Páginas

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Noticias: "Reportaje a Enrique Arana, dirigente universitario de Franja Morada" (6 de diciembre de 1973)

El caudal electoral estudiantil de Franja Morada en Buenos Aires ha sido la mayor sorpresa que depararon los recientes comicios universitarios.

La mayor parte de los observadores esperaba una pugna entre la Juventud Universitaria Peronista (JUP) finalmente triunfadora, y el Movimiento de Orientación Reformista (MOR, comunistas), tradicionales dirigentes de los centros de estudiantes porteños.

Sin embargo, Franja Morada arribó segunda en los centros más importantes. Por ese motivo, Noticias, entrevistó a Enrique Arana dirigente de la Juventud Revolucionaria Radical, integrante de la agrupación Franja Morada y miembro de la Junta Ejecutiva de la Federación Universitaria Argentina (FUA- Córdoba). Estos son los principales tramos del dialogo:

P: ¿Que causas atribuyen el papel cumplido por Franja Morada en las recientes elecciones estudiantiles?

R.: En primer lugar, a la mayor afluencia de militantes radicales en el frente universitario porteño; en segundo lugar; al trabajo desarrollado durante el año, y en tercer lugar, al siguiente fenómeno: al masificarse las elecciones estudiantiles, se reflejaron en ellas los procesos de masas que se viven en el ámbito nacional. Sobre este punto, se comprueba nuestra vieja tesis de que en la medida que la Universidad se politiza, se acrecienta el aval estudiantil a aquellas tendencias que plantean una política universitaria acorde con la realidad nacional, y que expresan a los partidos políticos de masas; en nuestro caso, el radicalismo.

P: ¿Cual es su posición en torno del debate sobre unidad del movimiento estudiantil?

R.: La unidad debe darse a partir de los centros de estudiantes, las federaciones regionales y la central única de estudiantes, que nosotros entendemos que es la FUA. En ese sentido, representa un avance notorio la participación electoral de la expresión universitaria del peronismo, la JUP. Esta participación de la JUP es consecuencia de las luchas que en conjunto han librado las juventudes políticas universitarias, a través de la coordinación de las Juventudes Políticas Argentinas, particularmente en el apoyo a la
Intervención. Conviene recalcar que ese apoyo fue ratificado en las elecciones por el 90 por ciento del movimiento estudiantil.

P: Usted menciona la presencia de la FUA. Ahora bien, ¿existen dos sectores que reivindican para si esa denominación?

R.: Los guarismos a nivel nacional confirman la existencia de una sola Federación Universitaria Argentina, la única que periódicamente, en forma ininterrumpida, realizo sus congresos nacionales. A este inminente decimotercer congreso, concurrirán entre 65 y 70 centros de todo el país. La conducción de FUA garantiza la participación de cualquier tendencia siempre que se reconozca a la FUA como tal.

P: ¿Que posición sustentan acerca de la futura ley universitaria?

R: Nosotros planteamos que se promulgue durante 1973, porque entendemos que las tratativas de la ley y su debate en el Congreso deben efectuarse con los estudiantes en la Universidad. Respecto del texto en si, insistimos en la necesidad de mantener la autonomía y el co-gobierno. Hay una experiencia en ese sentido, como el caso uruguayo. Nosotros no levantamos la autonomía como sinónimo de aislamiento de una política nacional sobre educación.

P: ¿Como debería integrarse el gobierno universitario?

R: A nuestro juicio, deben integrarlo los docentes, estudiantes, graduados y no docentes. Es decir, el tripartito actualizado.

P: ¿Cual debe ser el papel de la Universidad?

R.: La Universidad tiene un papel muy especial, en el proceso de liberación. Somos conscientes de que, como estudiantes, somos los privilegiados de este momento. La Universidad debe ser de mayorías.

Para insertarse en la Nación, la Universidad debe implementar propuestas al país para el desarrollo tecnológico y científico mediante la creación de carreras interdisciplinarias, sobre todo en las ciencias exactas. Hasta ahora se desarrollaban las ciencias sociales para que subsistiese la dependencia tecnológica. Los planes de estudios deben surgir de la coordinación armónica del gobierno universitario y el gobierno nacional.







Fuente: Noticias “Los radicales satisfechos” Reportaje a Enrique Arana, dirigente universitario de Franja Morada, 6 de diciembre de 1973, pag.11.

No hay comentarios:

Publicar un comentario