Páginas

miércoles, 27 de abril de 2011

Arturo Frondizi: "El Pleito de las Malvinas" (12 de marzo de 1947)

Sr. Frondizi: En las discusiones sobre las islas Malvinas, se ha mezclado a menudo el problema de su descubrimiento, y precisamente, si se tocó el asunto en el voto de la Comisión Nacional de Cultura, fue, como he dicho, para apelar a los buenos sentimientos argentinos.
El problema de la soberanía argentina sobre las islas Malvinas, poco o nada tiene que ver con el descubrimiento. Tiene, en todo caso, que ver con el problema de los ocupantes, y especialmente con el problema del último ocupante, con el problema del utis possideti posterior a 1810. Y digo más: que la tesis del descubrimiento, en relación al problema de las islas Malvinas como en relación al problema de cualquier pedazo del territorio argentino, es una tesis peligrosísima, porque si nosotros aceptamos aplicar la tesis del descubrimiento en relación a estas islas, podremos mañana vernos obligados internacionalmente a aceptar esa misma tesis del descubrimiento en relación a la soberanía sobre la Antártida. (¡Muy bien! ¡Muy bien!).
Quiero decir algunas palabras sobre este aspecto del asunto.
Si se acepta la tesis del descubrimiento, bastaría que una expedición norteamericana, inglesa, rusa, china o de cualquier otro país descubriera y se instalase en alguna de las grandes islas que existen en nuestros mares australes, para que nosotros reconociéramos la soberanía de esa nación.
Yo no acepto, en materia de soberanía argentina sobre nuestro territorio , no solamente la tesis del descubrimiento; no acepto siquiera la tesis de los ocupantes. Sostengo que todo territorio que está dentro del ámbito geográfico, político, económico y espiritual del país, es argentino, independientemente del descubrimiento y de la ocupación que pueden tener relación con factores navales de que nosotros no podemos disponer a esta altura de nuestro desarrollo. El descubridor u ocupante podrá hacer valer, si es que existen, derechos patrimoniales a una indemnización por su descubrimiento, por su ocupación, por sus viajes, por sus gastos; pero nunca podrá desconocer nuestra soberanía sobre ningún pedazo del territorio que nos pertenece. (¡Muy bien!).
En cuanto al caso de las Malvinas, no es ya un problema de pruebas, es un problema definitivamente resuelto. No sé cuándo la República Argentina recuperará las Malvinas; si sé que algún día serán recuperadas; podrán recuperarse cuando en el orden internacional impere el derecho o cuando tengamos la fuerza suficiente para restituirlas a nuestro dominio.
























Fuente: En ocasión de tratarse el otorgamiento del premio de la Comisión Nacional de Cultura al libro "Proas de España en el Mar Magallánico" del doctor Ruiz Guiñazú, Sesión del 12 de marzo de 1947 

No hay comentarios:

Publicar un comentario