Páginas

jueves, 13 de diciembre de 2012

Arturo Frondizi: "La Lucha de Mosconi contra los Trust del Petróleo" (1954)

Toda la historia de Y.P.F. había sido una constante lucha contra los consorcios petrolíferos y, pese al aumento de la producción fiscal, el control del mercado interno estaba en manos de las compañías extranjeras. El funcionamiento de la nueva destilería y la circunstancia de que asumiera el gobierno nacional Yrigoyen, quien quería entregar a Y.P.F. el monopolio del petróleo, crearon las condiciones para un cambio decisivo.

La posición de Y.P.F. era débil frente a las compañías extranjeras, y Mosconi advirtió todos los perjuicios derivados de la acción de por hacer asumir a Y.P.F la venta directa de sus productos, la que durante algunos años había estado encomendada a un particular.

Y.P.F. tenía que atenerse a las oscilaciones que en el mercado vendedor determinaban las empresas extranjeras. Así, el precio de la nafta a mediados de 1929 variaba, según la región del país, entre $ 0,20 y $ 0,34 el litro. A1 mismo tiempo regían once precios distintos, según la zona, aunque en la Capital Federal y sus alrededores, que era donde se hacia el mayor consumo, costaba $ 0,24 el litro. Pero el l9 de agosto de 1929, fecha histórica en nuestro desarrollo económico, Y.P.F. resuelve tomar la conducción del mercado de venta nacional, rebajando $ 0,02 el Litro de nafta, realizándose rebajas proporcionales para los demás subproductos del petróleo que vendía la repartición. El 11 de noviembre del mismo año se hace una nueva rebaja de $ 0,02 por litro de nafta; el l9 de enero de 1930 se disponen nuevas rebajas en el norte en virtud de haber comenzado a funcionar la destilería de Vespucio (Salta); el 20 de enero se dispone hacer efectiva una nueva rebaja para Mar del Plata; y, finalmente el 17 de febrero de 1930 se establecen precios uniformes en todo el país como expresión de unidad nacional y de solidaridad con el interior sin tener en cuenta los mayores gastos (especialmente deferencia de flete). Desde ese momento, en todo el país, la nafta se vende a $ 0,20 el litro; el kerosene a $ 0,19; la aeronafta a $ 0,26; y el agricol a 0,16. Esto determinó a las empresas privadas, a entablar una gran lucha para vender en la Capital Federal y alrededores, puesto que los mercados lejanos producían pérdida o poca ganancia debido al encarecimiento derivado sobre todo de los fletes. Esta consecuencia de una política tan plausible, que debió servir como un argumento más para entregar a Y.P.F el monopolio total de la industria y comercio del petróleo, se utilizo, en cambio, para sostener, en 1937, que las dificultades del mercado tenían "su origen en el absurdo sistema comercial del precio uniforme en todo el país" (Figueroa, El Petróleo, pág. 10).

La política de precios seguida tuvo que ser aceptada por las empresas extranjeras, y señalo la iniciación de una nueva etapa en materia de petróleo, que necesitaba, para su coronamiento, la ley de nacionalización de los yacimientos y de monopolio estatal de todo el proceso petrolero.

Las medidas adoptadas significaron para el consumidor argentino un ahorro de mas de 400 millones de pesos en el periodo transcurrido desde el 1 de agosto de 1929 al 31 de diciembre de 1935; sin tener en cuenta que si Y.P.F no hubiera asumido el control del mercado, la nafta habría subido de precio por la perdida del valor del peso argentino. La rebaja del precio de los subproductos del Petróleo y el control del mercado interno asumido por YPF crearon las condiciones para el desarrollo de un gran plan de vialidad sobre la base de un impuesto a la nafta, tarea que realizaron los gobiernos posteriores aprovechando el esfuerzo de los años que estamos estudiando. La importancia que tenia en ese momento la nafta—y su precio— para el transporte, había acrecentado notablemente por el aumento del numero de los automotores. Mientras en 1922 existían en el país 68.563 automotores (67 623 autos y 940 camiones); en 1930 los automotores llegaban a 435.822 (de los cuales 344.169 autos y 91.653 camiones). Desde ese momento comenzó una rápida declinación sobrepasándose recién en 1941 el nivel de 1930.

La política seguida produciría un aumento en el consumo de la nafta, la construcción de caminos y la competencia del transporte automotor con el ferroviario de donde, la acción vinculada al petróleo vendría a señalar una nueva etapa, no solo en la política de los combustible sino en los transportes e indirectamente, en el desarrollo industrial. Claro esta que, en la apreciación mecánica y unilateral de la concepción que Mosconi tenia del progreso petrolero, se olvidaba que si bien se restringía la influencia de los ferrocarriles británicos, la importación de automotores estaba acentuando la influencia en nuestro país del capital estadounidense. Naturalmente que esta apreciación no implica negar que, aun así, la política seguida por Mosconi constituía un grueso efectivo para la Nación.

Mosconi recordó siempre, con legitimo orgullo, sus luchas contra las empresas extranjeras, viviendo la patriótica ilusión de que "los trusts petrolíferos ingles y norteamericano quedan definitivamente rotos en nuestro pais". Los acontecimientos posteriores al 6 de Septiembre, al tiempo que sirvieron para apreciar el gran esfuerzo nacional realizado desde Y.P.F., demostraron cuanto camino faltaba recorrer.


























Fuente: Arturo Frondizi "Petróleo y Politica" Contribución al Estudio de la Historia Economica Argentina y de las Relaciones entre el Imperialismo y la vida Politica Nacional.; Editorial Raigal 1956. 

1 comentario:

  1. You actually make it seem so easy with your presentation but I
    find this topic to be really something that I think I would never understand.
    It seems too complex and extremely broad for me. I'm looking forward for your next post, I will try to get the hang of it!
    Feel free to visit my homepage : nude girls

    ResponderEliminar