Páginas

jueves, 21 de junio de 2012

Partido Socialista: "La Política Criolla y el Motín Militar" (febrero de 1905)

En presencia de la insurrección de los elementos militares que ha distraído la atención publica y estado a punto de provocar un trastorno casi general en el país.

El Comité Ejecutivo del Partido Socialista Argentino considera:


1. Que el episodio sangriento corresponde a la inveterada práctica que hasta ahora han consagrado los partidos políticos de esta nación apelando a los recursos extremos para obtener una ingerencia en la gestión de la cosa pública, cuando por medios democráticos o no, ven desterrados de ella.

2. Que el hecho corrobora, una vez más, la grande inmoralidad que caracteriza los procederes de los partidos políticos en que está dividida la burguesía argentina, y el profundo desprecio que estos tienen cuando luchan por la obtención de sus objetivos, de la paz y de los intereses sociales.

3. Que en tanto que los partidos pertenecientes a la clase dominante califican de violento el ejercicio de nuestros derechos de huelga, reprimiéndolo ilegalmente y coartándolo con los procedimientos más arbitrarios, ellos practican como lo prueban los recientes sucesos, para dirimir sus bajas rencillas, los más reprobables sistemas de violencia.

4. Que hechos de esta naturaleza son dignos del régimen imperante por cuanto ellos son sencillamente el fruto de los procedimientos antidemocráticos de que se han servido hasta ahora las camarillas de políticos que desde hace cerca de treinta años vienen legando entre sus miembros la administración de la cosa pública.

5. Que estos atentados a la tranquilidad nacional no desaparecerán por una saludable elevación de la conciencia política del pueblo, capaz ya de condenarlos y de hacer posible su realización.

6. Que la obra de regeneración política, dificultada por estos partidos sin doctrina y sin moral, corresponde por entero el pueblo trabajador, organizado a este objeto en partido político de clase, único capaz de llevarla a buen término en su propio beneficio.


Por estas consideraciones, el Comité Ejecutivo, del Partido Socialista acuerda: 

Invitar a la clase trabajadora a mantenerse alejada de estas rencillas provocadas por la desmedida sed de mando y de mezquinas ambiciones, y a negar su contingente moral y personal a la obra desmoralizadora que ellos realizan, fortificando y consolidando su organización económica y política con el objeto de obtener más pronta liberación.









Fuente: Historia del Socialismo Argentino Tomo II (1896-1911) de Jacinto Oddone, 1934, Talleres Gráficos de La Vanguardia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario