Páginas

viernes, 15 de febrero de 2013

Raúl Damonte Taborda: "Discusión en la Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas" (11 y 12 de septiembre de 1941)

Diputado Damonte Taborda. –– Esta comisión viene actuando desde la fecha de su designación, el 19 de junio próximo pasado, con las vicisitudes que todos los señores diputados conocen a través de los dos informes que han llegado a sus bancas y a través de los comunicados que reiteradamente, y a la par que nuestra acción se iba desarrollando, hemos entregado a la prensa nacional.
Es necesario dejar constancia de que en esa acción ha existido en el seno de la comisión, constituida por siete miembros representantes de todos los sectores de esta Honorable
Cámara, una férrea unidad que se ha traducido en cada una de sus deliberaciones y en todas y cada una de sus actitudes y resoluciones.
Esta unidad no ha sido otra cosa que el reflejo de la verdadera unidad nacional, que a poco de actuar esta comisión se percibió que existía, respaldándola en todas sus decisiones.
Era la expresión de la unidad nacional, que después de algunos inconvenientes se consolidó, porque es interesante recordar que, en el momento de constituirse la comisión, había un ambiente de desorientación, y hasta me atrevería a decir que de miedo, llegándose a creer, señor presidente, que el propio ejército de la Nación, por intermedio de sus jefes y oficiales, podría estar comprometido en una conspiración con representantes de Estados extranjeros.
Y tengo el placer y el honor de declarar aquí, desde esta banca, que no ha sido así,
y que salvo algunos jefes extraviados, sometidos a proceso o detenidos ya, las fuerzas del ejército argentino son un sólido escudo de las instituciones republicanas y democráticas de nuestra patria. (¡Muy bien! ¡Muy bien!)
El propio ministro de guerra, general Tonazzi, desde su ministerio y desde antes de llegar al ministerio, como lo hemos comprobado en sumarios que por su carácter secreto nos ha sido imposible traer al debate de esta Honorable Cámara, ha sido uno de los hombres que más se han preocupado por que no existiera en el seno de nuestro ejército, ninguna vulnerabilidad, que permitiera la infiltración de ideologías ajenas a nuestro sistema republicano o adversas a la soberanía nacional.
Y no sólo ha colaborado en nuestra tarea el ministro de Guerra. También lo han hecho así el ministro del Interior y el ministro de Hacienda, y las instituciones que de ellos dependen, como el Banco Central, cuyas conclusiones todos los señores diputados y la opinión del país conocen a través de la prensa, y como la Dirección de Correos y Telégrafos, que ha colaborado sin reticencias, con una celeridad que me complazco en reconocer, cada vez que la comisión le ha solicitado informes que creía útiles para los fines investigativos; y otro tanto puedo decir de los gobernadores de provincias y territorios, de los ex gobernadores, de los funcionarios policiales; de los miembros de esta propia Cámara, de la que representantes de casi todos los sectores llegaron para ofrecer su apoyo de toda naturaleza; y de los prestigiosos senadores de la Nación, que con el aporte que llevaron a la comisión, permitieron que continuase la investigación en los momentos de incertidumbre, para llegar a estar hoy en la etapa triunfal a que actualmente asistimos.

Diputado Teisaire. –– He escuchado atentamente y declaro que he oído con sorpresa al señor presidente de la comisión, que ha hecho el elogio de la colaboración que le ha prestado el Poder Ejecutivo. Como ha nombrado al señor ministro del Interior, deseo me aclare si es colaboración el hecho de haber negado el uso de la fuerza pública en el preciso momento en que la comisión tomaba el hilo de la conspiración y empezaban a aparecer los hechos concretos; y si es colaboración el hecho de que ese mismo ministro haya permitido la fuga del jefe de la Gestapo, Sandstede, cuya detención había solicitado la comisión.

Diputado Damonte Taborda. –– Me he referido a la colaboración informativa que ha prestado el ministro del Interior cada vez que le fue solicitada.
En cuanto a la falta de apoyo de la fuerza pública para realizar allanamientos, el señor diputado recordará que en este recinto se llevó a cabo un magnífico debate en que se hicieron citas doctrinarias






























Fuente: BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO ARGENTINO / V Tulio Halperín Donghi
La República imposible (1930-1945)

No hay comentarios:

Publicar un comentario