Páginas

sábado, 2 de febrero de 2019

Revista Qué: "Intransigencia vs. Unionismo" (23 de noviembre de 1955)

UNA LARGA DISPUTA SIGUE SACUDIENDO A LA U.C.R.

Mucha agua ha corrido ya bajo los puentes desde que el pleito radical comenzó a canalizar corrientes hondas. Hay que partir de un ayer cercano: cuando Arturo Frondizi llego a la presidencia del partido. Pudo escucharse entonces una aserción enfática:

"Ha habido una revolución en el radicalismo. Recién empieza a gobernar la intransigencia".

¿Que traducían estas frases? Los unionistas ya estaban desplazados de la conducción. Pero Santiago del Castillo, titular entonces del Comité Central, no resultaba para quienes votaron la Declaración de Avellaneda 1948 un ortodoxo Intransigente: era risible detrás suyo la personal figura de Sabattini... Fue a la sazón que hizo su entrada triunfal Frondizi: el 31 de enero de 1954 resulto electo jefe de la Unión Cívica Radical. Vencía con la "línea combatiente": lucha abierta, retención de bancas Y también una "línea doctrinaria", antiimperialista y popular, amen de otras consignas.

INTERVENCIONISMO: CRISIS

Unionistas y amigos de Sabattini no bajaron sus armas: se aprestaron a usarlas cuanto antes... Hubo una pausa: 25 de abril, elección general en el país; el radicalismo voto en orden unido. Después, se reanudo la brega de entre- casa. Por fin, gran estallido de la crisis: el Comité Nacional rechazo —24 de mayo— los delegados de San Juan. Santa Fe, Santiago del Estero. Sobre tablas, intervenciones a los tres distritos. Los derrotados pusieron sus gritos en el cielo: "¡Intolerancia, extremismo!"...

De ahí en más el diferendo radical siguió su curso entre zigzags complejos. La situación general de la Nación cargo sus tintas sobre el cuadro. Reafirmaron su oposición los unionistas; hablaron los de Córdoba de abstención activa; se consolido el apoyo de la intransigencia al comando de Frondizi. Hubo muchas escenas enojosas: en la Casa Radical, en las provincias. En el propio Congreso. Se advirtió, una vez y otra vez, esta rara paradoja: cuando mis propugnan los bandos radicales la unidad, mas parece acentuarse entre ellos la discordia.

ETAPA DECISIVA

Ya en los últimos meses, la situación tornose seria: la convivencia de los distintos núcleos pareció más difícil todavía. Llegaron los grandes hechos nacionales: desde junio a septiembre, lapso critico. Instalado el Gobierno Provisional, Frondizi en nombre del radicalismo le dio un apoyo amplio. Pero su voz no resulto exclusiva en el partido: también se escucharon duros acentos desde la Casa Radical, y otras figuras mas fueron hablando con matices diversos: intransigentes del Comité Nacional; sabattinistas; hombres del unionismo; los exilados que volvían; algunos francotiradores... En la Junta Consultiva que creo el Gobierno, hubo que incluir a representantes de las tres tendencias principales.

Se llego así a una etapa culminante: "grandes bonetes", no enrolados abiertamente en los núcleos en pugna, promovieron gestiones pro unidad integral. Frondizi que escucho sus palabras las giró al comité, citándolo para el 28 de octubre último. La hora de la decisión había llegado.

OTRA VEZ AVELLANEDA

El viejo local partidario de la calle Belgrano, en la ciudad de Avellaneda albergo otra asamblea memorable. Apenas abierto el acto, las posiciones quedaron definidas: por 58 votos contra 16 se rechazo un pedido de tratar proyectos de unidad antes que un informe de la mesa.

Cuando al fin, se debatió el candente problema partidario, hubo pasión, aplausos y silbidos. Cuatro horas de discursos. Perette y Vitolo Impugnaron, vehementes, el despacho que elaboró la mayoría. Lo defendieron Mac Kay. Silvestre Begnis. "La unidad radical —sostuvo este— no se haría por decreto sino por conducto de sus afiliados" En el mar borrascoso, Arturo Illia, delegado por Córdoba, echo un poco de aceite: se mostró alarmado por la beligerancia interna, pero anuncio el apoyo de su sector mediterráneo a una conducción honesta del partido por la intransigencia gobernante. Por amplio margen se aprobó el dictamen de la mayoría: amplia amnistía; invitación a acatar las decisiones de la convención: facultar a la mesa para reorganizar distritos donde existan o se creen conflictos...

Restaba aun el espinoso as unto de Entre Ríos, el baluarte unionista que ya estaba en capilla. Como era previsible, el comité acordó reorganizarlo Volvió a protestar Perette: "línea opresiva","negación del federalismo". Pero la suerte estaba echada...

Y AHORA... QUE?

Tras la tormenta, no llegó la calma. Este fue el juicio intransigente: "Afirmación de servir los principios populares que sustentó Yrigoyen". El unionismo clamo, acremente:"El partido entra en una de las peores encrucijadas".

Se produjeron, a partir de ahí, sucesos importantes dentro y fuera del partido. En Córdoba, la asamblea nacional del Núcleo de Unidad Radical, reunida el 11 y el 12 de este mes, se preparó a fondo para seguir la lucha, con estos objetivos primordiales: salvar la unidad y el acervo moral del radicalismo, e impedir el desarrollo de "practicas totalitarias". Además, reitero criticas acerbas contra el comando frondizista.

UNA PAUSA BREVÍSIMA

Frente al cambio operado en el Gobierno Revolucionario hubo otra pausa brevísima en el litigio interno... pero la brega continua. Silvano Santander repudia el "zarpazo" a su distrito: "Entre Ríos —afirma— siempre rechazo los malones federales". Dimite, además de su cargo de delegado al comité nacional, con frases agrias. Mientras tanto. Crisologo Larralde se va en gira a esas tierras entrerrianas para sembrar un poco mis de la doctrina intransigente.

En este punto de fluidez están las cosas radicales. "Haremos la unidad de todos modos", proclama la Comisión Pro Unificación que encabezan Michel Torino, Cattáneo, Nerio Rojas. Los intransigentes se sonríen y responden en la sede de Río Bamba: "Estamos cada vez mis firmes...". Ratifica a su vez Frondizi que no existe tal problema y afirma que la única unidad posible es la que se logra en base a la conducta y los principios establecidos en lo que 'se llama en la ley del radicalismo: la plataforma política.

LA REORGANIZACIÓN SE EXTIENDE

Luego de la reunión del grupo unionista en la ciudad de Córdoba los entendidos consideran que el pleito radical ha de enconarse aun más. La virtual jefatura del doctor Miguel Ángel Zavala Ortiz, hace improbable que prosperen las gestiones que vienen realizando los mis "conciliadores". Una pauta de ello lo sugiere la forma en que se ha de resolver el pleito de Entre Ríos. Decretada la reorganización por el Comité Nacional se esperaba que el grupo unionista entrerriano acatara tal resolución y se inscribiera en los nuevos registros, dando al problema una solución, aunque no muy favorable para la tendencia que comanda en la provincia de Urquiza don Eduardo Laurencena. Pero la decisión del grupo unionista ha quebrado toda posibilidad; no se acatara la resolución, no habría afiliación de sus simpatizantes y subsistirán entonces en Entre Ríos, a igual que en Santa Fe y la Capital Federal dos comités de la U. C. R.




Arturo Frondizi: "Unidad en los principios"





Fuente: “Intransigencia vs. Unionismo” en Revista Qué Sucedió en 7 días, Año II, N°57-58, del 23 de noviembre de 1955.

No hay comentarios:

Publicar un comentario