Páginas

martes, 26 de marzo de 2013

Luis León: "Debate de la Reforma del Estado" (26 y 27 de julio de 1989)


Sr. Presidente. — Tiene la palabra el señor senador por el Chaco,

Sr. León. — Señor presidente: entro a este debate con un tironeo intimo, porque advierto quo hay una realidad que obliga, al flamante gobierno constitucional de la Republica, a enviar este proyecto.
Pero el texto que ha sido desmenuzado por los hombres de todas las bancadas, cada uno desde su propio andarivel, hace que se incuben en mi preocupación algunos interrogantes porque votaremos una -iniciativa que de no manejarse con hombres morales podría deformar el propio sentido do nuestra preocupación.

Estamos viviendo un tiempo de cicatrices y de dolores en la sociedad argentina, y no deja de preocuparme el hecho de que hayamos caído como en una moda de lo que tiene que significar la reforma del Estado.

Lealmente creo que hay que privatizar áreas y también custodiar- al Estado y prestigiarlo con la conducta de los hombres, el respeto a las instituciones y la jerarquización del patriotismo' que significa en nuestro tiempo ser argentino, Y entonces observo y descubro que Yrigoyen fijo alguna vez que no teníamos que arrepentirnos por las cosas que fueron legítimamente condenadas. Y aquí están apareciendo como la solución a nuestro drama algunas de las cosas que fueron legítimamente condenadas. Se que la historia tiene una dinámica y también se que la densidad de nuestro problema nos obliga a dar respuestas importantes y profundas. Valoro que este proyecto, al margen de la exageración de lo que podría ser nuestra delegación en votarlo con un .sentido flexible para el manejo de la administración publica, puede llevarnos tal vez, y siempre quo no actuemos con la idea de la recuperación de la eficacia, a lograr objetivos dudosos,

Observo que todos los partidos, y digo esto muy respetuosamente, aparecen como en un concurso para saber quien es mas privatista, Creo que en el fondo nuestro problema no radica en adherirnos apasionadamente al privatismo o descalificar la aptitud del Estado, sino en analizar si realmente esta transformación servirá para que los que tienen hambre, coman, para que quienes viven en la intemperie tengan techo, y para que quienes tengan que educarse tengan libros. No puedo tener otra significación; a la reforma del Estado hay que darle un contenido eminentemente social, de acuerdo con la política de nuestro tiempo.

Aquí se dijo que en 1926 el radicalismo puso en marcha a Yacimientos Petrolíferos Fiscales, y el señor senador por La Pampa tenia razón, porque yo creo que no hay argentino que no piense que YPF es como la Nación Argentina.

Por eso si el ministro estuviera presente me gustaría preguntarle —igual formulo la inquietud— por que incluyo a YPF en la lista de privatizables; porque esta empresa no ha sido derrotada por su estructura, deformación o sus pecados sino que la derrotaron los hombres que la manejaron y la política que se inserto en su conducción.

Hubo un ministro llamado Martínez de Hoz que obtuvo un crédito en el exterior con garantía de YPF, cuyo monto no ingreso a dicha empresa sino que fue a "Rentas generales". Entonces, la culpa de algunos pecados no la tienen las empresas sino los hombres que tienen el poder de manejarlas.

Creo que el justicialismo tiene una altísima responsabilidad, Nos preocupa la distribución de los recursos humanos capaces realmente de custodiar a la Nación que nosotros anhelamos.
De a ratos pienso que estamos como en una bisagra y que es posible que tal vez, sin darnos cuenta, tengamos la urgencia de fabricar una historia diferente para todos nosotros, Estamos cubriendo las etapas de una reinstalación institucional en el país; y dicha reinstalación institucional debe tener la jerarquía de nuestro desafío. Aquí hay una historia.

Durante su primer gobierno, si el justicialismo no privatizo, conformo una sociedad mixta con la ITT, Después, el propio justicialismo nacionalizo los teléfonos,

En cuanto a los ferrocarriles, creo que fue un gran error su nacionalización en las circunstancias en que ello ocurrió. Entiendo que nadie hizo nada por traición. Y todos pensamos, aun quienes se equivocaron poco o mucho, que lo que se estaba por hacer servia al país, A tal punto que todos, en alguna circunstancia, transitamos caminos distintos de los que hoy se pretende reconocer.

El radicalismo tiene una actitud, Nosotros nacionalizamos SEGBA.  Recuerdo que cuando el doctor Illia asumió el poder, descubrimos que la mayoría de las acciones de esa empresa estaba en manos del Banco Nacional de Desarrollo y de la Caja de Ahorro, El ministro Blanco pensó que el administrador que representaba al Banco Mundial debía irse a su casa ya que el capital nacional era mayoría. Debíamos manejar nosotros la empresa.

De la época del gobierno del doctor Frondizi es la historia que nos llega y debemos absorberla pues es nuestra, es la que palpamos, es nuestra realidad; incluso, quienes ya maduramos hemos participado en ella.

Cuando el Banco Mundial otorgo un préstamo de 60 millones de dólares a SEGBA le puso como condición que el señor Gotelli fuera secretario ejecutivo de la empresa. Y el radicalismo saco al secretario quo había puesto el Banco Mundial, asumiendo una actitud eminentemente nacional.

El presidente del Banco Mundial vino a protestar y el doctor Illia le dijo que tenia 24 horas para irse del país; que si quería comer un asado con el, lo hiciera, pero si venia a reclamar por una actitud soberana que habíamos adoptado que se fuera.

Nuestra historia esta salpicada de dificultades que hemos ido cubriendo. Aquí están las ideas liberales, de los partidos provincialas, del justicialismo, y estamos nosotros que, aun en las circunstancias de dificultad política por cual atravesamos como partido.—por otra parte, dentro de unos meses cumplimos cien años— nunca dejaremos de adherirnos a la posibilidad de servir a una transformación.

En esta etapa de dificultad el radicalismo sirvió a la estabilidad, si bien nos equivocamos en la instrumentación de algunas áreas económicas. Antes, el señor senador Menem decía que nos deseaba buena suerte en nuestro papel de partido opositor y, entonces, ¿que menos podemos hacer nosotros que desear al Partido Justicialista el mayor éxito en el papel de oficialista, ya que en la victoria del gobierno reside la de todos los argentinos?

Este debate no lo hacemos para derrotar a nadie. Cuando marcamos nuestras preocupaciones estamos tratando de corroborar desde el campo institucional nuestra actitud nacional.

El país vio —lo decía la señora senadora Gurdulich de Correa— como los barómetros de nuestro funcionamiento fueron declinando, llegando a improducto bruto que se cae, al igual que los ingresos, con una mortalidad infantil lamentable, analfabetismo, enfermedad chagasica y todo lo referido al dolor que implica ver el marginamiento de millones de hombres y mujeres, o advertía como jóvenes que no están participando en el mercado, o en la educación, se encuentran frustrados.

Suelo decir que hay argentinos que están  caminando desesperadamente y recuerdo que Hesse decia que la desesperación podía engendrar  el hombre mas heroico y también el mas perverso. Yo temo que un hombre que anda por la calle, mirando arriba, abajo o al costado, buscando trabajo que no encuentra, porqué hay una Argentina en receso, pueda ser aconsejado por la desesperación, Esto es lo que nosotros con urgencia tenemos que cambiar con medicina inteligente y fundamentalmente con mucha conducta, para que ese joven no tenga trabajo pero si crea en el sistema y en los sectores dirigentes del país, De esa manera, aun cuando conviva con la desesperación, tendrá una mayor confiabilidad en la propia actitud histórica de nuestro tiempo.

Yo decía que estamos viviendo en función de una actitud de decadencia y las empresas públicas están insertas en ese proceso. Las empresas publicas, la política, los sectores militares, los de la fe, así como también los de los campos gremial y empresarial, los sectores de la cultura y de la inteligencia, están insertos en esa sociedad de muchas dificultades, y entonces tenemos que tratar de hacer -las correcciones indispensable,

Algunas empresas habría que privatizarlas pero yo no creo realmente que esto tenga que ser una cirugía absoluta. Tal como decía al camión, tiene que haber un Estado que custodie con mucha inteligencia el alma del país, Por su concentración capitalista, muchas veces nosotros le desconfiamos a esas empresas porque no tienen el alma de la Nación. A veces el objetivo social de una empresa del Estado manejarla inteligentemente piensa en nuestro hombre mientras que, la otra pone el acento en sus lucros y, si es extranjera, en como exportar sus propias ganancias.

Esto tiene que ser motivo de un equilibrio importante porque el país realmente esta exigiendo una actitud no de políticos discutiendo una victoria sino de pequeños estadistas, para ver si podemos proyectar no esta circunstancia sino una historia más digna y más feliz.
Decía que las empresas están insertas en esta sociedad en crisis y tienen que resolver nuestro desafío. ¿Cualas son los desafíos de nuestro tiempo? Creo que el primero y fundamental es la inestabilidad, que desprestigia el funcionamiento do la Nación,

Para tomar una fecha, pienso que desde 1930 nos venimos confundiendo entre los fraudes, las dictaduras, el canibalismo político y el colonialismo intelectual de algunas minorías. Presidió este Senado un señor Roca que una vez, dijo en Londres que la Argentina era colonia inglesa. Estos son los desafíos que tenemos que- ir terminando si queremos realmente proyectar una actitud recuperadora, Desafío de personalidad.

En la inestabilidad se inserta también el mesianismo, Pero a veces la crisis es buena consejera hoy esta sirviendo para que los argentina comprendan que ya no podemos derrotarnos entre nosotros porque puedo llegar una tormenta. Hay una estructura internacional asentada exclusivamente sobre la base del poder y de la fuerza, que derrota o presiona nuestra actitud cultural, Todos los días protestamos contra los subsidios de la Comunidad Económica Europea y contra el proteccionismo de los Estados Unidos,

En esta privatización que vamos a hacer tenemos que tratar de custodiar que no se nos escapen todas las palancas, porque algunas de las cosas que nos pasan se deben a factores que nosotros no podemos controlar, sin perjuicio do realizar el esfuerzo, con convencimiento y con militancia, destinado a esos otros factores que si podemos controlar.

Soy de los que creen que no hay porvenir para nuestro pueblo si no actúa America latina como una gran nación, pero este es otro asunto,

Otro do los problemas de las empresas publicas es la actuación burocrática, recuerdo que Martínez Estrada decía que el burócrata es un hombre que se siente condómino de una empresa cuyos dueños va desapareciendo, y creo quo pinta bien al burócrata argentino, escuche que alguien decía que el burócrata no tiene patria ni alma y custodia como un feudo de su propio egoísmo una actitud. Estoy convencido de que una de las perversidades de nuestro país es un esquema burocrático totalmente absurdo y desnacionalizante.

Otro de los problemas es la decadencia moral. Tenemos corrupción arriba, corrupción abajo y corrupción en el medio. Este es uno de los desafíos de la transformación que tiene que hacerse en nuestra sociedad.

Decía recién que la decadencia en lo económico esta también condicionada por los factores que juegan en el sector externo. A las empresas públicas en los últimos años se les dijo: debemos 45, después 48 y ahora 59 mil millones de dólares, más los intereses que no hemos pagado en el último año y medio. En función de nuestro endeudamiento externo, las empresas no pueden gastar ni planificar a largo plazo, no pueden hacer inversiones ni mejorar la tecnología; lógicamente las empresas se caen, Deben evaluarse pues los condicionantes que desde afuera van lesionado la posibilidad de que las empresas funcionaran bien, 

En otro orden el sistema de las empresas públicas es muy heterogéneo, y por ello deben ser juzgadas caso por caso, porque es muy difícil aplicar políticas generales, globales, a empresas que abren áreas muy especiales.

Alguien dijo que una empresa pública tiene una lógica, que la obliga a ser un instrumento de política gubernamental, que exige que actúe como entidad empresarial, respondiendo a un concepto de unidad de producción. Tenemos empresas deterioradas, como muchas otras cosas en el país, que están desbordadas y casi esterilizadas.

Todos los que alguna vez crearon una empresa nacional lo hicieron pensando en la patria, en la Nación, en nuestro pueblo, en nuestro crecimiento. Esto ha significado que la participación creciente del Estado, a través de las empresas públicas o mixtas, en las actividades productivas, sobre todo en países en desarrollo como cl nuestro, sea un hecho conocido contemporáneamente. Ahora parece que debemos cambiar, Tengo mis interrogantes, sin pretender por ello descalificar este proyecto.
Los países en desarrollo tienen que enfrentar actitudes imperiales. Nuestra Nación no tiene capital ni inversiones. El único que puede custodiar alguna axiología de valor es el propio Estado. Yo no me asusto; estamos tratando de resolver la emergencia con rumbo hacia la privatización, A mi no me asusta el Estado ni la privatización.

En el caso de Italia, por ejemplo, después de la guerra estatizo todas sus industrias y hoy tiene un alto porcentaje de empresas todavía en manos del Estado. Con eso porcentaje se ha transformado en la quinta potencia industrial del mundo. A veces lo que falla no es el engranaje sino las políticas, los hombres; falla el coraje y la conciencia que hay que tener para enfrentar las circunstancias,

Quiero pronunciar un discurso muy breve porque los colegas senadores ya se han referido prácticamente a cada uno de los artículos. Algunos apoyaron todo, otros criticamos algunas cosas-, pero creo que esto que estamos valorando tiene una significación política que húmilmente tratare do expresar,

La decadencia económica del país muestra que la restructuración del poder mundial inducido sobre todos los sistemas económicos, Decía recién que la deuda externa apareció con todos sus condicionamientos. Pero las empresas siempre han tenido objetivos de interés social. En lo privado, tienen mas capital, más tecnología y ello se da en algunas naciones porque tienen el dinero que maneja el mundo,

Yo creo que nuestra decadencia se inserta en los acuerdos que el mundo hizo después de la guerra, Breton Woods creo todo un engranaje internacional, que es el que esta en crisis, y esta en crisis para las grandes mayorías, ¿Por que? Porque el mundo sigue acumulando riqueza en el campo rico y continuo acumulando miserias en el campo pobre.

Señor presidente: en los países- en vías de desarrollo mueren todos los días 40 mil niños de raquitismo por falta de alimentación, Mientras eso sucede, el mundo gasta por segundo millones y millones do dólares para diseñar un nuevo avión o misil, Alguien dijo que se supone que el hombre es el mas racional, pero yo creo que es tal vez el único animal que se destruye a si mismo.
Los argentinos hemos tenido tiempos de desencuentros, Tal vez el político siempre trato de custodiar- más la paz, la convivencia, la tolerancia. Es casi nuestro sacerdocio, pero otros sectores por allí desbordaron nuestra propia tolerancia.

En 1946 se voto en la Argentina la primera ley sobre empresas públicas. Antes de eso funcionaron entes autárquicos que no admitían capitales privados. Data de esa época la ley orgánica del petróleo, que admitía la posibilidad de aportes privados.

En 1954 y 1959 se introdujeron modificaciones al texto original de la ley de 1946. En la primera reforma se precisa el régimen jurídico y la obligatoriedad de someter al Poder Ejecutivo el plan de acción y el presupuesto.

Esto quiere decir que se fue dando forma al tema hasta llegar a 1974, año en que- se sanciona la Ley de Sociedades del Estado. Se adopta también la modalidad –funcional de las sociedades anónimas, mientras que hay otras empresas que encuentran con regimenes especiales, como son los casos de Ferrocarriles Argentinos y Yacimientos Mineros Agua de Dionisio.

Pero lo que yo quiero significar es que muchos países que todavía tienen estructuras de empresas del Estado importantes ostentan un elevado producto bruto interno y, además, han podido lograr una destacable formación de capital. Por supuesto, existen diferencias entre los países en vías de desarrollo y los industrializados, a pesar de lo cual voy a ir saltando de unos a otro; en mi ejemplificación.

Tomamos el caso de Austria, nación totalmente insertada en el mundo occidental, con un gobierno conservador. Este país tiene nacionalizados correo, telecomunicaciones, electricidad, gas, carbón, ferrocarriles, aerolíneas, industria automotriz y siderurgia.

Otro país también inserto en esa Europa que en 1992 actuara como nación en el campo internacional, que quiero mencionar, es Inglaterra —ese Reino Unido colonial y perverso con nuestro pueblo y con nuestra historia— que tiene nacionalizados correo, telecomunicaciones, electricidad, gas, carbón y ferrocarriles. En Alemania no andan mal Mercedez Benz/ (mixta) o Lufthansa,

Lo dicho, para Europa, Pero podemos tomar ejemplos en Asia. Allí la India, a pesar de todos sus problemas de crecimiento vegetativo, cuenta con una gran cantidad de industrias, casi todas del Estado,

En África, tomemos el caso de Tanzania, que es uno de los países que más empresas estatales desarrolló.

En America latina podemos decir que los países que tienen mayor cantidad de empresas del Estado son México y Brasil; y esta última nación no ha declinado en muchos de sus niveles de producción pese a la crisis inflacionaria por la que esta atravesando.

Señor presidente: creo que vamos hacia la privatización de muchas empresas. Por eso lo pediría a la primera minoría que realmente,  con un alto criterio nacional, discutamos cuales son los argumentos para cada tipo de privatización,

Creo que no hay que tomar a todas las empresas con,..

Sr. Vidal— ¿Me permite una interrupción, señor senador?
Sr. León. — Si, señor senador.
Sr. Vidal. — No se si lo escuche mal o si usted hizo una lectura incorrecta del anexo, porque habló da la privatización" de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, Aquí en ningún momento so dijo tal cosa, sino que, se habló de concesión de áreas de exploración y explotación y de sociedades mixtas para áreas de recuperación asistida.
Entonces, o yo escuche mal al señor senador por el Chaco y se trataba de otra empresa, o el señor senador hizo una lectura incorrecta del anexo.
Sr. León. — Lo que ocurre, señor senador, es que hago volar mi imaginación, Algunos dicen eso pero hay otros que realmente quieren privatizarla. Lo que sucede es que yo me estoy cubriendo en salud porque, evidentemente, usted sabe —porque conoce bien el tema— que si fuese por algunos también privatizaríamos Yacimientos Petrolíferos Fiscales, Esto seria un sacrilegio.
Hay intereses que juegan en ese campo y les gustaría mucho que YPF desapareciera del mercado de los combustibles argentinos. Hay intereses con esto criterio.
Sr. Vidal. — Pero eso no esta incluido en el proyecto que estamos tratando…

Sr. León. — El texto que yo tengo no da esa especia de explicación respecto de la política a aplicar; simplemente, dice "...Yacimientos Petrolíferos Fiscales...". De todas maneras, agradezco mucho al señor senador el aporte que; ha hecho.

Estaba diciendo que el camino hacia la privatización no tiene que ser el camino hacia el monopolio. El gobierno radical, por ejemplo, anuncio la posibilidad de privatizar Entel y la empresa quo apareció fue la Telefónica Española, la que quería el monopolio y la rentabilidad asegurada. A si no podía ser.
Días atrás leí en un diario que una de las empresas que tendría idea de participar, en comunicaciones del país es la British Telephone y entonces pienso que todo esto hay que hacerlo; con gran cuidado, no vaya a ser que por salvar un pequeño esquema que perfeccione las comunicaciones vendamos definitivamente el alma al diablo.

Lo que también me parece nítido es que las políticas de privatización tienen que estar acompañadas de políticas globales, Esta crisis no la vamos a arreglar solo privatizando. El país tiene; que entrar en toda una política grande que complete nuestras pretensiones de estabilización para salir de la especulación de la inflación y volver a crecer. Los que estamos sentados y los que están parados y los que están en las galerías pensamos todos como argentinos; hoy el desafío es totalmente nacional.

Voy a ir terminando, Quiero decir que esta bien que privaticemos, pero debemos cuidar: mucho los aspectos que hacen a la axiología del funcionamiento del país.

Tanbien debemos cuidar nuestras instituciones, de modo que sirvan para defender la vida, el honor de nuestro pueblo y la independencia de los argentinos.

Sabemos que el mundo esta levantando las fronteras, Estamos obligados a la cooperación, a comerciar con todos los países y a vivir sin clausuras, pero no nos dejemos debilitar por contenidos excesivamente materialistas; por el materialismo puro que anida en algunos sectores —como los que todavía andan remarcando—.

Si este materialismo presidiera nuestro tiempo, nuestra cultura habría perdido autoridad y los argentinos seguramente habríamos declinado nuestra propia identidad.
Señor presidente: creo que es la hora de la Nación y no de los partidos; es la hora del pueblo y no de las corporaciones; es la hora do las libertades del hombre y no de la libertad de las tasas de interés. 

Hay un orden internacional que nos lesiona y nosotros tenemos que afirmar' nuestra personalidad sin pelearnos con nadie y sin hacernos los guapos, pero con el convencimiento casi emancipador de los grandes estadistas.

Acuerdes el Honorable Senado de aquella anécdota sucedida cuando Eisenhower tomó el poder y nombro secretario de Hacienda al titular de la General Motors. Alguien se le acerco y le dijo: "Cómo es posible que el presidente de un holding importantísimo intervenga en el manejo de nuestra moneda o de nuestras finanzas" Y Eisenhower le contesto: "Lo" que es bueno parra General Motors es bueno para los Estados Unidos," Pero usted sabe bien, señor presidente, y lo saben los señores senadores, que muchas cosas buenas para otros pueden no ser buenas para los argentinos.

El radicalismo siempre fue un partido cuidadoso de que podamos crecer, pero en lo posible —yo lo siento así— cada vez con mas independencia. Y esto significa tratar de elaborar tipos de políticas que permitan salvarnos de circunstancias como estas. El cambio de directivos no va a cambiar de por si nuestra historia,

Ojala esta legislación de emergencia inspire a quienes la apliquen con un gran sentido ético. Esto es realmente importante. Una vez dijo Yrigoyen en un discurso que nosotros mismos creamos la leyenda de que éramos una gran nación, un gran país, y que tal vez el problema no consiste en ser grande; si es necesario disponerse a tiempo a aceptar la idea de que podemos y debemos ser una pequeña nación pero con mucha dignidad, organizada, influyente, importante por nuestra inteligencia política, por nuestra capacidad intelectual, científica y tecnológica y por la utilización racional de nuestros recursos.

Yo tengo confianza en que los argentinos podemos ser una sociedad eficiente. Escribió Anatole France que los pueblos tarde o temprano realizan los sueños de sus sabios. Ruego a Dios quo nos inspire a todos nosotros para tomar la sabiduría de realizar los sueños del pueblo argentino: educación, salud, paz o independencia.





























Fuente: Honorable Cámara de Senadores de la Nación Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario