Páginas

martes, 12 de enero de 2016

United Press: "Entrevista al candidato presidencial Dr. José P. Tamborini" (20 de junio de 1945)

El Dr. José P. Tamborini, figura destacada de la Unión Cívica Radical, concedió una entrevista a un representante de la United Press, durante la cual formuló declaraciones sobre la situación política del país. Estuvo presente en este reportaje el corresponsal del “Chicago Daily News”, señor Ernest Hill.

Es el Dr. Tamborini uno de los hombres mas populares de la Unión Cívica Radical, partido que en las ultimas elecciones presidenciales efectuadas hace mas de siete años, llevó a las urnas 815 mil votos. El radicalismo ve en el Dr. Tamborini el político indiscutible por su inteligencia, por sus ideas modernas y la probidad de su conducta. Como muchos políticos argentinos, que han dejado grandes obras realizadas a favor del progreso espiritual y material de la Republica, le cabe el honor de haber sido ministro del Interior durante la presidencia del Dr. Marcelo T. de Alvear.

Recibió el Dr. Tamborini a ambos periodistas con exquisita cortesía y con la jovialidad de un político moderno que no cuenta aun 60 años. De inmediato se entablo un dialogo con las preguntas de mayor actualidad.

¿Qué opinión tiene Ud. acerca de las medidas que viene adoptando el gobierno sobre la prensa?

Con respecto a la libertad de prensa han podido observarse actitudes contradictorias del propio Poder Ejecutivo y de sus representantes en las provincias. Si juzgamos por las declaraciones gubernativas hechas al embajador Braden, le diría que la última actitud es definitiva aunque la forma de comunicación sea desusada y sorprenda.

¿Este gobierno estaría dispuesto, una vez que considere terminada su acción, a dar amplia libertad a la ciudadanía para que elija a sus gobernantes?

El actual gobierno ha prometido el retorno a la normalidad cuanto antes y las exigencias de la opinión pública para que lo haga son cada vez más apremiantes.

Hasta las propias fuerzas armadas, en cuyo nombre dice gobernar, parecieran decirlo, si juzgamos por hechos como la presentación colectiva de más de veinte generales en marzo del año anterior solicitando el establecimiento de un gobierno constitucional.

¿Cree Ud. que el radicalismo y los demás partidos podrán desarrollar las tareas cívicas que les corresponde bajo el estado de sitio, sin garantías constitucionales?

Con estado de sitio y sin garantías individuales no podrían los partidos cumplir tareas cívicas.

Sobre el escritorio el periodista observa un volumen que contiene las disposiciones del Estatuto Político, y eso lo mueve a preguntar al Dr. Tamborini su opinión sobre ese código en discusión. La respuesta no se hace esperar.

La solución del problema política no depende de la promulgación de un Estatuto que es una medida reglamentaria, sino de que el gobierno quiera otorgar las garantías esenciales de la ley Sáenz Peña bajo cuya, vigencia el país realizó elecciones ejemplares. Creo que el Poder Ejecutivo ni por disposiciones de un Estatuto ni por otros medios puede desconocer la existencia de los partidos históricos como la Unión Cívica Radical con medio siglo de vida y que es una tradición de la Republica.

¿El radicalismo celebrara alianza con otras fracciones democráticas como el socialismo y el demócrata progresista, o se valdrá de sus propias fuerzas en la futura lucha electoral?

El partido radical una vez organizado determinara su orientación. El criterio predominante, según mi opinión, es proclamar formulas propias. Y desde luego, para ser candidato es condición esencial y exigencia estatutaria pertenecer al partido y la tradición quiere que los elija entre los hombres de sus viejos cuadros.

¿Cuál habría sido, Dr. Tamborini, la política exterior argentina con un gobierno radical, por ejemplo, si hubiera triunfado en comicios libres la formula Alvear-Mosca en 1937?

Es evidente que hubiera estado la Argentina desde la primera hora con las Naciones Unidas y no hubiéramos presenciado el auge de la corriente totalitaria que padecimos. En el orden interno no cabe duda que el triunfo de la candidatura de Alvear en esa oportunidad hubiera determinado la extinción del fraude, asegurando el goce de las garantías individuales. El país no hubiera vivido esta noche larga de estado de sitio.

¿Cuándo cree Ud. que habrá elecciones generales?

El gobierno las promete con solemnidad reiteradamente y la opinión pública las pide cada vez con mayor firmeza. Confiemos en que el plazo de cumplir la promesa se abrevia y no sufra imprevistas renovaciones.

¿Estructuraría el radicalismo un programa de gobierno en la futura asamblea partidaria? ¿Cuales serian en su opinión los puntos principales?

La convención antes de elegir candidato esta obligada a formular un programa de gobierno. Es fácil presumir que en lo político seguirá su vieja tradición democrática y en lo económico su anhelo cada más difundido para libertarnos del coloniaje económico y recuperar para el país la explotación de los servicios públicos.

¿Qué suerte correrían las tendencias regresivas y reaccionarias es decir, filofascismo y el filonazismo en la Argentina bajo un régimen popular?

El filofascismo y el filonazismo han sido en el país consignas extranjeras que han vivido mientras el éxito de las armas favorecía a las naciones totalitarias. Fue en gran parte un número de imitaciones en algunos, expresión temperamental en otros o una postura literaria. Pero caso paradojal: ese pretendido nacionalismo era de raíces extranjerizantes y con la muerte de sus ídolos ha desaparecido como nunca en la opinión computable.

Llegado el instante de la despedida el corresponsal le hizo esta última pregunta:

¿Qué opinión le merece la acción diplomática de Mr. Spruille Braden el nuevo embajador de Estados Unidos?

El embajador Braden es un viejo amigo del país donde tiene grandes amigos. El discurso a sus compatriotas en el que señaló la conducta a seguir por un embajador revela su sagacidad y su buen sentido, sobre todo cuando manifestó su celoso respeto por la opinión argentina.

El Dr. Tamborini cuya fisonomía hace recordar a Wendell Willkle, corpulento, algo desaliñado, sencillo y sonriente, estrechó fuertemente las manos de sus visitantes y se dirigió a atender a varias personas que lo esperaban en la pequeña antesala.






Fuente: Entrevista realizada por la United Press al candidato a Presidente por la Unión Democrática Dr. Jose P. Tamborini, 20 de junio de 1945.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada