Páginas

viernes, 8 de abril de 2016

Alfredo Vitolo: "Defensa a Ricardo Balbin" (29 de septiembre de 1949)

Sr. Presidente (Campora): Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.
Sr. Vitolo: Comienzo hablar en este debate que es irregular la forma en que la Cámara trata el asunto agregando que la versión taquigráfica presentada por la policía al juez es fraguada. Estamos casi frente a una emboscada política. El problema institucional, es el problema de la libertad ciudadana. Se lo despoja de su fuero por la extraña susceptibilidad de una mayoría y por la extraña susceptibilidad, también, de jueces que permanecieron mudos mientras se difamaba a hombres dignos del pasado argentino. La Cámara va a privar de sus fueros a un hombre digno. Balbín es privado de su fuero por un delito que según el juez, es de desacato.

Recuerdo que el presidente de la Nación y su esposa han dirigido dicterios contra hombres de la oposición, calificándolos de vende patrias y diciendo que hay que “darles leña”; que hay que romperles botellas en la cabeza; que hay que “condenarlos a la horca”. Es ilegal la medida que iba a tomar la mayoría de la Cámara y de arbitraria e inconstitucional, considerando la Constitución actual y la de 1853.

Balbín no ha sido citado a la comisión para que declarara si la versión presentada del discurso incriminando es o no suyo y si son o no exactas las palabras que contienen. Esa versión del discurso de Balbín es totalmente falsa en muchos aspectos. La versión oficial del radicalismo es distinta. Pero la Cámara, la mayoría peronista hace fe en cambio a la versión de tres efectivos policiales.

En este sumario de la justicia de Rosario ni siquiera se llamó a tres testigos, aunque fueran falsos. Consideró injustificable la actitud de la mayoría sobre el atropello legal de la votación que se dará en el asunto Balbín. Balbín no es un hombre de retractarse para pedir clemencia a sus adversarios. Es desacato, y hay un tremendo error cuando se califica de desacato a una crítica que ha sido hecha en presencia o en comunicación directa con el censurado. La democracia no puede impedir la crítica a hombres de gobierno y a funcionarios. En este país se ha ampliado el delito de desacato, mientras en países progresistas, donde impera la democracia, se lo borra. Por supuestas irreverencias se va a privar a Balbín de sus fueros. Pero esto no es motivo de asombro porque vivimos en una época de ficción de libertad de prensa, de ficción de régimen parlamentario, de ficción de revolución, de ficción de legalidad, de ficción de democracia. Pero el gobierno no hace con esto más que declarar su miedo. Es el medio de todos los gobiernos que no se sienten fuertes, es que el gobierno ve algo que se mueve.

La expulsión de Balbín, el jefe de la oposición en la Cámara, el presidente del radicalismo de la provincia de Buenos aires se realiza en momentos que se acerca una elección.

Ese no es “fair play” (juego limpio).

Sr. Illia: Juego de negociantes políticos.
Sr. Vitolo: Como puede haber democracia cuando al jefe de la oposición por supuestos juicios que afectan a un gobernante. Cuando debo comparar los parlamentos de los grandes países democráticos con el actual argentino, me viene un poco de dolor y vergüenza. Balbín en estos cuatros años en la Cámara mostró como un parlamentario medido y respetuoso a quien ahora se lo separa por la extraordinaria debilidad de un bloque tan numeroso que se cree fuerte. Pero la palabra de Balbín no daña, purifica ideas.

Hasta creo que es feliz al salir de esta casa. Me trae el recuerdo de la estatua del pensador dando la espalda al palacio del Congreso.

Sr. Garaguso: Frases, frases.
Sr. Mercader: ¡Cállese sirviente!
Sr. Mc Kay: ¡Porquería moral!

(Varios diputados hablan, suena la campana)

Sr. Vitolo: Hoy nos sentimos más fuertes porque con la expulsión de Balbín una mayoría acaba de declarar su debilidad. (Aplausos, varios diputados rodean al orador)
















Fuente: Discurso del señor diputado Dr. Alfredo Vitolo en defensa del Dr. Ricardo Balbin con motivo del pedido de desafuero por parte de la mayoria peronista en la Cámara de Diputados, 29 de septiembre de 1949.















No hay comentarios:

Publicar un comentario