Páginas

sábado, 11 de enero de 2014

Crisólogo Larralde: "Mensaje radial por la división del Radicalismo" (25 de febrero de 1957)

Afirmó que los hombres del nuevo organismo asumimos una gran responsabilidad, pero estamos seguros de poder cumplir con la masa radical.

Nos asiste la convicción de no haber sido nosotros quienes hemos traído por una contumaz rebeldía, al radicalismo en trance que esta noche resolvemos. Una mentalidad no radical ha ido escalando posiciones, se encumbro por la confianza y la generosidad de una mayoría que no había nacido para calcular. Y así un día, nos encontramos que aquello que Yrigoyen definió como un movimiento de opinión nacional, fue deformándose, para convertirse en un núcleo cada vez mas sectorizado, deformado y distante del pensamiento natal del radicalismo. Se dejó de lado algo que el radicalismo no puede abandonar nunca: su sentimentalidad.

Veintisiete años llevamos batiéndonos en la intimidad partidaria, pero actuando juntos y unidos frente al fraude primero, frente al despotismo después. Podíamos seguir unidos otra vez 27 años más, peleando dentro del partido, pero dándole a la patria la satisfacción de vernos juntos en la creación del próximo gobierno constitucional. Como fruto del espíritu sectario, la agrupación de la calle Río Bamba realiza ahora una acción de deformación de la verdad. Se quiere mostrar que nosotros reproducimos en 1957, la intención y la actitud de hombres que actuaron en 1924 o en 1928, la verdad es que muchos de los “riobambinos” que hablan del 25 y del 28, el 24 y el 28 estaban afuera del radicalismo, en otros partidos, peleando contra nosotros. Hombres que tienen nuestra misma edad, a veces unos pocos años más ingresaron después del año 25, otros en los prolegómenos del 43 y muchos después. Están ahí en la calle Río Bamba y no son los títulos de su fresca firma en la ficha de afiliados, los que les habilitan para echar sombras sobre individuos que pueden exhibirse ante la opinión publica como ciudadanos que han entregado su vida al combate, sin pasarle jamás al partido ni al país, la factura de las compensaciones.

Se tiene mucha buena memoria con mucha mala intención para evocar episodios pretéritos y atribuirles a quienes pueden  probar que las combatieron. Pero olvidan documentos recientísimos como el que esta noche citó Sammartino. El peronismo lo expulso de la Cámara de Diputados por haber afirmado que en cierto aspecto y que en algún sector humano, representaba una fuerza aluvional por el desorden de sus ideas y por la violencia en sus pronunciamientos. Y cuando el peronismo se va del país, en su figura definitoria, son los de Río Bamba lo que toman el argumento vacante del Dictador y lo emplean con su misma despreciable intención electoral.
Hablan de programas y se colocan a si mismos en una altura olímpica inalcanzable.
Ellos solos en el monopolio para la confección de un programa.




















Fuente: Diario EL LITORAL, Martes 26 de Febrero de 1957

No hay comentarios:

Publicar un comentario