Páginas

martes, 4 de diciembre de 2012

Arturo Illia: "Discurso en el Día del Petróleo" (13 de diciembre de 1964)

El gobierno ha querido y deseado que la política petrolera argentina fuera orientada y dirigida por YPF, si hay industria en la República donde nuestros hombres tienen capacidad y responsabilidad para poder afirmar que saben lo que hacen, esa es la industria del petroleo.
Los argentinos somos capaces de conducir y orientar esta política de petróleo, ya hemos hecho una experiencia valedera que nos orienta, a través de sesenta años de trabajo permanentes, no puede haber ningún argumento que pueda ser superior a la necesidad de mantener esta conducción política del petróleo por YPF, ni la falta de financiación en un momento dado, ni algunas otras necesidades que se presentan como elemento de juicio para que pueda la empresa estatal cesar su condición.
Somos capaces de presentarnos ante el mundo dando la sensación de que somos un país unido, cumpliendo con nuestro deber cada uno de nosotros y que muchas veces es esta falta de fe en la República, esta propia subestimación que hacen los argentinos de nuestro país, lo que distorsiona la visión de la realidad de la Nación.
Hemos creado un ambiente donde las normas legales presiden la vida de la República, donde todos son medidos con justicia, donde las instituciones del país son respetadas.
La libertad de pensamiento y de expresión han sido respetadas por este gobierno de que haya cometido una irreverencia o un desafuero contra ninguna de las instituciones del país.
Y si hemos enviado al Congreso de la Nación las leyes necesarias para poder a corto plazo presentar en la Republica el espectáculo, necesario también para la democracia, de que todos puedan expresar libremente su voluntad en comicios honorables, que es la única manera en que la forma representativa y republicana de gobierno puede perdurar en el país.
Y a corto plazo, en marzo, todo el pueblo de la Republica podrá elegir libremente su destino; ¿Por qué no se espera? ¿Por qué se quiere buscar el camino fácil de la perturbación?
Los hombres no deben atentar contra la paz y la tranquilidad de la Republica, contra la moral ciudadana.
Las mujeres y los hombres de mi patria tienen el camino abierto para expresar su voluntad, y tendrán que rechazar cualquier acto ilegitimo que quiere trastocar la vida de la Republica.
La igualdad en el deber para todos, es la misma: y la igualdad en derecho también. Es decir que si razonadamente, haciéndonos la autocrítica más intima, si somos capaces de examinar lo que significan nuestros compatriotas, no vamos a perder el rumbo.





























Fuente: Diario "El Litoral" Lunes 14 de Diciembre de 1964.

No hay comentarios:

Publicar un comentario