Páginas

sábado, 6 de octubre de 2012

Hechos e Ideas: "A modo de presentación" (junio de 1935)


Después de una lucha cruenta e incesante que se prolongó más de un cuarto  de siglo, para asegurar el cumplimiento legal de las garantías preconizadas por nuestra carta magna y de haber conquistado el poder público, que la inmensa obra realizada importase poco ni mucho para contener el avance de la reacción que enseñoreada por las circunstancias, truncó el desenvolvimiento normal de nuestras instituciones y arrasó con las conquistas más elementales obtenidas hasta ese entonces.
Fue menester un sacudimiento de esa naturaleza, para que la conciencia de la masa despertase a la realidad y pulsasé en su fantástica evidencia el retroceso que importó cambio semejante.
Con la abolición de todas las garantías constitucionales, el poder arrebatado por asalto se presentó en su cruda desnudez ante la ceguera momentánea del pueblo que poco después abría tamaños ojos y desentrañaba del marasmo la torpeza cometida.
Abierto el camino a la reacción, quedó expedita la vía de la delincuencia política con su secuela de corrupciones administrativas; mientras las cárceles del país, los cuarteles del ejercito y las bodegas de los barcos de la armada nacional, sirvieron para acallar durante el régimen dictatorial y su sucedáneo el  pensamiento de los hombres libres, que perseguidos y vejados, no transigieron jamás con la indignidad de la sumisión. "Afortunadamente, los perseguidos merecían, por su elevación de espíritu, los favores de la adversidad"
¿Había fracasado la democracia?
No había fracasado. Y tan no había fracasado, que aquel movimiento revolucionario realizado sin el concurso de las masas, mereció por medio del plebiscito bonaerense el repudio más completo.



















Fuente: Hechos e Ideas "Revista Radical" dirigida por Enrique Eduardo García, Junio de 1935.

No hay comentarios:

Publicar un comentario