Páginas

lunes, 8 de febrero de 2016

Fundación 5 de octubre de 1954: "Reforma Universitaria IV" (23 de agosto de 2002)

Pese a que el profesor Kohn Loncarica ya dio una respuesta por demás explicativa de los errores y falacias vertidas en la carta del señor Novillo Saravia, publicada el 24 de julio último, en representación de la Fundación 5 de Octubre de 1954, entidad formada por ex militantes universitarios que dirigieron la FUBA entre 1945 y 1956, solicitamos al señor Director la publicación de esta nueva carta para una más amplia aclaración.

1) La reforma universitaria de 1918 puso fin a que la Universidad pública se rigiera por principios sectarios que excluía la libertad de cátedra y a que la conducción de las altas casas de estudio, como también a que el acceso a la cátedra surgiera de un círculo cerrado y elitista, o que formara parte del patrimonio personal de algunos pocos y, por lo tanto, objeto de herencia.

2) Que a partir del 18 las universidades argentinas iniciaron su período más brillante basados en la libertad de cátedra, los concursos abiertos para la designación de profesores y, fundamentalmente, a la investigación como objetivo central de la actividad académica.

3) Que el golpe militar de 1943 y luego el peronismo, interrumpió ese proceso y que para beneplácito de algunos nostálgicos, reimplantó en la universidad argentina las viejas prácticas que tanto daño le hicieron.

4) Que fue en ese período en el que se introdujo el ingreso irrestricto para el acceso a la universidad acelerando su proceso de decadencia y lo que es más repudiable, con el objetivo de destruir la férrea oposición estudiantil mediante su "popularización".

5) Mal pueden los estudiantes gobernar la Universidad o las facultades cuando su participación en el Consejo Superior es del 25 por ciento.

6) Que fueron los regímenes militares y populistas los que interrumpieron la autonomía universitaria instalando su visión totalitaria de la educación, seguramente para satisfacción de los nostálgicos de la época prerreforma como el señor Novillo Saravia.

7) Que cuando en septiembre de 1955, caída la dictadura peronista, los dirigentes de la Federación Universitaria de Buenos Aires entregaron la Universidad a las autoridades designadas por el nuevo gobierno, encabezadas por el rector José Luis Romero, se instaló nuevamente la autonomía universitaria, la libertad de cátedra, los concursos, la investigación y la vida democrática dentro de ella.

Nació en ese momento una de las épocas de excelencia en la vida universitaria, llevada a cabo por los rectores que continuaron la obra de Romero: el doctor Risieri Frondizi y el ingeniero Hilario Fernández Long.

Lamentablemente, una nueva dictadura, la de Onganía, arrasó con esta magnífica obra, en la famosa "Noche de los bastones largos", sumiendo a la Universidad en el oscurantismo y la decadencia.

8) En resumen, han transcurrido 84 años desde la reforma universitaria y, sin lugar a dudas, ha sido en las oportunidades en que se avasalló su autonomía en los que se produjeron los verdaderos atrasos en la evolución de la Universidad. Es cierto que la "partidización" en la vida universitaria es un mal que es preciso erradicar, pero este fenómeno no forma parte del ideario reformista fundacional, sino una errónea actitud de dirigentes estudiantiles alentados por sus respectivas aspiraciones políticas. Pero también es cierto que los principios rectores de la reforma tienen plena vigencia y que, en definitiva, son los hombres y mujeres que acceden a la universidad los que deben saber respetarla.

El intercambio de opiniones, que siempre clarifican, a partir del excelente artículo del doctor Roberto Nicholson, "El maestro de la Facultad de Medicina", publicado en LA NACION el 28 de mayo último, nos posibilita que la opinión pública se prepare para luchar por una educación de excelencia única fuente del engrandecimiento de un país.

Emilio A. Gibaja Alberto Gellon Manuel Corchon Roberto Almaraz Elena Rodríguez Jorge Albertoni Gastón Bordelois Jorge Garlan Rómulo Zemborain 







Fuente: Reforma Universitaria IV por Emilio Gibaja Presidente de la Fundacion 5 de octubre de 1954 en Carta de Lectores de La Nación, 23 de agosto de 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada