Páginas

lunes, 8 de octubre de 2012

Arturo Jauretche: "La última visita a Amadeo Sabattini" (1945)

Cuando Sabattini llego a Buenos Aires, se vivía un verdadero caos; cada uno obraba individualmente, como podía y cuando podía.

Sabattini se alojaba en la casa de Baron Biza, cerca de la Recoleta. Yo fui a verlo temprano. Lo encontré inclinado mas bien a la idea de «el gobierno a la Corte».

Le hable con vehemencia:


—Avalos esta dispuesto a entregarle el poder a usted —le dije—. ¿Por que no lo toma? Usted, doctor Sabattini, tiene que tomar el poder. Poner los ministros y mandar adelante el proceso. A Perón, la gente lo quiere, hay que convencerse. Pero si el propio ejército lo ha defenestrado, hay que hacerle un funeral de primera... Mande que hable por radio el hombre mas respetado del radicalismo por ejemplo don Elpidio. Que diga que el ejército ha resuelto que ningún militar puede ser candidato.

Que se vaya con todos los honores porque si no la reacción popular puede ser muy peligrosa. Y en seguida, no desaprovechar la oportunidad. Hay que tomar la oportunidad por la trenza, porque es calva...

Sabattini pareció impresionado. Seguimos conversando y en un momento dado tuve la impresión de que había logrado convencerlo. En eso entra una chinita y anuncia a los doctores Jacinto Oddone y Henoch Aguiar. Ambos eran miembros de la Mesa Directiva del Comité Nacional de la UCR y amigos, los dos, de Sabattini. El se excuso y paso a una salita a atenderlos. Yo me quede, porque tuve el palpito de que Oddone y Aguiar venían a traer un planteo exactamente contrario al mío.
Efectivamente, después de un rato largo, tal vez una hora, salio Sabatti­ni.

Había cambiado completamente:   


 
—Los amigos del Comité Nacional creen que conviene insistir en el planteo de que el gobierno entregue el poder a la Corte... —me dijo.

Fue la última vez en mi vida que lo vi a Sabattini.

Me despedí así:


—Sepa, doctor, que la historia ha pasado al lado suyo y usted la ha dejado escapar. Nunca más tendrá esta oportunidad. Usted ha terminado políticamente. Adiós.


























Fuente: El 45 de Felix Luna, Editorial Sudamericana,1984.

1 comentario:

  1. Un gusto ver referencias a mi abuelo Henoch Aguiar, Con Sabatini, se reunían semanalmente en casa de mi abuelo, en la Av. Velez Sarfield...
    Ruth Aguiar

    ResponderEliminar