Páginas

domingo, 17 de enero de 2016

Alain Rouquie: "Radicales y Desarrollistas" (1975)

En la Argentina inestable del posperonismo la importancia del movimiento político inspirado por Arturo Frondizi no podría ser pasada alto. La elección triunfal de Frondizi a la presidencia de la republica en 1958 pareció marcar el fin de un ciclo de dictaduras y violencias políticas; su caída en 1962, en medio de la indiferencia general, barrió las esperanzas que los argentinos ponían en un retorno a la democracia. Por sus orígenes y por la política que se había trazado, el frondizismo se encuentra, de 1956 a 1962, en el corazón de los mayores problemas que enfrenta el país después de la caída de Perón, en tanto da el impulso a las evoluciones mas significativas: fin de la Argentina agraria, desamarre industrial, incorporación del peronismo a la vida política, desmembramiento del viejo radicalismo.

Un estudio del frondizismo no puede dejar de esclarecer los principales fenómenos políticos y sociales que agitan a la Republica Argentina desde setiembre de 1955. Por eso, mas que volver a trazar una historia tumultuosa de los cuatro años de gobierno del presidente Frondizi, hemos preferido intentar comprender este movimiento político a través de su ideología, de su organización y de los hombres que lo animan. Hemos creído, de esta manera, poder asir "temperamentos y maneras de ser", "esas realidades entre la persona y la doctrina" que forman, según André Siegfried, el sustrato profundo e irreductible de toda vida política. Por eso hemos consagrado, también, numerosas paginas, a la descripción del radicalismo argentino: convenía, en efecto, dar cuenta de lo que en la Argentina es la "tradición radical" de la que ha nacido el "frondizismo", y bosquejar los grandes rasgos del "temperamento radical" en el que muchos observadores ven el componente esencial de la sensibilidad política nacional. Sin esa introducción consagrada al viejo tronco radical y a su rama izquierdizante, la intransigencia, difícilmente puede seguirse la génesis del movimiento frondizista, corriente renovadora del radicalismo que choca con el temperamento y la tradicion para desembocar en un antirradicalismo de hecho, pero que no deja de reivindicar el radicalismo de Yrigoyen.






Fuente: Prólogo de "Radicales y Desarrollistas" de Alain Rouquié, Buenos Aires: Schapire, 1975. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada