Páginas

lunes, 18 de junio de 2012

Hipólito Yrigoyen: "Rechazo a la Candidatura a Presidente de la Nación" (marzo de 1916)

Honorable Convención:

En conocimiento de que vuestra honorabilidad se ha dignado proclamar mi nombre como candidato a la presidencia de la República, cumplo con el deber de declinar irrevocablemente tan honrosa designación, por razone de absoluta identidad con los motivos que determinaron mi actitud pública.

Mi pensamiento no fue jamás gobernar al país, sino el de la concepción de un plan reparatorio fundamental, al que, según mi juicio, debí inmolar el desempeño de todos los poderes oficiales.
Fue así que, llegada la hora de la prueba, e incorporado a sus altas direcciones, desde el primer momento hice franca y categórica manifestación del eminente concepto con que debía afrontarse la contienda dejando constancia, a su vez, de la resolución de no aceptar ninguna representación gubernativa.

Mi credo, ante todo, ha sido el de un desagravio al honor de la Nación, y el de la restauración de su vida moral y política, a cuyo fin me coloqué entonces, como siempre, en el plano superior de las abstracciones, asumiendo las actitudes y responsabilidades consiguientes.

Tengo la convicción de que haría un gobierno ejemplar, pero un gobierno no es nada más que una realidad tangible; mientras que un apostolado es un fundamento único, una espiritualidad que perdura a través de los tiempos, cerrando un ciclo histórico de proyecciones infinitas. Creo, además, que el gobierno que surja de los esfuerzos del pueblo argentino, debe ser por y para la Nación, en toda la alta significación de la razón de Estado.



















Fuente: Historia de los Presidentes Argentinos Ismael Bucich Escobar Pag. 464 y 465 Editorial Roldán. Buenos Aires. 1934

No hay comentarios:

Publicar un comentario