Páginas

miércoles, 15 de abril de 2015

Oscar Alende: "La elección de Arturo Umberto Illia" (julio de 1963)

El esfuerzo y los sacrificios de muchos argentinos permitieron en 1983 un nuevo arribo a la democracia.

Obtuvo la mayoría de votos Alfonsín y asumió la presidencia como debe ser: a la Casa de Gobierno se debe entrar por la puerta y no por la ventana. Toda otra combinación o maniobra en el Colegio Electoral es, además de repugnante, violatoria de la moral y del pronunciamiento popular; sobre todo cuando en lugar de renovación pueda implicar continuidad.

Así lo resolví en mi hora, consagrando a lllia y desechando, ubicado en el segundo lugar, un atravesado manejo. El entonces presidente del comité de la provincia de la UCRI, y actual intendente de Coronel Suárez, Domingo Moccero, así lo documenta en su declaración que se transcribe:

“Conocido el resultado de las elecciones de 1963, donde radicalismo del pueblo había obtenido el 22% de los votos, nos reunimos en nuestro comando de la calle Caseros para analizar la situación.

“Indudablemente nuestra posición era la de respetar a la primera minoría; aunque era tan minima la diferencia con los otros partidos que las dirigencias de UDELPA, Socialismo y UCRI mantuvieron conversaciones sobre la actitud a tomar en la emergencia.

“Fue así que recibimos junto con el senador nacional Arana a dos representantes de UDELPA, los generales Comini y Peralta, quienes conversaron en varias oportunidades sobre la actuación a desempeñar en el Colegio Electoral.

“En la segunda conversación nos ofrecieron integrar la formula Aramburu-Alende. Allí discutimos y, en forma personal, Arana y yo hablamos del cambio de la formula por Alende-Aramburu.

“Sucedieron los contactos y la prensa nacional comenzó a presionar con títulos como:

'El radicalismo pretende gobernar con el 22% de los votos etc. etcétera'.

“En esos días, en otra entrevista se me pregunto si yo tenia mucho interés en la vicegobernación bonaerense (yo era candidato junto a Juan Carlos Manes como gobernador).

“Les dije que no y entonces me respondieron:

'Bueno, todo listo: vicegobernador se lo ofrecemos a Bronzini y nos sobran seis votos en el Colegio Electoral'.

“Les prometí una contestación definitiva para el dia siguiente y resolvi transmitirle todas estas negociaciones (que tanto Arana como yo las efectuamos a titulo personal) al doctor Oscar Alende.

Escucho atentamente y me respondió:

'No acepto ni aunque tuviera 150 electores de mas. No acepto porque iría atado a los mas espurios intereses y además porque no quiero quebrar mi conducta de toda una vida, en el respeto a la voluntad popular'.

“Yo le respondí que con el poder de la presidencia de la Republica no había intereses que no pudiéramos vencer, pero ese gran argentino siguió en su negativa y esa respuesta tuve que comunicarla a los representantes que volvieron para la contestación”









Fuente: "El pais que nos dejan" de Oscar Eduardo Alende, Editorial Planeta 1989.

No hay comentarios:

Publicar un comentario