Páginas

sábado, 14 de julio de 2018

Eduardo Menem: "Manifestación por la incorporación al Senado del Dr. Raúl Alfonsín" (12 de diciembre de 2001)

Sr. Menem. -- Pido la palabra.

Sr. Presidente (Puerta). -- Tiene la palabra el señor senador por La Rioja.

Sr. Menem. — Pido disculpas porque mi manifestación va a parecer un poco extemporánea, ya que debí hacerla en otro momento, pero no me iría tranquilo de esta sesión si no expresara mi íntima satisfacción por la incorporación a este cuerpo del ex presidente constitucional de la Argentina, doctor Raúl Ricardo Alfonsín. (Aplausos en las bancas y las galerías.)

El doctor Raúl Alfonsín no sólo fue el primer presidente de la democracia recuperada por los argentinos sino que ha sido un verdadero soporte de las instituciones de la República; es un hombre de la democracia y para la democracia, y no tengo la menor duda de que su presencia en este cuerpo constituirá un aporte inestimable para su funcionamiento, tanto por sus conocimientos como por su experiencia.

Además, celebramos que sea el primer ex presidente constitucional de los argentinos que se incorpora a un cuerpo legislativo luego de recuperada la democracia en 1983.

Señor presidente: creo interpretar el sentimiento de mis pares si doy la más cordial bienvenida al doctor Alfonsín y le deseo mucha suerte en el desempeño de sus funciones. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)

Sr. Presidente (Puerta). — Tiene la palabra el señor senador Alfonsín.

Sr. Alfonsín. — Señor presidente: voy a ser breve dado que solamente quiero agradecer muy sinceramente las tan generosas palabras que acaba de pronunciar el señor senador Menem, que fue un gran presidente de la Convención Constituyente de 1994.

Recuerdo que en aquella función actuó con una permanente ecuanimidad y en un todo de acuerdo con las facultades otorgadas por el Reglamento respectivo. De modo que para mí es un gusto encontrarlo como colega en este Senado de la Nación junto con los restantes señores senadores.

Por otro lado, también será un placer colaborar en lo que pueda y tratar en lo posible de realizar una tarea en procura de la unión nacional, que es algo que debemos cuidar frente a la crisis aguda por la que atravesamos, sin excepción, la totalidad de los argentinos.

Muchas gracias al señor senador Menem y al resto de los señores senadores de la bancada justicialista. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)



El Senador Eduardo Menem junto al Presidente de la República Argentina Raúl Alfonsín, 1984.




Fuente: “Manifestación por la incorporación al Senado del Dr. Raúl Alfonsín” del Sr. Senador Eduardo Menem, 76ª Reunión – 1ª Sesión extraordinaria, 12 de diciembre de 2001.

Leer más...

miércoles, 11 de julio de 2018

Ángel Miguel Centeno: "Arturo Frondizi y la vida por nacer" (4 de abril de 2000)

Durante estos últimos años de la gestión presidencial del doctor Menem nuestro país promovió con énfasis en los ambientes internacionales la defensa del niño por nacer y se opuso a los planes o iniciativas tendientes a promover el aborto o incluirlo entre los anticonceptivos: acabamos de recordar el Día del Niño por Nacer, que se instituyó oficialmente hace poco más de un año.

Desde la Cancillería, mientras tuvimos bajo nuestra responsabilidad la Secretaría de Culto, se promovió activamente esa posición junto con otros organismos, no por ser un tema religioso, sino por sus altas implicaciones morales que tanto interesaban a los cultos diversos.

El presidente Fernando de la Rúa se expresó positivamente en el mismo sentido desde antes de ser elegido, señalando con ello que estamos frente a una política de Estado y no a una posición de gobierno variable según las opciones partidarias.

Pero es justo aquí recordar lo que no suele ser recordado: esta posición se mantiene ininterrumpidamente por nuestro país desde siempre, y fue proclamada ya hace cuatro décadas, o sea, desde que el tema fue preocupación de las Naciones Unidas. En efecto, en septiembre de 1959, ante la XIV Asamblea General, siendo embajador el doctor Mario Amadeo, nuestro delegado, el entonces consejero José María Ruda, señaló que el derecho a la vida debe considerarse desde el mismo momento de la concepción, condenando la destrucción voluntaria del individuo por nacer y propugnando establecer sólidamente la ilicitud del aborto. Era presidente, e impulsor de la idea, el doctor Arturo Frondizi.

No se trata de incriminar puntos de vista adversos, que por supuesto los hay y gozan de importantes apoyos en la comunidad y en lo internacional, ni de demonizar posturas diferentes: se trata de ser consecuentes con un valor absoluto, como es el derecho a la vida del ser inocente, que se prioriza aun en circunstancias dramáticas que pudieran vivirse, de las cuales no es responsable (ni muchos menos culpable) el niño creado y en gestación.











Fuente: “Arturo Frondizi y la vida por nacer” del Dr. Ángel Miguel Centeno ex subsecretario de Culto durante el gobierno del Dr. Arturo Frondizi (1958-1962) en Carta de lectores del Diario La Nacion del 4 de abril de 2000.

Leer más...

viernes, 6 de julio de 2018

Delfor del Valle: "En la tumba de Yrigoyen IV" (6 de julio de 1933)


Reclamo toda la indulgencia necesaria cuando, en esta hora dolorosa, mi palabra intenta balbucear el tumulto de emociones que este ilustre muerto que rodeamos acongojados despierta en mi espíritu. Pueda justificarme de mi insuficiencia el deber imperioso que me impulsa y la unidad de ideas y sentimientos que nos vinculo cerca de medio siglo, sin que la menor sombra empañase su prístina claridad.

Señores:

La muerte de Hipólito Yrigoyen ha estremecido los corazones de un millón de argentinos y sus hogares visten luto porque la patria esta de duelo por la perdida de uno de sus hijos mas esclarecidos. Así lo ratifica el homenaje de dolor que esta metrópoli ha contemplado, cuando se le sabia enfermo de gravedad y después de su fallecimiento, de una muchedumbre que lloraba y cantaba al mismo tiempo el Himno de nuestras glorias, como si se fundiesen en un solo sentimiento el amor a la patria querida y el del hombre que desaparecía, encarnación de sus mas puros anhelos.

Y era justiciero el homenaje, pues Hipólito Yrigoyen le habia dado su vida toda en el holocausto de sus grandes y publicas consagraciones.

Señores:

Hipólito Yrigoyen no fue un caudillo, como equivocadamente se le ha presentado, ya sea por incomprensión en unos o por calculada malicia en otros, a fin de ensombrecer sus atributos brillantes. No tenía las calidades del caudillo que adula a las multitudes, no era el tribuno que enciende con frase arrebatadora y enardece las pasiones, no poseía ninguna de aquellas condiciones que en la acepción histórica distinguió a nuestros caudillos.

Hipólito Yrigoyen fue un apóstol y un luchador enamorado de un ideal: la libertad; y artífice genial e infatigable que forjó la democracia, coronación de la obra gigantesca comenzada por los fundadores de nuestra nacionalidad.

Fue un apóstol que propago la doctrina y que formo una legión de hombres jóvenes que recorrieron las ciudades y los campos argentinos, anunciando que la hora de la reparación sonada esta próxima, haciendo una realidad el mandato del precursor de esa democracia: Leandro Alem.

Fue Hipólito Yrigoyen un apóstol que. iluminado por la visión esplendente del futuro, proclamo la igualdad y la libertad humanas e interprete fiel de la Constitución Argentina; el derecho para todos sin preconceptos ni diferencia de clases, a gobernarse por su propia y soberana voluntad, es decir, una democracia efectiva concretada en amplios comicios honorables y garantidos; el apóstol y el luchador que exigió que los principios de esa Constitución, la mas amplia y liberal, fuera respetada y lo fue y lo será, porque no ha de consumarse la iniquidad de destruir lo que tanta sangre y sacrificio costara.

A esos altos propósitos, Yrigoyen consagro toda su vida, sus vigilias, su fe, su gran carácter. Fue un revolucionario y un reformador que hablo al oído de los hombres, en su modesto hogar de anacoreta, donde oficiaba su noble ministerio.

A los que le pedían discursos, contestaba que hacía treinta años que hablaba con los hombres del país, de los ideales perseguidos, y a los que le exigían libros les señalaba la Carta Magna que debía cumplirse, pues ella compendiaba en su sabiduría todo lo que puede contribuir al bienestar y progreso de los pueblos.

Era un conquistador de voluntades. Tenia el concepto del sacrificio por los demás, y todas sus horas no fueron sino de preocupaciones por los intereses públicos y por la suerte ajena, ya se tratara de los individuos como del país, si los abarcaba en su conjunto.

Los que acudían a él, a solicitarle su consejo o pedirle ayuda, encontraron su palabra serena o de consuelo, y su mano, siempre tendida para responder generosamente, y sus emolumentos de sus funciones publicas los destino siempre a aliviar el dolor.

Por eso el pueblo lo amó y tuvo las satisfacciones en vida de sentir la gratitud que despertara en los corazones sencillos.

Es notorio que su sueldo de profesor, como los de Presidente de la Republica, fueron donados a instituciones de caridad y el, que no habia buscado agradecimientos, debió sentir la amargura en el infortunio, de verse olvidado por quienes por su alta posición social debían manifestarle que no eran ajenos a sus sufrimientos.

Por todo ese conjunto de atributos que formaban su personalidad noble, magnánima y abnegada, la multitud formada por hombres, mujeres y niños de todas las clases sociales, ha llorado su muerte y seguido su féretro y maldecido a los que se ensañaron cruelmente en perseguirlo en los últimos días de la existencia del anciano glorioso, que ya ponía su planta en la puerta de la historia para penetrar en la región de la inmortalidad.

No he de recargar las sombras del cuadro que ofrece Yrigoyen en la última jornada de su vida, sometido a angustias morales y físicas soportadas heroicamente confiado en la justicia inminente a la que no escapan ni hombres ni acontecimientos.

Honro así su santa memoria obedeciendo al mandato de sus actitudes.






Fuente: “En la tumba de Yrigoyen IV” del Dr. Delfor del Valle, ex Senador Nacional y amigo de Hipólito Yrigoyen, en el Cementerio de la Recoleta, 6 de julio de 1933.

Leer más...

lunes, 2 de julio de 2018

Analisis: “Las ideas económicas de los radicales” (27 de octubre - 2 de noviembre de 1972)


Hace pocos días la convención nacional de la Unión Cívica Radical aprobó la plataforma partidaria, todavía escasamente difundida. Para indagar el sentido y alcance de los principales aspectos económicos de ese documento, Análisis convoco a cuatro dirigentes radicales. El viernes 20, durante casi tres horas, los doctores Antonio J. Troccoli, Félix G. Elizalde, Carlos E. Yeregui y Bernardo Grinspun dialogaron sobre esos temas. Los dos primeros pertenecen a la corriente balbinista; los dos restantes, al alfonsinismo. Pero no hay diferencias conceptuales importantes entre ellos, aunque algunas resultan obvias entre quienes tuvieron experiencia en funciones ejecutivas de gobierno (Elizalde, Troccoli, Grinspun) y el que todavía no la tuvo (Yeregui). El texto que sigue es un resumen cuidadoso de la conversación, tomado de su versión grabada.


ANTONIO TROCCOLI

Abogado y economista uno de los mas destacados de la Unión Cívica Radical. Ex diputado nacional por la provincia de Buenos Aires (1963-1966); ex profesor de Economía Política de la Facultad de Derecho de La Plata. 47 años, 7 hijos, "todos varones". Probablemente encabezara la lista de Candidatos a diputados de su partido en las próximas elecciones.

FELIX G. ELIZALDE

Doctor en Ciencias Económicas de la UNBA. Curso de posgraduado en la Universidad de Columbia. Presidente del Banco Central desde 1963 hasta junio de 1966. En 1956 habia sido director del mismo, y en 1957 subsecretario de Hacienda. Cumplió reiteradas gestiones económico-financieras en el exterior. 47 años, casado, 4 hijos.

BERNARDO GRINSPUN

Licenciado en Ciencias Económicas de la UNBA, en cuya facultad respectiva fue secretario del Departamento de Graduados. Es consultor en el CIES y en la CEPAL. Fue secretario de Estado de Comercio hasta junio de 1966, secretario ejecutivo del CONADE y director del Banco Central. 46 años, casado, 3 hijos.

CARLOS ENRIQUE YEREGUI

Abogado, egresado de la UNBA. Ex asesor del ministro de Economía de la Nación (1963-64). Ex asesor del Senado de la Provincia de Buenos Aires (1964-66). Miembro de la Asociación International de Droit des Assuranches. 34 años, casado, 3 hijos.


ANALISIS: ¿A Ud. le gusta la plataforma radical y en caso afirmativo por que?

Dr. Troccoli: La plataforma de la UCR tiene grandes objetivos. En primer lugar la recuperación de la autodeterminación para que los principales centros de decisión estén en manos de los argentinos, para lo cual implementa un conjunto de políticas tendientes a lograr un Estado activo, promotor, que se constituya en la palanca trasformadora del cambio, aunque por supuesto respetando y potenciando la iniciativa privada. Este Estado activo y promotor lo vemos en el curso de la plataforma actuando en algunos centros vitales, tales como el financiamiento del desarrollo para que el ahorro interno se canalice en función de un estricto orden de prioridades, programadas en función del proceso de desarrollo armónico y sostenido. En segundo lugar, establece con claridad regias de juego sobre la intervención de la inversión externa, a la cual no desdeña pero si la ubica en las áreas, condiciones y magnitudes que en cada caso se han de establecer teniendo en vista fundamentalmente que el balance final de cada inversión justifique económicamente las cargas financieras que implica la radicación de capitales extranjeros. Otro objetivo esta vinculado al crecimiento y desarrollo de los sectores básicos de la economía. El proceso industrial tiene señaladas metas concretas para que el país logre de una vez por todas los autoabastecimientos estratégicos vinculados al acero, siderurgia, petroquímica básica, química pesada, etc. Pero también pone el acento en la necesidad de incrementar fundamentalmente el volumen físico de la producción agropecuaria, que es una meta condicionante del futuro desarrollo económico argentino. Este proceso de crecimiento pretendemos que se haga con una autentica justicia social. Por esto el capitulo de distribución de los ingresos esta considerado con extensión, no solo por consideraciones de orden social, sino porque económicamente esta demostrado que en el país el poder adquisitivo de su mercado interno es el que determina, en definitiva, la dimensión del proceso industrial argentino. También es un punto importante de  nuestra plataforma el problema del desarrollo regional, es decir operar una autentica descentralización y desconcentración económica para que se acelere la política de ocupación y de integración territorial de Argentina.

Dr. Elizalde: Yo deseo resaltar el significado político que tiene la plataforma del partido radical. No se si hay muchos partidos que puedan reunir mas de 250 personas de todo el país con distintas actividades, con diversas posiciones internas en el partido, que puedan a lo largo de dos días de discusiones y casi un mes y medio de trabajo de comisiones llegar a con forma r una plataforma como esta. No se como se habrán hecho las plataformas de los otros partidos -que según me han dicho conforman libros enteros con diagnósticos, medidas y políticas muy concretos-, pero considero que el partido radical ha dado una demostración de lo que es una democracia en marcha. Haber dicho que las fuerzas políticas están caducas no tiene sentido. La única posibilidad que tiene el país es que las fuerzas políticas actúen como lo ha hecho nuestro partido.

Que permitan que cada uno de los hombres diga las cosas que realmente piensa, en una comisión, discutiendo fuertemente, peleando y terminando muy amigos y de común acuerdo. Por eso nuestra plataforma no tiene una posición extrema en nada. Nosotros venimos de diversas posiciones con diferencias muy finas en lo político. Sin embargo hemos podido concretar esto porque tenemos básicamente una sola ambición: que Argentina llegue nuevamente a ser totalmente libre, fuerte e independiente. Si usted me pregunta si estoy satisfecho con nuestra plataforma le contesto afirmativamente, pues creo que solamente la Argentina resurgirá si el partido radical llega al gobierno y si aplica la plataforma que hemos llegado a encontrar entre todos.

Dr. Yeregui: Estamos conformes con la plataforma, sin perjuicio -se aclaro en la Convención- de haber sentado algunas disidencias, profundas en algunos caos, de detalles en otros. Mas allá de las diferencias políticas, distintas edades, o posiciones que podemos tener, privo un interés fundamental que fue el del partido al servicio de una causa nacional. Entendemos que es todavía posible salvar la estructura democrática siempre que le demos una connotación social y económica. Es decir, que vayamos delineando una democracia social. Para poder lograrlo es necesario romper con la estructura de los factores de poder, y a través de la plataforma y con puntos muy concretos vamos apuntando hacia la distinta conformación de esos factores. Todos y cada uno de los puntos tratados por la plataforma tienen su importancia. Pero a modo ejemplificativo le diría que en materia agropecuaria nosotros hemos planteado en el seno de las comisiones y se llevó al recinto de la Convención un plan de reforma agraria, que nos habla de fundamentarla en factores económico-sociales y políticos. Cuando decimos social es quiere significar mejoramiento de la vida del hombre de campo y de su familia; cuando nos referimos a lo económico decimos mejoramiento de la productividad y cuando decimos político -y esto es muy importante- hablamos de la modificación del sector agropecuario como factor de poder. También hablamos de la nacionalización del comercio de carnes y granos a través de las juntas respectivas. Más allá del plano económico definimos con claridad el tema de la educación hablando de la escuela pública gratuita y laica, ratificando el principio de la ley 1.420. También nos referimos a la reforma universitaria y de la creación de canales de acceso para los sectores de menores ingresos a la Universidad, porque entendemos que la vieja reforma de Hipólito Yrigoyen que tuvo sentido revolucionario no se concreta en la práctica en el mundo de hoy porque la Universidad no llega a los sectores de menores recursos. También nos referimos a la salud pública. Partiendo de un seguro de enfermedad vamos a un seguro asistencial integrado en un sistema de seguridad social que abarque no solamente el problema de la enfermedad o el problema asistencial, sino también problemas carenciales típicos de esta sociedad, vale decir el problema de la vejez, y de distintos tipos de incapacidades. Por ello concretando la pregunta, estoy conforme con la plataforma. En representación del grupo de la provincia de Buenos Aires por el cual soy convencional, en algunos puntos hubiera podido decir algo mas pero creo que conforma plenamente el sentir radical esta plataforma que acabamos de votar.

Dr. Grinspun: Esta plataforma es tradicional, es decir no se ha concebido como un plan de gobierno que deberá realizarse conjugando otra serie de elementos -muchos coyunturales, otros de largo plazo- que tienen que tener en cuenta el momento político. El resultado electoral conformara un cuerpo electoral y los planes de gobierno tendrán que adecuarse en ese sentido a las aspiraciones populares y a las relaciones de fuerzas que se manifiesten en el país. Quiero aclarar esto porque como mencionaba el Dr. Elizalde, hay otros trabajos que pretenden ser planes de gobierno y yo los considero campanas al vacío, no toman en cuenta las realidades. En esta plataforma hemos integrado una serie de aspiraciones del partido con medidas de corto y largo plazo que en su momento tendrán que dimensionarse y aplicarse de acuerdo con la coyuntura y con la perspectiva que se disponga al llegar al gobierno. Por eso consideramos que esta plataforma es apta para lograr el país que queremos. Un país en armonía social, con crecimiento económico sostenido, donde reine la justicia distributiva y que pueda recuperar su capacidad de autodeterminación. Otro de los elementos que hace que los radicales estemos conformes con esta plataforma es su factibilidad. Es capaz de plasmarse en hechos concretos y por eso es que digo que es radical. Nosotros estamos acostumbra- dos a prometer lo que podemos cumplir y no hacer promesas demagógicas que después tienen su correlato y su castigo en la falta de capacidad para cumplirlas. Nuestras metas son viables y se compadecen con las necesidades y las posibilidades del país. También inserta a la Argentina en el proceso de transformación que esta viviendo el mundo. Los años del próximo gobierno radical serán muy convulsos -no me refiero a la violencia, sino que habrá que discutir mucho las reglas del juego que tendrá el mundo- y Argentina por su posición dentro de los países del Tercer Mundo tiene que cumplir una función rectora. Un documento que los radicales en el gobierno contribuimos a preparar -la Carta de Alta Gracia- prácticamente por casi una década ha fijado la posición de los países en desarrollo. En definitiva yo diría que lo mejor que tiene esta plataforma es que es realmente radical, interpreta al partido y es un elemento de su unidad.

ANALISIS: No pase avisos (risas generales).

Dr. Grinspun: No, no. Es forjado en la democracia. Por eso es útil y también va a ser un elemento importante para la armonía nacional.

Estrangulamiento externo

ANALISIS: Existe consenso en el país entre la gente que mira con atención la cosa económica en cuanto a que uno de los factores mas limitativos del crecimiento es el sector externo si la UCR comparte este concepto, como encara la solución permanente y definitiva de este problema, tanto en términos de comercio exterior como de financiamiento para el desarrollo y las relaciones con los organismos internacionales de créditos y con los centros financieros internacionales.

Dr. Troccoli: Muchas de las crisis que viene soportando la economía argentina han nacido como consecuencia de los desequilibrios generados en el sector externo. Por esto también se ha puesto sumo cuidado en la plataforma en la vulnerabilidad del sector externo de la economía argentina desde los tres ingredientes que la integran. Por un lado, el aumento de las exportaciones merece capítulos y políticas muy especiales; no solamente las que se vinculan con la nacionalización de las exportaciones tradicionales -granos y carnes- que es una manera de defender las mejores condiciones del comercio tradicional de Argentina, sino que todo el problema agropecuario...

ANALISIS: ¿Que quiere decir con nacionalización del comercio exterior?

Dr. Tróccoli: Las juntas serán las encargadas de negociar las ventas al exterior en materia de carnes y granos, fijando y negociando, concertando los volúmenes, los precios, las calidades, los destinos, aunque estos envíos efectivos se realicen utilizando la estructura privada del comercio encargado de estas exportaciones. Siempre y cuando no se trate de una interferencia de los propios compradores, como ocurre muy asidua- mente, especialmente en materia de carnes.

ANALISIS: ¿Una política de precios índices, de control de la facturación de exportaciones e importaciones, de negociación adecuada de las divisas es lo que ustedes propugnan o es otra cosa?

Dr. Tróccoli: No. En esta materia no. Nos remitimos a una experiencia concreta que tiene el país en la época del gobierno de Illia, cuando la Junta de Carnes, por ejemplo, inició sus primeras operaciones en el mercado español: hizo la negociación, fijo condiciones, volúmenes, calidad, envío, precio, aunque esta negociación luego la cumplen los exportadores privados. Así se evitan los engorros de un excesivo control y se defienden mejores condiciones en lo que constituye lo mas importante de nuestro comercio exterior, al menos en las actuales circunstancias. Y el tercer ingrediente es el endeudamiento externo. Al país le ha faltado una política orgánica del sector externo, una disciplina de endeudamiento, y hoy nos encontramos con un agotamiento de la capacidad de endeudamiento de Argentina por el volumen actual de la deuda externa. Aspiramos a que el capital externo participe en áreas y en condiciones determinadas y a seguir frecuentando los sectores internacionales de financiamiento. Con un poder político que sea celoso defensor del interés nacional, la oferta internacional de bienes de capital, equipos, maquinarias y tecnología esta en condiciones de ofrecernos competitivamente las mejores condiciones de acceso para nuestro equipamiento industrial.

Dr. Elizalde: En cualquier país que esta creciendo uno de los factores limitativos es el sector externo, pero esa limitación debida a la falta de capitales que tiene este tipo de países, si  esta bien manejada no es realidad una limitación. La gente hoy puede creernos un poco porque lo que tuvimos que hacer del año 63 al 66 demuestra que es así". Si realmente todas las divisas provenientes de las exportaciones ingresan al país y si no hay evasión de divisas a través de sobrevaluaci6n de las importaciones, y si hay una limitación de los gastos no necesarios estrictamente durante un cierto periodo, y si se hacen políticas comerciales sanas, realistas, a través de lo que nosotros llamamos la nacionalización del comercio exterior, aplicando toda esta gama de medidas el sector externo no es limitación para Argentina. Lo ocurrido en la situaci6n externa del 63 al 66, cuando se aplicaron este tipo de medidas conjuntamente permitió mejorar de tal manera la situación externa que si no hubiera sido por el golpe militar del 66 la Argentina hoy no tendría ningún problema del sector externo. Podría estarse desarrollando a un ritmo que quizá hubiera podido igualar a los del año 64 y 65. El problema es que cualquier política de estas necesita que sea aplicado consistentemente.

Si tuviéramos la suerte de que uno o dos gobiernos civiles aplicaran durante esos periodos esta política, la Argentina seria totalmente distinta de lo que es ahora, y si además se hubiera podido aplicar esto durante los últimos 20 o 30 años la Argentina no tendría que envidiar nada a ninguno de los países europeos. Nosotros hemos puesto en la plataforma lo que hay que hacer, que es lo que ya hemos hecho anteriormente.

Dr. Yeregui: Esto es un juego de palabras porque la pregunta va dirigida a si es un factor limitativo o no. Elizalde decía que no; yo comparto lo que el dice, pero diría que si.

ANALISIS: No esta claro eso.

Dr. Yeregui: El Dr. Elizalde dice que el factor no es limitativo.

Dr. Tróccoli: Ha sido limitativo.

Dr. Yeregui: Ha sido limitativo. No debe serlo con la aplicación de medidas concretas que abarcan todo el contexto general. En primer lugar, es necesario incrementar las exportaciones. Se abren magnificas posibilidades hacia mercados potenciales para la colocación de nuestros productos tradicionales. Por eso es necesario incrementar el sector agropecuario. Nosotros lo decimos a efectos de que no se conciba nuestra mentalidad encasillada dentro de una conceptuación agroexportadora.

ANALISIS: Usted tiene allí un problema. Primero: el encarecimiento externa de los alimentos repercute en el encarecimiento interna. Y segundo: la política tradicional seguida en los últimos 30 años ha sido mantener bajos los precios de los alimentos para que sea lo más bajo posible el costo de vida en las ciudades. ¿Como se resuelve esta paradoja?

Dr. Yeregui: Este es un problema de regulación de precios. Forma parte de un contexto. Nosotros creemos -me refiero al sector agropecuario- que es un sector integrante de una concepción intersectorial de la economía. Hicimos concretamente la parte declarativa del despacho de la comisión económico- social, después reformada por la comisión de plataforma en el sentido de establecer una intervención del Estado a efectos de evitar desajustes estructurales y trasferencias intersectoriales. Es necesaria la intervención del Estado para lograr la paridad de los precios del campo y la ciudad.

Dr. Tróccoli: El sistema de las retenciones hace posible que el precio que se traslada al productor agropecuario sea retributivo pero no excesivo como para que se difunda a lo largo de toda la estructura de precios. Si nosotros mantenemos ese sistema vamos a permitir que el régimen de precios internacionales no sea una usina generadora del aumento de los precios.

ANALISIS: Ustedes hablan de fuerte estimulo a la producción agropecuario para aumentar las exportaciones. ¿Que mas estimulo que el precio?

Dr. Troccoli: No solamente el precio.

Dr. Grinspun: Esta la relación costo/ precio.

Dr. Troccoli: No solamente el precio es un instrumento. Hay muchos otros.

Dr. Grinspun: Hay muchos. El más importante es la herramienta fiscal. La relación costo/precio es una cosa y los precios internacionales con los precios
 internos son totalmente diferentes. Por ejemplo, en este momento ha subido mucho el precio internacional del trigo. Lo importante es saber si este aumento de casi un 30% en poco tiempo tiene que significar un aumento del precio en el nivel interno o no para todo el trigo que se consume en el país.

ANALISIS: ¿Como lo haría Ud?

Dr. Grinspun: El precio del trigo esta oscilando actualmente en 90 dólares, cuando hace tres meses estaba en 70 dólares. Si usted fija una retención que cubra los 20 dólares, el  productor en el mercado interno o en el internacional vende diferenciando ese precio.

ANALISIS: Protesta.

Dr. Grinspun: Protesta si el costo de el es 71, pero si fuera 51 esta contento.

Dr. Tróccoli: Lo que hay que mantener es el precio retributivo interno, esto es lo que no hay que afectar.

Dr. Yeregui: Hay que evitar las transferencias intersectoriales, lograr una relación entre el precio del campo y de la ciudad, del sector agropecuario y del sector industrial. Lo fundamental es incrementar las exportaciones y limitar las importaciones. Hay que eliminar las importaciones superfluas. Queremos la autodeterminación en materia de trasporte, que los seguros se coloquen en el país y vender en condiciones favorables. También aludía el Dr. Tróccoli al- régimen de inversiones con un sentido selectivo con radicación de tecnología, con términos de repatriación, con control de la salida de divisas y además con la utilidad que signifique la inversión extranjera en el país. Asimismo, todo esto se encuentra complementado por el sistema de control de cambios que nosotros propiciamos y que obtuviera magníficos resultados durante el gobierno del 63 al 66, al menos en cuanto a la evasión de divisas se refiere.

Dr. Elizalde: Deseo mencionar algo que considero no es conocido. Dudo que la gente sepa que entre nosotros discutimos en estos términos. Deben creer que solamente hablamos de problema s políticos. Se sorprenderían de los problemas técnicos, sutiles, que  discutimos entre nosotros.

ANALISIS: La gente piensa en los radicales con la guitarra. Como yo si que no es así quise propiciar esta mesa.

Dr. Grinspun: Quiero hacer notar que el partido radical debe ser el que tiene mas economistas por km2 en el mundo.

ANALISIS: Además la gente tiene mucho miedo porque dicen que las radicales son personas de buena fe y cumplen lo que dicen. Y son peligrosos.

Dr. Elizalde: Eso es muy importante, Será peligrosa la honestidad.

Dr. Grinspun: La plataforma tiene una ideología definida y coherente pero nosotros no pretendemos hacer la plataforma o incluso en la función de gobierno pararnos en productos de tipo académico sino que vamos a ser eminentemente pragmáticos. Es decir, los países afrontan distintas realidades sucesivas y cada una requiere medidas concretas que se van adecuando. También cuando hablamos del sector externo no se puede dar una prospectiva total para todas las situaciones porque son muy cambiantes.

Es cierto que en la Argentina a partir de la crisis del año 30 el sector externo se ha trasformado en un factor limitativo. No necesariamente debe ser así. Es una realidad modificable y no se han aplicado políticas correctas. Padecemos flagelos crónicos como la inflación. Todo esto tiene repercusión y ha obrado como factor limitativo.

Pretendemos quebrarlo. Y señalaba el Dr. Elizalde hace un momento que habia dejado de serlo en la ultima parte de nuestro gobierno. ..

ANALISIS: Ud. dice que no fue limitativo. No fue limitativo para una determinada tasa de crecimiento...

Dr. Grinspun: ...del 20 % entre los años 64 y 65.

ANALISIS: Hubo una cantidad de obras y proyectos que no se pudieron realizar porque  no...

Dr. Elizalde: Hubo una cantidad de obras y proyectos que no se hicieron de inmediato, sin ton ni son, hasta negociar los créditos necesarios para hacerlos con buena financiación. Esto es distinto.

Dr. Troccoli: Si se trata de una hipótesis de un crecimiento desmesurado, evidentemente se desmorona todo. Pero llegar a un 6, un 7 o un 8 por ciento de crecimiento sostenido, acumulativo y permanente implica acelerar el país.

Dr. Elizalde: Hubo una serie de proyectos que no se pudieron hacer pero hubo un ordenamiento. Ud. recordara que hubo una circular muy criticada del Banco Central donde para la incorporación de determinados bienes de capital salíamos de los plazos convencionales, por lo cual no se podían prácticamente acceder. Es decir, era una manera de limitarlas por una serie de condiciones muy, muy duras, porque habia sectores del país donde habia equipos redundantes, que no se utilizaban y nosotros teníamos una serie de prioridades adecuadas a eso. Desde luego sucede como siempre^ si uno dispusiera de vastedad de recursos podría hacer muchas mas cosas.

ANALISIS: No hablaríamos de economía.

Dr. Grinspun: En algún momento tiene que haber una limitación. En última instancia el Dr. Elizalde todavia después del 28 de junio tuvo tiempo de firmar los cheques con los cuales se pagaban las últimas deudas de la primera negociación del Club de Paris: 50 millones de dólares. Y a partir de ese momento toda la deuda externa argentina estaba bastante reducida, pero sobre todo muy espaciada en plazos y las posibilidades de la balanza comercial, como se vio posteriormente, eran suficientemente sanas como para tener bien financiado al sector externo del país. Por eso digo que dejaba de ser un factor limitativo y no debería ser un factor limitativo. Depende de la política. ¿Que le pasa en este momento a Argentina? Tenemos una deuda externa muy grande, excesiva, pero no es proporcionalmente mas grave que la que heredó el gobierno del Dr. Illia. Si aquella se pudo manejar, ésta también se podrá. Este problema es grave, tiene un elemento más que gran parte de esta deuda es inútil, era para gastos internos, presupuestarios, corrientes, que se pueden haber resuelto con emisión.

ANALISIS: Y no se paga interés

Dr. Grinspun: Y no se paga interés en el exterior. Y al final igual va a haber que emitir para comprar las divisas. Es decir es postergar un poco el problema.

Dr. Elizalde: Lo que fastidia es que siempre les toca a los gobiernos radicales pedalear la subida a la montaña. Porque ya lo hicimos con la montaña que nos habían dejado todos los gobiernos militares de antes y el gobierno de Frondizi 63/66, y cuando llegamos arriba resulta que seis años vuelven a deshacer todo el problema externo y ahora vamos a tener que volver a pedalear. ¿Alguna vez nos tocará pedalear en la llanura?

ANALISIS: Dejen que ganen otros... (risas).
                                                                                
Dr. Grinspun: Hay otro problema ahora que es mas agudo que en el año 63 y es la proyección de los servicios de capital extranjero. Sectores muy importantes de la economía argentina fueron desnacionalizados y esto hay que cubrirlo con servicios financieros. También fue muy desordenada la política de incorporación de tecnologías, algunas inútiles para el país, que  significan fuertes pagos de regalías, etc. Esto tiene una incidencia bastante importante, son un par de cientos de millones de dólares anuales y es un problema que habrá que resolver y que se resuelve a través de una adecuada política de inversiones extranjeras que esta definida de alguna manera en la plataforma del partido. Otro elemento importante son los movimientos de capital, a corto y largo plazo. En algún momento usted, Dr. Morduchowicz, preguntaba sobre la actitud de los radicales sobre los organismos internacionales de crédito. Nosotros pensamos que vamos a utilizar al máximo los créditos para el desarrollo a largos plazos porque tenemos que modernizar la estructura productiva del país. Pensamos utilizar desde luego las inversiones de capital privado y acá también debemos ser claros. Hay que definir las áreas donde puede actuar el capital privado y las condiciones en que puede hacerlo. Así no vamos a tener dificultades. Lo que le interesa al inversor extranjero es saber a que reglas de juego tiene que atenerse. La Argentina es un gran país con un gran futuro que es un buen mercado para cualquier inversor extranjero. Nosotros aspiramos a que este periodo convulso que empezó en el año 30 haya servido de experiencia a todos, y esta ultima prueba que realizaron sectores civiles que empujaron a militares a hacerse cargo del gobierno, hablando de una eficiencia que nunca se ha logrado y que nos ha dado este triste país que tenemos ahora, también va a servir para que el país se pueda civilizar, es decir pueda volver a manos de los civiles, y avanzar por este camino. Y por ultimo, donde yo quería llegar es a los problemas del comercio exterior. La única manera de resolver nuestros problemas del sector externo es producir un amplio superávit durante unos cuantos años en nuestra balanza comercial. Entonces se resolverán los problemas de deuda externa y de capitalización del país. Y después no creo que sea un objetivo del país tener una enorme reserva de oro -si es que sigue monetizado- y de divisas -si es que siguen utilizándose como reserva- sino las que sean compatibles con las necesidades del país, para utilizarlas de una manera racional comprando en el exterior aquello que sea mejor para el país, con un orden de prioridades bastante correcto. Y acá entonces tenemos dos problemas que son muy diferentes. Uno son los problemas de demanda, Señalaba el Dr. Yeregui hace un momento que la demanda de los productos tradicionales argentinos esta tonificada, y tenemos una serie de problemas de acceso para los productos de zona templada, que consideramos que se pueden resolver con las negociaciones comerciales del año 73, porque el mundo ya está para eso. Allí también tenemos que tener políticas coherentes, correctas, con gran apoyo logístico, para poder llevar adelante la producción argentina. Y otro problema que nos va a hacer caer en otro tipo de análisis es el de la oferta. El problema grave que tiene la Argentina para cuidar su sector externo en los próximos años es resolver los problemas de oferta para el comercio exterior. Allí esta el nudo del problema y allí vamos a caer nuevamente en la definición de los problemas del agro argentino, que tendrá que ser, como siempre, el gran proveedor de divisas del país.

ANALISIS: Cuando usted habla del problema de oferta se refiere a la insuficiencia de oferta.

Dr. Grinspun: Claro.

(Continuara en el próximo número)








Fuente: “Las ideas económicas de los radicales” de Revista Análisis – N° 606 - 27 de octubre - 2 de noviembre de 1972.

Leer más...

viernes, 22 de junio de 2018

Fernando de la Rúa: "Discurso en la Real Academia Española" (25 de octubre de 2000)


Señores académicos; señoras y señores: cuando uno se apresta a ir al templo, no sabe la dimensión emocional con que se encontrará según las oraciones que vaya a predicar.

Y es lo que siento aquí esta tarde, porque una cosa es tener en el programa la visita a la Real Academia de Letras y otra llegar al templo de las letras y de la lengua como es esta Academia.

Le agradezco mucho sus palabras, señor presidente, y le agradezco mucho el honor de invitarme a hablar en esta alta tribuna. Sé que es un honor que se me dispensa por revestir el cargo de Presidente de la Nación Argentina y que es un acto de amistad y homenaje a nuestra patria y a nuestro pueblo.

Lo que sí es cierto, no lo puedo ocultar, la emoción de encontrarme aquí. Porque de chico reverenciaba yo esta imagen altísima y distante de la Real Academia, que nos marcaba el camino del rigor en las palabras y en las letras. Lo que estaba en el diccionario de la Real Academia valía, lo que estaba fuera era inexistente y allí teníamos al diccionario como referencia.

Pienso que vale mucho este cambio abarcativo que la Academia ha asumido como academia madre de las múltiples academias de la lengua española.

Al recoger los otros modismos y vocablos que surgen en la evolución constante de la lengua que se da en los lugares donde tiene también su asiento.

Las lenguas vivas son una agregación, una acumulación evolutiva de episodios, de matices, de formas culturales. El propio castellano, surge del encuentro de los pueblos que se habían refugiado en el norte, escapando de la persecución árabe cuando regresan hacia el sur y se encuentran con los que habían permanecido cerca de la cultura árabe y, entonces, en el entremezclar de las lenguas, empieza a surgir el nuevo castellano que, al extenderse a toda España, por encima de los diversos dialectos existentes, constituye la base de lo que es el español moderno.

La Academia surgió para custodiar la pureza de esa lengua. Pero esa lengua había viajado también a América junto con las carabelas de los descubridores y allí fue incorporando las nuevas formas culturales de las sociedades nativas y se enriqueció en una perspectiva nueva y distinta que ahora, en esta visión más amplia de la Academia, constituye la realidad vital de nuestro idioma. Idioma que va adquiriendo esta dimensión universal al empuje de su extensión a miles, millones de personas en todo el planeta.
Yo quiero traer esta tarde algunas reflexiones sobre el idioma español, que es nuestro idioma común. Como dijo el señor presidente, es la patria común que es nuestra lengua y gracias a la lengua común, sentimos como propias y compartidas las experiencias culturales que se dan en cada uno de nuestros países.

Así como nosotros sentimos a Cervantes o Unamuno como propios, también ustedes pueden sentir a Borges o a Sábato como propios, expresiones todos de la cultura que surge con la fuerza de la lengua común.

El idioma español es hoy una lengua universal cuya fuerza y difusión no están asociados al poder político de ninguna potencia hegemónica. Se trata sí, probablemente, de un caso único en la historia de la civilización humana y esto impone una reflexión política. Y pienso que transmitir mis ideas en este campo, puede ser una contribución a los trabajos de nuestra Real Academia de la Lengua.

Quiero hablar de la novedad y, si se quiere, de la contradicción de que una lengua sin padrinazgos políticos poderosos se esté convirtiendo en idioma universal.

Nuestra lengua española no transporta cargas de poder y esta afirmación no puede hacerse para otras lenguas vivas de nuestro tiempo.

Tenemos el deber intelectual de verlo tanto para entender su génesis como para formular acciones que recojan esta cualidad y sean capaces de proyectarla al porvenir. He dicho cualidad midiendo el peso de la expresión, porque estoy procurando mirar al idioma español desde el futuro, imaginando un mundo de cambios veloces e intercomunicados que modificarán el poder político, económico y militar de las naciones pero que se asentarán sobre una base cultural de muy larga duración.

Lo político, lo militar y lo económico son contingentes cuando se mide el largo plazo. Pero lo que pervive, como sabemos, son los fundamentos culturales sobre los que van creciendo y decreciendo los éxitos de un país, de una región o una comarca.

Si es cierto, como pienso, que nuestro español está disociado de las contingencias del poder, entonces es probable que su difusión espacial que hoy conocemos, se agregue una capacidad de permanencia temporal que lo hace privilegiado.

Era la historia de nuestra lengua como un flujo que aunque reconoce hitos mayores y protagonistas memorables, se parece más a un río de montaña que va engrosando su caudal a medida que avanza y va ganando en serenidad y empuje. Hay también, como en toda obra humana, hechos afortunados, como lo fue hace 500 años la conjunción del talento de Antonio De Nebrija y la visión de Isabel de Castilla. A aquél le debemos la gran construcción técnica y a la Reina, el tributo de reconocer una cultura política sin par y una capacidad fuera de lo común para comprender que el poder está sostenido antes que nada, por cimientos culturales. Lo que Isabel de Castilla entendía tan claramente hace cinco siglos, todavía hoy parece materia opinable para algunos tratadistas y dirigentes.

La España del 1500, la que fundó la América de la que vengo, era, primero que nada, una potencia cultural. Y la lengua iba aún más rápido que las carabelas.

Es conocido el episodio de que al llegar a la India el gran navegante Vasco Da Gama, se sorprendió escuchando mercaderes que se dirigían a ellos en la lengua de Castilla. Aquella lengua de la Reina y el gramático, era ya un idioma tan preciso como para servir de instrumento al pensamiento y a la comunicación en un tiempo de progreso exponencial.

Pero lo que es más significativo, es que los portadores de la lengua española que visitaron, recorrieron y colonizaron gran parte del mundo en el siglo XVI, se sentían dotados de un mensaje espiritual insuperable partícipes de un proyecto político poderoso y poseedores de los mejores conocimientos científicos, tecnológicos y militares de su tiempo.

Si no se tiene conciencia de este hecho histórico, no se puede comprender cómo el idioma que expresaba todas esas calidades se instaló en regiones lejanísimas. Y lo que es más importante, no se puede entender que los viajeros tuvieran una gran vocación por enseñar su lengua, sin temor de integrar a esa lengua, palabras, modismos o expresiones de los idiomas originarios de los pueblos con que tomaban contacto, sin dudar que las nuevas incorporaciones que volvían a sumarse al español imperial, eran factores de riqueza y no de debilidad.

El arrollador empuje de la lengua de Castilla en las tierras americanas, sólo fue posible porque el idioma español no tenía miedo; se sabía fuerte y los fuertes nunca tienen miedo ni necesitan discriminar al otro. La intolerancia es patrimonio de los débiles, también en la construcción idiomática.

Ese mismo espíritu de tolerancia, es la puerta de entrada para comprender el éxito, el prestigio y la perduración de la construcción idiomática en el Nuevo Mundo.

La España del 1500 no tuvo una política idiomática para el mundo indiano, sino una política de colonización en el sentido más noble del término. No era el idioma, por bello y perfecto que fuese, una transferencia autoritaria superestructural. La lengua de los colonizadores traía adentro, la sustancia de la mejor civilización de la época.

Aún reconociendo su genio y su huella en la historia de los hombres, se ha dicho alguna vez que el primer viaje de Colón pudo haber sido un hecho casual y sabemos además que el cruce del Atlántico, entre Europa y América, tuvo numerosos precursores.

Cuando se analiza de una concepción del poder político estos episodios, se advierte que la cuestión trascendental no está en el viaje mismo, sino en las decisiones que la Reina de Castilla y sus consejeros, adoptan inmediatamente de conocidos los resultados de la primera travesía.

La fundación del Nuevo Mundo y su incorporación a la familia universal, completando la integración del planeta, no es sólo el resultado del talento y el coraje de los primeros viajeros, sino de la calidad y fuerza de las decisiones políticas que Isabel de Castilla y su gobierno adoptaron desde 1493 en adelante.

Es causa de asombro observar que la joven España, que recién en 1492 había concluido con un gigantesco esfuerzo bélico la unificación política e ideológica del reino con la rendición de Granada, pudo movilizar entre el regreso de Colón de su primer viaje y la partida de la segunda expedición en sólo cinco meses, recursos humanos y materiales gigantescos que resultaron en la fundación de la primera colonia europea en el Nuevo Mundo en 1494.

Es este segundo viaje, con una flota de 17 navíos, 1.200 tripulantes y toda clase de pertrechos, simientes, animales y especialidad de profesionales, lo que marca la grandeza de España comprometiéndose sin flaqueza en la fundación.

A partir de ese segundo viaje, es la civilización española entera la que se derrama sobre el Nuevo Mundo y los Reyes Católicos, hasta la muerte de Fernando de Aragón, no ahorrarán ningún esfuerzo para construir la nueva España en las tierras descubiertas.

Así, el idioma español no sólo era lengua de imperio como soñó Isabel, sino la lengua de una civilización que se transplantaba. Será la lengua de un imperio pero mucho más, será la lengua de una siembra en un campo vastísimo, con un esfuerzo descomunal y con frutos que han cambiado la historia de la humanidad.

La siembra llevaba los valores morales, sociales y políticos de la España Europea y que aunque se adaptarán flexiblemente a las nuevas realidades y aceptarán el aporte que nuestros padres indianos realizarán en las costumbres y en las instituciones, permanecerán como columna vertebral de nuestro sistema de ideas.

Afirmo aquí que el respeto por la vida humana, el principio de libre albedrío, el derecho a la diferencia y el rechazo al poder absoluto de los reyes y los gobernantes, son valores de la América hispana que venía desde aquella siembra que están expresados en la lengua y siguen siendo nuestra matriz moral.

La siembra de la colonización española, no sólo transportó los principios morales y las instituciones, sino también todos los bienes e instrumentos de la cultura europea para la construcción de la civilización transatlántica.

Se suele decir que plantas y animales originarios de América representan hoy un poco menos del 20 por ciento del patrimonio mundial. Y cuando se quiere ejemplificar este considerable aporte americano a la vida del mundo, se habla del chocolate, de la papa, del tomate, del maíz. Pero estas ejemplificaciones denuncian una mirada eurocentrada y siendo formidables estos aportes que gracias a la colonización española entraron al patrimonio de la humanidad, son diminutos si se tiene la mirada inversa. Porque los colonizadores españoles que trajeron a Europa esas especies, llevaron a América el otro 80 por ciento de que América carecía y esto es tremendamente revolucionario.

Menos de un siglo después del viaje de Colón, la vid, el olivo, el trigo, animales domésticos de todo tipo habían sido transportados, adaptados y multiplicados por el tesón español en el Nuevo Mundo.

En las carabelas españolas llegaron la rueda, el caballo, la vaca, la imprenta y esos bienes maravillosos tuvieron los nombres que le da la lengua española porque sólo podían identificarse con ellos.

El español fue pues, para nuestros antepasados indianos, no sólo el idioma de los principios y de las instituciones, sino también el de los más sencillos elementos de la vida cotidiana. La lengua crecía sola con el crecimiento de una civilización en todos sus aspectos. La civilización indiana, la España americana, sólo podía pensarse y comunicarse en la lengua que había venido con la gran siembra.

Puede suponerse que hasta fines del siglo XVII, la universalidad del español estaba sostenida por el carácter hegemónico de España en los asuntos mundiales. Pero si la unidad política del Imperio sobrevivió a las alternancias de la política europea, con mayor naturalidad lo hizo la unidad cultural ya enriquecida por infinidad de matices.

Cuando a principios del siglo XIX, la mayoría de los pueblos de la gran familia española inicia el proceso de independencia, hay otras lenguas instaladas en el mundo como idiomas internacionales y todos los próceres de nuestra independencia hablaban alguna de esas lenguas, en particular el francés y el inglés. Pero para todos ellos y para nuestros pueblos, la lengua española era la lengua propia.

Nuestra larga guerra de la independencia fue una guerra en español, era nuestra lengua, era la lengua de los que ganaron y de los que perdieron. Y es en este punto preciso cuando el español original, enriquecido por millares de vocablos aborígenes, deja de ser el idioma de una potencia para ser el idioma de una familia universal de pueblos.

Asentada la nueva organización de la familia hispano parlante, definidas las nuevas nacionalidades con todas sus diferencias étnicas, culturales y políticas, a principios del siglo XX el idioma español es ya el idioma de todos.

Cada una de nuestras naciones adopta sus propios esquemas de desarrollo, organiza la vida a su manera y empieza a aparecer en la escena internacional con sus propuestas y sus contribuciones al progreso colectivo.

Esta diversidad de proyectos nacionales y la potencia de los pueblos que empiezan a crecer en todos los aspectos del quehacer humano, abrirá a la lengua común nuevos campos de complementación, no ya producto del contacto geográfico y cultural con otros solares, sino como resultado de la interpenetración dinámica con nuevas técnicas y conocimientos del hombre.

Cada uno de los pueblos de la familia de lengua española, ha construido su arte, su ciencia, su tecnología relacionándose con todas las expresiones universales pero fundando su desarrollo en la potencia de la lengua común.

Unos, allegaron creaciones musicales; otros, descubrimientos científicos; otros, más invenciones arquitectónicas y todos, sin excepción, nuevas y originales formas de organizar la sociedad y la familia, el sistema normativo, las relaciones humanas y el progreso social.

De este modo, otras palabras y expresiones, propias de los profesionales o de especialistas, creadas por esas profesiones o tomados de otros idiomas, han entrado y entran al idioma español por estas puertas que hemos conservados abiertas en cada uno de nuestros países.

Esta autonomía de destino que tiene ahora cada una de las naciones de la familia hispano parlante, es enormemente fértil. Sabemos que debemos acceder al progreso espiritual y material con nuestras propias fuerzas y nadie se siente en inferioridad de condiciones para intentar todas las aventuras.

Si hoy es reconocido que en el campo de la literatura las letras Hispanoamericanas son de una gran fecundidad, no menos cierto es que nos sentimos partícipes de la carrera mundial en todas las artes, en todas las ciencias, en todas las técnicas y en todos los deportes.

La ciencia argentina ha sido galardonada varias veces con los mayores lauros mundiales. Y un puñado importante de países Hispanoamericanos procuramos, tenemos y agrandamos desarrollos propios en el campo científico; lo mismo puedo decir de las artes. Hoy no hay certamen mundial de ciencias, de artes o deportes donde estén presentes los hispanos parlantes provenientes de algunos de nuestros países.

Gracias a todos estos empeños autónomos y espontáneos, la lengua participa de la combinación profesional al más alto nivel.

En muchas actividades hoy es necesario y conveniente conocer el idioma español o por lo menos leerlo para estar en la primera línea del desarrollo de esa especialidad. No necesitamos imponer nada, porque estamos simplemente reproduciendo el modelo de la siembra colonizadora. Y nuestra lengua va subida con naturalidad a los éxitos de nuestros científicos, artistas, pensadores, deportistas o técnicos y ellos también introducen, por la propia necesidad de su profesión, al gran lenguaje común los nuevos vocablos o expresiones que el desarrollo de la especialidad requiere.

El resultado de estas identidades nacionales completas, es que hoy se puede acceder a la lengua española para hacer turismo en un país, para estudiar música en otro, medicina en aquél y así abarcando todas las especialidades de las profesiones y creaciones humanas. La consecuencia de todo esto, es peculiar y debemos tomar nota.

No existe una relación estricta entre la lengua española y la geografía, la historia o la literatura de un solo país, como acontece con otras lenguas vivas. Se aprende el español para entrar en un verdadero universo de pueblos y actividades diferentes; un universo que está en continua expansión y que tanto impulsa el español como lengua universal, como nos obliga a mantenerlo abierto para adquirir todas las transformaciones.

El enriquecimiento del español por el contacto con otras culturas y la combinación por la interpenetración con todas las disciplinas humanas, ha convertido a nuestra lengua en una casa común, con tantas puertas de entrada como pocos idiomas en la Tierra.
La vitalidad de los pueblos de habla hispana nos permite además, suponer que en el siglo que iniciamos, muchos de nuestros cofrades adquirirán jerarquía política de potencia, de primera o segunda línea, llevando también al campo de la política internacional una necesidad ineludible del español como lengua planetaria.

Esto ya tiene principio de realidad en la vida cotidiana para la gente del Nuevo Mundo. Para un europeo de nuestro tiempo, es ligeramente inverosímil que podamos pensar en viajar por todo nuestro continente, estudiando, enseñando, comerciando o descansando sin plantearnos nunca la cuestión de las diferencias idiomáticas.

Lo imposible de Europa es la norma de América y tengo la sensación que esta unidad en la diversidad se va extendiendo. Para nosotros, hispano parlantes, es motivo de curiosidad y halago aprender en el contacto directo o en un noticiero de la televisión o en el cine, las pequeñas diferencias de lenguaje que hacen más colorida esta familia idiomática que integramos. Y no son sólo las diferencias de un país a otro, sino que incluso en los países más grandes, como muchos de los nuestros, las diferencias se dan de región en región en el idioma coloquial, provocando situaciones para la lisonja y el aprendizaje.

El diseño que he trazado hasta aquí, nos permite observar los secretos de la potencialidad de la lengua española en el año 2000. Los dos que relevo desde el punto de vista político, es la ausencia de una potencia hegemónica y la pluralidad de las fuentes de enriquecimiento del idioma, tanto la combinación cultural como la combinación profesional a la que me he referido.

Estas conclusiones definen el presente. El español de la gramática de Nebrija, que supo tener fronteras permeables con todas las lenguas aborígenes del Nuevo Mundo para transformarse una y otra vez hasta el español de hoy, afronta afortunada y vigorosamente, el desafío de su enriquecimiento en todas partes.

Los médicos argentinos que ostentan con orgullo la posición de técnicas avanzadas, saben que pueden incorporar a nuestra lengua los giros técnicos que su especialidad requiere y que si ellos adquieren las condiciones necesarias, serán incorporados definitivamente al español universal. Lo mismo vale para otros campos del quehacer y para los otros pueblos hispano parlantes.

Pero así como en el norte de Argentina, el español de Nebrija se encontró con los vocablos guaraníes, y en la región Andina con las quechuas y en La Patagonia con las araucanas y de todas ellas tenemos enriquecimiento en el español universal de nuestros días, este proceso de fecundación por el enriquecimiento cultural, continua hoy en fronteras aún más amplias y que constituyen desafíos más fuertes y emocionantes.

En América, se está produciendo un fenómeno cultural idiomática y étnico bien conocido. Me refiero a la intensa frontera entre el español y el inglés en América del Norte, que presenta rasgos de un volumen y de una diversidad proporcionalmente mayor que del antiguo contacto con las lenguas aborígenes.

No sabemos que resultará de este proceso, pero podemos alegrarnos de que una nueva puerta de enriquecimiento se haya abierto para nuestra gran lengua y actuara acompañando ese proceso con el mismo espíritu de tolerancia y realismo que tuvieron nuestros mayores.

Debo señalar también, que en América del Sur estamos abriendo otra gran frontera idiomática, potencialmente tan importante como la de América del Norte. En este caso, entre nuestro español y el portugués. Tal vez desde la distancia de Europa no se advierta bastante el cambio histórico que se está produciendo en nuestra región desde hace 15 años. Por lo menos, desde que Portugal obtuvo su autonomía en 1640, la tierra sudamericana fue territorio de conflicto entre la cultura portuguesa y la cultura española con un vértice crítico en el gran espacio de los ríos que forman el Río de la Plata.

Este enfrentamiento dio origen, entonces, a numerosas guerras entre las coronas de España y Portugal. Brasileños y argentinos heredamos ese mandato de conflicto. A pesar de la continuidad geográfica y de los intercambios de artistas, científicos e intelectuales, la cultura brasileña y la lengua portuguesa fueron extranjeras y adversarias para nosotros durante más de trescientos años.

La decisión de los gobiernos democráticos de Brasil y de Argentina, de invertir esta situación, transformando al adversario de ayer en el aliado de hoy y mañana, es un acontecimiento político y cultural extraordinario. Se lo suele mirar como un hecho económico pero para cambiar de manera tan drástica un curso tan largo, hemos estado tomando decisiones menos visibles que las económicas, pero no menos trascendentales en el campo político y cultural.

Ahora empezamos a acercarnos rápidamente a una interpenetración de la lengua del Brasil y el español; español de paraguayos, uruguayos y argentinos. No sólo se trata de un proceso espontáneo, sino que los gobiernos hemos tomado decisiones, que muchos de ustedes conocen, en pro del conocimiento recíproco de ambas lenguas. Esto permite prever que en el curso de pocos años, el español y el portugués serán hablados concurrentemente en los países del Mercosur.

Por ello, es fácil imaginar que surgirán también, expresiones combinadas de ambas lenguas, utilizadas por millones de personas en toda la vasta gama de especialidades y quehaceres que interesan a naciones vigorosas como las que integran esa asociación.

Vengo a decir, por eso, en este ámbito solemne de la Real Academia de la Lengua, que en América del Sur se está iniciando una nueva combinación del idioma español, esta vez con la lengua portuguesa.

Es legítimo pensar que el enriquecimiento cultural del español con el inglés en América del Norte y el enriquecimiento con el portugués en América del Sur, constituyen grandes desafíos para nuestra lengua. Participo de ese pensamiento. Pero es un pensamiento que no debe inquietarnos. No debe inquietarnos porque puede sí hablarse de la fortaleza política de la lengua española, que no depende del éxito de ningún país, que ha sabido absorber todos los aportes y a la que se puede entrar por muchísimas puertas. Y compromete mi atención también, porque la única manera de afrontar con éxito los tiempos que vienen, es conservando celosamente esta maravillosa manera de aprender de los otros, sin dejar de ser nosotros mismos, que es la historia moderna de nuestra lengua universal.

Y hasta podemos tener un sueño: el proceso de crecimiento acercamiento entre todos los pueblos de la Tierra, requiere de instrumentos flexibles y abarcadores para poder producirse de manera provechosa. Uno de esos instrumentos ha de ser la lengua o las lenguas que conserven un carácter universal.

Por todos los atributos que hemos señalado, es probable, seguro para mí, que nuestra lengua tenga ese destino de porvenir.

Señor presidente, señores académicos: me complace muy especialmente anunciar en esta ocasión el gran interés y la mejor disposición de la República Argentina para ser sede del IIIº Congreso de la Lengua Española como continuación del primer congreso celebrado en Sacatecas y del segundo que próximamente se realizará en Valladolid.

Al mismo tiempo, es muy grato unirme a las merecidas felicitaciones que han recibido las veintidós academias de la lengua española que con tanta justicia se han hecho acreedoras al premio Príncipe de Asturias para la Concordia y mucho me complace que éste le será entregado en Oviedo el próximo viernes.

Mis felicitaciones a la presidenta de la Academia Argentina de las Letras y mi reconocimiento a ustedes por la paciencia para escuchar estas humildes reflexiones de un visitante que llega desde América, República Argentina.

Muchas gracias.










Fuente: Discurso del Sr. Presidente de la Nación en su visita a la Real Academia Española, parte de su gira al Reino de España, 25 de octubre de 2000.


Leer más...

miércoles, 13 de junio de 2018

Raúl Alfonsín: "Aborto y Cuba: dos temas sobre los que hay que fijar posición" (26 de febrero de 2004)


Con motivo de la propuesta del Poder Ejecutivo de enviar al Senado de la Nación el pliego de la doctora Carmen Argibay, con cuya designación como integrante de la Corte Suprema de Justicia estoy de acuerdo, han resurgido los argumentos que sostienen la inconstitucionalidad del aborto, basados en el Pacto de San José de Costa Rica y en el Tratado sobre los Derechos del Niño.

El capítulo IV de la Constitución Nacional, referido a las atribuciones del Congreso, establece en la segunda parte del inciso 23 del artículo 75 que corresponde al Congreso: 

"Dictar un régimen de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental, durante el embarazo y el tiempo de lactancia". 

Esta cláusula no tiene nada que ver con el aborto. El tema surgió porque el señor constituyente Rodolfo Barra, principalmente, pretendió que se estableciera la protección desde la concepción, posición que sostuvo insistentemente.

En mi corta exposición sobre el tema, sostuve:

"La cláusula que estamos considerando ha sido el resultado de extensas conversaciones e intercambio de ideas que, en algún momento, se mezclaron con proyectos que establecían criterios vinculados con el tema de la vida, y otros, referidos al aborto, en los que se fijaba su penalización —tema que nuestro bloque consideró que no se encuentra habilitado para la consideración de esta Convención, tal cual se pronunció, según tengo entendido, la comisión de redacción—.

Entendemos que esta era y es una cuestión de tipo legal. Por lo tanto, vamos a votar afirmativamente el dictamen en consideración porque está vinculado con el régimen de seguridad social, del que carecía la República Argentina. Debo reconocer que en mis años mozos vi cómo florecían —por lo menos en la provincia de Buenos Aires y creo que bajo el gobierno del doctor Mercante— los centros maternoinfantiles que prestaban colaboración extraordinaria a la madre y al niño. Esto abre la posibilidad de volver, como dijo muy bien el señor convencional Salum, a una actividad de este tipo.

Queremos dejar perfectamente aclarado que se ha cambiado el criterio y que ahora la vida se defiende a través de un esfuerzo que deben realizar la sociedad y el Estado, para dar a la madre y al niño la posibilidad de desarrollarse tranquilamente en el entendimiento de que, al menos, van a obtener el apoyo mínimo, necesario y fundamental.

Es por eso que estamos de acuerdo en votar afirmativamente este proyecto, que no le dice a la Legislatura que penalice el aborto o que libere cualquier posibilidad de aborto, sino que se trata de una iniciativa que podría estar perfectamente vinculada a la legislación de un país que acepta el aborto, como es Suecia, y también podría estarlo a la de un país como Irlanda, que lo prohíbe.

Estamos defendiendo la vida y estamos trabajando de la manera más importante, que es la única que concebimos como posible para que se evite la tragedia del aborto, pero no a través de la penalización, sino del auxilio y la asistencia del Estado argentino".

(Intervención del Convencional Raúl Ricardo Alfonsín, pág. 4600-4601, Diario de Sesiones de la H. Convención Constituyente, 19 de agosto de 1994)

Sí se vincula al aborto el Pacto de San José de Costa Rica, con jerarquía superior a las leyes, de acuerdo al inciso 22, que en su artículo 4to. inciso primero establece: "Toda persona tiene derecho a la vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción".

En cuanto a la Convención sobre los Derechos del Niño, que también fue invocada en la discusión, el artículo primero establece que "se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad". Esto es todo cuanto señala con relación al tema que consideramos.

Pero ocurre que la ley de aprobación de la Convención hace reserva de ciertos incisos, lo que es normal, pero pretende introducir una enmienda con relación al artículo primero, declarando absurdamente que "debe interpretarse en el sentido de que se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad".

En primer lugar, esta definición no forma parte de la Convención, pero si se insistiera en ello, habría que recurrir al art. 50 que establece una serie de requisitos para aceptarla y sostiene finalmente que "entrará en vigor cuando haya sido aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas y aceptada por una mayoría de dos tercios de los Estados Partes". Esto jamás ocurrió.

Luego aparecieron distintos grupos laicos que endurecieron su oposición, lo que produjo abucheos y silbidos generales a mi corta intervención.

Quiero señalar además que nuestro Código Penal, a pesar de su dureza, establece en su artículo 86 limitaciones a la punibilidad del aborto.

Soy católico, pero no puedo aceptar moralmente que en caso de grave riesgo de muerte para la madre, que incluso puede tener otros hijos que la necesitan para su educación, se opte por dejarla morir. Tampoco puedo aceptar que en caso de violación, la futura madre no tenga derecho a abortar.

¿Y qué decir del caso del embarazo de un anencefálico (niño sin cerebro y casi sin cabeza)? ¿Debe esperar la madre nueve meses para parir un niño que morirá en pocas horas?

Miles de mujeres pobres mueren víctimas de los efectos generados por la realización de abortos sin atención médica. Otras tienen niños escuálidos que no podrán alimentar. En este caso, la responsabilidad es del Estado, por la carencia de educación sexual y de la falta de atención médica adecuada. Es necesario proteger a las madres y al futuro niño, como lo establece la reforma de 1994 de la Constitución Nacional. Esta será la mejor forma de evitar el aborto, quizás una de las más grandes tragedias que puede sufrir una madre.

Nadie puede decir "yo estoy a favor del aborto" o "a favor del divorcio", pero hay casos en que debe reconocerse el derecho a ellos.

RAZONES PARA ABSTENERSE

No cabe la menor duda de que de acuerdo con mi filosofía, se violan derechos humanos en Cuba, aunque más no sea porque no se admite el pluralismo democrático. Si no fuera así, nuestro voto no debiera ser de abstención, sino simplemente en contra de la pertinaz insistencia de los Estados Unidos.

¿Pero por qué, si hay violación de los derechos humanos, nos abstenemos?

Hay muchas razones. Vamos a empezar por la discriminación. En el mundo hay mucho más de cien países donde se violan las li bertades básicas, pero nada dice el País del Norte sobre ellos, porque son sus aliados o simplemente porque no les interesa. El caso más espantoso es el de la Indonesia de Suharto, quien asesinó a cientos de miles de personas en Timor Oriental, entre ellos niños y mujeres, y realizó otras matanzas en su territorio. Fue considerado un gran hombre por Estados Unidos, del que recibió agasajos de altos funcionarios sencillamente porque les había entregado el país, generando un importante aumento de la pobreza en su población.

Seguiremos con el embargo, que empobrece al pueblo de Cuba, incrementa el legítimo nacionalismo y entorpece cualquier diálogo constructivo. Estados Unidos cada vez lo profundiza más, particularmente en tiempos de campaña electoral, con el propósito de ganar votos de exiliados o refugiados cubanos, que en el estado de Florida pueden definir una elección reñida y tienen su fuerza en otros, como en New Jersey.

Finalmente, vamos a lo principal. El presidente Bush manifestó que quiere acelerar la caída de Fidel Castro y creó una comisión a efectos de diseñar un plan para la transición. ¿Tendrá este plan el éxito del puesto en marcha en Irak? Un hecho llamativo es el de la proliferación de noticias vinculadas con la salud del presidente Castro. ¿No ocurrirá que se trata de meditar sobre una invasión "preventiva" para evitar el caos?

Lo cierto es que hay una amenaza cierta de utilizar la violencia. Así también lo entienden en Cuba, que se prepara para resistir.

Creo que, para terminar, resulta de interés la declaración del Congreso de la Internacional Socialista realizado en San Pablo, que expresa textualmente: "La Internacional rechaza los recientes intentos de desestabilizar a Cuba por parte de la Administración de los Estados Unidos, los que ponen en peligro la paz en la región que estamos totalmente comprometidos a preservar, y pide enérgicamente que los EE.UU. pongan fin al embargo económico contra Cuba. La Internacional Socialista pide la liberación de los opositores políticos dentro del marco de la legislación nacional vigente y los tratados internacionales sobre derechos humanos, y el diálogo entre los sectores del país para continuar el proceso democrático en la isla sin intervención de ningún país extranjero".









Fuente: “Aborto y Cuba: dos temas sobre los que hay que fijar posición” por el ex Presidente de la Nación, Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, en la sección Tribuna del Diario Clarín de la edición del 26 de febrero de 2004.

Leer más...