Páginas

lunes, 9 de junio de 2014

UCR de Buenos Aires: "Pedido de Reorganización de la UCR" (30 de enero de 1957)

Sabe Dios cuanto deploran el radicalismo de Buenos Aires y el del país este alejamiento en que han incurrido los asistentes a la reunión de Rosario! Allí quedo sin asomo de angustia, sin esbozar siquiera un cordial ademán de despedida, una amistad que se había tornado fraterna en los días de la acción y de la cárcel...

Una cálida y poca veces mas compartida esperanza nacional acaba de ser destruida»
Seguirán aniquilándose en nombre de programas y habrá exterminios y apoderamientos y derrotas sin profundidad y victorias sin alas.

La UCR no hace ni hará distingos en el seno del pueblo argentino; trabajara por el bienestar [...] y por los derechos de cada uno, sea cual fuere [su] pensamiento político y [su] pasado partidario

1° Declarase necesaria e inmediata la reorganización de la Unión Cívica Radical en toda la República.

2° Declarase inexistente, por reiteradas apostasías a la fe democrática y al deber radical, al ex Comité Nacional de la Unión Cívica Radical.

3° Invitase a las autoridades provinciales de la Unión Cívica Radical y agrupamientos radicales concordé con este pensamiento, para la celebración de una reunión nacional en que se darían las bases de la reorganización y se designara la comisión que la llevara a cabo.
4° Declarase que la provincia de Buenos Aires, según lo resuelto por su honorable convención sostiene la implantación del voto directo, y no reconocerá ni votara formula nacional o provincial alguna, que no haya sido elegida por este procedimiento.

5° La Unión Cívica Radical de la provincia de Buenos Aires reconocerá la orientación que en su hora establezca la próxima convención nacional de los distritos federales del radicalismo.

6° Estas determinaciones se adoptan como homenaje a los afiliados, mujeres y hombres, que constituyen la base del radicalismo y la fuerza de la UCR que resistió al dictador; como homenaje al afiliado que pegó carteles, llenó sobres, pintó paredes, fiscalizó y mantuvo los cuadros dirigentes de todos los organismos de la resistencia radical en toda la extensión del suelo patrio; como homenaje al afiliado heroico que defendió con su vida la tribuna, pago con su libertad su amor a la democracia y se jugó de nuevo al día siguiente de cada elección a cara descubierta frente a la tiranía. Al otorgarle a él, el derecho de llevar a cabo las supremas decisiones del radicalismo, la Unión Cívica Radical de Buenos Aires está segura de realizar una actitud de restitución de la soberanía a su legítima expresión popular y nacional.

Considerando:

Que la reunión del ex Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, en el momento de adoptar decisiones, las mayorías de la Capital Federal, Córdoba, Santiago del Estero, Mendoza, Chaco y Buenos Aires, estuvieron ausentes; San Juan retiró su delegación; a Catamarca se le prohibió actuar; Salta carece de autoridades; Santa Fe y Entre Ríos las tienen cuestionadas; lo mismo que San Luis y padecen conflictos internos que se agravan diariamente; Corrientes, Misiones, Jujuy y Formosa.

Que la modalidad del grupo adueñado del ex Comité Nacional exhibe una cabal identidad de tácticas y procedimientos con los puestos en juego por el fascismo y nazismo y el comunismo en cuanto los creadores de estas ideologías califican de técnicas envejecidas y las abandonan, toda conducta basad en el respeto de la opinión ajena y en el cumplimiento de normas tradicionales tenidas como justicieras y honorables. Tal, por ejemplo, lo ocurrido con la conquista democrática del voto directo y el respeto de los derechos de las mayorías.

La modalidades de los propugnadores del partido único, consiste en el aniquilamiento de los hombres no adictos y en el abandono de los principios éticos, cuando de estos hacen peligrar el imperio de los móviles utilitarios.


















Fuente: Diario El Litoral 31 de enero de 1957

No hay comentarios:

Publicar un comentario