Páginas

martes, 10 de noviembre de 2015

Mario Cástulo Paradelo: "1° Gobernador Constitucional de Santa Cruz" (1 de mayo de 1958)

Sr. Presidente (Madroñal).- Invito al señor Gobernador a dar lectura a su mensaje al pueblo de la Provincia.

Jura

Sr. Gobernador (Paradelo).

-Señores diputados: a lo largo de una lucha de veintiocho años, vuelve la Unión Cívica Radical y trae la experiencia que, recogida en defensa de la democracia y el pueblo,  la capacitan para iniciar el gobierno que fuera truncado en horas oscuras para la nación.-

La postración social, económica y política que durante estos años se ha señalado a los ojos avizores dentro de la nación y en la que hubimos un día de caer, no es más que la consecuencia de factores extraños al miedo, la resultancia directa de la falta de hombres compenetrados de las necesidades y derechos del pueblo que, desde el gobierno no supieron captarlas aspiraciones crecientes de la masa trabajadora del país. Falta de hombres, que la ingratitud de algunos, la incomprensión de otros y el resentimiento, cuando no el encono de los demás, han restado a la fecunda actividad democrática que era necesaria a los intereses políticos de la República.

Hoy, recuperada la nación, es con amplia satisfacción que incorporamos esta nueva provincia a la integración general de aquellas que forman la totalidad del país; y esta satisfacción cábeme personalmente al haber sido elegido como su primer gobernador.-

Es por esto que pensando en la juventud argentina en general y muy en particular en la de esta provincia de Santa Cruz, es que me dirijo a Vuestra Honorabilidad, en este mi primer mensaje de gobierno, pensando en esa juventud, columna fuerte del templo de la patria, doy forma expresiva a las ideas y conceptos de gobierno en el deseo de comunicar a mis jóvenes compatriotas algo del sentido de esta época, en cuya entraña las nuevas generaciones deben penetrar puesto que ellas y nadie más que ellas, han de ser los medios por los cuales las realidades de los nuevos tiempos han de manifestarse y cumplirse; cuando más conscientemente se vivan esas realidades tanto más perfecto ha de ser su cumplimiento; en ello está basado el programa de gobierno que ha de desarrollar este Poder Ejecutivo, elegido por mandato de la Constitución y la voluntad libremente expresada por el pueblo de la provincia.-

Gobernar no ha de ser la función cómoda de cobrar impuestos y pagar sueldos, dejando librado al azar la solución de los múltiples problemas que la vida moderna, cambiante y agitada, trabajada por complejos determinismos, plantea a los estados.-

Es así pues, como vemos, tras un instante de ilusoria ascensión a las esferas de la ética político-administrativa, esa esclarecida misión, la más digna que puede concederse, llegó a convertirse en empresa de aventureros y la política en una actividad desprovista de todo concepto superior, supeditándose a la conquista del poder, por el propio poder, todos los valores que otrora se reputaron poco menos que sagrados, inclusive la misma dignidad y soberanía de la Patria.-

Para nosotros, en particular, la función de gobernar ha adquirido una importancia tal, que a ella quedan supeditadas todas las demás funciones colectivas; el estado ya no se limita a ser un recaudador de impuestos y un pagador de sueldos; para nosotros la función estatal, es eminentemente directriz, al punto de que nada debe escapar a su control en esta hora turbulenta del mundo, hora en que el amago de subversión está latente en todo, hora en que los egoísmos en vez de limar sus aristas las acentúan, hora en que en homenaje a un liberticismo se pretende consumar todos los abusos; hora de desvarío y desequilibrio universal, en que más que nunca es necesaria la armonía de todas las clases que integran la nación; hora en que es menester distribuir con alto criterio cristiano la verdadera justicia social, que, atendiendo los derechos de todos y cada uno imponga también el cumplimiento estricto de los deberes que necesariamente se generan de todo derecho; hora en fin de revisionismo y rectificaciones para hacer la vida más llevadera, más digna y más justa. A esto ha de tender el gobierno que se inicia en la provincia de Santa Cruz.-

Para ello y en relación a la creciente necesidad de una legislación que contemple estos problemas de gobierno, hemos de recabar de Vuestra Honorabilidad, las leyes que sean necesarias para impulsar el progreso material de la Provincia, pero muy específicamente aquellas que han de dar al hombre de trabajo, al técnico, al científico, en fin a todos los habitantes de la provincia, una seguridad y una dignidad en el vivir que le haga sentirse respaldado por esa verdadera justicia social que tanto propugnamos.-
En este orden de cosas y sabiendo que contamos con una magnífica Constitución Provincial, es que creemos que al estructurarse ya en forma efectiva el gobierno de esta Provincia, es de suma urgencia dictar la ley de ministerios que regule la función de los mismos y de un contenido orgánico al gobierno; la ley que organice la justicia provincial, fundamento principal de toda sociedad bien organizada en base a una ética y una moral política que haga llegar al pueblo la seguridad de sus personas y sus bienes. La ley orgánica de los Municipios que regule la función de los mismos, dentro de los preceptos determinados en la Constitución, con un contenido de defensa de los mismos, fuente primaria de la democracia en América. La Ley de educación común en la que se establezcan los principios en que el estado ha de basar su acción para hacer llegar al pueblo de la provincia la necesaria educación que debe llegar a todos los rincones,  para que ningún niño se sienta abandonado por el estado en el supremo derecho de saber e ilustrarse.-

Para todas estas leyes, como así también para todas las otras que han de formar la legislación general de esta provincia, Vuestra Honorabilidad, ha de contar con la más adecuada colaboración del Poder Ejecutivo de la Provincia.

Dentro de las manifestaciones más concretas queremos dejar establecido, que el Ministerio de Gobierno ha de realizar la inmediata estructuración de la Justicia provincial, una vez obtenida la ley correspondiente y en base a necesidades inmediatas de la Provincia, para que la misma sea una justicia eficiente, rápida y barata, con el fin de que la sociedad vea en todo momento resguardados sus derechos, siendo los habitantes preservados de los abusos del Estado, como así también de los derechos delictivos que desgraciadamente en todas sociedades se producen.-

Consecuente con la organización de la justicia provincial se estudiará la reorganización de la policía de seguridad y orden, colaboradores directos de la justicia y mantenedores del orden social establecido por la Constitución y las leyes, que debe estar siempre al servicio del pueblo en todo lo atingente con la seguridad y el orden mismo. En esta reorganización se ha de contemplar la situación de muchos de estos meritorios servidores del Estado que se encuentran en condiciones de jubilación por sus muchos y eficientes servicios prestados.-

En cuanto a la justicia de paz, ésta debe tener una acción más inmediata y efectiva, para la cual debe quitarse a la misma toda función que no sea la de administrar la justicia menor, que es la que el pueblo más directamente percibe.-

En cuanto a la función a realizar por los municipios en el progreso general de los pueblos de la provincia, queremos manifestar a Vuestra Honorabilidad, que el gobierno ha de prestarles todo el apoyo y la colaboración posible, para que los mismos puedan cumplir con su cometido, tratando que sus finanzas lleguen a ser lo suficientemente sólidas, como para con ellas llevar el progreso general a los respectivos vecindarios.-

Somos hombres de partido; hemos intervenido en las luchas cívicas, con todo el ardor y la fe puestas en nuestros principios; llegamos al gobierno con un programa a cumplir, pero queremos dejar bien aclarado que el mismo es la expresión de nuestras convicciones ciudadanas y que tenemos fe en cumplir el mismo, pues consideramos que al ser electos por el pueblo de esta provincia, el mismo nos acompaña para la aplicación de dicho programa. (Aplausos).

Pero como gobernantes, hemos de manifestar que respetamos todas las ideas y todas las creencias; que no haremos un gobierno exclusivamente partidario; y que recogeremos todas las sugestiones que en bien del pueblo nos hagan llegar nuestros adversarios políticos; no tenemos temor a la crítica cuando ellas es constructiva, pues sabemos que lleva un fin honrado; pero eso sí, queremos advertir que aquella que se aparte de un principio de bien, no la consideramos dirigida a nosotros si no que va dirigida el pueblo, que es lo más respetable y lo más digno de nuestra consideración, como gobernantes y como ciudadanos. (Aplausos).

A los miembros de la minoría de esta Honorable Cámara de Diputados, les pedimos lealmente su colaboración, y les decimos que comprender una época es estar a la altura de esa época y que los hechos de nuestro gobierno así lo certificarán.

Entendemos que el principio y fin de todas nuestras realizaciones es el hombre y el mejoramiento social de nuestro pueblo que es a la vez origen de nuestro ser. Es función del Estado crear condiciones que otorguen estabilidad, seguridad y retribución justa, asegurando una legislación avanzada que garantice el derecho de asociación sindical, respalde el derecho de huelga; defender a la familia por medio de un salario familiar que asegure una estabilidad material y por ende una seguridad social y moral; proteger a la vejez por medio de pensiones y la creación del hogar de ancianos; posibilitar la vivienda digna para todos por un plan orgánico que contemple todas las posibilidades.

La realidad médica, sanitaria y social se ha desconocido, pero el estado sanitario no corresponde a una provincia que tantas facilidades de vida brinda; la población trabajadora vive en racionamiento, una parte de nuestra población no come lo suficiente como para vivir en buenas condiciones de salud. Este estado de necesidad se debe por sobre todas las cosas, a la falta de una completa planificación.

Esta organización planificada contemplará otros problemas sanitarios de la población y el organismo que tiene a su cargo la administración y conducción del plan sanitario, tendrá la máxima autarquía posible, integrado por representantes de los profesionales democrática y libremente elegidos por el cuerpo profesional así como de los ciudadanos y el gobierno.

El presupuesto para el sostenimiento de los hospitales transferidos, ha sido a todas luces insuficiente y corresponde a la provincia arbitrar posibilidades de asistencia para todos los habitantes sin distinción de situación económica, haciendo que cada habitante pague el servicio recibido en relación con su solvencia; porque la solución de una buena atención médica hospitalaria en todo el territorio puede tardar mucho en llegar si se deja la misma a la iniciativa privada. Las zonas pobres no atraen al facultativo y con erario público exclusivamente, la empresa resulta inabordable.

Solicitado por intereses encontrados, como son los derivados del ejercicio profesional privado, los de la asistencia gratuita hospitalaria que tienen para radicarse en zonas de la provincia, se crea a menudo una exacerbación del individualismo profesional.

Corresponde, pues crear las condiciones apropiadas para obtener los siguientes resultados:

1) Asistencia eficiente y completa de toda la población sin distinción de capacidad económica individual.

2) Aprovechamiento de los elementos técnicos y profesionales existentes en la provincia para permitir una adecuada e imprescindible integración profesional, con distribución de responsabilidad.

3) Aumento de la eficiencia de la asistencia médica con el concurso de especializados en distintas ramas de las ciencias médicas, para que la mayor parte de los problemas de carácter médico sanitario sea resuelto dentro de la jurisdicción de la provincia, con el mínimo de dificultades de traslado y evasión obligada a otros centros poblados del país, con el consiguiente recargo económico y desánimo de los profesionales que se sienten disminuidos en sus posibilidades.

4) Poner el control del ejercicio de las profesiones médicas, así como el estudio de los problemas que atañen a la ética de la profesión tan importante para el adelanto científico y la capacitación técnica, en manos de los mismos profesionales.

5) Dejar bases firmes para la organización sanitaria y médico asistencial de la provincia, por medio de una legislación simple y práctica.

El problema educacional asume un hondo interés de nuestra parte y ha sido una de las cuestiones que ha requerido la mayor dedicación y el máximo empeño de nuestras energías y anhelos para poder fijar el régimen adecuado a las modalidades del ambiente, del clima y extensas zonas de escasa densidad demográfica. Debemos tender a arraigar al habitante, levantar el nivel de cultura y acentuar su personalidad moral, lo cual obtendremos preparando al niño por medio de una educación racional y práctica e incorporación al maestro capacitado. A tal fin, crearemos el consejo general de educación que estará democráticamente constituido por los padres, maestros y gobierno.-

Fomentaremos las inquietudes artísticas y culturales por medio del apoyo oficial a conjuntos teatrales, artísticos y deportivos.-

Crearemos las bases necesarias para que nuestros artistas y deportistas tengan el incentivo que necesiten para integrarse al orden nacional.-

Nuestra gran deuda provincial es no haber posibilitado ampliamente al país y al mundo el hacer conocer las bellezas sin par, nuestros valles andinos, lagos, nuestra naturaleza toda, tan pródiga en contrastes y elocuente grandiosidad.-

