Páginas

jueves, 20 de noviembre de 2014

Eduardo S. Rosenkrantz: "Petróleo y Congreso en 1958" (1992)

Desde antes de su acceso a la Presidencia de la Republica, el doctor Arturo Frondizi modifico sus puntos de vista sobre la enseñanza universitaria estatal o privada, la vigencia de la legislación de los gobiernos de facto, la explotación comercial petrolera y eléctrica, etcétera. No hay objeción a una evolución de las ideas ante un cambio de circunstancias que entornan una problemática determinada. Pero en este caso ello ocurrió sin ese cambio, con graves sospechas de corrupción entre sus colaboradores y sin conocimiento del partido oficialista ni de sus bloques legislativos. Además, con un esfuerzo patético por su hipocresía, para demostrar que se estaba cumpliendo el programa electoral con el que se triunfo el 23 de febrero de 1958.
Frondizi fue el adalid del monopolio estatal en el rubro petrolero. Combatió a Perón cuando este firmo unos contratos con compañías norteamericanas y denuncio que su campaña anticlerical era una cortina de humo para ocultar la entrega        ;
En julio de 1958 Frondizi anunció por televisión la firma de una serie de contratos petroleros con empresas del rubro y con otras, simples financieras. Eran iguales a los que había combatido antes. Años después, en 1960, reconoció ante un grupo de legisladores que eran meras concesiones (Diario de Sesiones de Diputados, 1964, IX, p. 6030), cosa que había negado en una primera instancia. Y siguiendo el ejemplo de Perón, introdujo la cuestión de la universidad estatal o privada, dividiendo a la ciudadanía con una nueva cortina de humo que la distrajo de la cuestión petrolera.
Los contratos del petróleo no fueron enviados al Congreso Nacional. Pero el tema se trató en el debate sobre nacionalización de los yacimientos de hidrocarburos. Las bancadas de la UCRI y de la UCRP sostuvieron tesis encontradas sobre la propiedad nacional o provincial de aquellos, pero coincidieron en adjudicar a los entes estatales el manejo de la política energética  (Diarios de Sesiones de Diputados, 1958, VIII, pp. 5797 y ss ), la discusión verso sobre los contratos, pero la votación se ciño al proyecto en consideración. La mesa directiva de la UCRI retiro su lista de oradores para impedir una crítica a los contratos por los diputados del propio bloque partidario.
Se había cometido un crimen de lesa democracia, cuando un partido político recluta el voto ciudadano, obtiene un mandato que debe cumplir, en los aspectos esenciales de la gestión gubernamental. Si no es así, la democracia pierde vigencia, pues el elector opta por grupos de personas, que una vez llegados al poder, ha ran lo que estimen conveniente, aunque no se conforme con la orientación general del voto popular Entonces, puede sostenerse validamente que tanto da un partido político como otro y un gobierno elegido democráticamente como uno elegido autoritariamente. De ahí en más, no hay democracia.





















Fuente: Historia de la Argentina "La Democracia Débil" Hyspamerica, 1992

No hay comentarios:

Publicar un comentario