Páginas

viernes, 9 de diciembre de 2016

Alfredo Allende: "Mucho de la Deuda Externa es ilegitima" (25 de octubre de 1996)

El Dr. Allende es diputado nacional en representación de la provincia de Buenos Aires, miembro del partido de la Unión Cívica Radical (UCR) y secretario de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso (Cámara de Diputados). Fue entrevistado el 4 de octubre por el corresponsal de EIR en Buenos Aires Gerardo Teran Canal.

EIR: ¿Por qué dijo que la deuda externa argentina es la más alta del mundo en su discurso en la Cámara de Diputados durante el debate sobre la "flexibilidad laboral"?

Allende: La deuda externa per cápita, que he denominado el "sida económico" de los pobres del Tercer Mundo, ha adquirido una dimensión muy especial en la República Argentina. Puesto que la totalidad de América Latina y el Caribe debe aproximadamente 600.000 millones de dólares, y Argentina debe una sexta parte de ese total, si dividimos por el número de habitantes, la deuda per cápita de Argentina es la más alta del mundo. Esto va de la mano con el hecho de que el desempleo y el subempleo en la República Argentina han alcanzado la cifra combinada del 30%, que es también la más alta del mundo occidental civilizado.

Sumado a este cóctel explosivo, es el hecho de que la Argentina era un estado de bienestar social hasta hace unos años. Uno podría objetar que este estado de bienestar era artificial, o lo que sea. Pero los habitantes de la República Argentina, los sectores más humildes, tuvieron trabajo, tuvieron vacaciones, recibieron atención médica y tuvieron la oportunidad de que sus hijos fueran a la escuela y escalaran la escala social. Todo esto ha desaparecido por completo… ha sido sustituido por el estado de exclusión social.

Este año enfrentamos un número récord de quiebras en la historia de Argentina. Este último mes de septiembre ha visto la mayor tasa de bancarrotas en la historia de este país.

Dado este panorama realmente serio -no quiero ser apocalíptico, pero es claramente serio- si los sectores sociales atacados, que son la inmensa mayoría, no se unen en un movimiento político alrededor de un programa, va a ser muy difícil para el país a salir de esto.

EIR: ¿Ha presentado ante el Congreso Argentino, que ya ha pasado el primer paso, un proyecto de ley para exigir que la Corte Internacional de La Haya determine que una parte de la deuda externa es ilegítima?

Allende: El tema de la deuda externa es muy serio y por eso vemos la línea que sale de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, de los estadistas latinoamericanos y definitivamente del diplomático de carrera argentino Embajador Miguel Espeche, como un camino a seguir, no a proporcionar una solución completa, sino a iniciar la discusión, en el sentido de sonar una alarma sobre este "SIDA social y económico.

Es por eso que hemos propuesto al Poder Ejecutivo, aunque todavía falta la aprobación final por parte del Congreso, que instigue a sus delegados permanentes ante las Naciones Unidas, en unión con los de otros países latinoamericanos que casi han decidido hacer lo mismo, de pedir a las Naciones Unidas que presenten al Tribunal de La Haya cuestiones específicas... con respecto a la legalidad de las variables que afectan al tamaño de la deuda ya los intereses correspondientes. Existe un problema de recaudación de intereses sobre intereses, lo que es rechazado por el derecho internacional.

EIR: ¿Tiene esto algo que ver con la decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos de 1979 de liberar las tasas de interés?

Allende: Esa fue una decisión unilateral. Consideramos esto en principio absolutamente ilegítimo, además de ser inmoral, y lo inmoral debe ser ilegítimo de acuerdo con los principios generales del derecho... Por lo tanto, nos parece que debemos aprovechar el momento para dar a La Haya la oportunidad de aplicar el derecho internacional, de una vez por todas, al caso específico de la deuda. La ilegitimidad de los cambios arbitrarios en los tipos de interés y la acumulación de interés por intereses, es absolutamente imposible que la República Argentina y los otros países latinoamericanos atrapados en este problema salgan algún día de debajo.

Directamente a causa de la deuda externa, según UNICEF, 500.000 de los niños mueren en todo el mundo cada año. E indirectamente, como resultado de la pobreza causada por la deuda externa, 1.1 millón de niños mueren cada año en el mundo. Se trata de un genocidio espantoso, del que no se conoce ningún precedente, sobre todo teniendo en cuenta que el hombre ha alcanzado la luna y abre nuevos horizontes en ciencia y tecnología que podrían facilitar enormemente la distribución de la riqueza, la alimentación y la cultura; Como para permitir el tiempo de ocio, y para crear una nueva humanidad.

Sin embargo, precisamente está sucediendo lo contrario, lo que significa que hay una irracionalidad tremenda. Esto también significa que estamos obligados a lanzar una campaña, una cruzada si se quiere, para tratar de localizar este problema en sus verdaderas dimensiones y dar prioridad al potencial productivo de América Latina, sobre su potencial financiero, que es definitivamente el Promovida por el Fondo Monetario Internacional.

No es cuestión de cerrar los bancos y perseguir a los banqueros. Se trata más bien de mezclar los intereses de uno con el otro, de encontrar una armonía de intereses como la que generalmente se ha logrado en los principales países. Excepto que esto tiene que existir en todo el mundo....

EIR: ¿Hasta dónde planean tomar este proyecto de ley sobre la ilegitimidad de la deuda externa?

Allende: No vamos a descansar hasta que todas las vías necesarias sean perseguidas. La Asamblea de la ONU está en curso, y si fallamos en nuestro intento, este aplazamiento será muy serio. Argentina debe pagar $ 14 mil millones el próximo año a la comunidad financiera internacional. Me gustaría saber quién en su sano juicio piensa que este país podría pagar esa cantidad de dinero sin una explosión social?

Con suerte, tendremos exportaciones que podrían llegar a $ 22 mil millones, más un importante déficit interno. Nuestras importaciones nos están dejando un déficit comercial. Y así tenemos un déficit comercial, un déficit de la balanza de pagos, un déficit interno. Esta es una mezcla que podría explotar en cualquier momento. Y todo lo que puedo prometer es dedicarme el resto de mi vida -y lo digo con toda humildad para trabajar en este asunto que considero fundamental, pero que también es fundamental para toda la humanidad. O bien se hace algo, o terminaremos con la moratoria, con consecuencias impredecibles para la economía mundial, no sólo para la Argentina.
Argentina será la primera en sufrir esto.

EIR: Recientemente, el presidente Menem dijo que hay un costo para el programa de ajuste. ¿Qué crees que significa el costo del ajuste -una pérdida de vidas humanas?

Allende: Incluso podría contar historias dolorosas de trabajadores que murieron de ataques al corazón durante las protestas ante el Ministerio de Trabajo, como acaba de ocurrir.

Pero más allá de eso, según estudios muy serios, las tasas de mortalidad infantil en Argentina han alcanzado niveles extraordinariamente altos para nuestro país. Si tenemos en cuenta que los países desarrollados tienen tasas que oscilan entre 5 y 7 por 1.000, máximo, tenemos 25 por 1.000, pero con africanos. Estilo bolsillos. En las provincias del noreste, por ejemplo, estamos llegando a 80 por 1.000! Y aquí está el peor: la capital federal. Áreas como Villa Lugano tienen más de 40 por 1.000, los niveles africanos, y esto en la capital federal de la República Argentina, la Reina de La Plata, la ciudad que llamamos el París de América Latina! Por lo tanto, un ajuste realizado sin la contrapartida del desarrollo económico y social y la consiguiente distribución [de la riqueza], un ajuste en el sentido unilateral que acabamos de mencionar, significa la extinción biológica de capas sociales enteras de la población.

Y esto va a empeorar si se pasa esta factura irracional de "flexibilidad laboral", donde una persona podría terminar trabajando por un mes consecutivo a las 12 horas del día, sin sábados ni domingos. No importa si es católico, cristiano o judío.

EIR: ¿Es una política de campo de concentración?

Allende: Es una política de campo de concentración, exactamente, porque sólo en un campo de concentración puedes hacer estas cosas. Y los problemas de salud y servicios sociales van a ser agravados a niveles sin precedentes.

Como dijo el economista Eric Alfredo Calcagno, podríamos hacer un "ajuste" hacia la expansión, es decir, para arreglar las cosas. Luego, los factores económicos podrían estar orientados hacia arriba y ajustarse al crecimiento. Pero no. En Argentina, se entiende por ajuste la reducción, la reducción de las horas de trabajo, la reducción del tiempo de vacaciones, la fijación de vacaciones a voluntad del empleador, la eliminación de las prestaciones familiares y, por lo tanto, el ataque a la jubilación y toda la gama. La seguridad social y el bienestar social en general, eliminando el concepto de indemnización por despido, etc.

Esto significa que la masa de trabajadores argentinos, pequeños y medianos empresarios y, por supuesto, trabajadores rurales, perderá la ya frágil capacidad de compra que tienen ahora y veremos un proceso de colapso que, por un lado. Impulsará la base imponible de la nación en un déficit aún mayor, y por otra parte, conducirá a negocios en más bancarrotas que los niveles récord que ahora están haciendo frente, porque no habrá compradores.

Pienso que como esto es un absurdo moral, físico y económico, podremos detenerlo en el Congreso.

EIR: Usted y el actual vicepresidente de la UCR, Melchor Posse, tienen una propuesta económica que promueve una visión de desarrollo industrial y científico. ¿Es este programa aceptado como política oficial internacional por la UCR?

Allende: Por desgracia, no puedo decir que este es el concepto de la UCR como un todo. Todavía hay sectores [en el partido] que son muy seducidos por los cantos de sirena del monetarismo. Pero claro, las ideas que tenemos con Posse están ganando terreno.

Habría sido impensable hablar de estas cosas hace una década en la UCR. Las cosas están avanzando también porque las condiciones objetivas de la sociedad están fomentando la conciencia de la crisis social causada por el colapso de la política. La Argentina ya había ido a mitad de camino. Tenía una capacidad industrial extraordinaria, sólo comparable a la de Sao Paulo [Brasil]. Tal vez incluso superior, por fin en ciertos aspectos del estado de la técnica, y fue un tiempo del estado de bienestar social del que hablamos al principio. Una cosa va con la otra.

Henry Ford dijo una vez: "Pago bien a mis trabajadores para que puedan comprar mis autos". Creo que los empresarios del mundo ganarían mucho más si tuvieran en cuenta este principio elemental de Ford, que ha sido tan fácil. Esto es lo que defendemos. Creo que con esto, vamos a ir hacia al menos ganar una parte del poder dentro de la UCR; Para convertir a este partido en un punto focal, primero para Argentina y luego para América Latina, en la medida de nuestras posibilidades, hacia el desarrollo industrial y el crecimiento. Una alianza latinoamericana para el desarrollo industrial es lo que estamos proponiendo.







Fuente: Entrevista al Diputado Nacional por Buenos Aires Dr. Alfredo Allende  sobre la Deuda Externa Argentina en Executive Intelligence Review (EIR) el 25 de octubre de 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada