Páginas

jueves, 8 de noviembre de 2012

Nicolas Romano: "La Unión Cívica Radical...logro la libertad del sufragio y el advenimiento de nuevas fuerzas sociales" (8 de noviembre de 1930)


En el Teatro Real de Rosario, se efectúa el primer acto público de la UCR, después del golpe de estado, La Juventud Radical se organiza y echa las bases de la reorganizacion de la UCR, hablan Ernesto Laclau , Nicolás Romano, J Viale Abalos, Emir Mercader y representantes de varias provincia.


La democracia será verdad cuando extirpemos la miseria, que es el mejor instrumento para el gobierno del privilegio. Es preciso defender los principios constitucionales y el ejercicio regular de sus órganos de expresión, cueste lo que cueste pero nos envuelve también, ese soplo renovador que agita al mundo, y sentimos próxima la urgencia de trazar un programa con arreglo a las características peculiares del medio nacional. Por un fluir espontáneo van fijándose poco a poco las líneas precisas del cartel que debemos presentar al juicio de nuestros conciudadanos.
Corresponde promover una reforma del régimen y del sistema impositivo, de manera que las cargas públicas sean proporcionales al beneficio que cada uno recibe del esfuerzo de los demás. Vendrá el debate sobre el régimen legal de la tierra, sobre los extravíos del latifundio y la oportunidad de ajustar los códigos individualistas a las necesidades contemporáneas de orden colectivo. Hay que proteger asimismo, las fuerzas de riqueza nacional. Hay que protegerlas con fines fiscales siempre atentos a la lucha universal por el monopolio del petróleo, que un día y otro día, va despertando la voracidad imperialista de las naciones poderosas. Poblar el desierto, civilizar la Patagonia, trazar un plan ejecutivo de vialidad, favorecer el desarrollo industrial, rescatar títulos y nuestra moneda, son cuestiones que el Radicalismo deberá provocar si quiere sobrevivir solucionando las necesidades integrales del país como totalidad o considerado en sus peculiaridades regionales.

Es decir, todo un sintético plan surgido de las directivas impresas desde el gobierno de Yrigoyen, pero que ahora ausente Yrigoyen, correspondía hacer explicito, pues correrían el riesgo de que fuesen olvidadas o retrogradadas.

Ya nuestro partido intento ordenar un código regulador de los derechos obreros y buena parte de la legislación de trabajo vigente fue lograda con el concurso del Radicalismo desde diferentes órganos de gobierno. Nosotros queremos redimir al trabajador tanto de su esclavitud económica como de la esclavitud resultante del analfabetismo que retarda los progresos de la Republica. Por eso propiciamos la enseñanza gratuita en todos sus ramos y obligatoria hasta los ciclos de cultura general o especialización técnica. Y queremos como consecuencia lógica, la autonomía universitaria, la docencia social, el mantenimiento de la Reforma de 1918, que va emancipando a las universidades, explotadas por círculos de casta o por pedantes con borlas doctorales. Sobre una misma base programática, los jóvenes consideraban patriótica tarea, la de mantener activa la Unión Cívica Radical, la gran colectividad que logro la libertad del sufragio y el advenimiento de nuevas fuerzas sociales.


















Fuente: El Radicalismo "Ensayo sobre su Historia y Doctrina" de Gabriel del Mazo, 1984.

No hay comentarios:

Publicar un comentario