Páginas

martes, 19 de abril de 2011

Gabriel del Mazo: "Tratado de Chapultepec" parte III (29 y 30 de agosto de 1946)

CHAPULTEPEC- NACIONES UNIDAS 
Cámara de Diputados Sesiones del 29 y 30 de agosto de 1946 
Fragmento 

Una civilización tenida por modelo, pero que desemboca casi conna­turalmente en la guerra, no puede ya ejercer magisterio. Y una política con grandeza debe consustanciarse con la realidad espiritual de ese hecho real. Si tal civilización carece de magisterio, un mundo nuevo debe decir su nombre y asumir su propia docencia. Las fuerzas del juego exterior transarán cuando una realidad americana, insurgente y afirmativa, se construya fuerte en el cuerpo y humana en el espíritu, y nuestra produc­ción material será para los demás tan necesaria en el trueque, como im­prescindibles son nuestros bienes morales para alimentar la esperanza del mundo.
El Congreso de la República debe rechazar la convalidación de las negociaciones y actas de Chapultepec propuestas, porque las obligaciones emergentes de ellas pueden implicar no sólo poner a disposición de go­biernos extranjeros, precisamente de los Estados más poderosos, nuestras decisiones de guerra y paz, nuestros recursos económicos y hasta el valor de nuestra moneda; sino que pueden significar para los trabajadores ar­gentinos y para los de las repúblicas hermanas, la obligación de conver­tirse en obreros forzados al servicio de intereses oligárquicos internacio­nales. Creo también que la convalidación propuesta significaría la acce­sión por parte nuestra y de nuestras naciones hermanas a una ordenación capitalista internacional. Sería una suerte de oficialización de las accio­nes tiranizantes del capitalismo internacional, desde luego carente de sen­timiento y de piedad, en pueblos de vocación cristiana, en pueblos por lo menos libres hasta ahora de esa inusitada legalidad. Hasta ahora el im­perialismo ha podido conspirar burlando las leyes por medios clandesti­nos, pero no con instrumentos legales para la acentuación de su tiranía.























Fuente: "El Radicalismo" Tomo III, "La Tribuna Parlamentaria"  de Gabriel del Mazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario