Páginas

domingo, 23 de junio de 2013

Leandro Alem: "Intransigencia" (1 de febrero de 1892)

"Todos los días, formulamos el proceso con hechos concretos, que no se desmienten. ¿Que se nos contesta? ¡Intransigentes! Pero es claro; como se va a transigir con el vicio, con el abuso, con la opresión. La bandera principista debe sostenerse, el carácter no debe deprimirse. El oficialismo lo ha corrompido todo, allí están los bancos oficiales sin dinero, porque favoritos impúdicos se los llevaron; ahí están los gobiernos de provincia en poder de candidatos impuestos. Así se pierden hasta las nociones morales. La prensa dice que hay una liga del litoral, que se rompe o no; que un gobernante es acuerdista que no admite listas mixtas, que quiere esto, que repudia aquello. Como si fuera lo normal en la vida política.
Se llega a más: se noticia al público que un gobernador manda su coche y su edecán a recibir a su candidato y lo hace alojar en la Casa de Gobierno. Es necesario reaccionar, es necesario salvar al país de estas vergüenzas.
Es necesario, que se tenga presente que en otros tiempos, Adolfo Alsina, ocupando la vicepresidencia de la República, fue acusado por un periodista de haber recomendado para una diputación de campaña, y respetuoso con la opinión, busco el juicio que lo vindicara. Así se procede.
Otra vez, Sarmiento, el soberbio Sarmiento, tuvo que dar explicaciones porque fue acusado de querer imponer al pueblo, enviando fuerzas de línea a los atrios.
Pero esos respetos para la opinión son nimiedades para los gobernantes infatuados, que saben que sus desmanes deben castigarse, porque hemos de persistir en la lucha, sin tregua y sin descanso alguno, hasta conseguir el triunfo de la causa de la justicia.
Nada tengo que recomendar. Sabéis que solo exijo sacrificios y solo ofrezco sacrificios. Estáis tranquilos, tenéis conciencia del deber cívico. Cumplidlo"



































Fuente: Leandro Alem "Mensaje y Destino" Tomo VIII, Editorial Raigal 1955

No hay comentarios:

Publicar un comentario