Páginas

jueves, 11 de febrero de 2016

Carlos Perette: "La muerte de Kennedy y los contratos petroleros" (31 de agosto de 1973)

Sr. Presidente (García, A. A.). — Señor senador: le ruego dirigirse a la Presidencia.
Sr. Perette. — Señor presidente: le ruego me excuse, pero se afirman cosas que tienen que quedar documentadas.

Fíjense, señores senadores, que a mi me correspondió representar al país en los Estados Unidos de America, como vicepresidente de la Republica, cuando la muerte de John Kennedy, en un doloroso episodio de la vida universal.

Así es que se constato que justo al llegar Kennedy a Dallas, donde fue asesinado, se exhibían carteles, profusamente distribuidos, en los cuales el mismo día 22 de noviembre de 1963 se lo acusaba de seguir prestando ayuda económica a la Argentina después de la nulidad de los contratos de petróleo.

Estas no son palabras mías. Figuran en la pagina 294 del informe oficial de la Comisión Warren, que investigo el asesinato de John Kennedy.

Se desato también una gran campaña, interna y externa, contra la Republica por esta nulidad de los contratos de petróleo. Y voy a contar aquí un episodio que no lo he narrado nunca.

En esa oportunidad, cuando fui a los Estados Unidos de America, como dije, con motivo de la muerte de John Kennedy, después del sepelio, a los tres días, fui invitado al Departamento de Estado de los Estados Unidos. Estaban presentes Dean Rusk, Averell Harriman y todos los asesores de America latina. Después de los saludos protocolares, Dean Rusk me planteo concretamente que los Estados Unidos necesitaba que quedara sin efecto la nulidad de los contratos de petróleo.

Le rebatí, en aquella oportunidad, punto por punto los argumentos energéticos, económicos, de tipo financiero y jurídico que demostraban la justicia de nuestra actitud. Como insistía, le demostré como las empresas norteamericanas sostenían en los Estados Unidos que habían pagado impuestos en la Argentina mientras que en nuestro país se dictaba un decreto por el cual se las exoneraba de esa obligación; es decir, defraudaban a los argentinos y también a los norteamericanos.

Luego de una serie de argumentos, termine diciéndole:

“Yo he venido en nombre del gobierno argentino para ser solidario con este país y expresar nuestra fraternal solidaridad frente a la angustia que provoca la muerte de John Kennedy, pero no a confundir el féretro de Kennedy con los pozos de petróleo”

Sostuve que hemos ejercido un acto de plena potencia y soberanía económica, jurídica y energéticamente que hace a la justicia de nuestra patria.

Es decir, señor presidente, que esta nulidad de los contratos de petróleo dio lugar a una serie de hechos y episodios reveladores de la manera como se manejaban los grandes intereses y pudimos demostrar que nuestra nulidad no podía determinar una evasión de capitales, por cuanto en ultima instancia sometíamos el proceso al Poder Judicial, cuya Corte Suprema estaba integrada por hombres de vinculación ideológica distinta a la de los hombres de nuestro gobierno.

Además demostramos como se habían elaborado los contratos al margen del Congreso, como se pagaba lo que no se debía por el petróleo extraído. Todo esto revela de qué forma nos hemos conducido en esta materia.









Fuente: Fragmento del "Debate de radicación de capitales extranjeros" en el Diario de sesiones de la Honorable Cámara de Senadores del 31 de agosto de 1973.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada