Páginas

miércoles, 30 de octubre de 2013

Multipartidaria: "Convocatoria al Pais" (28 de agosto de 1981)

Convencidos de la profundidad de la crisis, que por ser global excede el mero plano económico y afecto la credibilidad de los argentinos, advertimos que el poder no puede reposar en la fuerza y que el destino nacional no debe ser trazado unilateralmente por un solo sector, sino por el conjunto de la Nación. Se impone superar las estériles antinomias y los desencuentros que venimos arrastrando de las últimas décadas.
Esta convocatoria, si bien nace de los partidos políticos, se dirige de manera amplia a todos los sectores, ya que busca el interés general. Es a partir de la RECONCILIACIÓN propuesta por la Iglesia, y que ilumina el camino a recorrer, como pretendemos iniciar nuestro levantado cometido de concertar voluntades en torno a los comunes denominadores para elaborar un Proyecto Nacional.
Serán inútiles los agravios recíprocos y el intento de mantener la sociedad argentina dividida en réprobos y elegidos; todos debemos asumir nuestros errores y nuestros aciertos, y sin renunciar a la individualidad ni a las líneas de pensamiento propias del pluralismo democrático, considera- necesario detenernos un instante para buscar coincidencias fundamentales que nos permitan resolver ordenadamente la situación en que nos encontramos, sin vencidos y con el país reconciliado.
En esta empresa, y compartiendo los presupuestos del Documento Episcopal, creemos necesario fijar dos premisas esenciales:
a) que todos los ciudadanos deben sentir la responsabilidad de ser protagonistas y artífices de su propio destino como pueblo;
b) que la mayoría tiene el derecho de gobernar y decidir el rumbo político de la Nación, así como que las minorías tienen el derecho de disentir y proponer caminos alternativos.

La reconciliación no podrá alcanzar si no es sobre la base de la verdad, y sin soslayar los problemas acuciantes; a nuestro juicio las dificultades se originan en la ausencia de toda participación popular en las decisiones trascendentes que hacen al destino de la Patria.
Y no ha de verse en este reclamo otro sentimiento que servir lealmente a la Republica y a su pueblo, conscientes que únicamente la participación real de los sectores representativos podrá hacer efectivo el rescate de la normalidad y la paz de todos los argentinos, en una síntesis de unidad nacional.
El llamamiento va dirigido a todos los sectores de la vida nacional sin exclusiones —políticos, sociales, de los trabajadores, empresariales, espirituales, culturales, profesionales y militares—; y se inspira en la necesidad perentoria de elaborar, en conjunto, con espíritu de grandeza y autentica generosidad, una estrategia global que aglutine a todas las fuerzas e ideas de la Nación, con raigambre nacional, democrática y humanista, que nos legaron los fundadores de la nacionalidad.
Emprendemos en consecuencia la tarea reparadora de concretar, en el menor tiempo posible, los siguientes

OBJETIVOS BÁSICOS:
1) Retorno al estado de derecho mediante la plena vigencia de la Constitución Nacional. Remoción de todas las restricciones que afecten el libre ejercicio de los derechos humanos y de las garantías constitucionales.
2) Normalización inmediata y efectiva de la actividad política, gremial, empresaria, estudiantil y cultural, sin condicionarla a la sanción de nuevas normas reglamentarias.
3) Formulación de un plan político que contenga un cronograma de plazos inmediatos y precisos que deberá cumplirse inexorablemente para la definitiva institucionalización del país, en el cual el sufragio es instrumento insustituible.
4) Elaboración de un programa para la emergencia que permita superar la crisis e iniciar la reconstrucción de la economía nacional. A tales efectos deberán modificarse los criterios en virtud de los cuales se privilegia la especulación y la importación por sobre la producción nacional y generar un sinceramiento de la paridad cambiaria, elevando la protección arancelaria y colocan- do las finanzas al servicio del aparato productivo mediante un amplio saneamiento de los pasivos empresarios con tasas de interés accesibles. Igualmente deberá operarse la eliminación del déficit fiscal.
La política para la coyuntura, además, deberá insertarse en el marco de un desarrollo sostenido y equilibrado, recuperando la autonomía de decisión nacional en defensa de su patrimonio, buscando la integración de la estructura industrial en el fortalecimiento de los sectores básicos, el crecimiento vigoroso del sector agropecuario y la profundización del desarrollo regional.
5) Recuperación del salario real mediante el libre funcionamiento de las convenciones colectivas de trabajo, que restituya la seguridad y el resguardo de la familia trabajadora y preserve los derechos del sector pasivo. Asegurar el acceso a la vivienda y la atención de la salud a los sectores de menores ingresos.
6) Mejoramiento de la educación en sus distintos niveles mediante un régimen creativo con sustento presupuestario garantizado y que asegure posibilidades igualitarias.
7) Posibilitar el libre acceso a los medios de comunicación en poder del Estado, a todos los sectores representativos y corrientes de opinión. Supresión de toda forma de censura.

PARTIDO JUSTICIALISTA
Néstor Carrasco, Torcuato Fino, Herminio Iglesias, Rubén Sarboli, Ramona Amestoy, Rosaura Isla, Bernardo Montenegro, Edgardo Murgia, Blas Carballo.

MOVIMIENTO DE INTEGRACIÓN Y DESARROLLO
Américo García, Francisco Aguirre, Marcos Merchensky, Luis C. Carballo, Carlos Zaffore, Jose A. Gimenez Rebora.

DEMOCRACIA CRISTIANA
Martín Dip, Carlos Auyero, Basilio Serrano, Hugo Conza, Eduardo Traboulsi, Nestor Vicente, Enrique de Vedia, Salvador Busacca, Augusto Conte.

UNIÓN CÍVICA RADICAL
Carlos Contin, Francisco Rabanal, Luis Leon, Juan C. Pugliese, Juan Trilla, Eduardo Angeloz, Raul Alfonsin, Rodolfo Garcia Leyenda, Carlos Perette, Antonio Troccoli.


PARTIDO INTRANSIGENTE
Juan Carlos Manes, Raul Rabanaque, Marcelo Arabolaza, Miguel Monserrat, Rafael Marino, Mariano Lorences, Fayiz Zago.

























Fuente: Multipartidaria: "Convocatoria al Pais" (28 de agosto de 1981)

No hay comentarios:

Publicar un comentario