Páginas

viernes, 30 de enero de 2015

Luis León: "En el X aniversario del Mov. de Afirmación Yrigoyenista" (julio de 1992)

En estos 10 años últimos el mundo nos muestra cambios inimaginables con peligrosas realidades a la vista y la Nación ensayo un nuevo modelo que se columpia entre una relativa estabilidad de índices económicos, que no podemos descalificar y el reclamo social que muestra una pirámide social de perversa distribución con dependencia de riesgosos compromisos. En este marco nuestro instrumento Cívico que es la UCR pretende volver a dar contenido a nuestra historia, y aparece con dificultades por factores exógenos que no controla y por la demora en profundizar un inteligente análisis de nuestra sociedad para aplicar éticamente actualizada la herencia de nuestro pensamiento. Durante el gobierno radical, el MAY apoyo todo lo que correspondía y alerto sobre políticos y cambios en todo lo que no correspondía. No fuimos escuchados, pensamos que ninguna dificultad autoriza a declinar principios.

El Radicalismo debe seguir siendo denuncia y conducta. Denuncia contra las muestras institucionales de corruptos y corruptores, contra privatizaciones abominables como Aerolíneas, Entel, Gas, YPF, etc., y contra la filosofía que acumula para los de afuera y deja a las economías regionales liberadas a su suerte, a sus aguas, o a sus lluvias. Todo esto hemos denunciado en el Senado.

Nuestra conducta esta en buscar el cambio transformador de todo sistema en crisis.

"Seria inteligente que para esto los que se equivocaron mas decidan menos, y que los que se equivocaron menos decidan mas; en una palabra, hay que prestigiar mas a los convencidos que a los arrepentidos. El MAY busca y acepta cambios, inserción internacional prestigiada, inversiones para quedarse, en salud, educacion, ciencia, técnica, industrias o producción, y no para entrar y salir de la Bolsa en pura especulación.

Debe ser permanente el dialogo entre el capital y el trabajo.

Es imposible crecer sin créditos para la producción. Ningún ajuste puede derrotar al bienestar general. El marginamiento se troca y la Iglesia tiene razón cuando dice que la pobreza avanza y que no se puede llamar desprolijo a un delincuente.

Nos unimos a la juventud que reclama seguridad, escuelas y facultades para aprender, crecimiento para trabajar y libertad para una dignidad que imponga su entusiasmo nacional sobre la tentación totalitaria o la resignación melancólica de sus postergaciones. Junto a la mujer argentina rechazamos el fatalismo como comportamiento y confiamos ser obstinadamente morales para impedir que el fetichismo aplaudido y la confusión orientada anulen los valores de nuestra solidaridad.

A 10 años de nuestro bautismo sentimos la necesidad de desplazar como eje del debate de la Nación o del Partido a estrategias puramente personalistas y de convocar al país real, al histórico, a recomponer una responsable interpretación de nuestro patriotismo.

Saludamos a toda la dirigencia y a los Radicales y los convocamos a luchar por el rescate de la significación nacional de la Unión Cívica Radical. No podemos imaginarnos la Nación que pretendemos sin un Radicalismo que la acompañe con todo su prestigio histórico.




























Fuente: En la noche y con importante marco se realizo una comida en el Restaurant LALIN, donde saludo el ex gobernador de Entre Ríos, doctor Sergio Montiel y hablo el Presidente del MAY, senador Luis A. León, julio de 1992.

No hay comentarios:

Publicar un comentario