Páginas

jueves, 16 de marzo de 2017

Luis León: "Establecimiento de relaciones diplomáticas con la Republica Popular China" (10 de noviembre de 1959)

Buenos Aires, 10 de noviembre de 1959

PROYECTO DE DECLARACIÓN

LA HONORABLE CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION

DECLARA:

Que verla con agrado que el Poder Ejecutivo resolviera gestionar el establecimiento de relaciones diplomáticas permanentes con la Republica Popular China.

LUIS AGUSTÍN LEÓN

Señor Presidente:

La Republica Argentina tuvo tradicionalmente una generosa y amplia política internacional. Ella estuvo basada permanentemente en nuestra solidaridad con todos los pueblos del mundo y el respeto a sus propias autodeterminaciones. Esa doctrina y aquella tradición mueven la presentación de este proyecto de declaración.

A través de un proceso revolucionario interno el pueblo de China continental se ha dado gobierno y concreta los elementos propios de soberanía como para merecer su reconocimiento.

No puede Argentina desconocer aquella realidad. No hay estrategia que nos imponga la humillación de violentar nuestras propias convicciones nacionales.

La Republica Popular China es en población la cuarta parte del mundo. En estos instantes a través de observaciones propias está promoviendo una cierta recuperación en sus procesos de producción y elevando el "standard" de vida de ese pueblo largamente explotado por el caudillismo, las guerras y el imperialismo.

Las relaciones diplomáticas significarían posibilidades de intercambio comercial y cultural. Especialmente en instancias como las actuales donde la necesidad de ubicar nuestra producción clásica nos impone la búsqueda de nuevos mercados. Los setecientos millones de habitantes de China son toda una posibilidad de mejoramiento argentina. Lanas, tanino y numerosos otros artículos podrían ser intercambiados con la floreciente industria de China.

Largo serla fundamentar esta declaración a través de informes comerciales, estadísticas y cifras que alienten su ejecutoria en el campo comercial.

No creo merezca consideración de inhibición seria la desigual estructura ideológica de la Republica Popular China.

Es tiempo ya de que recupere el país su valentia internacional que nunca se asentó sobre cañones y sí sobre la moral que debe regir la vida de los estados en el ámbito universal.

No puede nadie presionar nuestras conducciones ni torcer los rumbos de nuestra vocación. Si la realidad de un Estado comunista en China frena su reconocimiento, ¿Por qué entonces nuestras relaciones con los demás socialistas? ¿Cual es la tesitura para la discriminación?

Valga afirmar que el Reino Unido comerció el año pasado con China par valor de treinta y tres millones de libras y que Italia, de gobierno católico, ha resuelto el mes anterior nombrar delegación comercial en China.

¿Por qué entonces, nosotros que proclamamos orgullosos nuestra solidaridad con los pueblos, permanecemos en silencio ante una realidad de China indescifrable?

Nada lo impide en el terreno del derecho internacional, ni en lo doctrinario y todo lo apoya en el campo limpio de las decentes objetividades.

No abundaré en conceptos que son conocidos por los señores diputados y que afirman mi presentación. En la oportunidad de su tratamiento ampliaré la argumentación favorable a la aprobación de este proyecto que tiene la esperanza de superar un déficit de nuestros negocios extranjeros, reconociendo a uno de los pueblos más jerarquizados de la historia del mundo en su calidad de Republica independiente.









Fuente: León, Luis Agustín - Adopción de medidas necesarias a los efectos de gestionar el establecimiento de relaciones diplomáticas permanentes con la República Popular China.


No hay comentarios:

Publicar un comentario