Páginas

viernes, 18 de diciembre de 2015

UCRP: "Sobre apreciaciones del Dr. Santiago del Castillo" (5 de febrero de 1961)

La UCRP estima que no se han modificado los términos que se tuvieron en cuenta a su hora  para saludar alborozados a la revolución cubana del 1 de enero de 1959 como expresión autentica de la voluntad de un pueblo de sacudir el yugo de la odiosa tiranía de Fulgencio Batista.

Asimismo consideramos que esa revolución trasmutada en gobierno, inicialmente interpretó el hondo sentido reivindicatorio del concepto de autodeterminación y de explicable resistencia frente a los avances colonialistas que hasta su advenimiento ejercieron una verdadera hegemonía sobre su gobierno y sus principales fuentes de riqueza, hasta el extremo de haber convertido a la isla en un haber abatido prácticamente toda noción de soberanía y una dependencia de sus intereses.

No han pasado desapercibidos y han sido objeto de nuestra justificada y angustiosa expectación algunos hechos alarmantes que a nuestro juicio, empañan y oscurecen en el país amigo el normal desenvolvimiento de las acciones revolucionarias en la segunda etapa de su realización. Estos hechos son:

  1. La evidente y por momentos temeraria proclividad a dejarse caer en la orbita del socialismo soviético mediante la aceptación de formas de colaboración, especialmente en dinero para propaganda, que es parte de su inconfundible técnica de penetración.

  2. La falta de justicia como consecuencia de la ausencia de libertad, ya que donde no impera no puede prosperar aquella. Ello nos hace contemplar acongojados la gran cantidad de ciudadanos inmolados sin proceso previo o mediante instrucción sumarísima, sin la existencia de garantías necesarias para defender y con la intervención de tribunales sin independencia e imparcialidad.

  3. La ausencia de un plan encaminado a normalizar las instituciones republicanas democráticas unido a la restricción cada vez mas notoria de las libertades publicas, tales como la de prensa, culto, enseñanza, asociación, reunión y otras. Todo esto señala una sensible desviación hacia formas de dictadura y totalitarismo con la que nuestro pueblo y en especial nuestro partido no puede solidarizarse.


Exhortamos a los correligionarios a encuadrar sus opiniones dentro de los principios que orientan a la Unión Cívica Radical del Pueblo, obliga primera y fundamental que todo ciudadano contrae al afiliarse al partido, debiéndose evitar todo aquello que pueda ser causa de perturbación en momentos en que se hace necesario centrar la acción en los objetivos inmediatos del quehacer nacional, y advierte que continuara siendo celoso guardián de la autentica doctrina radical y adoptara las diligencias que correspondan cuando se concreten actos de indisciplina o conduzcan al quebramiento de las normas de prudencia y discreción que se estiman elementales.







Fuente: Declaración del Comite Central de la Unión Cívica Radical del Pueblo de Córdoba con motivo sobre apreciaciones de la Revolucion en Cuba por el dirigente del Movimiento de Intransigencia Nacional Dr. Santiago del Castillo, 5 de febrero de 1961. Fotografia aportada por Rodrigo Lopez Tais.









No hay comentarios:

Publicar un comentario