Páginas

viernes, 30 de noviembre de 2012

Gabriel del Mazo: "Carta de Renuncia a F.O.R.J.A." (18 de septiembre de 1940)

Buenos Aires, Setiembre 18 de 1940.


Señor Presidente de Forja: Dr. Luis Dellepiane. Muy estimado señor Presidente: 

Acabo de recibir la comunicación, a nombre de la asamblea que se reunió el 12, por la que me comunica haber sido elegido para integrar la Junta -ahora llamada nacional- de la entidad que usted dignamente preside. Me dirijo a usted y a la Junta para hacer renuncia de esa honrosa distinción. La fraternidad personal que me une con todos sin excepción, los hombres de FORJA, hace mas penoso que esta decisión tenga carácter de indeclinable.

He podido observar en ya largo proceso, modos de encarar nuestra concepción política y correlativas formas de actividad, que aunque, asumidos por pocos, son, a mi entender, quebrantadores de las bases doctrinarias de nuestra entidad, fundada y mantenida para sostener los principios del radicalismo intransigente, y como consecuencia, revolucionario.

El radicalismo intransigente, yrigoyeneano, no es para mi una antigualla de sobrevivencia ingenua y la Unión Cívica Radical que lo instituye popularmente, sigue siendo para mi el nombre único de la emancipación nacional. Considero su concepción como un orgullo argentino; y poder levantar su emblema con autenticidad, un tesoro político de una magnitud tal, que solo debido a perturbación que de considerarse en diverso carácter nada hay como doctrina ni praxis política de la nacionalidad fuera del radicalismo intransigente. Y no nos hemos constituido sino para la tentativa patriótica de salvar de la traición a su bandera.

El radicalismo es el espíritu cierto de la Nación: es nuestro realismo. Sin autentico y entero radicalismo pueden trocarse en demagogia criminosa las mas respetables reivindicaciones, y quedar sin resguardo la única tentativa cabal de que la Nación conquiste en el Pueblo su emancipación.

Infortunadamente esto no se considera así, por todos; y con la convicción del carácter momentáneamente incurable de la desviación, debo resignar el mandato conferido, haciendo votos por que sea útil la experiencia que hoy se hace también sobre el dolor de mi espíritu.

El haber pertenecido a la dirección de FORJA es un honor de los que quedaran por siempre en mi vida.

Al despedirme, saludo a los miembros de la Junta, viejos amigos y compañeros, y hago especialmente extensivo este saludo a todos los afiliados que con noble inspiración sirvieron recientemente un propósito de conciliación.

Gabriel del Mazo.





























Fuente: Vida de un Politico argentino "Convocatoria de Recuerdos" de Gabriel del Mazo,1976.

No hay comentarios:

Publicar un comentario