Páginas

miércoles, 2 de marzo de 2016

Unidad Radical: "Porque pedimos el apoyo para los candidatos de Unidad Radical” (junio de 1957)

Porque fuimos el grupo más intrépido en la lucha contra el fraude y la dictadura. Cabezas inolvidables de esas luchas fueron Gregorio Pomar, Silvano Santander, Jorge Walter Perkins y Miguel Ángel Zavala Ortiz.

Porque fuimos, los primeros que sostuvimos la abstención, la renuncia a las bancas, la no prestación de juramento a la Constitución de 1949 y el rechazo de las prorrogas de mandatos. En 1948 a poco de ser expulsado de la Cámara el insigne correligionario Ernesto Sammartino, ya propusimos el abandono de todos los cargos representativos y la iniciación de la lucha  revolucionaria.

Porque el 16 de junio de 1955 con la oposición o con la indeferencia de otros correligionarios, tuvimos un papel destacado con Zavala Ortiz.

Porque hemos sido los invariables sostenedores de la unidad del Radicalismo. A pesar de haber sido perseguidos, difamados, negados e intervenidos por el oficialismo interno de entonces, seguimos sosteniendo con gran sacrificio los ideales de la Unión Cívica Radical e incitamos permanentemente a la unidad. Gracias a nuestra paciencia y devoción partidaria, se ha logrado salvar al partido de la desviación a que lo conducía el grupo de Río Bamba.

Porque hemos combatido dentro y fuera del partido los providencialismos, la petulancia, los sectarismo con que se quería justificar una conducta antidemocrática y de intolerancia. Queremos ser los conductores de una forma de vida nacional y partidaria de profunda vocación democrática, dentro del mayor respeto por todas las ideas y personas.

Porque somos promotores del reconocimiento a los grandes valores desaparecidos y vivientes del Radicalismo, sin tener en cuenta su posición en la lucha interna.

Porque tenemos una clara posición ante todos los problemas del país. Hemos sostenido la nacionalización de los servicios públicos y de todos las formas monopólicas de la economía, con los debidos resguardos para que no se caiga en una estatización peligrosa. Hemos sostenido la necesidad de prestar el más amplio apoyo al desarrollo energético del país, dando a Yacimientos Petrolíferos Fiscales y a Gas del Estado, todos los medios y recursos para la explotación petrolífera sin concesiones. Hemos apoyado la caducidad de las concesiones a la CADE y a la ITALO, la erección de la superusina del Dock Sur y un plan de usinas térmicas e hidroeléctricas en todo el país, para ser explotados por los gobiernos y los usuarios.

Porque hemos sostenido la necesidad imperiosa de orientar nuestra economía sobre bases morales y humanos, para que sirva tanto al bienestar colectivo como a la felicidad personal. Hemos combatido todas las tentativas y medidas para reducir el poder de compra del pueblo, fuese esa reducción determinada en la desocupación o en la disminución de los salarios a en el aumento de los precios o en el envilecimiento del valor de la moneda. Sostenemos que para que haya mayor producción debe haber mayor consumo, es decir plena ocupación y altos salarios.

Porque sostenemos la solidaridad entre el campo y la industria, no dejando que la protección del uno sea en detrimento de la otra o viceversa. Hemos sostenido la estabilidad del productor rural, la defensa de la propiedad individual que no adolezca por latifundio o minifundio. Defendemos calurosamente la industria nacional, su reequipamiento y su protección ante la competencias o sustitución por industrias extranjeras.

Porque sostenemos la reforma universitaria, la enseñanza moral y democrática.

Porque nos oponemos al planteamiento político de cuestiones de conciencia, ya que para nosotros el sentido religioso de la persona humana es sagrado.

Porque queremos que el pueblo y nadie mas que el pueblo determine su punto de vista sobre la Constitución que ha de regirnos. En tal sentido, consideramos imprescindible que la Constitución mantenga el régimen presidencial, asegure los poderes del Congreso y la autonomía del Poder Judicial, proporcione a la persona humana las mas plenas garantías, asegurando sus libertades y sus derechos sociales, económicos, culturales, etc., garantice la autonomía de las provincias y de las municipalidades, con reconocimiento al patrimonio de aquellos, impida la enajenación de las fuentes de riquezas fundamentales del país, etc. Precisamente porque queremos una Constitución para el progreso, la democracia y la justicia humana, estamos con la reforma. Precisamente porque consideramos que solamente es el pueblo el que debe decidir el problema constitucional ahora mismo, estamos con la reforma.

Porque somos partidarios de la Ley Sáenz Peña y del sistema de lista incompleta.

Y, en fin, porque consideramos fundamental pacificar la vida argentina, olvidando el pasado, construyendo el futuro dentro del respeto a todos y la oportunidad a cada cual para que colabore en el destino común. Queremos la libertad de presos políticos y sociales, la terminación de las inhabilitaciones e interdicciones. Fuimos revolucionarios ayer y queremos ser constructores ahora, para bien de la patria, del pueblo argentino y de nuestra querida Unión Cívica Radical.











Fuente: Declaración de “Porque pedimos el apoyo para los candidatos de Unidad Radical”, junio de 1957





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada