Páginas

domingo, 27 de febrero de 2011

JCN-JP: Declaración conjunta, (Julio de 1973)

Juventud Peronista y Juventud Radical, conscientes del trascendental momento político que vive el país, advierten la necesidad de profundizar las coincidencias mayoritarias que consoliden la expresión popular del 11 de marzo en la afirmación del proceso de liberación nacional.
Estas coincidencias son consecuencia natural de la lucha asumida por la juventud argentina contra la dictadura militar, lucha que culmina con su derrota ante el claro pronunciamiento del 80 por ciento del pueblo argentino en pro de la liberación y la ruptura de los lazos de dependencia que nos atan al Imperialismo.
Las consignas pueblo-antipueblo y liberación o dependencia, que expresan claramente el enfrentamiento del imperialismo, la oligarquía y la cúpula militar por un lado y el conjunto de las fuerzas populares por el otro, mantienen su vigencia en la etapa actual, ya que los sectores que debieron retroceder ante el avance de nuestro pueblo, pretenden hoy infiltrarse en el seno de las mayorías, intentando de este modo neutralizar y desvirtuar la voluntad expresada en las urnas. Este intento del imperialismo encuentra eco en las diversas variantes continuistas de sectores que, en nombre de los intereses populares, tratan le impedir la profundización del proceso le liberación nacional.
El enemigo no está totalmente derrotado, es por eso que hoy reaparece, ya no le un modo frontal, sino adoptando poses oficialistas, disfrazando su real esencia continuista, proclamando "que todo cambie para que nada cambie". Los enemigos que ayer teníamos claramente señalados, hoy actúan embozados y es nuestro deber permanecer alertas para ir marcándolos a fuego, impidiendo que consoliden su proyecto antipopular y dependiente.
El actual proceso que vive nuestra patria no es nada más que la ofensiva de un pueblo que luego de soportar años de explotación y represión decidió adueñarse de su destino. En estos marcos se da la existencia de un gobierno que debe responder a las expectativas populares expresadas en esos millones de voluntades que saludaron alborozadas y esperanzadas la derrota de un régimen y el advenimiento del pueblo. Es por eso que el conjunto de las masas se movilizaron para acompañar y dinamizar las distintas medidas que satisfacían las expectativas populares. La 'libertad de los presos políticos, la derogación de la legislación represiva, la rebaja de precios, el inicio de relaciones diplomáticas con Cuba y la clara posición internacional antiimperialista fueron acompañadas por el pueblo celebrando en la calle la efectivización de lo prometido durante la campaña electoral; luego de un prolongado interregno donde estaba prohibido manifestarse politicamente, éste al fin encontró una nueva forma de vehiculizar su vocación de emancipación nacional.
Por ello es que el pueblo también se movilizará para garantizar que el Estado concurra con todos sus medios, sin delegar funciones que le son imprescindibles, para concretar la liberación. En este marco reivindicamos como fundamental, el manejo directo, por parte del poder político, de las empresas y organismos estatales, rechazando el intento de relegarlos, mediante la creación de una corporación empresaria que, atada a conocidos criterios eficientistas. condene al estado a un rol accesorio.
La eliminación del dominio foráneo sobre la economía nacional exige también que el Estado delimite el campo de acción de la inversión extranjera, no sólo vedando su acceso a sectores que pueden ser desarrollados por la empresa privada nacional, sino prohibiéndolo, además, en aquellos donde las tareas de la liiberación hacen imprescindible la presencia activa de empresas estatales.
El actual estado de miseria y depredación de nuestra patria exige al conjunto de las fuerzas populares, comprometidas con el proceso de reconstrucción y liberación nacional, un accionar acorde con las necesidades de nuestro pueblo.
Aquellos que estuvimos en la lucha contra las distintas formas de explotación durante años de dependencia, hoy somos, conscientes de que debemos volcar todos nuestros esfuerzos en aras de transformar el actual espectro social mediante el más  poderoso esfuerzo móvilizador que, acompañado de un alto grado de cohesión y organización militante, haga eficiente dicho esfuerzo. Por eso Juventud Radical y Juventud Peronista ofrecen sus estructuras para profundizar en el trabajo voluntario en villas, barrios, escuelas y hospitales, los objetivos de la Patria Liberada. Y es en esta coyuntura concreta que lanzan como primer objetivo la Campaña de Ayuda a la Zona de Emergencia por las Inundaciones en el Oeste de la Provincia de Buenos Aires, que hoy está soportando una verdadera catástrofe que lleva desolación y drama a miles de familias argentinas. Creemos que éste es un paso concreto de cómo debe enmarcarse el accionar de la Juventud argentina, organizada y movilizada politicamente.
Este primer paso que hoy da Juventud Peronista y Juventud Radical para plantearse una política acorde con la etapa y solidaria con los postulados de liberación nacional, creemos que excede los marcos de sus propias estructuras pero también somos conscientes de la importancia que como dato ilustrativo significa la concordancia política entre estos dos sectores juveniles. Esta coordinación no sólo se da en los marcos de las distintas conducciones, sino que debe reflejarse necesariamente en todos los niveles militantes, en los barrios, en las villas, en las legislaturas nacionales y provinciaües, en las universidades, etc.
Asimismo convocamos a todos los grupos políticos y fundamentalmente al conjunto de la juventud argentina a: defender la conquista popular expresada en el gobierno del pueblo; garantizar el programa de liberación nacional; coordinar los esfuerzos militantes en los equipos voluntarios de trabajo. Para: control de precios en todo el territorio: campaña de alfabetización masiva: campaña de salud; construcción de dispensarios en barrios y villas de todo el país: campaña de investigación y denuncia de delitos económicos.

Junta Coordinadora Nacional de la Juventud Radical: Luis A. Cáceres, Federico Storani. Ricardo Laferriere, Lionel Suárez. Eduardo Climenti y Jorge Toun.

Consejo Superior de la Juventud Peronista: Juan Carlos Añon (regional 1). Jorge Obeid (regional 2), Miguel A. Mosse (regional 3), Guillermo Amarilla (regional 4), Ismael Salame (regional 5). Raúl Orellana (regional 6) y Hernán Osorio (regional 7). 





2 comentarios:

  1. que pasa que no aparece el nombre de juan enrique saleme que les salvo el cuello a muchos que hoy estan vivos y disfrutan de sus puestitos

    ResponderEliminar
  2. que pasa que no aparece el nombre de juan enrique saleme que les salvo el cuello a muchos que hoy estan vivos y disfrutan de sus puestitos

    ResponderEliminar