Páginas

domingo, 25 de octubre de 2015

Marcelo T. de Alvear: "La unidad radical debe ser reafirmada en esta hora" (20 de enero de 1931)

El conservadorismo, aprovechando circunstancias que considera propicias, trata de rehacerse conseguirá sino se pone un poco de abnegación y un mucho de sinceridad en la reconstrucción del gran partido de las reivindicaciones ciudadanas.

Seguir echándonos pecados unos a los otros, buscándonos lunares, destruyendo prestigios, valdría tanto como ir hacia el derrumbe.

Si hubo gobernantes que olvidaron sus deberes para entregarse a la desorbitación, el juicio publico los señalara y no podrían, aunque lo quisieran seguir en la vanguardia de la gran columna que debe colocarse en condiciones de dar  al país un gran ejemplo de valor y de patriotismo.

Todos sabemos cuan arraigado está el espíritu radical en el pueblo; desde la ciudad al más humilde de rancho de la campaña se anhela esa igualdad predicada en todas las tribunas y sustentada en las luchas comiciales.

Por consiguiente debe hacérsele honor y verdad al nombre de Unión Cívica Radical, que significa comunidad espiritual y acción izquierdista en el sentido de dar al pueblo las conquistas sociales a que aspira, y que jamás las derechas le reconocían.

Los hombres de primera línea, como lo hace la juventud y lo quiere el electorado tiene el deber moral de no obstaculizar en forma alguna la unidad partidaria, amplia, generosa, libre de sugestiones y desinteresadamente.

Las banderas, como los caudillos de capillitas no sirven sino como una rémora. De no procederse con altura, no hay porque llamarse radical.








Fuente: Carta del ex Presidente de la Nación Dr. Marcelo Torcuato de Alvear en el Diario Santa Fe, del 20 de enero de 1931.


No hay comentarios:

Publicar un comentario