Páginas

viernes, 9 de marzo de 2018

Gral. Julio Alsogaray: "Como derrocamos a Illia" (28 de junio de 1971)


Ya en abril de 1964, entonces como director de Gendarmería, había mantenido conversaciones con militares retirados y en actividad, y con un grupo de civiles. En esas reuniones cuestionábamos el futuro incierto del país ante la ineficacia en todos los órdenes puesta de manifiesto por el gobierno radical. La realidad nos mostraba un desorden generalizado: huelgas, inquietud universitaria, acentuado deterioro de la economía, situaciones críticas en regiones explosivas como Tucumán y, como corolario, el auge del comunismo.

Recuerdo que esto me llevó a exteriorizarle nuestras inquietudes al entonces comandante en jefe del Ejército, general Onganía, no con una intención conspirativa sino con el propósito de alertarlo de lo que, inevitablemente, sobrevendría y poder así prevenir hechos que iban a recaer, sin duda, sobre la responsabilidad de las Fuerzas Armadas. Onganía escuchó con atención, pero me advirtió que no concretáramos nada por el momento y que mantuviéramos nuestra actividad al margen de las Fuerzas Armadas, de manera que continuamos las reuniones siempre en casa de civiles, como por ejemplo la de mi hermano Álvaro, o a veces en la mía. Nos asesoraban abogados y otros civiles que compartían nuestras ideas, personas a las que no quiero nombrar (nunca lo he hecho, porque algunos desempeñan ahora cargos de importancia), pero puedo nombrar en cambio militares en retiro como los generales Francisco Imaz y Eduardo Señorans.

En 1965 la situación que habíamos previsto cobraba realidad día a día, y la perspectiva de elecciones (creo que de gobernadores) obscurecía aún más el panorama: ante la imposibilidad de tolerar más proscripciones, era inevitable la vuelta del peronismo con su secuela de enfrentamientos y revanchismos que trabarían, más aún, la ya vacilante marcha del gobierno. Entonces nuestros preparativos se aceleraron, y ya con la participación activa del general Onganía, que había renunciado a su cargo de comandante en jefe, las reuniones tomaron un cariz decididamente conspirativo. El general Pistarini, su reemplazante en la comandancia del Ejército, estaba con nosotros, y tanto él como los comandantes de las otras armas trataron repetidamente de presionar al presidente Illia para que tomara medidas capaces de frenar el caos, sobre todo en el campo económico y gremial; pero siempre respondía con evasivas que nunca cumplía.

Los hechos se precipitaron al advertirse el inminente relevo del general Pistarini por el entonces secretario de Guerra, general Eduardo Castro Sánchez quien, a pesar de coincidir en "la necesidad de tomar medidas drásticas que modificaran el rumbo del gobierno, era partidario de respetar el orden constitucional a cualquier precio. Llegamos entonces al decisivo 27 de junio de 1966, fecha en que el general Pistarini releva de su cargo al general Carlos Augusto Caro, el candidato posiblemente elegido por el secretario de Guerra para reemplazarlo. Esta medida torna la situación insostenible y pone en marcha la revolución, cuando aún faltaba por lo menos un mes de preparativos: recién habíamos empezado a buscar los hombres que integrarían el gabinete, y sólo contábamos con el doctor Néstor Salimei como candidato a Economía. Este, propuesto por el general Onganía, se constituyó, precisamente, en el primer indicio de divergencias, ya que no era considerado el hombre indicado por muchos de nosotros.

Onganía era, en ese momento, el jefe obligado de la revolución por sus antecedentes intachables y su categórico consenso en el seno de las Fuerzas Armadas. Por otra parte, si bien era un hombre introvertido, casi hermético, nunca había criticado nuestras ideas de una economía libre y desestatizada, ni expresado su concepción corporativista. Era tozudo, "cabeza dura", pero esas posibles limitaciones no pesaban en razón de su rectitud y de sus innegables condiciones para el mando y la dirección, tan necesarias en ese momento. Otro no hubiera logrado un consenso inmediato y suponer qué habría pasado si se hubiera sacrificado el consenso a cambio de un jefe más definidamente identificado con las ideas iniciales de la revolución, no pasa de ser ahora sólo eso: una mera suposición.

Con respecto al momento culminante de la destitución del doctor tilia, la misión de informársela personalmente recayó en mí, entonces comandante del Primer Cuerpo de Ejército, en razón de detectarse la presencia, en el interior de la Casa de Gobierno, de numerosos civiles, algunos de ellos armados, que podían provocar hechos imprevisibles. La presencia de los comandantes en jefe, responsables públicos y directos de la revolución, hubiera sido un factor innecesariamente irritativo. Yo la acepté como subalterno consciente de mi responsabilidad, y volvería a hacerlo en una situación semejante; es decir, considerando lo que significaba entonces la Revolución Argentina, al margen de lo que haya sucedido con ésta posteriormente.

Me puse, pues, en comunicación con mi amigo, el coronel D'Elía, jefe en ese momento del Regimiento de Granaderos a Caballo, y le pedí, en su carácter de encargado de la custodia presidencial, que desalojara a los civiles. Este objetivo, si bien se realizaría por medio de efectivos policiales (hay un cuerpo permanente en el interior de la Casa Rosada), lo mismo se cumplió bajo la responsabilidad del coronel D'Elía. Informado del cumplimiento de la medida, me dirigí desarmado y con uniforme, en compañía de los coroneles Premoli y Perlinger, hacia el despacho del presidente, y al abrirse la puerta en medio de una gran tensión, éste se hallaba junto con sus hijos, su yerno y numerosos colaboradores, entregado a la tarea de autografiar fotos suyas para repartirlas entre ellos. Entonces me acerqué y le dije:

"Doctor Illia, suspenda un momento, por favor".

Pero como simulara no escucharme tomé la pila de fotografías; lo mismo hizo el doctor Illia, lo que provocó un breve forcejeo. Yo retrocedí porque no me encontraba allí para protagonizar una escena de pugilato, y le espeté:

"Doctor Illia, le vengo a pedir su renuncia en nombre de los comandantes en jefe".

El presidente se sentó y hablando con su habitual lentitud, aunque con gran emoción, respondió: "Pero general, usted no puede hacer esto; el pueblo les confía las armas para que ustedes protejan a las instituciones y garanticen su libertad, y van a traicionarlo una vez más, ¿me comprende?" Le respondí que podía comprenderlo y lo insté a que terminara su exposición, pero que, de cualquier manera, debía darme una respuesta. Tenía que abandonar inmediatamente la Casa de Gobierno. "¿Desea trasladarse usted a la residencia de Olivos —le dije— o a otro lado?" Illia insistió: "Pero general, ¿cómo me puede decir esto? A ustedes no los asiste ningún derecho. ¿Qué me puede importar dónde voy a ir? Lo que me importa es el pueblo". Y continuó hablando en un tono cada vez más alto. "Doctor Illia —insistí—, usted me obliga entonces a emplear otro medio que no deseaba de ninguna manera; lo lamento sinceramente."

Cuando me retiraba, el yerno del presidente, doctor Gustavo Soler, se me aproximó, agresivamente, con los puños en ristre y entonces intervino el coronel Perlinger para que la cosa no pasara a mayores.

Ordené enseguida el desalojo a la policía por dos motivos: el regimiento de Granaderos, como custodia del presidente, estaba éticamente impedido para cumplirlo; por otra parte, el soldado no es —por razones de formación— eficiente en ese tipo de funciones; está preparado para disparar sus armas, no para los forcejeos. Los hombres de la policía, en cambio, tienen práctica en ese sentido. De manera que le hablé al flamante jefe de Policía, general Fonseca, y le dije:

"Mirá Negro, me tenés que enviar un destacamento bien pertrechado porque hay que desalojar la Presidencia".

Pocos instantes después penetraban esos policías en uniforme de fajina, codo con codo, algunos portando pistolas lanzagases y otros bastones. Avanzaron decididamente, no sin que el doctor Illia alcanzara a apostrofarles:

"¡Ustedes son unos vendidos, sirven a cualquier dictadura y no son capaces de defender a un gobierno democrático!"

Segundos más tarde, el presidente y sus acompañantes fueron presionados tumultuosamente hacia una salida lateral, en medio de empujones, insultos y frases declamatorias.


General Julio Alsogaray.






Fuente: “Cómo derrocamos a Illia” Testimonio del General Julio Alsogaray, Revista Siete Días Ilustrados, 28 de junio de 1971. Digitalizado por Mágicas Ruinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario