Páginas

domingo, 8 de febrero de 2015

Eduardo R. Saguier: "El enigma del Pacto Olivos descifrado" (2004)

Hoy 3 de Febrero del 2004 escuche de boca de un viejo amigo que pidió reserva de su identidad la revelación de un antiguo enigma político que por lo verosímil y nunca hasta ahora escuchado me apresuro a transmitir al colectivo de Pol-Cien, pero con el propósito de que se divulgue a los efectos de su verificación en sede periodística y porque no en sede judicial, y para conocimiento del Juez Federal Canicoba Corral.

En efecto, conversando sobre el caso Genoud, este amigo me confeso que el creía que era todo verdad, pero no porque lo hubiera tratado personalmente a Genoud o tuviera información de primera fuente, sino porque el conocía un antecedente mucho mas grave aun que lo hacia perfectamente verosímil.

Azorado, le pregunte a que antecedente se refería, y muy divertido me confío que en una noche de copas Alfonsín --de quien es amigo personal y me consta-- le confeso el verdadero motivo que dio lugar al Pacto de Olivos. Al parecer Alfonsín se encontró de pronto y a raíz de su rotunda negativa a reformar la Constitución Nacional con el hecho nuevo que si persistía en su porfiada actitud su bancada de Senadores partidarios no le habrían seguido en la Patriada. Supo entonces de buena fuente que los sobornos para lograr dicha Reforma estaban ya ensobrados y que el Senador a cargo de su distribución estaba ya designado, habiendo recaído nada mas y nada menos que en la persona del Senador o Gobernador Maestro.

Rápidamente, para evitar esta supuesta corrupción en ciernes, y sin contar la verdadera razón de su giro Copernicano, Alfonsín le ordeno a su lacayo Nosiglia que arreglara los pormenores de su ya famosa entrevista en el chalet de Caputo, sito a cuadras de la Residencia de Olivos.

Sin embargo, este relato no podría cerrar por cuanto es sabido que los Senadores de ambas bancadas venían recibiendo sobres desde 1991 y no es creíble que Alfonsín no estuviere al tanto de ello. Es decir, los Senadores ya estaban bien cebados años antes del Pacto de Olivos. Por lo que lo más verosímil seria pensar que la posición de Alfonsín previa al Pacto fue forzada a los efectos de elevar y regatear el precio de la transacción en ciernes.

Por cierto, Alfonsín le ha contado a este buen amigo solo una parte de la versión verdadera. Es decir, Alfonsín no ha contado ni reconocido aun, por que honda razón sus correligionarios Senadores se habían complotado al unísono en tamaña corrupción, ni si con su claudicación cortaba con dicha corrupción o mas bien la acentuaba. Pero para develar este entuerto de traiciones y sobornos Alfonsín necesitaría retrotraer su memoria un sexenio mas atrás en el tiempo, a las Jornadas de Semana Santa de 1987, cuando por su cobardía personal y por su afán hedónico de retener un poder efímero e innocuo acepto capitular en toda la línea de los principios mas fundamentales que le dieron vida al Radicalismo y sustento a su triunfo electoral sobre el Justicialismo llevando al Congreso los proyectos de Punto Final y Obediencia Debida.

Es en esta claudicación donde el Juez Canicoba Corral podrá encontrar la verdadera fuente de la corrupción senatorial, y por extensión de la corrupción de todas las instituciones de esto que una vez fue una Republica.

Cordialmente,

Eduardo R. Saguier























Fuente: Enigma del Pacto de Olivos Descifrado por Eduardo Ricardo Saguier (2004) en http://www.er-saguier.org

1 comentario:

  1. solamente un redomado hdp puede creer que Alfonsín mandó a sobornar, pero más hijo de puta, reproducir esta basura

    ResponderEliminar