Páginas

jueves, 8 de noviembre de 2012

Ernesto Laclau: "Nuestro programa tendrá más conceptos que ideas" (8 de noviembre de 1930)


En el Teatro Real de Rosario, se efectúa el primer acto público de la UCR, después del golpe de estado, La Juventud Radical se organiza y echa las bases de la reorganizacion de la UCR, hablan Ernesto Laclau (Foto), Nicolás Romano, J Viale Abalos, Emir Mercader y representantes de varias provincia.




En el espíritu de la época, la formula de su tiempo, el tema cívico de su acción, las ideas han sido largamente sentidas en el dolor y la esperanza popular. No seria una ideología sin alma, que sale en busca de adeptos para una aventura electoral, sino, que por el contrario, surgirá de la entraña del pueblo, superando las formas iniciales del instinto y del sentimiento. Nuestro programa tendrá más conceptos que ideas. La nueva Carta del Radicalismo, deberá estar inspirada en los principios de la democracia integral, no olvidando que las transformaciones morales de una sociedad solo pueden prepararse a trabes de las formas, únicos moldes que pueden educar las almas en la disciplina y la conducta.


La defensa de la Constitución y la Ley Sáenz Peña

La tarea a nuestra reorganización partidaria deberá ser, consecuentemente la defensa de la Constitución y de la Ley Sáenz Peña. Ningún otro problema deberá serle antepuesto. Los radicales, como partido político de significación íntimamente popular, no puede admitir que un gobierno de hecho reforme las bases de nuestra nacionalidad y modifique esas condiciones electorales donde el pueblo humilde y trabajador funda su pacifica esperanza de bienestar y liberación.
Por eso, señores no es posible que lo traicionemos en estos momentos para mantener una división que en muchos casos, obedeció a circunstancias ya desaparecidas, y en otros a disidencias domesticas que no afectan su naturaleza política, ni su índole sociológica. Y quien en hora de tanta solemnidad haga primar sus resentimientos o ambiciones particulares, para resistir a nuestra generosa invitación unificadora, desde ya, con voz popular califiquémoslo de traidores.

Reforma Constitucional Necesaria

No se infiera de esta postura nuestra conformidad con la ley fundamental. No. Creemos necesaria su reforma; no se precisamente si en los temas que ha sugerido el pensamiento del Gobierno Provisional, desde que nada ha concretado, pero afirmamos que no es este el momento propicio. Esta será tal vez de un gobierno legal y democráticamente organizado.

Para la reforma constitucional nuestro programa deberá considerar los caracteres evolucionados de nuestra sociedad.

Las nuevas condiciones de la vida social han engendrado formas que tienden a corregir no siempre eficazmente las deficiencias de un Estado concebido bajo la exaltación del individualismo económico. Es necesario pues, modernizar la concepción del Estado, adaptarlo a esas existencias; darle funciones que promuevan la solidaridad social y que, como reguladora de los intereses colectivos, ejercite una justicia distributiva, más humana y leal que la emergente de la libre concurrencia individual. Los derechos que ella consagre deberán tener caracteres de funcionalidad.

Nuestra Constitución deber perder, por tanto, ese espíritu económico que la fundamenta y dentro del cual se amparen eficazmente los privilegios que la nueva edad quiere desterrar. Y es para plasmar en ella ese espíritu los radicales debemos en momentos de normalidad institucional producir esa modificación.


Tierra

Cualquier empeño en suprimir los privilegios, será esfuerzo inútil mientras no se produzca la democratización de la tierra y la protección del trabajo contra la avaricia de los intermediarios, interviniendo el Estado en el comercio de frutos.

Economía e Impuestos, Petróleo y Política Obrera

Propiciando la democratización económica e industrial, mediante una legislación amparadora contra los "trusts" y el "dumping". La aspiración de que sea de función social a los recursos fiscales, ya sea estimulando la producción o propendiendo a la nivelación económica de las clases. La orientación nacionalista de nuestra política internacional y petrolera, el concepto social que destaca la Reforma Universitaria y la defensa de la tierra publica, son principios todos de noble inspiración que se hallan encarnados en el pueblo que interpretan una intima conciencia nacional. La aspiración de que sea observado en la amplitud de sus temas, con alto espíritu de justicia social y reconocimiento de todas las forma que tiendan a asegurar su dignidad de hombres y sus condiciones mínimas de bienestar.





















Fuente:

El Radicalismo "Ensayo sobre su Historia y Doctrina" de Gabriel del Mazo, 1984.

Diario "Santa Fe" Lunes 10 de Noviembre de 1930 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario