Páginas

martes, 14 de febrero de 2017

Pablo Lacoste: "Ricardo Balbin y el asesinato de C. W. Lencinas" (1994)

Un dirigente actual de la UCR mendocina, nos presentó el siguiente relato:

“Mi padre era el tabernero del Club de Armas cuando lo mataron a C. W. Lencinas. Yo era pibe, y lo vi. La muerte de Lencinas estuvo preparado por Balbín. Balbín no era radical, pero se hacia pasar por radical. Mientras él estuvo, yo me abrí del partido”

(Testimonio de José Repetto, entrevista personal)

Las ideas del imaginario popular se proyectaron sobre la lucha política durante largos años, especialmente en la persona de Balbín.

Esto quedó de manifiesto en repetidas oportunidades:

a)      Cuando Balbín fue candidato a presidente en 1951, sus adversarios pintarían carteles con la leyenda:

“No vote a los asesinos de Lencinas”


b)      Entre 1956 y 1957 las divisiones internas en el seno de la UCR se profundizaron hasta cristalizar en el cisma. Como consecuencia, la UCR se dividió entre UCR Intransigente, liderada por Frondizi y la UCR del Pueblo liderada por Balbín. En las elecciones de convencionales constituyentes de 1957, las listas que respondían a la conducción de Balbín (UCRP) triunfaron en el orden nacional, al obtener el 30% de los sufragios, contra 21% de la UCRI frondizista. Los balbinistas obtuvieron sendos triunfos en las provincias llamadas “grandes”, como Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Pero en Mendoza se produjo el resultado inverso: el porcentaje de votos balbinistas cayó al 21%, mientras que sus adversarios superaron el 22%. La capital cuyana se convirtió en cabeza de los estados que respaldaron al rival de Balbín (Zalduendo, 1958). Este triunfo en Mendoza se convertiría en una carta decisiva para Frondizi, pues lo sitúo en una situación de mayor fuerza a la hora de “vender su paquete”. En estas condiciones, los operadores políticos de Frondizi viajaron a negociar con Perón en (enero de 1958) y lograron los votos del proscripto partido peronista para la UCRI, que consagraron un mes mas tarde a Frondizi en la presidencia de la Nación.

c)      La UCRP debía definir su formula presidencial para las elecciones generales de febrero de 1958. Para ello se convocó a elecciones internas para el 15 de diciembre de 1957. Se enfrentaron las formulas Ricardo Balbín – Santiago del Castillo y Miguel Ángel Zavala Ortiz – Ernesto Sammartino. Los primeros alcanzaron un amplio triunfo, por 187.762 votos contra 132.310 de sus adversarios. Estos solo se impusieron en tres provincias, entre ellas Mendoza, que de esta manera volvió a darle la espalda a Balbín.

d)     En las campañas previas a las elecciones presidenciales de 1951 y 1958, Balbín procuraba recorrer las principales ciudades del país como candidato radical; no obstante, en Mendoza el Comité Provincia se mostraba esquivo ante las demandas del Comité de Campaña del orden nacional. Los dirigentes mendocinos entendían que era poco conveniente que Balbín visitara Mendoza.






Fuente: Pablo Lacoste "La Unión Cívica Radical en Mendoza y en la Argentina" (1890-1946), Ediciones Culturales de Mendoza, 1994.

No hay comentarios:

Publicar un comentario