Páginas

lunes, 20 de mayo de 2013

Luis León: "Debate de la Privatización de YPF" (25 de junio de 1992)


Sr. Presidente (Menem). — Si hay asentimiento se le concede el uso de la palabra al señor senador por el Chaco.
Sr. Leon. — Señor presidente; yo agradezco, pero también tengo que advertir muy respetuosamente que nuestro -bloque hizo un aporte al aceptar una votación que es una metodología adversa a todo bloque de la oposición.
Aquí se ha dicho mucho; se ha recorrido la historia, se han expresado muchas palabras, se leyeron artículos, se menciono a las provincias que aparecían marginadas, se citaron los resguardos que; pretenden algunos en cuanto a nuestra identidad como país en el manejo de nuestra mas grande empresa,
Quiero utilizar estos cinco minutos porque veo este proyecto de ley con mucha preocupación. Tengo un estado de ánimo como si de golpe en la Nación esos valores que habían sido sedimentados, por circunstancias especiales, se estuvieran diluyendo, Aquí se encuentran representantes de los partidos provincialas, del Partido Justicialista y de nuestro partido. En toda la historia, aun en nuestros desencuentros, nunca tuvimos dudas en cuanto a que custodiar YPF era una estrategia nacional. No creo que el mundo haya cambiado tanto como para no advertir que esta declinación en la significación de YPF deja de ser una estrategia nacional. Y me parece que esto es el debate, en el que estamos poniendo a Yacimientos Petrolíferos Fiscales como una- empresa mercantil que vende petróleo. Pero yo quiero colocar a Yacimientos Petrolíferos Fiscales como una empresa nacional que a la vez custodia los valores de la Nación,
Aquí se han citado potencias de manejo energético internacional. Lo que deberíamos hacer es salvar la declinación que se esta realizando de la mas importante empresa argentina. ¡Es una declinación! Cuando nosotros votamos la ley que contemplaba la posibilidad de las privatizaciones se dijo que YPF no iba a ser privatizada. Estaba escrito. Después se hablo de una gran empresa federal de los argentinos, que iba a ser YPF; luego se la transformo en sociedad anónima y ahora estamos prácticamente permitiendo que esa YPF que creaba riquezas y pueblos allá en la Patagonia, que era una especie de refugio metido en los montes de nuestro país con su bandera, que era una avanzada de nuestra nacionalidad, deje de ser importante.
¡Y felices si podemos tal vez rescatar este 20 por ciento! Pero ya estamos perdiendo el mercado, ¿Quien lo va a controlar? A medida que estamos perdiendo el marcado, aumenta el precio del petróleo en la Argentina en un momento en que esta bajando en todo el mundo. Esta es mi preocupación; así de sencilla. Así lo siento.
El tema no radica en que sea privada o del Estado, Nadie le tiene miedo a la industria privada, pero parece que hay muchos que temen que el Estado custodie algunos valores para preservar lo que nosotros queremos,
El señor senador por la Rioja recién se refería a la Antártida. Con este proyecto de ley, distinguido amigo — yo se como piensa usted al respecto—, ni siquiera vamos a tener la banderita para combatir el nuevo robo que los ingleses van a hacer de los recursos y de las fuentes de energía que nuestra tierra tiene en la zona de Malvinas. Cuando uno ve que se cae alguno de sus sueños, se pone triste. Estoy triste porque las leyes también tienen alma y esencia. Y el alma de esta ley era nacional  pareciera que esta dejando de serla en un porcentaje definitivo en la custodia de nuestra nacionalidad.
En el fondo estamos discutiendo un modelo. El señor ministro cree que el modelo esta en pagar, en vender, en buscar parches en orden al Plan Brady. Yo creo que dicho plan va a ser la tumba de nuestras nuevas generaciones; servirá para una victoria hoy, otra mañana, pero será la tumba del desarrollo histórico del país que nosotros pretendemos. Ya se ha publicado que años a tener que pagar de aquí al año 2000, 17 mil millones de dólares. Entonces, si tenemos que pagar por lo que debemos a los de afuera esa cifra en concepto de intereses, nadie puede justificar que vendamos Yacimientos Petrolíferos Fiscales para cumplir con ese mensaje que yo quiero olvidar en homenaje al prestigio de la institución presidencial del Congreso.
Voy a votar en contra de este proyecto de ley; prefiero que haya algunos jubilados pobres y que se mantenga la independencia de mi país,
Por otra parte, esta tarde, como una síntesis de la sensibilidad que debemos tener en las calles de Buenos Aires y de otras partes del país, hay cien mil estudiantes reclamando la posibilidad de que el Estado cree condiciones para que tengan libros, para que puedan desarrollarse e insertarse en el campo del trabajo, que tendrá que hacerse con desarrollo. Y también esta noche esos cien mil estudiantes que andan por la calle no quieren que se nos escape el control de esta empresa que sirve en forma importante a la Argentina.
Un día mi hijo me pregunto en una estación de servicio: 

"¿Quien es ese?" "Mosconi — le respondí—, un gran general cuyas ideas todavía sirven para defender la Patria." 

Mañana le voy a decir que Mosconi perdió la guerra con Shell y Esso. Y esto no le hace bien a nadie.
Dije que utilizaría cinco minutos, y voy a cumplir con mi palabra. Este era un debate para hablar horas, sin estar constreñidos por las estrategias del ministro o de la mayoría. Debimos discutir liberados y solo pensando en grande.
Podía haber hecho la mejor defensa de mis ideas leyendo discursos del propio presidente de la Nación. Pero tengo madurez como para comprender que a veces la historia se hace coqueta, casquivana, y que algunas de las cosas que hoy están allá mañana están afines. Pero en esto no hay coquetona, porque YPF pertenece a esos cimientos, a esas piedras grandes, a esas casas duras, a esos árboles que tienen que morir de pie, Siendo así voy a votar en contra de este proyecto, pensando que por lo menos rescato la ilusión y dialogo lealmente con el hombrecito que llévanos adentro. Voy a dormir triste esta noche, pero con la idea de que, como anunciaba Conrado Storani y yo con fe anuncio también ahora que, si se da una circunstancia histórica en la que nosotros, la UCR, podamos revertir esto, lo vamos a hacer, porque sabemos que lo que están haciendo no sirve a la gran empresa nacional.
Aquí tengo un librito en el que Winston Churchill, ¡nada simpático para nosotros! — ¡y fíjense de quien estoy hablando!, ya que aquí se hablo del imperio ingles— decía que la Shell atendió muy bien al almirantazgo británico, pero que siempre tuvo un precio, y ese es el precio que no quiero que paguen los argentinos. (Aplausos.)




























Fuente: Debate de la ley de Privatización de Activos y Acciones de YPF S.A  (25 de junio de 1992)

No hay comentarios:

Publicar un comentario