Al someter a la consideración de Vuestra Honorabilidad este mensaje, verdadero programa de acción mínima de gobierno, debo poner especial énfasis para tratar un tema que, por resultar un instrumento para concretar muchas de las aspiraciones propuestas en el terreno de lo social y de lo cultural, adquiere significada relevancia: la política económica que ejecutará y orientará el Poder Ejecutivo.-

En el asunto se comprenden todas las medidas que hacen al desarrollo de las actividades productivas y útiles, tanto en materia de estímulo de la acción que corresponde a la iniciativa privada como en cuanto a la gestión que habrá de cumplir la hacienda pública provincial. Y en ambos aspectos, no por conocido, resulta ocioso señalar que este Poder Ejecutivo se propone materializar cuanto antes las aspiraciones que se han venido exponiendo por los habitantes de Santa Cruz para obtener mejores condiciones de vida (aplausos), creando para ello los medios necesarios en función de una política financiera, comprensiva de los aspectos presupuestarios, fiscales e impositivos; de una razonable política crediticia, facilitado por la futura y próxima actuación de una Banco Provincial; del cumplimiento de un vasto plan de obras públicas, destino natural de los recursos que se obtengan por las fuentes naturales de imposición y de crédito; de la organización técnica de servicios imprescindibles para el funcionamiento armónico y sin inconvenientes de las actividades que tiendan a lograr esos propósitos; y de otras importantes medidas de gobierno, cuyo desarrollo se ha efectuado al hablar de la gestión que en orden a los asuntos sociales cumplirá el Poder Ejecutivo.-

Integrando ese cuerpo por auténticos representantes del pueblo de la provincia, parecería superfluo mencionar lo imperioso que es trazar con firmeza las metas que deben alcanzarse a corto plazo en cada uno de los aspectos referidos, en forma de solucionar dificultades que hoy se presentan como vallas insalvables para concretar ilusiones con las que hemos debido soñar al resultar inaccesibles las realidades que acabamos de exponer. Empero, porque sentimos con orgullo la responsabilidad de compartir solidariamente con Vuestra Honorabilidad el ejercicio de una función, por primera vez en su vida institucional, lleva al gobierno de Santa Cruz a los auténticos representantes de la voluntad popular, pediremos, oportunamente, su colaboración para dar sanción a distintas leyes fundamentales exigidas para dar vida a tales sueños e ilusiones.-

Y respetuosos de la majestad y jerarquía de las funciones de la Honorable Legislatura, tanto en su actuación como cuerpo en cuanto se relaciona con la propia actividad personal de cada uno de los señores legisladores, los de la mayoría y todos y cada uno de los que forman la minoría, declaremos que así como vendremos oportunamente a pedirles su voto para apoyar las iniciativas que presente el Poder Ejecutivo, tendrán en éste cálido acogimiento todos los proyectos y opiniones que sustenten los diputados que componen esta Cámara, para lo cual, desde ya, les abrimos ampliamente el acceso a la administración y ponemos a su disposición todos los elementos humanos y materiales con que ella cuenta.-

Enmarcada la acción en esa recíproca colaboración, será nuestra patriótica tarea enderezada a reparar y a construir, pues pensamos que si Santa Cruz ha vivido tantos años en un casi total olvido de la acción de gobierno, se hace sumamente perentorio y más responsable el comienzo de nuestra labor. Y ya en tal entendimiento no fatigaremos la atención de Vuestra Honorabilidad con la exposición detallada de jactanciosos planes de obras ni con minuciosas reseñas de las medidas, que en orden a las políticas del presupuesto, de impuestos, de crédito y financiación, de servicios públicos, y de capitalización entendidas como medios de promoción de los fines superiores que guiarán nuestra acción de gobierno, habremos de elevarlo.-

Tan solo será, por ahora, suficiente señalarle, que careciendo de estudios serios y documentados sobre el producto bruto interno de la renta provincial y la evolución cíclica de su economía, no disponiéndose de índices, de series ni estadísticas que revelen claramente el proceso productivo, deberemos orientarnos por conocimientos generales empíricos, cuando no por intuiciones, sobre los dedicados asuntos que acabamos de exponer, con miras a encaminar la política económica en función del desarrollo integral de las brillantes posibilidades que ofrecen las latentes fuentes de riqueza, los poderosos recursos naturales y las ingentes reservas que existen en la provincia, para lo cual estimularemos la diversificación y tecnificación de las actividades del agro, la conciencia de un cooperativismos productor, la industrialización regional, el establecimiento de un régimen adecuado de comercialización de los productos básicos, la instalación de nuevos centros poblados,  la colonización, la conservación y defensa de los suelos, y todo aquello, que en general, contribuya a promover el progreso integrador de una nueva provincia argentina que aspira a superar su pasado sin olvidar la tradición común y el esfuerzo de los primeros pobladores que en ella fundaron pujantes empresas al amparo de la generosa libertad que brindó la nación para el desenvolvimiento del impulso creador del trabajo humano, cuya evolución futura vemos conveniente hacia la desaparición de toda forma de concentración de poder económico, o de imperialismo, tal como el pueblo entero de la nación lo ha decidido en las elecciones de las que surge nuestro mandato y el de Vuestra Honorabilidad.-

Es por ello, señores legisladores, que apoyaremos decididamente la política que el Gobierno Nacional habrá de desarrollar para la exploración y explotación del petróleo y el carbón de nuestra Provincia, sin que, quede bien claramente esclarecido, ese apoyo que prometemos pueda significar declinar en momento alguno el principio de la autonomía de Santa Cruz, la cual lograda tras una espera que ya se hacía interminable, contará en este Poder Ejecutivo con su celoso defensor. Buscaremos así, formas prácticas de continuidad a la acción que cumplan en Santa Cruz las empresas estatales de Yacimientos Petrolíferos Fiscales y Combustibles Sólidos, y procuraremos que otras empresas nacionales, como Gas del Estado, la Flota Mercante del Estado, Aerolíneas Argentinas, instalen o mejoren sus servicios para beneficio de los habitantes del la provincia.-

Será toda esa actividad fruto de convenios a celebrarse con las autoridades nacionales, de los cuales esperamos obtener efectivas mejoras, progreso social y cuantiosos recursos financieros, recursos que nos permitirán, en parte, contribuir a solventar las enormes erogaciones que derivarán de la ejecución de numerosas obras de bien común, en cuyo planeamiento ya vienen trabajando los grupos técnicos que asesoran nuestra acción de gobierno.-

Formará parte de nuestro programa en esta materia relativa a la economía y las finanzas un sistema fiscal que libere al productor y al hombre de trabajo de pesadas gabelas y posibilite el incremento de su actitud productiva y de su elevación intelectual. En tal sentido, adherimos a toda iniciativa que clarifique el erróneo enfoque de la política financiera que se ha venido siguiendo en el país en los últimos treinta años, afiance el concepto federalista en materia fiscal destinado a satisfacer todas las necesidades que se manifiestan en la provincia para luego concurrir a servir los requerimientos de orden nacional, y contribuya a poner el impuesto y la tasa como medios de acción al servicio de una economía de abundancia y como instrumentos insustituibles para frenar un proceso equivocado en el desarrollo de la economía provincial, según el cual, grupos monopolistas quedan con gran parte de la riqueza y solo restan en Santa Cruz pequeñas sumas en forma de salarios a los trabajadores o de remuneración a los abnegados productores.-

Sabemos y sentimos como viejos luchadores de ese progreso que anhelamos, que tendremos en Vuestra Honorabilidad el mejor aliado para la consecución de esos, nuestros fines.-

Finalmente, quiero rendir homenaje a Hipólito Yrigoyen, mártir de la democracia argentina, repitiendo palabras dichas en el exordio al Honorable Congreso de la Nación en el año 1919.

“He dicho ya que la Nación ha dejado de ser gobernada, para hacerlo a sí misma, y esta magna conquista que es la base constitutiva de la vida orgánica de las sociedades, por la cual viene lidiando la humanidad, y haciendo los esfuerzos más grandes, no habrá de malograrse, estando el poder en mis manos”.- (Aplausos prolongados).-

Sr. Presidente (Madroñal).- Se invita a los asistentes a esta Asamblea a asistir al vino de honor que se servirá en la Casa de Gobierno.-

Queda levantada la sesión.-

-Es la hora 11 y 40.-

AMALIA A. SCARDILLI

a/c Dirección Cuerpo de Taquígrafos











Fuente: Mensaje del señor Gobernador de la Provincia de Santa Cruz Dr. Mario Cástulo Paradelo, 1 de mayo de 1958 en "MARIO CÁSTULO PARADELO Primer Gobernador Constitucional de la provincia de Santa Cruz".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada