Páginas

martes, 19 de abril de 2011

Antonio Sobral: "Tratado de Chapultepec" parte V (29 y 30 de agosto de 1946)

CHAPULTEPEC- NACIONES UNIDAS 
Cámara de Diputados Sesiones del 29 y 30 de agosto de 1946 
Fragmento

En esta hora ha percibido una concepción capitalista de la vida, que es la concepción de la explotación del hombre y de la iniquidad hu­mana. Por tales y tamañas razones, estamos asistiendo aquí —cargados de angustia, sintiendo en lo hondo el drama vivo de esta crisis— al hun­dimiento de una concepción unilateral de la vida, de marcada dirección intelectual, que trajo el capitalismo, y al despertar, que ya es creación de América, de la concepción totalista del hombre. Es que ese estado ca­pitalista aparece cuando se rompe, como muy bien se ha dicho, ese orden universal que troca el mundo de occidente, porque perdió la comprensión de la totalidad de la vida y reemplazó la antigua unidad espiritual de la fe, por la unidad de la razón abstracta. Es que el hombre estaba lan­zado desde ese instante a la técnica, a todo un registro de sistema for­mal; es que entraba con la modernidad, en la aventura más terrible en su historia: se entregaba desesperadamente al dominio de la técnica, a acrecentar los bienes materiales, a incrementar la riqueza y, con ello, pe­netraba en el camino ya no de la concepción totalista de la existencia, sino de la concepción unilateralista de ella. Era el hombre en una sola dirección; era ya el hombre obliterado y mutilado: era el hombre eco­nómico que estaba escribiendo un destino precario y doloroso. Y ese mundo de occidente, enredado en las concepciones de esa vida capitalista y obe­deciendo a las estructuras de ese espíritu económico, se estaba deshumanizando, porque había perdido la categoría más esencial que tiene el hombre: "Su visión total, integral de la existencia". 
De ese orden veníamos.
El drama, el derrumbe, el dislocamiento de ese orden del estado capi­talista está reflejado en las actas sometidas a consideración de este cuer­po. 
América tiene que salvar su concepción.





















Fuente: "El Radicalismo" Tomo III, "La Tribuna Parlamentaria"  de Gabriel del Mazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario