTA FE

Pretende el manifiesto oficial, que se ha reunido la Convención en Santa Fe por ser esta provincia l más adecuada para nuestros planes subversivos contra un sistema del que no forma parte el gobierno de Santa Fe, y al propio tiempo nos presenta como autoridades de un movimiento subversivo contra aquel gobierno local. Tal es una de las contradicciones ilógicas de dicho documento y nada pone en mayor evidencia lo absurdo de esa imputacion, como las manifestaciones que las autoridades de la UCR hicieron al gobernador Sr. Molinas en el momento de los sucesos y la que hizo aquel mismo gobernador a las autoridades nacionales, declarando lealmente que nada tenian que ver con ese movimiento las autoridades del radicalismo. En el propio teatro de los sucesos, es de publica notoriedad cual fue nuestra conducta, pues concluida la Convención, nos dirigimos a nuestros alojamientos del hotel o del vapor “Artigas”, a fin de preparar el regreso a Buenos Aires o a las provincias de que los convencionales procedían.

Tratase en efecto, de un movimiento ajeno a las autoridades partidarias y ejecutado sin su orden ni su consentimiento. Ni siquiera estamos seguros de que no hayan intervenido en él ciudadanos no afiliados al radicalismo y personas enemigas, que puedan haber actuado como agentes provocadores para desprestigiar a la Convención en el momento de terminar su cometido con pronunciamientos que iban a conmover la conciencia nacional, según el plan de predicacion que nos proponiamos. Aseguramos bajo la fe de nuestro honor que si esa revolucion hubiera triunfado, nosotros no habriamos participado en el gobiero revolucionario; pero despues de su fracaso, no podemos silenciar que aquella es el producto de un estado de rebelión latente en el pueblo, desde que la reaccion septembrina lo sumió en la miseria y lo despojó de su derecho.

LOS RESPONSABLES

Unicos responsables de la sangre que se ha derramado entre hermanos, son los que hace tres años quebrantaron el principio de autoridad, los que fundaron en la violencia un gobierno de oligarquia, los que anularon escrutinios, los que vetaron candidaturas, los que falsifican registros electorales, los que se apartan de la Ley, los que suprimen, en fin, las normas del régimen representativo. El manifiesto oficial afirma que las libertades politicas están aseguradas por él para todos los ciudadanos, al propio tiempo, que, en acuerdo de ministros ordena poner bajo su puño a la Convencion Nacional, y soldados del ejército se presentan a prendernos en nuestro alojamiento pacífico de Santa Fe, sin orden judicial ni presidencial, trasladándonos a nuestros actual presidio bajo custodias armadas. Pero la más evidente contradicción del manifiesto oficial se advierte cuando que la Nación, (es decir el gobierno) “no tolerará el retorno del régimen caído definitivamente el 6 de septiembre”, o sea que este gobierno de pregonada libertad se erige en tutor del pueblo y adopta los métodos de la anterior dictadura.

Afirma tambien el manifiesto que rehuímos el comicio porque no estamos seguros del triunfo y que buscamos por la revolución la posesión del poder. Todo el pueblo argentino sabe que esto no es verdad.

Si los dirigentes del radicalismo buscáramos la posesión del poder, estamos seguros de que nos dara en comicios la mayoria popular que nos acompaña. Nuestra abstencion traduce nuestro desinterés, planteando una lucha entre las fuerzas morales de nuestro ideal y la fuerza fisica del poder que nos oprime y que no nació de comicios libres

Si en esta lucha la UCR tuviera que ir un dia a la acción armada, afrontariamos ante el pais y ante la historia la responsabilidd del alzamiento, seguros de nuestra justicia y sabemos que ese alzamiento seria una formidable conmocion nacional que, aun derrotada, en la accion honraría a sus autores y lograría sus resultados en el orden moral.

Hace nada más que seis meses un manifiesto del Comité Nacional sobre los proyectos de contra-reforma electoral presentados por el gobierno, le advirtió que subversiones esporádicas y espontaneas habrian de realizarse fuera de nuestro contralor y esos presagios se están cumpliendo.

SITUACION DE ANGUSTIA

Hoy podemos repetirle lo mismo, porque el estado de angustia, de miseria y de protesta reinante en el corazón del pueblo, va siendo cada día mas extenso y peligroso. Las autoridades de la UCR han querido disciplinar y conducir esos anhelos populares, mediante su reorganizacion y su predica, para bien de la Republica, y es el gobierno quien se obstina en quebrantar nuestra accion constructiva.

El regimen imperante teme nuestra accion organizada y jerarquica, porque sabe que si el radicalismo fuera a los comicios arrollariamos en los escrutinios y que seria igualmente invencible en otros terrenos.

El manifiesto oficial pretende, finalmente, relacionar los sucesos revolucionarios del 29 de diciembre y el voto de la Convención, como partes integrantes de un mismo plan; y este es otro de sus absurdos.

Demostrada ya la naturaleza de dichos sucesos, ajenos a nosotros, tampoco hay relacion logica posible entre ellos y el voto de la Convención, puesto que lo resuelto se reduce a tres articulos: primero, el mantenimiento de la abstencion electoral que estaba en vigencia desde hace dos años, despues que el partido fue a comicios y vio anulados sus escrutinios y vetados sus candidatos; segundo, el carácter “activo” de dicha abstencion que por si se aclara cuando dice: “para explicar al pueblo los motivos de nuestra actitud, fundada en el anhelo de restituir a la Republica la normalidad constitucional”; y tercero, la autorizacion a la Mesa Directiva para convocar urgentemente a la Convención Nacional si se modificaran las circunstancias que activan la abstención. A este elevado pronunciamiento de una asamble de patriotas, el gobierno ha respondido con nuevos actos de fuerza y palabras de difamación, en una actitud irritada, que, desde la cárcel, entregamos al juicio de la opinión pública.

EL PORVENIR

Cualesquiera que sean las pausas y dilaciones que la fuerza imponga a nuestra empresa, nuestra empresa ha de reanudarse para llegar al éxito, porque nos inspira un ideal inmarcesible que viene del fondo de nuestra historia, y sabemos que no estamos empeñados en una simple lucha politica sinó en una labor de trascendencia para el porvenir del pueblo argentino. La crisis moral y economica que hoy aflige a las naciones civilizadas del mundo, pudo ser menos grave en nuestro pais si al frente DE MI GOBIERNO hubieran estado, no el odio sectario ni el engreimiento egoista, sino la amplia vision de solidaridad argentina, que permitió a los grandes estadistas de nuestro pasado sortear las más arduas crisis mediante los aciertos de la inteligencia previsora y del patriotismo abnegado. Crea la Nacion que si alguien trabaja hoy por conservar el acervo de sus mejores tradiciones para apaciguar al pueblo dándole lo que legitimamente le corresponde, por superar la crisis nacional mediante soluciones de justicia, es esta enorme fuerza popular congregada en la UCR que nada ni nadie podrá destruir, porque respode a una necesidad del pueblo argentino, para su propio equilibrio politico y su pacifico desenvolvimiento social.

FE EN LA ACCIÓN

Las cárceles, confinamientos y vejámenes que hoy se nos imponen con una prolijidad privada de todo grandeza, no nos afligen personalmente; pero sí nos aflige la paulatina caída de nuestra patria en un régimen de violencia que va tornándose crónico, y cuyas consecuencias no tardará en sufrir toda la sociedad argentina. La persecucion sistematica al gran partido que interpreta, organiza y conduce la conciencia popular, puede llegar a la extincion del espiritú cívico o a una catastrofe social de la que los perseguidores del radicalismo serán los únicos responsables. La UCR alienta en la tradicion argentina y busca el bienestar de todos en la justicia y en la paz. Arrojando nuestro partido, las masas desorganizads y heterogeneas quedarían en sus desesperacion frente a la represión tiránica. La tragedia nacional puede así facilmente preverse y tal habrá sido la obra de nuestros perseguidores.

Los radicales que suscriben esta declaración son las autoridades de la UCR, miembros de su Mesa Directiva, de su Convencion Nacional de sus comités de varias provincias; representan la voluntad de 500 mil afiliados y son los únicos que tienen el derecho y el deber de hablar en estos aciagos momentos del partido ante la patria. Nos habiamos reunido en Santa Fe para una Convención memorable cuyas actas y resoluciones serán oportunamente publicadas, para que la Nación conozca cuál fue el espiritú que allí nos inspiró. Al concluir, esa obra civica hemos sido presos y, desde la cárcel, con la conciencia serena y libre, nos dirigimos a nuestros correligionarios y a todos los habitantes del país, para enviarlers, una vez más, el mensaje de la verdad y de la esperanza.

ISLA MARTÍN GARCIA, ENERO 6 DE 1934.

(Fdo.): MARCELO T. DE ALVEAR – ADOLFO GUEMES – JUAN C. BOATTI – ENRIQUE M. MOSCA – HONORIO PUEYRREDÓN – RICARDO ROJAS – JUAN O'FARREL – MARIO GUIDO – ANDRES FERREIRA – JOSÉ LUIS CANTILO – CALIXTO RODRIGUEZ – ANTONIO HIRIART – DELFOR DEL VALLE (hijo) – JOSÉ M. MARTINEZ – JOSÉ VICTOR GUILLOT – FEDERICO LEZICA ALVEAR – OBDULIO SIRI – JOSÉ A. PECO – MARTIN IRIGOYEN – ANTONIO HABICHAIN – N. ALSINA – ROQUE L. SUAREZ – JOSÉ V. NORIEGA – MARIO LARRAYA – E. BAVIO – ERNESTO ALSINA – S. BALCARCE – ANTONIO CISNEROS – ALFREDO BOUQUET – MANUEL BRUNO – A. DE LOS HEROS – J. ONZARI – E. BUSANICHE – M. SALLARES – Fed. CASANOVA – E. TORMEY – ALFREDO RAMOS – A. GUERRERO – Etc., etc.







Fuente: “Desde Martín García, a nuestros correligionarios y al pueblo de la República” manifiesto de los detenidos en la Isla Martín García luego de los sucesos de la revolución radical en Pasos de los Libres, Corrientes el 29 de diciembre de 1933, 6 de enero de 1934.

Leer más...

miércoles, 5 de enero de 2022

Juan Carlos Pugliese: “Recoger lo que se siembra” (mayo de 1986)

¡Qué podemos criticarnos luego de una trayectoria tan larga, en la que los acontecimientos nos condicionan permanentemente en el transcurso de una vida en la que siempre, sucesos ajenos determinaron de alguna manera, nuestra conducta!

Aunque personalmente me cuesta hacerla, siempre es posible esa autocrítica. Permanentemente reflexiono con los jóvenes, y de la oposición despiadada que nos están haciendo recogemos todo lo que hemos sembrado. Nosotros fuimos demasiado intransigentes desde la oposición y así como en los años 30 peleábamos denodadamente contra el fraude, sin tratar quizá de comprender qué había detrás de ese fraude, luego con el advenimiento del peronismo no tratamos de comprender la esencia de ese movimiento de masas que irrumpía en la vida argentina.

Ni siquiera intentamos interpretar ese fenómeno, nuestra oposición era cada día más virulenta y así nos fue. En cada elección, Perón nos ganaba por una mayor diferencia de votos.

Es por esto que en cada oportunidad que tengo que conversar con los peronistas jóvenes, con los que quieren renovar al peronismo, insisto en ese ejemplo. La oposición no debe ser feroz y el gobierno - pero sobre todo la Nación- necesitan un peronismo fuerte, unido, coherente que represente una alternativa real.

Tras los acontecimientos de 1966, cuando nuevamente fuimos derrocados, comenzó el radicalismo una verdadera introspección. Examinamos esos fenómenos con Ricardo Balbín, desmenuzamos una realidad política compleja como la de hoy y comenzaron aquellos saltos de cerco que muchos descalificaron y que estaban sembrando las semillas de este nuevo radicalismo cuyos frutos supo aprovechar un dirigente joven y talentoso como Alfonsin. Estoy seguro que sin aquellas actitudes -calificadas como complacientes por encumbrados correligionarios- nuestra victoria de 1983 no se hubiera producido. Es un fenómeno de proporción inversa: a mayor dureza en la oposición, pareciera corresponder un mayor crecimiento del partido que está en el gobierno. Sin embargo, el mejor trato que hoy pedimos, no lo dimos cuando fuimos oposición.

Todo fue distinto de 1973 a 1976. Entonces, pese a las circunstancias, hicimos lo imposible por evitar el golpe. Recordemos aquellos célebres cinco minutos de Ricardo Balbin.

Hoy necesitamos tomarnos tiempo para reflexionar y dejar ese terrible exceso de retórica generado en torno de la tan zarandeada unidad nacional. La herencia cuyo peso sobrellevamos hoy gravita sobre radicales y peronistas, y mi autocrítica en este punto se hace más general ¡No supimos construir el país que queremos!

En política nunca se deben poner todos los huevos en un solo plato a no ser que ese plato sea el propio país. A tal punto creo en esta afirmación que ya ni siquiera me considero un hombre del radicalismo, sino un hombre del partido, sino un hombre de la Nación, porque parafraseando a Nicolás Avellaneda, nada puede haber por encima de sus propios intereses.






Fuente: “Recoger lo que se siembra” Juan Carlos Pugliese | Unión Cívica Radical – Autocritica. En “CRISIS 2° ÉPOCA N° 42”, Mayo de 1986.


Leer más...

sábado, 1 de enero de 2022

Ricardo Barrios Arrechea: "El 73" (6 de septiembre de 2020)

Derrotado por sus propias falencias, el gobierno militar que derrocó al presidente Illia en 1966, comienza en la década del 70 a resucitar la política. En Misiones, el radicalismo había gobernado en el 63 de la mano de don Mario Losada padre. Sus ministros y principales colaboradores eran la Generación Intermedia. Nosotros, los recién llegados, éramos como los nietos.

Veníamos los jóvenes, Nueva Idea Radical (y viejas mañas, decía don Mario) de ganarle una furiosa interna a la Generación Intermedia, lo que de hecho bloqueó las naturales candidaturas de los aspirantes que venían del 63. Una cosa era ganar, y ganar nomás…Pero no queriendo ser don Mario candidato natural a gobernador, dejamos sin postulante al partido.

Vivía yo en una vieja casa en la calle San Lorenzo. La casa era de adobe modelo chorizo. Techo alto, capa de barro aislante y tejas, que por roturas y acumulación de agua, como si tuviera una cisterna de llanto tardío, paraba la lluvia, sol afuera y adentro en las piezas chaparrones aislados. La casa tenía una galería donde se reunía Nueva Idea Radical: Marito Losada, Caballo Velázquez, Mariano Balanda, Lili Rodríguez, Teodorico Krieger, Lucho Barrios , y ahí nomás. En el interior sí éramos fuertes. En casi en todos los pueblos, buenos dirigentes jóvenes y representativos. Cleto Rauber en Puerto Rico, Pepe Oswald en Concepción, Alejandro Falsone y Pibe Queiroz en Eldorado, Sábato Romano en Oberá, Moncho Closs y Pretto padre en Aristóbulo, y “viejos” radicales en cada municipio. Había un plus siendo médico en aquel tiempo; sería por eso que sin candidato a la vista, con una elección perdida de antemano, es que Lili Rodríguez dice “ y por qué no vas vos Cacho…”. Breve silencio, no aparecen objeciones ni alternativas, y antes de que alguno pinche el globo, el tal Cacho dice “y por qué no”.

Pensando retrospectivamente, si no hubiese sido médico me hubiese sido muy difícil llegar a gobernador, más aun siendo radical. El candidato peronista arranca con un 30% en el bolsillo. El candidato radical pica de abajo, apenas un puñado y en un solo bolsillo.

En el consultorio aprendí a conocer el alma de la gente. Atendía con rigor pero me compenetraba mucho en la parte humana. Me encantaba conversar, preguntar, ir más allá de la enfermedad, saber que el dolor no es solamente físico o que solamente se cura con medicamentos. Cuando el paciente percibe que el médico lo escucha, el consultorio se transforma en un confesionario. Es una sala sellada, confiable e intimista para que brote lo de adentro… y el dolor se divide, se aliviana, la otra mitad va a la espalda de “su” doctor.

Esa noche arrancamos sin candidato y terminamos con uno elegido por nadie. En el seno del partido en serio fue aceptada la idea y ungido el nobel candidato. Tenía 38 años. Perón recién había vuelto del exilio y el país se tiñó de peronismo. El frente peronista abarcaba todo el arco político. La fórmula era Cámpora-Solano Lima, y en lo local Irazábal-Ayrault. En la otra esquina, la UCR, sola como indio malo, con Balbín-Gamond, y Barrios Arrechea-Falsone en la provincia. Peso pesado versus peso liviano. Un verdadero acto de irreverencia, de audacia, y después supe: de inversión a futuro.

Y se largó la campaña. Se terminó la joda, ahora hay que bancar la candidatura de a pie y sin metal. Lo único que teníamos era el slogan, “Ponga 38 años en el gobierno”, y un afiche blanco y negro amateur. Vale recordar que el ambiente era denso y la violencia mandaba en el país; las bombas estallaban, mataban, mutilaban y los asesinatos políticos llegaron al pico de diez por día. Por un lado, la Triple A, de López Rega, y por otro, Montoneros y el ERP. Plomo va, plomo viene.

No recuerdo el discurso ni el contenido, sí que no era contra el peronismo. Creo era distinto y progre, de empatía con el interior y fresco de lenguaje a la usanza local. Tenía el aporte del consultorio; el discurso entraba por las orejas, hacía escala en el corazón y salía por la boca. La escala en el corazón emocionaba al que hablaba, hacía latir las palabras y contagiaba, seducía al escucha. La otra pata imprescindible era la convicción. Sin convicción, el discurso era una planicie pareja para el olvido. Con emoción y convicción, un electrocardiograma encendido y un masaje al corazón del público. El comentario venía después: “El acto estuvo muy bueno”, “y qué dijo”, “no me acuerdo, pero habló lindo el hombre”. Y así era, del micrófono salía lo que pensaba la gente y hablaba en su casa, en la placita, en la chacra o en la cancha. No había mucho esfuerzo intelectual

Recorrimos la provincia de punta a punta, sólo recuerdo algunas cosas puntuales. En una gira por el Alto Uruguay, había que pasar el Acaraguá en balsa a Maroma. Un cable de orilla a orilla, la balsa enganchada y a muke se cruzaba traccionando. Le dijimos al balsero que volvíamos a la noche y que nos espere del lado que nos dejó. No hay problema. Vengan nomás…y vinimos, pero la balsa nos miraba desde la otra orilla. El compañero balsero se hizo humo. Mientras discutíamos qué hacer, mi hermano Arturo y Sábato Romano se tiraron al agua, meta brazada, y volvieron con la balsa a recoger correligionarios. Buena señal pensé, ni nos están por atajar me ilusionaba (Ricardo Argañaráz, “no hay candidato que por un momento no se crea ganador”).

En una oportunidad, fuimos a Cerro Corá, del acto no me acuerdo, sí que había habido un degüello días antes. Mucho me insistieron que fuera a ver a un chamán/curandero para reforzar la campaña. Una casa vieja deshabitada. En una pieza penumbrosa y descascarada, el hombre y una silla en medio de la sala. Entramos con Mariano Balanda, a quien hace retirar con amortiguada energía. Mariano sale. Me indica sentarme, me siento, da un giro y se pone detrás. Soledad completa, solo el mago, la silla, el candidato y el silencio. No sé si los degollados alcanzan a gritar, pero igualmente hubiera sido tarde. Me pregunta desde atrás, “usted cree en el vencimiento”, “y sí, bastante”, “pero cree o no cree “, sin escapatoria alguna frente al juicio final; “sí, pausa, creo”. El aire denso se disipó y el chamán soltó con furia: ”Entonce le voy a maniatá a lo peronista”. Y mi alma, que ya enfiló para el cielo, volvió transpirando al cuerpo.

Otra fue en Dos de Mayo, en el hotel Alex, pegado a la ruta 12, de tierra todavía. Lluvia de varios días. Salón, más bien saloncito. La concurrencia cabeza rubia y algún morocho que otro. Habla el de Posadas. La gente atenta con la oreja puesta en el discurso. A los lejos se escucha el zumbido de un camión como una música de fondo. Pero el discurso ocupaba la sala. El camión se aproxima lento, pero ahora bramando. Subo el tono. El camión en la curva misma de lo de Alex, pegado al saloncito, se empantana y se entabla una lucha bruta ente el motor y el barro; las orejas se direccionan al suceso… mi discurso se va apagando y ya nadie me da pelota. La empantanada entra al salón. Ruge el motor queriendo asesinar al barro; la muñeca mete primera y segunda en un solo paso, de ahí marcha atrás para el balanceo y primera de vuelta. El motor toma el micrófono, gruñe, gime, llora, bufa… ayyy sale, pero no, la gente hace fuerza, algunos se levantan de sus sillas y las paredes no vibran porque no pueden… Ya sale, las manos cargadas de aplausos para el discurso se guardan para el camionero, y de pronto crack… silencio total… y un polaco lo quiebra, “cagó el palier”. Explotó la risa… y cagó mi reunión.

Las elecciones.

Primera vuelta; PJ 51.433; UCR 37.237; Tercera Posición 29.297

Segunda vuelta: PJ 82.108; 60,13 %; UCR 54.450; 39,87%.

Finalmente: la UCR aguantó la avalancha peronista. El peronismo engulló a Tercera Posición. Y yo volví a mi consultorio…






Fuente: “El 73” por el Dr. Ricardo Barrios Arrechea, ex candidato a gobernador para las elecciones de 1975 y gobernador de la Provincia de Misiones (1983-1987) para el Diario El Territorio, 6 de septiembre de 2020.

Leer más...

jueves, 23 de diciembre de 2021

Fernando de la Rúa: "Los peronistas son tremendos para la traición, pero los radicales también" (16 de julio de 2016)

La cita es en un departamento en la avenida Alvear, en un living cuya decoración denota buen gusto. La pequeña biblioteca permite pensar en la existencia una más grande en algún otro lugar de la casa, pues la cantidad de libros que está allí no es la que uno se imagina que debe tener el ex presidente Fernando de la Rúa en su colección personal.

Cuarenta minutos de espera permiten observar todo: Jorge Luis Borges, La Ilíada, Miguel Cané, José Mármol, Arthur Conan Doyle, Carlos Ruiz Zafón, José Ignacio de Gorriti, dos álbumes familiares encima de la mesa ratona, uno se llama El viaje de Sol con los abuelos a París. Una mesa bar con botellas de whisky, un balcón, dos pinturas, una escultura de una cebra debajo de una mesita de vidrio. Mientras, Jorge, la persona que me abrió la puerta, me cuenta que es de Quilmes y que hace diez años que trabaja con el ex Presidente.

Aparece De la Rúa, que ya tiene 78 años. De joven, experimentó un acercamiento a la política, pues su padre fue ministro del gobernador de Córdoba Amadeo Sabbattini. A los 18 años, se afilió a la Unión Cívica Radical (UCR), se recibió de abogado y obtuvo de forma democrática los cargos a los que todo político desea acceder. Fue una vez diputado nacional y tres veces senador nacional, fue el primer jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y fue presidente de la nación.

En el medio de la entrevista suena el teléfono, De la Rúa atiende: "Hola. ¿Recibiste los libros? Dale uno al padre. Fue un placer estar con ustedes. Hasta luego".

En 1973 fue candidato a vicepresidente de Ricardo Balbín, cuando compitieron contra Juan Domingo Perón. ¿Qué recuerdos tiene de esa campaña?

—(Sonríe) Tiene un momento previo que es el triunfo en la elección de senador en la segunda vuelta, donde le gané a la fuerza de Perón. Fue la única elección que ganamos al peronismo. De ahí a que la Convención me eligiera candidato a vicepresidente para acompañar a Balbín. Fue una gran experiencia, pero muy dura. Yo venía de ser ganador y pasé a tener que perder frente a Perón, que ejercía un liderazgo indiscutible.

¿Preveían los resultados?

—Sí, porque el peronismo venía de ganar con Héctor Cámpora por el 49 y medio por ciento de los votos, y con Perón ganó por el 62. Recorrimos todo el país con Balbín, pero sin perspectivas de triunfo. Además, era imposible en el país de ese tiempo que se diera vuelta la elección del mes de marzo cuando el peronismo ya había ganado.

Sin embargo, emprendieron la campaña igual.

—Sí, porque es un principio republicano. La legitimación democrática viene de la competencia.

¿Por qué, en 1993, se opuso al Pacto de Olivos?

—Porque era una vergüenza; era una reforma constitucional para posibilitar la reelección de Carlos Menem. Modernizó algunas cosas que igual ya estaban aceptadas por la jurisprudencia y lo único práctico fue reconocer la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires. En lo demás, fracasó, como la elección del tercer senador o el Consejo de la Magistratura.

Su relación con Raúl Alfonsín tuvo muchas idas y vueltas. ¿Cómo se llevaban?

—Éramos amigos, yo lo quería mucho. Yo estaba en las filas de Balbín, así que, cuando él lo enfrenta a Balbín, quedamos en bandos opuestos. Pero eso no impedía ser amigos. Después, cuando fue la fórmula Balbín-De la Rúa, todos piden que sea Balbín-Alfonsín, pero Alfonsín no quiso. Yo acepté, pero lo fui a ver a Alfonsín, precisaba su consenso. Tenía gran respeto por él, más allá de que fuera mayor que yo. Y con el paso del tiempo tuvimos buena relación, pero militando en distintos sectores. Después, cuando la elección de 1983, ahí sí yo fui precandidato a presidente y él ganó la interna. Mejor dicho, yo renuncié al poco andar. Él me había ofrecido que lo acompañara como vicepresidente, pero no se pudo. Cuando uno es candidato, lleva consigo a mucha gente que no se la puede abandonar. Y él me ofreció ser candidato a senador. Después, su renuncia anticipada a la Presidencia y el Pacto de Olivos, que fue algo divisorio, como dicen hoy, una grieta. Así fue en el partido.

¿Antes de asumir como presidente, en 1999, cuál fue el mayor desafío que se presentaba en Argentina?

—La falta de trabajo. Queríamos reactivar la economía para que hubiera trabajo. Para eso, pensamos que reducir el déficit era necesario y esto costaba. Son dos criterios: reducir el déficit con la austeridad o aumentar el déficit y expandir el gasto. Comparo: nosotros aplicamos el primer criterio, hoy Mauricio Macri está eligiendo el segundo. Habla de obras, de inversiones. Falta ver si la plata alcanza.

Recién habló de austeridad. Sin embargo, cuando el entonces ministro de Economía Ricardo López Murphy hace su propuesta de reducción del gasto estatal, no tuvo el apoyo necesario y debió renunciar a los pocos días.

—¿El apoyo de quién?

El apoyo social.

—Eso porque cometió el error de no hacerme caso y tocar cosas de la educación. Y la educación es algo muy sensible. No era grave, él decía que el fondo de la Carpa Blanca lo pagara cada provincia, como decía la ley, y que la universidad, que tenía un crédito de cien millones, lo cancelara, o que no se renovaría. Nada más. No fue nada importante. Pero ya venían mal pintadas las cosas.

¿Mal pintadas por qué?

—Porque el Fondo [Monetario Internacional] no nos ayudaba; quedamos con pocos recursos y esto se sentía. Un país que está con deuda necesita el crédito, y si los organismos internacionales te cortan el crédito, te falta la plata. Entonces, esas carencias se notan en el clima económico y en el salario.

¿Previó que iba a haber penurias económicas o fue sorpresivo?

—Sabía que la devaluación de Brasil iba a influir, que la convertibilidad a largo plazo era un problema, que Menem dejaba una gran cantidad de deuda externa con vencimientos concentrados en el 2001 y que costaría mucho salir adelante. Teníamos ayuda del Fondo hasta que vinieron los republicanos y esto cambió. Empezaron a ahogarnos y a querer mostrar con el ejemplo del rigor contra Argentina su adhesión al principio del riesgo moral.

A fines de los noventa había una variedad incontable de problemas. ¿Cree que, de haber sido electo presidente en 1983 o vicepresidente en 1973, hubiera sido más simple gobernar?

—Ningún momento ha sido fácil en la historia del país. En 1973, de haber llegado al Gobierno acompañando a Balbín como vicepresidente, yo no hubiera estado en la dirección del Gobierno, pero igual hubiera sido difícil para Balbín. Había mucha contra del justicialismo, violencia, poder sindical y una economía en crisis. Tanto que no olvidemos que el Gobierno de Perón termina con Isabelita y una reforma económica a cargo del ministro [Celestino] Rodrigo que provoca manifestaciones populares, la renuncia de [José] López Rega y hasta que, al final, derrocamiento de Isabel. Después, cuando fui precandidato con Alfonsín, esa era buena época, porque había ideas de una refundación de la república. Entonces, había valores institucionales que poner en práctica. Igual, el endeudamiento del país era grande y la recuperación de la economía no era fácil. Pero Alfonsín hizo mucho. De modo que son momentos y etapas. Siempre uno piensa que podrá corregir las cosas, aquí en 1999 pensamos que era posible. De hecho, la "Carta a los Argentinos" de la Alianza, un año antes, a fines de 1998, era muy optimista. Yo la suscribí y creía en eso. Después vino la devaluación de Brasil y eso fue la primera complicación.

Conociendo el legado menemista, ¿cree que usted era el hombre que necesitaba Argentina en 1999 para conducir al país?

—Sí, seguro. Eso es lo que le dije al pueblo argentino y era así. Porque yo quería restablecer el respeto a las instituciones, el respeto entre las personas y el respeto a la libertad de prensa. El extremismo en el respeto a la libertad de prensa me jugó en contra, porque los programas cómicos de Marcelo Tinelli deterioraron la imagen y la autoridad del Presidente.

¿Tomó acciones legales al respecto?

—No.

¿Por qué no?

—Por respetar la libertad de prensa.

¿Fue sorprendente la renuncia de Chacho Álvarez?

—Sí, no la esperaba. Pero había un problema previo. Él venía mal de ánimo por la tapa de una revista; nunca pensé que eso resultaría en una renuncia. De hecho, él no invoca la tapa de la revista para renunciar, sino llevarse mal con [Alberto] Flamarique e invoca difusamente la cuestión del Senado. Fue todo un invento, un disparate, algo que nunca existió. Y por no querer ir al fondo de las cosas y no ser solidario con el Gobierno para averiguarlo, produjo un daño enorme. Una inmadurez total e infantil. Quiso revestirla de defensa de principios morales y fue una payasada, porque el hecho resultó falso.

¿Cree que Chacho sospechaba lo que iba a suceder?

—No, porque uno no imagina esas cosas. Yo no tuve la sensación de que tenía que renunciar hasta el 20 de diciembre. Cierto, uno piensa en respeto a la institucionalidad. Había rumores, antes, de que el peronismo quería venir por todo. No creí en ello y al final lo hicieron. Pero Chacho se sentía mal con la situación económica. Le gustaba que la gente lo reconociera y lo aplaudiera, y, cuando las cosas son difíciles, hay que ponerle el pecho, y no fue capaz de hacerlo. Buscó un pretexto que le diera un cierto vuelo moral a su renuncia.

Cuando el 19 de diciembre de 2001 anuncia por televisión el estado de sitio, nombra a "grupos enemigos del orden y la república que aprovechan para sembrar discordia y violencia, creando caos que les permita maniobrar para lograr fines que no pueden alcanzar por la vía electoral". ¿A quiénes se refiere?

—Ya no me acuerdo. Pero sí me acuerdo que fue un error que yo diera la información sobre el estado de sitio. Eso estaba dispuesto que lo hiciera el ministro del Interior, que no lo encontré después para que lo comunicara y al final lo hice yo, pensando que a la gente, que estaba atemorizada por la violencia, eso le daría tranquilidad. Pero la gente entendió que era frente a las protestas económicas y por eso el cacerolazo. Fue un grave error de apreciación política.

¿Cree que, de haberlo hecho el ministro del Interior, hubiera sido diferente?

—Sí, porque quedaba como una cosa institucional del Ministerio. Yo representaba, en cambio, todo el Gobierno. Incluso ni una información hacía falta: dar a conocer una copia del decreto nada más y no usar la cadena.

¿Se arrepiente de algo más?

—De varias cosas me arrepiento, sí. De haberle aceptado a [José Luis] Machinea el aumento del impuesto a las ganancias y las rebajas de sueldos a los puestos más altos de la administración. Fueron malos mensajes.

¿Por qué fueron malos mensajes?

—Porque hay que cultivar el optimismo de la gente. Es lo mismo que los malos mensajes de subir tanto la tarifa eléctrica, que acá los están compensando con otra cosa. Porque te dicen "tarifa eléctrica", por un lado, y "doscientos mil millones en camino", por el otro. Dicen que comunican mal, pero no sé si lo hacen. Porque plantean cosas que generan optimismo; por lo menos, abren las expectativas.

Teniendo en cuenta la reacción del pueblo, ¿cree que a su Gobierno le faltó comunicar mejor?

—Los radicales son muy individualistas. Cada uno cuida demasiado su propio prestigio, en vez de jugarse por el país o por el Gobierno. Entonces, ahí andan con una prudencia injustificada, en vez de decir: "Vamos para acá y nos jugamos la vida". Entonces, no es quién comunique mejor, sino que todos deberían comunicar mejor. Cuando era un problema difícil, nadie quería hablar con los periodistas. Cuando el problema era lindo, todos competían.

En entrevistas posteriores habló de "golpe de Estado civil" en su contra.

—Sí, fue así. [Eduardo] Duhalde ya venía anunciando que él se iba a hacer cargo del Gobierno en diciembre. Se lo dijo a [José María] Aznar en España y el señor Hugo Anzorreguy me lo relató en Estados Unidos. De modo que él [Duhalde] estaba ya preparado y planificado para hacerse cargo del Gobierno. Contaba con el apoyo de algunos radicales y movilizaron a gente para ocupar la Plaza de Mayo y traer violencia. Son los verdaderos culpables de lo que pasó ahí.

Cuando Macri asumió como presidente usted se sentó al lado de Duhalde. ¿Intercambiaron palabras?

—Sí, yo lo saludo, no tengo problema. Lo he llamado por teléfono. No obro por rencor ni el hecho político me impide saludarlo o respetar a la gente. Creo que es un episodio. Él lo niega y yo lo creo. Así que, mientras tanto… Yo no hablo mal de él en otros aspectos, salvo esto.

¿Tuvo la oportunidad de hablar de lo sucedido en diciembre de 2001 con Duhalde?

—No, él públicamente me responde que no es cierto, que es falso. Pero yo tengo el testimonio de Aznar, con quien estuve en España y me dijo: "Pero si aquí estuvo Duhalde y me dijo en noviembre que en diciembre se hacía cargo del Gobierno". Y que él le contestó: "¿Pero cómo? Si está De la Rúa, que es amigo mío". Después, cuando los periodistas le preguntaron a Aznar, no lo desmintió.

Entonces, ¿por qué renunció?

—Porque el radicalismo ya me dijo que no veía más opción que la renuncia. Entonces, solo por aquí, solo por acá, era imposible ejercer el Gobierno. El Fondo Monetario en contra, los partidos populares aliados a él, sin apoyo del Parlamento, pidiéndome la renuncia, unos con violencia en la calle, otro por teléfono.

¿Quiénes por teléfono?

—(Carlos) Maestro, que era senador radical y presidente del bloque. La información me la dio por teléfono: que no quedaba otra solución que la renuncia. Entonces, cuando te dejan solo, yo no me voy a sentar en la punta de una bayoneta para quedarme en el Gobierno.

¿Qué porcentaje de culpa tiene el radicalismo que no lo apoyó y la oposición, y cuánto sinceramiento a la culpa propia se otorga en su renuncia?

—Si yo pudiera resolverlo por las matemáticas, no habría renunciado. Porque eran 1.200 los que se manifestaban en la plaza. Fue más presión política que popular. Esos eran mandados a ejercer violencia. Mil personas no son bastante para cargarse un gobierno si tiene la solidaridad del Parlamento, del propio partido, un poquito de comprensión, si no tiene la televisión en contra, la industria, sectores de la Iglesia.

¿Sigue afiliado a la UCR a pesar de no haber tenido el apoyo necesario en los momentos de crisis?

—Sí. Nací en un hogar radical, voy a morir radical. El radicalismo no depende de los que apoyen, critiquen o defiendan, depende de lo que yo sea y sienta. Y me siento parte del proceso histórico y sigo siendo leal, a pesar de que estas conducciones actuales han querido expulsarme y no han podido.

Usted era de las filas de Balbín. ¿Con qué sector del radicalismo actual se siente más identificado?

—El radicalismo quedó todo siguiendo el liderazgo de Alfonsín. Era una gran figura histórica no respetada después de su salida del Gobierno. Si era candidato, perdía; si lo veían, lo agredían. Pero fue altamente reconocido a su muerte. Triste que sea la muerte lo que dignifique a las personas. Todos lo extrañamos, porque tenía siempre una palabra clara y era frontal.

Desde el Pacto de Olivos y la crisis de 2001, la UCR no ha encontrado el rumbo.

—Fue terrible el Pacto de Olivos. La única recuperación fue la que yo les di ganando la Ciudad de Buenos Aires, y después la Presidencia. Y lo increíble de nuestro partido es que, habiendo logrado la Presidencia, ayudan a voltearla. Después de ahí es muy difícil recuperarse. Les viene bien echarme la culpa a mí, pero si yo fui el único que los levanté.

¿Cree que es posible que la UCR vuelva a posicionarse como oposición al peronismo?

—Sí. Falta un liderazgo natural, capaz de ganar elecciones. No digo que sea yo, que gané todas las elecciones en que me presenté.

¿Por qué cree que el peronismo sigue vigente a más de 40 años de la muerte de Perón?

—Hay un sentimiento popular que los favorece y un modo de hacer política que les da mucha presencia territorial en el país. Pero no quiere decir que ganen siempre: Alfonsín y yo le ganamos al peronismo.

El peronismo tiene un mensaje telúrico que llega a muchos. Y el radicalismo se apoya mucho en individualidades. Un amigo me decía: "El peronismo es desordenado y a la vez disciplinado; donde hay un peronista hay un soldado. En cambio, donde hay un radical, ahí hay un coronel". Es decir, va a ver primero si hace lo que se debe hacer, hay mucho individualismo. En cambio, en el peronismo hay más colectivismo.

¿Más leal?

—No, son tremendos para la traición. Nosotros los radicales también (risas).

Pero los peronistas siguen siendo leales a quien tiene poder.

—El senador [Augusto] Alasino, al declarar en el juicio del Senado, decía: "Los peronistas somos así, el que está arriba puede ser de derecha, extrema derecha, de izquierda o extrema izquierda, nosotros lo vamos a seguir. Somos verticalistas y donde vemos poder… es como la sangre para los tiburones, ahí vamos todos".

Macri ganó las PASO en la interna de Cambiemos y ganó las elecciones presidenciales. ¿Cree que el PRO puede posicionarse como la fuerza opositora al peronismo, desplazando a la UCR?

—La UCR, por ahora, está dentro del Gobierno, así que esto es una evolución de las fuerzas internas. La misma pregunta se hacían muchos radicales: si el Frepaso [Frente País Solidario] podía absorber al radicalismo. ¿Para qué anticipar juicios? Hay que ver. Lo que sí, los ministros radicales tienen que acertar, hacer las grandes propuestas, ser ejemplares y ayudar a crear nuevos liderazgos.

Durante su campaña electoral de 1999, parte de su propuesta era frenar la corrupción y unir a los argentinos, muy similar a la propuesta de Macri durante su campaña electoral. Además, muchos ministros actuales fueron también ministros durante su gestión. ¿Ve más similitudes entre ambos Gobiernos?

—Sí, hay muchas. Pero ellos no quieren estas similitudes. Nosotros todavía arrastramos una carga por el final. Y muchas diferencias también. La mayor diferencia, ojalá tengan éxito, está en este despliegue de proyectos de gasto público que, si logran hacerlo, reactivará la economía. Y si no les alcanza la plata, habrá que lamentarlo.

¿Cómo ve el futuro de la Argentina?

—Si seguimos así, en orden y respeto —en definitiva, lo mismo que quise hacer yo con la Alianza y no me dejaron, que es lo que quiere hacer Macri y por ahora puede hacerlo—, el futuro es extraordinario. Es para ser optimista y tener esperanza; las potencialidades argentinas son elevadas. Hay que crear las condiciones de seguridad para que la inversión venga y se quede, para que las empresas puedan funcionar, los sindicatos ayudar y todos sentirnos integrados. El Plan Belgrano Norte puede ser extraordinario si se lo hace como una integración de toda la región norte latinoamericana, no sólo de Argentina, vinculando nuestro norte a Chile, Brasil, Paraguay, Bolivia, y hacer vías de comunicación entre esos países. Entonces, el norte será una potencia. Ahora, si se hace como una cosa menor, como la de poner cloacas o agua potable, eso no va a cambiar nada. Pero hay que tener una visión de integración nacional.

¿Y Macri tiene esa visión?

—Eso es lo que espero de haber creado el Plan Belgrano Norte. Pero veo, por otro lado, noticias que confunden, donde ponen como Plan Belgrano Norte lo que son obras comunes de infraestructura que no responden a esa planificación regional. Por eso, espero una definición de en qué consiste.

¿Cree que el pueblo argentino va a apoyar a Macri?

—Está apoyando. Hay sufrimiento por el aumento de precios y de costos, pero la gente comprende la pesada herencia que ha recibido. La comprende más de lo que entendió la herencia que había recibido yo de Menem. Y eso es una ventaja para Macri.

¿Cree que a Macri le puede suceder lo que pasó con usted? ¿Que su partido no lo apoye y que no lo dejen gobernar?

—Espero que no, espero que no. Pero tantas veces ha pasado que… Acá observo, y es para el aplauso, una gran madurez en la dirigencia justicialista que está en el Congreso. Tienen una gran responsabilidad institucional para ayudar a que salgan leyes necesarias y no extorsionar al Gobierno. Eso es muy valioso.

Voy a terminar preguntándole sobre la imagen suya yéndose en el helicóptero, que es muy fuerte en la memoria argentina. ¿Había otra forma de haberse ido de la Casa Rosada?

—Sí, por abajo, como siempre.

¿Y por qué utilizó el recurso del helicóptero?

—Porque me lo propuso el jefe de la Casa Militar, que no me conocía y me apuró. Yo ya estaba jugado, había renunciado. Me apuró diciendo que no podía estar mucho porque en la terraza no puede estar el helicóptero, y casi sin advertir el significado, subí y me fui. Pero no me escapé, porque me fui a Olivos, que es sede del Gobierno también. De modo que no me pareció… Pero el propio fotógrafo del Presidente sacó la foto que la distribuyó. Linda foto me sacó (Ironiza).



Fuente: Fernando de la Rúa: "Los peronistas son tremendos para la traición, pero los radicales también"por Catalina Bontempo para Infobae, 16 de julio de 2016.

Leer más...

lunes, 20 de diciembre de 2021

Soledad Vallejos: "De la Rúa y las siluetas negras de la quinta de Olivos" (2017)

De la oscuridad del 19 de diciembre, hasta la Residencia Presidencial de Olivos habían llegado ruidos. La protesta sobre la avenida Maipú, la calle Villate, la calle Malaver, crecía al calor de cánticos. Las palabras resultaban confusas, mezcladas con sonidos de cacerolas chocando contra lo que fuera, pero el espíritu que la animaba era inconfundible. El aire transmitía la hostilidad.

El presidente Fernando de la Rua había regresado a la Residencia al crepúsculo, en medio del torbellino que desató su anuncio de que regía el estado de sitio. “Los problemas hay que afrontarlos y eso estamos haciendo”, había dicho en cadena nacional. En minutos miles salieron a la calle, mientras él se cobijaba en la seguridad de Olivos. De la Rua y algunos miembros del Gabinete cenaron el chalet; poco antes de medianoche, el presidente subió a su habitación.

A la 1.30 de la mañana, cerca del muro colorado que protege la Quinta de miradas indiscretas, había sombras.

En las oficinas de Jefatura, a unos 200 metros del chalet donde dormía el matrimonio presidencial, habían quedado rezagados el ministro Hernán Lombardi y su equipo; otros pesos fuertes del Gabinete estaban lejos, en la ciudad, en el Hotel Elevage, agotando negociaciones con gobernadores peronistas. Entonces el ministro vio venir al militar que estaba a cargo de la seguridad de Olivos.

-Ministro, tenemos que evacuar al presidente.

Lombardi no entendió.

-Esa no es mi área, soy ministro de Cultura, Turismo y Deportes -replicó.

-Pero usted es el único ministro acá presente.

-¿Cómo va a evacuar al presidente? ¿A dónde lo llevaría?

-A Campo de Mayo -explicó el militar, en referencia a la casa, ubicada en ese destacamento, que habían usado algunos presidentes de la última dictadura.

-Bajo ningún punto de vista. Es el presidente constitucional de los argentinos.

El militar pidió al ministro que lo acompañara hasta el Comando de Operaciones de Seguridad (COS). Allí, en la construcción que en tiempos de López Rega el padre del propio Lombardi había levantado para que fuese cripta de Perón y Eva, se desplegaban decenas de pantallas. Cada una de las cámaras ubicadas en el muro de la Quinta transmitía allí lo que registraba, y lo que mostraban era grave: los policías bonaerenses encargados de la seguridad del perímetro abandonaban sus puestos. Uno por uno, como llevados por una mano invisible, se retiraban.

-Nos quitaron la custodia -dijo el militar. Señaló otra pantalla-. ¿Ve esa sombra? Fijesé.

Donde se iba un policía, aparecía un hombre sin uniforme. Trepaba el paredón sin demasiado esfuerzo; se sentaba a horcajadas sobre el muro: una pierna dentro y otra fuera de la Residencia Presidencial. Como en un dominó, la escena se repetía en cada puesto de guardia. La Quinta estaba siendo rodeada. En el COS, el cálculo más conservador aseguró que los inminentes intrusos eran unos tres mil, pero alguien sugirió el doble. La previsión era que estaban esperando una orden para saltar muro adentro y aterrizar sobre el césped.

El Ministro habia comprendido.

-Qué hacemos? -preguntó.

-Si usted me da la orden, aunque acá vayan mi honor militar, mi carrera y mi vida, al presidente nadie le va a tocar un pelo -respondió el uniformado.

El precio podia ser caro, porque quienes seguían sus ordenes no usaban balas de salva, sino municiones de plomo. Un funcionario civil que no fuera el presidente no podia tomar semejante decision.

Eran las 2 de la madrugada. En el patio de honor del chalet, entre la galería de columnas y el espejo de agua, los militares habían apostado tres ametralladoras pesadas; tras cada una había un soldado dispuesto a disparar.

El muro era diferente, pero mientras las siluetas siguieran allí, el peligro persistía.

Alguien tuvo un plan B: aparecieron megáfonos. Soldados y funcionarios civiles se los distribuyeron, armaron pequeños grupos. La noche iba a ser larga. Salieron al parque armados solo con eso. Se desparramaron a lo largo de las 32 hectáreas, sin dejar nunca de caminar, mientras advertían:

-¡Señores, sus vidas corren peligro!

En las zonas iluminadas, se alcanzaba prácticamente a reconocer los rasgos de los rostros; en las zonas en sombras, se percibían con claridad las piernas colgando del muro. Funcionarios y militares no iban pegados al paredón, pero sí lo suficientemente cerca como para notarlo. Seguían caminando, esgrimían los megáfonos y anunciaban:

-Hay estado de sitio.

-¡Protesten en otro lado!

Los intrusos no se movían.

Podían entrar en la Quinta en cualquier momento, por cualquier resquicio de sus más de 2500 metros de extensión.

A las 5 de la mañana empezó a clarear. Un poco antes cantaban los pájaros más madrugadores, entremezclados con las voces cansinas que, mediante los megáfonos, seguían alertando a las sombras que no podían estar allí, que si bajaban serían repelidos, que debían retirarse. Sucedió de repente: una tras otra las siluetas desaparecieron. Posiblemente no hayan sido las voces de alarma lo que las había convencido, porque se retiraron tan sorpresiva y coordinadamente como habían llegado.

Soldados y funcionarios civiles miraban sin poder creerlo. Amanecía.

El ministro se abrazó con el jefe militar. Mientras alguien reunía los megáfonos para guardarlos, Lombardi y el jefe de seguridad caminaron hasta el chalet. Las ametralladoras pesadas seguían allí. “Para el presidente, cuando baje, no va a ser amable ver esto prácticamente en su living”, observó el ministro. “Quedesé tranquilo”, dijo el militar. Poco después, los soldados y esas armas habían desaparecido. De la Rua nunca los vio.






Fuente: "Olivos. Historia secreta de la quinta presidencial" de la periodista Soledad Vallejos, 2017.



Leer más...

lunes, 13 de diciembre de 2021

Alejandro Armendáriz: “Juramento y Mensaje del Gobernador de la provincia de Buenos Aires” (11 de diciembre de 1983)

JURAMENTO DEL GOBERNADOR Y VICEGOBERNADOR

Sr. Presidente (Zufriategui) - Corresponde que la Honorable Asamblea, de acuerdo con lo determinado en la cláusula 2°- del articulo 100 de la Constitución, proceda a recibir los respectivos juramentos, siguiendo lo establecido en el articulo 119 de la Carta Fundamental.

Invito a la Honorable Asamblea·y público a ponerse de ple para escuchar los juramentos de los nuevos mandatarios.

-Se ponen de pie la Honorable Asamblea y público.

Sr. Presidente (Zufriategui): -Señor Gobernador electo: os invito a prestar el juramento constitucional.

Sr. Gobernador Electo: - Yo, Alejandro Armendáriz, Juro por Dios y por la Patria y sobre estos santos Evangelios, observar y hacer observar la Constitución de la Provincia, ,desempeñando con lealtad. y honradez el cargo de Gobernador. Si así no lo hiciere, Dios y la Patria me lo demanden. (Aplausos prolongados).

Sr. Presidente (Zufriategui): -Señor Gobernador: quedáis habilitado para desempeñar el cargo para el cual habéis sido electo. (Aplausos).

Señora Vicegorbernador electa: os invito a prestar el juramento constitucional.

Sra. Vicegobernador Electa: - Yo, Elva Pilar Barreiro de Roulet, juro por Dios y por la Patria y sobre estos Santos Evangelios, observar y hacer observar la Constitución de la Provincia, desempeñando con lealtad y honradez el cargo de Vicegobernador. Si así no lo hiciere, Dios y la Patria me lo demanden." (Aplausos prolongados);

Sr. Presidente (Zufriategui): - Señora Vicegobernador: quedáis habilitada para desempeñar el cargo para el cual habeis sido electa. (Aplausos).

MENSAJE DEL SEÑOR GOBERNADOR

Sr. Presidente (Zufriategui): - Señora Vicegobernador: en vuestro carácter de presidente nato del H. Senado, os invito a presidir esta sesión de Asamblea.

Sra. Presidente - Invito al señor Gobernador de la Provincia a pronunciar su mensaje ante la Honorable Asamblea Legislativa.

Sr. Gobernador - Señora Presidente de la Honorable Asamblea Legislativa, señores legisladores:

Se ha pronunciado la Argentina vital en forma contundente: ha exigido vivir en paz y en libertad. Se ha superado así la coyuntura de la visión histórica que no tenía arrinconados en la mediocridad de un sistema político.

Este es un momento de rango superior. El tono y calidad del devenir nos lo ha indicado un pueblo maduro y cansado. Estamos en un punto en que podemos hacer la proyección de la sociedad en forma plenaria.

Retomamos hoy la continuidad del camino, orientado por el esquema de valores sustanciales, -que tienen como fin la realización de los derechos fundamentales del hombre en auténtica libertad.

Así debemos percibir, analizando el próximo pasado, mirando en derredor, que hay que hacer, en gigantesca arquitectura, la política que integre a la sociedad de nuestro país. Tenémos que realizar ese gran esfuerzo filosófico, intelectual y científico en tarea ciclópea, para dar el nuevo matiz a la convivencia política de los argentinos . Esto ha sido ordenado por el pueblo en elecciones libres. Queda a los hombres, y en especial a los políticos de raza, instrumentar ese singular destino para consolidar la perdurabilldad de nuestro futuro democrático. Hoy se ha reordenado el emplazamiento de las posiciones dentro del orden institucional. El pueblo todo ha reivindicado al político. Este ayer fue vilipendiado por los torpes y pequeños de la historia. Pero el país, sus gentes, han vuelto a indicar quienes, con el sustento moral de una representación genuina, deben ser sus mandatarios naturales. (Aplausos).

Dentro de este contexto excepcional, contaremos con el trabajo y la amplia colaboración de la Honorable Legislatura. En ella coexisten representantes de diversas fuerzas políticas que, siguiendo el mandato popular que invisten y dentro del ordenamiento jurídico, funcionarán en la debida armonía legal con los otros poderes del Estado.

Su gestión se verá decididamente facilitada par la comunicación y fluidez de relación con el Poder Ejecutivo para asi dar eficacia y resultados a los reclamos de la población y cumplir los postulados que nos ordena la Constitución, ya que el destinatario de toda acción mancomunada de gobierno debe ser y será el pueblo.

Nuestro sistema de gobierno es republicano, Y, como consecuencia de ello, limitaremos el ejercicio del poder dentro del marco de la ley y serán basamento esencial del mismo la austeridad, la moralidad, la mesura y la ponderación de nuestros actos.

¡No existirá la soberbia en la Administración de la provincia de Buenos Aires! (Aplausos).

Como hombres educados en y para la democracia, haremos un culto del principio de la división de los poderes, y ello implica el respeto irrestricto a la independencia del Poder Judicial, el que por la formación, probidad y sapiencia de quienes lo integren se constituirá en el reaseguro del ejercicio, reconocimiento Y garantía de los derechos de los justiciables.

Para lograr ese Poder Judicial fuerte, prestigioso y respetado, exigiremos esas calidades humanas y de conducta en los magistrados y funcionarios que designaremos con el acuerdo del Honorable Senado. Debe tenerse la seguridad de que seremos prudentes, tratando de obrar con ecuanimidad y justicia en el tratamiento de la situación de los actuales miembros del Poder Judicial, ninguno de los cuales cuenta con el acuerdo constitucional que les asegure la estabilidad en la función. Tenemos conciencia clara de que estamos colaborando a constituir el Poder Judicial estable que quiere la Constitución con las garantías que la misma le brinda, y que el desempeño de los cargos que correspondan durará hasta la propia determinación del interesado o hasta tanto dure su buena conducta. (Aplausos).

Ese poder, ·así concebido y concretado, que reflejará en su composición el pluralismo ideológico existente en la sociedad politica argentina, deberá contar con leyes de procedimientos que le permitan armonizar la obtención del requerimiento de justicia mediante la aplicación correcta del derecho, con la necesidad de que sus decisiones lleguen en la oportunidad debida. Sé trata, entonces, de compatibilizar la eficiencia y la búsqueda, de la verdad con la celeridad de los pronunciamientos judiciales, lo que nos lleva a propiciar reformas fundamentales en la organización del Poder Judicial, en su infraestructura y en las leyes adjetivas que nos rigen.

También procederemos a lograr la adecuación del llamado mapa judicial, conforme a la realidad del extenso territorio de nuestra Provincia y a la gran concentración poblacional del conurbano bonaerense, a fin de acercar la justicia al pueblo y procurar la inmediatez del órgano jurisdiccional con el justiciable y con el hecho en juzga.miento, manteniendo la estructura departamental y jerarquizando constitucionalmente la Justicia de Paz Letrada, ampliando su competencia.

El procedimiento en materia penal deberá garantizar celosamente los principios del debido proceso y el derecho de defensa, siendo el juez quien ejerza las facultades instructorias, instaurándose la policía judicial y dictándose . medidas que consideramos esenciales, tales como la supresión del secreto sumarial y la incomunicación obligatoria del detenido, asegurándosele a éste la asistencia letrada correspondientedes de el comienzo del proceso. (Aplausos).

Vamos a actuar en la prevención del delito, uno de cuyos aspectos fundamentales será el tratamiento adecuado de las poblaciones pena1es; tendientes a lograr su readaptabilidad o resocialización, siendo imprescindible para esto humanizar el sistema carcelario y recibir a los externados en un Patronato de Liberados que les brinde y asegure las condiciones necesarias a fin de evitar su reincidencia, todo ello en cumplimiento de lo establecido por el artículo 26 de la Constitución Provincial.

Anunciamos asimismo nuestra determinación de encarar la construcción de una cárcel de encausados en el conurbano bonaerense para atender razonablemente los requerimientos de los departamentos judiciales de San Isidro, San Martín, Morón y Lomas de Zamora.

Propiciaremos la creación de los Tribunales de Ejecución Penal y restableceremos la jerarquía institucional de la Fiscalía de Estado, para la mejor defensa de los intereses fiscales.


Aseguramos al pueblo de la Provincia que encararemos una lucha sin tregua contra la delincuencia, asistidos por la Policia, institución que desmilitarizaremos, moraliza.remos y transformaremos en un ente civilista, donde estarán preservados los derechos de sus integrantes, pero que será custodia fiel de la paz y seguridad de la sociedad. (Aplausos).

Para ello crearemos . la Subsecretaría de Seguridad, que atenderá todos los aspectos concernientes al área.

También daremos vida a la Oficina Institucional de Reclamos, que, sin perjuicio de los demás mecanismos establecidos en la Constitución y en las leyes, proceda, alejada de estériles formalismos, a atender el reclamo del ser humano. concreto, que pida por el reconocimiento de sus derechos afectados.

Nuestro gobierno reivindica la vigencia del municipio como entidad básica de la nacionalidad y su autonomía plena, como expresión del federalismo.

Modificaremos la ley Orgánica de las Municipalidades para devolverles las facultades cercenadas por los regímenes de facto, ampliando a la vez su campo de expresión y actuación política.

Auspiciaremos la acción coordinada de los municipios que compongan una región.

En este sentido, se creará la Dirección Provincial del Conurbano Bonaerense y se promoverán y apoyarán las iniciativas tendientes a impulsar programas de desarrollo, obras o servicios de interés común.

Se completará el área de gobierno, fortaleciendo la plena vigencia de los derechos civiles y politicos de los habitantes de Buenos Aires, por medio de la aplicación irrestricta de los preceptos constitucionales y legales.

Uno de los principales objetivos de la politica económica será la reducción del déficit fiscal. Para ello articularemos acciones en dos direcciones confluyentes: por una parte, se procurará incrementar los ingresos públicos y, por otra, racionalizar el gasto, economizando todo lo superfluo.

En lo que atañe a los ingresos, la estrategia general que se adoptará descansará en especial. en la ampliación de la base ímponible en lugar del aumento de la presión nominal.

Por su parte, la ·situación tributarla actual presenta las siguientes características alarmantes: una alta evasión, una manifiesta inequidad de la tributación que no toma en cuenta la real capacidad contributiva de la población, graves dificultades para regularizar la situación de mora de una importante porción de los contribuyentes y la impotencia del ente recaudador para superar este estado de cosas.

Entre las varias acciones que se implementarán para normalizar esta situación, se destaca la reforma· de los mecanismos de recaudación y fiscalización, con objeto de hacer más equitativa la carga fiscal entre personas, sectores y regiones.

Por otra parte, se diseñarán esquemas de soluciones alternativas para los contribuyentes de menores ingresos que enfrentan problemas serios de incumplimiento. A pesar de que en el corto plazo sólo se procurará corregir los mayores desajustes, se iniciarán paralelamente, los trabajos para implementar las modificaciones sustantivas en el campo tributario. En ese sentido se llevará a cabo una actualización catastral

Y un revalúo que reconozca los cambios zonales operados en el valor de la propiedad inmueble.

En cuanto al manejo del gasto público, la normativa presupuestaria se propone avanzar en el saneamiento de las finanzas y en una reestructuración;permanente del mismo.

Esta administración terminará definitivamente con las politicas de ejecución de obras faraónicas sin una clara ventaja económica y social para la comunidad.

Ello ha dejado exhaustas las arcas fiscales en beneficio sólo de las empresas que las ejecutaron;· restando recursos para implementar programas más urgentes que hubieran ayudado a consolidar los sectores productivos y a atender las carencias sociales de la población.

Lo grave de esta situación obliga a que dispongamos de un rápido relevamiento de los compromisos que recibe esta administración, habida cuenta de las advertencias ya hechas públicas sobre adjudicaciones realizadas que comprometieran futuras acciones de gobierno, que no fueran necesarias Y· que no estuvieran expresamente autorizadas por el gobierno constitucional. Esta situación que heredan los presupuestos futuros y las facultades de decisión de esta gestión gubernativa será puesta en conocimiento de la población una vez que haya sido evaluada detenidamente.

Se utilizará al máximo la capacidad de maniobra del erario público, desde la reasignación de recursos entre áreas, la austeridad y cuidado de las asignaciones presupuestarlas y el reordenamiento administrativo que nos permita el máximo aprovechamiento de los recursos humanos-materiales.

La Provincia actuará de manera coordinadas apoyando las políticas nacionales de crecimiento industrial. La estrategia consistirá en un conjunto de medidas orientadas a estimular la demanda de manufacturas y accionar directamente sobre la oferta.

El conjunto de medidas que componen la política industrial son las siguientes:

- Programa de emergencia de corto plazo, orientado a reactivar plantas con capacidad ociosa o que, hallándose cerradas, sea viable su reapertura.

- Promoción de mediano y largo plazo que contemple las diferencias entre zonas y actividades, e incluya, a la vez que estímulos y franquicias, el apoyo en la forma de construcción de la infraestructura económica y de asentamientos; poblacionales que, hagan redituable la inversión privada.

- Termínación de los parques industriales en ejecución, para lo cual se estudiarán las inversiones necesarias, a fin de lograr su puesta en funcionamiento, y los mecanismos adecuados para la instalación de nuevas plantas.

- Se harán acuerdos con los municipios para la ejecución de obras destinadas a habilitar zonas industriales dentro de su área de influencia.

- Programa integral de apoyo a la pequeña y mediana. empresa, que contemple, además de sus necesidades crediticias, los aspectos de asesoramiento técnico y organizacionales.

La politica de turismo estará orientada al aprovechamiento integral de los recursos disponibles en la Provincia.

La acción del gobierno será diseñada en consulta y coordinación con los municipios, dando participación a los organismos representativos de la actividad privada.

El Banco de la Provincia de Buenos Aires será una herramienta fundamental en la puesta en marcha del aparato productivo, Se fortalecerá su estructura y se jerarquizarán una serie de acciones y funciones indispensables para sus nuevas responsabilidades.

Junto al apoyo prioritario de la actividad agropecuaria, atenderemos de manera más .fluida las necesidades del sector industrial y la promoción de exportaciones no tradicionales, a la vez que destinaremos una parte de su cartera a financiar obras de infraestructura que guarden relación con necesidades urgentes de la comunidad.

El área de Obras y Servicios Públicos deberá. implementarse sobre la base de la regionalización del Estado provincial, prioritando las realizaciones en función de un desarrollo armónico del territorio

Y sin privilegiar una región sobre otra, orientando la inversión pública y estimulando la privada con espíritu de complementación regional y en función del mejor aprovechamiento de los recursos naturales, humanos y tecnológicos. Asimismo, las inversiones señaladas deberán canalizarse en el corto plazo hacia el sector de mayor efecto multiplicador y a tenor de los mayores beneficios sociales que éstos impliquen en el desarrollo regional. Desde esta órbita ministerial se prestará una constante asistencia técnica en todas las áreas de su competencia, aumentando a los máximos valores posibles la coparticipacion entre el gobierno provincial, municipal y la comunidad.

Nuestra acción en viviendas estará dirigida prioritariamente a solucionar los problemas de los sectores de población más necesitados habilitando el mayor número de las mismas segun los recursos disponibles. Actuaremos en distintas lineas de acción: levantando en forma directa conjuntos habitacionales, o bien, a través de créditos individuales o a entidades intermedias sin fines de lucro, para la ampliación, refacción o edificación de su casa-habitación. Favoreceremos la participación de 'la comunidad en el proyecto, construcción y adjudicación de las viviendas, própiciando la formación de cooperativas.

Concurriremos con las acciones legales necesarias a dar solución a todas las irregularidades de titularidad de tierras. Y, por sobre todas las cosas, aseguraremos la adjudicación correcta, en relación con las necesidades y sin caer en favoritismos de ninguna clase, porque la justicia sera uno de los pilares de nuestra acción de gobierno, (Aplausos).

Se tenderá a solucionar los crónicos y crecientes déficit en los sistemas de provisión de agua potable y desagües cloacales en los pequeños y grandes conglomerados.

Para ello se -implementarán nuevos mecanismos; y se reacondicionaran los existentes. Especial atención merecerá el tratamiento de los problemas críticos y acuciantes que presente el área metropolitana bonaerense, entre los cuales se destaca el control severo de los recursos hidricos, superficiales y subterráneos, agredidos por los efluentes industriales en un contexto de hacinamiento ambiental, y también las obras de saneamiento y regulación de las cuencas provinciales, con el óbjeto de tender a solucionar las cíclicas consecuencias que la imprevisión genera en el territorio provincial.

Entre estas cuencas destacamos como fundamentales las de los ríos Reconquista, Matanza, Salado, Colorado y Negro, con la incorporación sustancial, en estos últimos casos, de importantes áreas marginales a la producción.

En este aspecto se continuarán las obras de desagües pluviales urbanos en el área del Gran Buenos Aires y polos provinciales de desarrollo.

Se propenderá a la celebración de convenios especiales con la participación financiera de la Provincia, de los municipios y los usuarios, en la ampliación de redes urbanas e instalaciones domiciliarias.

La réd vial .se adecuará. a las prioridades emergentes de la política global de transporte, orientad.a a conseguir el desarrollo productivo y vigoroso de los marcos regionales.

Con la recomposición moderna de la Dirección de Vialidad, su adecuada autarquia, plantelización y provisión de equipos y elementos, se logrará cumplimentar en cada marco regional su trascendente acción de mantenimiento y mejoras.

La Provincia deberá atender el control total de las carreteras correspondientes a la red vial nacional, percibiendo los fondos nacionales propios, hoy muy disminuidos. Asimismo, mantendrá el control total de las carretera de la red primaria y red secundaria provincial, percibiendo en forma directa los fondos genuinos para el cumplimiento de esta función.

Dentro de este marco se procederá a la reforma de los sistemas y tarifas de transportes urbanos uso de combustibles, racionalización de las redes, con tecnologia de uso masivo y mayor velocidad. Se procederá a ordenar el transporte de carga, auspiciando la complementación de todos los medios disponibles.

La Dirección de Vialidad y la Dirección de Transporte .deberán coordinar, elaborar y ejercer el poder de control tendiente al cumplimiento estricto del Código de Tránsito.

Con una política electroenergética de crecimiento a largo plazo, coordinada a nivel nacional y con una real participación dé las provincias, se fomentará el desarrollo industrial con estímulos de afincamiento en el interior de la Provincia y se propiciará· la uniformidad tarifaria en todo el ámbito nacional.

Se estimulará la continuación de la Central Bahia Blanca con el fin de revertir la actual ecuación deficitaria de la Provincia. El vasto plan para la gasificación de nuestro territorio se llevará adelante con criterio de rentabilidad económica y social, mancomunadamente con Gas del Estado. Se implementará el control de gestión estadistico, técnico y administrativo, como instrumento rector y corrector que consolide las justas relaciones contractuales entre el Estado, sus agentes y terceros.

Toda construcción del gobierno provincial será realizada exclusivamente por la Dirección de Arquitectura, eliminando organismos paralelos que cumplen igual función en distintos ministerios.

En el área de Educación se propiciará el cumplimiento del mandato de la Constitución Provincial con la reimplantación de la ley 6.749 y las correspondientes reformas relacionadas con el momento actual. Será objetivo incorporar a la Dirección General y al Consejo General la atención de todos los niveles educativos, agregando a los mencionados en su articulado los niveles medio y superior en tanto no puedan ser atendidos por las universidades provinciales, como lo quiere la Constitución.

Adémás, este organismo gubernamental tendrá a su cargo la cultura en todas sus manifestaciones, ya que ha formado por largo tiempo un todo inescindible en el área que nos ocupa.

El sistema educativo sera transformado para que pueda dar respuestas válidas al momento en que vivimos encarando una revisión total, desde el jardín de infantes hasta los ciclos de máximo nivel, con objetivos claros y ejecutables, con. el aprovechamiento total de la experiencia de los mismos ejecutores y la selección, por medio de aperturas democráticas, de los recursos humanos especializados en cada sector, a quienes se solicitará la participación en cada una de las etapas de planificación, programación, ejecución y revisión de los procesos, con evaluación de cada µna de las etapas educativas.

Consideramos la participación docente como factor vital, ya que su reconocida y esforzada. dedicación será la que permita la cristalización de los objetivos propuestos.

Se acrecentará el número de -servicios preescolares, incorporando un nuevo sistema de supervisión.

Se destinarán nuevos recursos para la enseñanza de oficios, artesanias, capacitación técnica y artística, de especialización del magisterio y del dominio de menesteres agrarios.

Se procurará el relevamiento y estudio de necesidades y la adecuación de programas a estas nuevas urgencias, procurando las salidas laborales exígidas por los medios económicos y culturales de la Provincia.

A través del marco de la adecuación permanente y la educación primaria de adultos se ayudará al educando a asumir su rol gravitante en el ámbito de la sociedad, haciéndolo protagonista del cambio y el progreso.

Se crearán nuevos servicios de apoyo psicopedagógicos preventivos, compensatorios y recuperadores, acrecentando el número de equipos a fin de atender a mayor población de zonas carenciadas y rurales.

No desconocemos el estado en que recibimos los servicios, la infraestructura educativa y las dificultades de la corrección de fallas, considerando que muchas de ellas son debidas a magros presupuestos, inadecuados para el desenvolvimiento de ·la educación y la cultura.

Esto supone que la puesta en marcha de un plan enérgico de construcciones escolares, destinadas a cubrir las reducciones de los terceros y cuartos turnos, deberá ser contemplada desde el marco del déficit que arrastra.

Reconociendo que la formación del educando está acorde con la capacitación y perfeccionamiento docente, daremos relevancia al problema con la creacion de un organismo especialmente dedicado a este quehacer, que dinamizará la acción mediante la puesta en marcha de planes y programas presenciales y a distancia.

Será una de nuestras metas la transferencia tecnológica por medio de la capacitación del recurso humano.

Pondremos en este aspecto énfasis en lo referente al nivel medio y superior, usando la informática como herramienta de trabajo e instrumento de apoyo a la labor docente para el desarrollo y ejercicio de todas las ramas del conocimiento.

La acción cultural no quedará sólo en el campo del mantenimiento de lo adquirido sino que dinamizará su esfuerzo en misiones de asistencia tecnica, intercambio y apreciación de todos los aspectos creativos.

En el área de la Salud partimos del principio de que ésta es un derecho social básico, que el Estado tiene la obligacion de defender y preservar cualquiera fuera la condicion socioeconomica de la poblacion.

Nuestra acción abarcará todo el territorio provincial, pero daremos prioridad a los problemas del conurbano, por constituir la zona. más crítica. En tal sentido impulsaremos programas de vacunación, de control del embarazo, del crecimiento. y desarrollo de los niños, de enfermedades, infecto-contagiosas y la detección precoz y el correcto tratamiento en todos los casos.

Sabemos que los servicios de salud deben aproximarse a la comunidad. Por eso propiciaremos su instalación en colegios, fábricas o ámbitos comunitarios, asi como también, la participación activa de los municipios en cuanto a la atención médica primaria.

Estos centros periféricos actuarán coordinadamente con los hospitales locales, subzonales y zonales, tratando de conjurar la deficiente organización, estructura y equipamiento en que hoy se debate todo el sistema.

Aboliremos el pago directo de aranceles por parte de los pacientes, facilitando de este modo el acceso de la comunidad a la salud. (Aplausos). Y en cuanto a medicamentos, implementaremos un vademecun provincial, para utilizarse en los establecimientos públicos con adecuada normatízación.

Para el logro de estos fines, hacemos una convocatoria general a los profesionales, a los técnicos y a los auxiliares de la sanidad, pero también a la población toda, ya que con el esfuerzo conjunto podremos superar males y deficiencias que la sociedad actual ya no puede tolerar. (Aplausos).

Somos plenamente conscientes de que la actividad agropecuaria ocupa una posición de gran relevancia, no solamente en la esfera de la economía de la Provincia sino también dentro de la

agricultura nacional. Además, la particularidad de ser una actividad fuertemente exportadora le acuerda, én la hora actua1, una prioridad especial dentro del contexto de la economía argentina.

Este nuevo gobierno, acorde con elló, le asignará una. participación destacada dentro de su accionar. A su vez, procurará en todo momento intensificar tanto la coordinación con los organismos nacionales como la participación más activa de las organizaciones agrarias.

La agricultura moderna demanda un creciente y amplio apoyo tecnológico. La fitotecnia y la zootecnia; los fertilizantes, recurso aún múy poco aprovechado en nuestro país y al que tendremos que apelar decididamente en los próximos años; los plaguicidas y los productos veterinarios, tan dinámicos en las últimas una o dos décadas y cuyo uso se hace indispensable en muchos casos; la mecanización, que tanto revolucionó nuestra agricultura a partir de mediados de este siglo y que incesantemente sigue aportando innovaciones, son recursos técnicos que este gobierno valora en todo su alcance y a los cuales dedicará la atención que sea necesaria.

A su vez, los recursos naturales que hacen -a la actividad agraria, especialmente al suelo, están expuestos a un proceso creciente de deterioro, en ciertos casos de carácter irreversible, como consecuencia de su utilización más intensiva. Ante la gravedad y trascendencia de este problema, no es posible ya. permanecer indiferente o conformarnos con meros paliativos que no van al fondo de la cuestión.

La preservactón del medio ambiente y del ecosistema relacionados con la agricultura, tan agredidos por el hombre con el uso irrestricto e irracional de los recursos que proporciona la tecnologia y la industria moderna, recibirá de los organismos oficiales una consideración especial.

En este sentido será necesario apelar con mayor intensidad no solamente a las medidas de policia y contralor sino muy especialmente a la educación y concientización del hombre medio, tarea, en la que deben tener un rol hegemónico la educación primaria y secundaria y los medios de difusión oral.

El Ministerio de Asuntos Agrarios deberá ser revitalizado acorde con los requerimientos que terminan de señalarse, la investigación agropecuaria será replanteada y coordinada más estrechamente con los otros organismos oficiales y privados que actúan en el mismo plano.

La extensión recibirá una mayor atención, apelandose a los recursos que potencializan esta actividad, como también ·a una participación múcho más activa de las organizaciones de los productores y de las empresas privadas. De esta forma, estamos seguros que lograremos una mayor eficiencia en la transferencia de tecnología, tan importante para la agricultura moderna.

A la recuperación de los suelos bajos cuya superficie representa casi un tercio del total de la Provincia, se le asignará un esfuerzo preferencial, máxime que para una parte muy importante de los mismos ya se dispone de una tecnologia probada para incrementar sensiblemente su productividad, especialmente la ganadera., de tanta gravitación en la Provincia..

Igual atención recibirá la forestación, área la de carácter comercial o la conservacionista, como también la pesca y otros recursos, procurando en todo momento su aprovechamiento rácional como hombres y como argentinos hemos asumido durante la reciente campaña el compromiso de garantizar a los habitantes el derecho a una vida digna, libre y decorosa.

Por eso hemos reclamado el restablecimiento del Ministerio de Acción Social, que a partir de nuestro gobierno abarcará las áreas de Trabajo, de Acción Social, de la Familia y la Minoridad. (Aplausos)

Preponderante atención tendrán en nuestra gestión las organizaciones de bien público, que junto con instituciones religiosas y comunitarias han tratado de suplir la indiferencia del Estado en asistir las urgencias sociales de la comunidad.

Por su importancia, en el ámbito de este ministerio existirá una dependencia que tendrá a su cargo velar por sus requerimientos y sus relaciones, para apuntalar la labor trascendente que ellas realizan.

Con estas entidades de bien público y los municipios se procurará la realización de planes y programas que den solución integral a las necesidades de los sectores sociales de menores recursos. Asimismo, se colaborará con el Plan Alimentario Nacional.

Se promoverá. la práctica del deporte masivo a través de centros deportivos municipales y proyectando una politica provincial en la materia.

La provincia dé Buenos Aires, con la recreación de la. Subsecretaría de Trabajo, reasume uno de los poderes no delegados a la Nación, cual es el poder de policía en materia laboral.

Esta subsecretaría efectúará la reactivación del control en el modo y forma en que se realiza el trabajo en todo el territorio de su competencia, tendiente a dignificar al hombre. Asimismo, seorganizará el registro de empleo y bolsa de trabajo.

La inspectoría laboral abarcará dos áreas principales: la de fiscalizar el cumplimiento de la normativa laboral de fondo y la concerniente a la seguridad e higiene industrial. En ambas se tenderá fundamentalmente a realizar una tarea de prevención y en lo referente a salubridad e higiéne se pondrá todo el esfuerzo en la eliminación del riesgo del trabajo.

El gobierno de la Provincia reásumirá plenamente su responsabilldad de asistir y proteger al menor abandonado en estado de peligro o con graves problemas de conducta, a la madre soltera y a los hombres y mujeres de la tercera edad, brindándoles condiciones propicias para el desarrollo de sus aptitudes y, fundamentalmente, para su reinserción en el seno de la familia y la sociedad.

La familia es, a nuestro entender, el ámbito 'natural para el desenvolvimiento humano. Por eso usaremos todos los recursos disponibles para apoyarla y fortalecerla, proveyéndosele los aportes económicos, técnico-asistenciales, formativos y ambientales adecuados para que se cumpla su cometido.

Jerarquizaremos a la Subsecretaria del Menor y la Familia, que tendrá a su cargo la organización y coordinación de planes y programas cuyo objetivo final será asegurar a cada habitante bonaerense su realización integral en libertad, justicia y dignidad.

El Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires seguirá siendo un ente descentralizado de la Administración Central y recuperará su autarquía financiera.

Queremos hacer saber a los jubilados y afiliados del Instituto que el Gobierno no garantizará el pago puntual de 1as prestaciones, su ajuste automático y la agilización del trámite de los nuevos beneficios que se soliciten en el futuro.

Una vez fijada a nivel nacional la politica de salarios, el Instituto se adecuará automáticamente a sus pautas para garantizar un ingreso vital y móvil que le asegure al beneficiario un nivel de vida decoroso. (Aplausos) .

Señores legisladores:

Hemos hecho amplias consideraciones, tratando de mostrar el panorama general de la Provincia, perfilando, al mismo tiempo, la orientación de nuestra obra de gobierno.

Ella no se agota en estas lineas, porque tenemos la sana ambición de lograr, con firmeza y como principio monitor, el bien común de este Primer Estado Argentino.

Para ello contamos con la fe y la decisión de nuestras propias fuerzas y las muy valiosa de los colaboradores inmediatos. Con ellos y con·la permanente adhesión de la ciudadanía, que más allá de las discrepancias ideológicas ha resuelto acompañar esta etapa realizadora, podremos concretar las más puras y nobles de las aspiraciones.

Con la ayuda de Dios, fuente de toda razón y Justicia, busquemos la mejor senda, transitémosla con paso seguro y tratemos de conducir a este pueblo que nos ha elegido hacia un futuro de paz, de felicidad y de grandeza. (Aplausos sostenidos).


-Puestos de pie las señores legisladores y público, se entonan las estrofas del Himno Nacional Argentino. (Aplausos prolongados).



INAUGURACIÓN DEL 111 PERIODO LEGISLATIVO

Sra. Presidente: - Honorable Asamblea: habiendo concluido el mensaje pronunciado por el señor Gobernador, declaro inaugurado el 119 período de sesiones de la Honorable Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y formulo votos por el éxito ·de vuestras deliberaciones.

Al haberse cumplido el objeto de su convocatoria, queda levantada la sesión.


-Es la hora 11 y 45.

ÁNGEL ESCARRA

Director del Cuerpo de Taquígrafos

del Honorable Senado







Fuente: “Juramento y Mensaje del Gobernador de la provincia de Buenos Aires” por el Sr. Dr. Alejandro Armendáriz, Cámara de Diputados de Buenos Aires, Diario de Sesiones - Periodo 110°, Años 1983 – 1984, Tomo I, 11 de diciembre de 1983.



Leer más...