Páginas

domingo, 27 de febrero de 2011

Ciudadanos Radicales: "Documento al Gobierno Nacional sobre los hechos de Pasos de los Libres" (6 de enero de 1934)

Isla de Martín García, 6 de enero de 1934

Al Sr. Presidente de la Nación
Gral. Ing. Agustin Pedro Justo


De nuestra mayor consideración:

Tratase de un movimiento ajeno a las autoridades partidarias y ejecutado sin su orden, ni su conocimiento producto de un estado de rebelión latente en el pueblo, desde que la reacción septembrina lo sumió en la miseria y lo despojó de sus derechos. Únicos responsables de la sangre que se ha derramado entre hermanos son los que hace años quebrantaron el principio de autoridad, los que fundaron en la violencia un gobierno de oligarquía, los que anularon escrutinios, los que vetaron candidaturas, los que falsifican registros electorales, los que se apartan de la ley, los que suprimen, en fin, las normas del régimen representativo". Afirma el manifiesto (oficial) que rehuíamos el comicio porque no estamos seguros del triunfo y que buscamos por la revolución la posesión del poder. Todo el pueblo argentino sabe que esto no es verdad.

Si los dirigentes del Radicalismo buscáramos la posesión del poder, estamos seguros que nos lo daría en comicios la mayoría popular que nos acompaña. Nuestra abstención traduce desinterés, planteando una lucha entre las fuerzas morales de nuestro ideal y la fuerza física del poder que nos oprime y que no nació de comicios libres. Si en esta lucha la Unión Cívica Radical tuviera un día que ir a la acción armada, afrontaríamos ante el país y ante la historia la responsabilidad del alzamiento, seguros de nuestra justicia; y sabemos que ese alzamiento sería una formidable conmoción nacional, que aún derrotada en la acción, honraría a sus autores y lograría resultados de orden moral. Durante los últimos tres años hemos estado empeñados en la empresa de disciplinar a la Unión Cívica Radical, dentro de normas superiores, con el propósito de ofrecer a la República un gran partido orgánico, necesario para su restauración institucional. El mayor obstáculo en esa labor generosa lo hemos encontrado en la hostilidad del gobierno que, sabiéndose privado de la mayoría popular, buscó en la fuerza su perduración. 

Las cárceles, confinamientos y vejámenes que hoy se nos impone con una prolijidad privada de toda grandeza, no nos afligen personalmente; pero sí nos aflige la paulatina caída de nuestra Patria en un régimen de violencia que va tornándose crónico, y cuyas consecuencias no tardará en sufrir toda la sociedad argentina. La persecución sistemática al gran partido que interpreta, organiza y conduce la conciencia popular, puede llegar a la extinción del espíritu cívico o a una catástrofe social, de la que los perseguidores del Radicalismo serán los únicos responsables.












Fuente: Los ciudadanos radicales confinados en Martín García firmaron un documento destinado a contestar el manifiesto del Gobierno Nacional, y principalmente a desvirtuar la especie de que la Convención hubiera estado complicada con los sucesos revolucionarios en El Radicalismo "Ensayo sobre su Historia y Doctrina" de Gabriel del Mazo, Editorial Suquia 1984.

No hay comentarios:

Publicar un comentario