Páginas

martes, 19 de abril de 2011

Emilio Donato del Carril: "Tratado de Chapultepec" parte IV (29 y 30 de agosto de 1946 )

CHAPULTEPEC- NACIONES UNIDAS 
Cámara de Diputados 
Sesiones del 29 y 30 de agosto de 1946 
Fragmento


No se trata de que la Argentina quede aislada de las demás nacio­nes. Está lejos de mí ese pensamiento. Creo, por el contrario, que la Ar­gentina, en el decurso de su historia, ha estado siempre cerca de todas las naciones del mundo. Por eso, precisamente, hablaba de mi oposición a la formación de bloques de naciones que no fuera exclusivamente para acercarlas en sus relaciones culturales y comerciales, para mantenerlas constantemente unidas, de tal modo que puedan hallarse juntas ante cual­quier posibilidad de peligro. Así, a pesar de la neutralidad, la Argentina fué respetada. ¿Qué hubiera sido, por ejemplo, de la neutralidad de Yrigoyen respecto de esta guerra? Pienso, como el señor ministro, que los tiempos cambian. Yo sé qué hubiera hecho Yrigoyen ante la agresión que sufrieron nuestros barcos durante la última guerra; Yrigoyen exigía explicaciones y se las daban; Yrigoyen hablaba en nombre del pueblo y so le escuchaba. ¿De dónde salía esa fuerza grande de Yrigoyen para di­rigir en esa forma la política internacional?  ¿Por qué a Yrigoyen se le daban explicaciones y a otros presidentes se les negaban?
Hay una fuerza moral histórica en los pueblos que han sabido lograrla, como señalaba el señor diputado del Mazo, que es más fuerte que la fuerza de las armas, que es más fuerte que su poderío económico. Hay algo que marca más la grandeza de las naciones que su poderío militar; y es esa gran fuerza espiritual señalada en toda su existencia, esa fuerza espiritual que se formó en el sacrificio que hizo reconocer a la Argentina en todos los casos la pérdida de territorio en las situaciones en que so­metió voluntariamente a arbitraje sus litigios internacionales. Esa fuerza espiritual que la llevó en auxilio de todas sus hermanas; esa fuerza espi­ritual es la que hubiera hecho en un momento que la Argentina en Chapultepec o en San Francisco hubiera sido escuchada por las naciones po­derosas del mundo, si una política anterior suicida no la hubiera llevado a la situación en que llegó a esa conferencia.





















Fuente: "El Radicalismo" Tomo III, "La Tribuna Parlamentaria"  de Gabriel del Mazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario