Páginas

miércoles, 31 de enero de 2018

Balbin - Noblia: "Plataforma electoral para la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires" (12 de marzo de 1950)

COMPATRIOTA:

Enfrenta Ud. los últimos términos de un plan cumplido metódicamente para anular su dignidad de hombre libre. En horas de incertidumbre el régimen actual pudo seducir y desorientar a grandes sectores de la ciudadanía. Levanto como propias las banderas de redención económica y social que constituyen los objetivos históricos de la UNION CIVICA RADICAL. Mas, apenas tomo el poder, corto las posibilidades de libre examen, para mantener al país en ignorancia de lo que hacia y ocultar sus fines regresivos y antipopulares. Mientras cumplía parcialmente las formas democráticas fue cancelando las libertades esencia- les y sometiendo a un comando centralizado las estructuras políticas, económicas, sindicales y culturales para dominar a su arbitrio todos los aspectos de la existencia nacional.

FRAUDE EN LAS CONCIENCIAS

La destrucción de la personalidad cívica de los argentinos comenzó con la privación de sus derechos de libre información. No existe libertad de prensa. Salvo raras excepciones, los diarios opositores fueron clausurados. Los pocos independientes que restan padecen constantes imposiciones y zozobras. Una abundante prensa oficialista o seudo-independiente, sostenida con los fondos públicos, difunde el engaño organizado. La radio y el cinematógrafo son monopolios del gobierno. La escuela, convertida en instrumento político, procura encasillar de espíritu del hombre desde su infancia y usa al niño para penetrar en los hogares. La multiforme propaganda del Estado realiza inversiones secretas extraordinarias. Todas las técnicas totalitarias se conjugan para confundir al pueblo. Como en los regimenes que llevaron sus países a la muerte y a la destrucción, la inmensa mayoría —nueve décimas partes— puede escuchar solo una campana: la del gobierno, y puede saber solo lo que el gobierno quiere que sepa. Todo cuanto puede leer, ver y oír es orientado desde los mecanismos oficiales para alterar la realidad y anular las posibilidades de juicio propio. Al fraude en las- urnas ha sustituido el fraude en las conciencias, mucho mas eficaz, pues ofrece las apariencias de libertad en tanto ciega su raíz al negar al pueblo el libre cotejo de hechos e ideas, sin el cual el proceso democrático constituya una ficción.

LA REALIDAD

Para cumplir sus fines de dominación totalitaria el régimen quebranto el federalismo popular argentino; redujo a un mínimo !a libertad de expresión; creo un sistema de absolutismo político, que obedece ciegamente a las consignas de mando; forjo un mecanismo bárbaro de represión, con la ley de residencia, la revalidación del decreto-ley de seguridad del Estado, que castiga con cárcel, de uno a tres años, a quien va a la huelga cuando el gobierno decide prohibirla, y con la ley de organización del país para la época de guerra, que puede aplicarse en época de paz a voluntad del Presidente; puso en marcha un sistema de cultura dirigida, destinado a deformar el alma nacional; falseo la democracia obrera, con una organización sindical manejada desde la Casa de Gobierno, en la que se persigue sin piedad cualquier ensayo de independencia; destruyo la independencia de la justicia, sin la cual no existe seguridad en el derecho; controlo los resortes de la economía para canalizar los recursos del pueblo hacia una nueva oligarquía financiero-industrial, formada por los allegados al poder político y enriquecida en magnitud prodigiosa con el despojo de consumidores y productores; se enlazo con los intereses del privilegio, de los monopolios y del imperialismo, y organizo una maquina burocrática cuyo sostenimiento abruma al país con impuestos que encarecen los precios sin cesar. La realidad escondiose tras el estrépito de pretendidos derechos sociales, que están desvaneciéndose, pues sin libertadas populares es efímero cualquier transitorio mejoramiento económico, como es ficticia cualquier conquista obrera cuando so anulan los derechos huelga y libre sindicalización.
                                         
EL REGIMEN AL DESNUDO

El sistema pudo ocultar su naturaleza mientras dispuso de las grandes diferencias en los precios de los cereales que sustrajo a los agricultores. Su prodigalidad le creo un clima de transitoria popularidad. Normalizados los mercados, su corrupción y despilfarros agotaron las reservas del trabajo argentino, privando al país de su garantía monetaria. Solo atina a sobrevivir emitiendo papel moneda, en tanto aguarda el estallido de una nueva guerra para la cual pactó la participación argentina en los convenios de Río de Janeiro. EI pueblo paga el derroche oficial con la carestía de la vida. La inflación agobia a quienes trabajan o producen, y enriquece a los poseedores, cada vez más ricos. El régimen teme que el pueblo advierta la realidad; expulsa a diputados, amordaza diarios, persigue a los trabajadores libres.

EN BUENOS AIRES

En nuestra Buenos Aires no existe un gobierno representativo de la autonomía provincial. Actúan simples ejecutores de las ordenes del poder posesionado del país, que consintieron todos sus avances centralistas, desde las agresiones a las libertades fundamentales hasta el despojo a nuestros productores, y realizaron, a su vez, una política antidemocrática, que no resolvió ninguno de nuestros problemas —salud y vivienda del pueblo, tierra y defensa del trabajo agrario, vialidad, liberación de los trusts—, a pesar de las soluciones creadoras propuestas por el radicalismo, sino los agravo con su ineptitud y dilapidaciones.

HORA DECISIVA

La UNION CIVICA RADICAL se dirige a Ud. en esta hora decisiva. Ella -es pueblo organizado políticamente para la empresa histórica de la construcción nacional sobre fundamentos de dignidad human a, de trabajo, justicia y libertad. Le adjunta sus programas nacional y provincial, que definen su vocación revolucionaria y las direcciones de su lucha por la liberación política, económica y social de trabajadores y productores. Le acompaña, también, una boleta de sus candidatos. Surgidos de las filas del pueblo, habrán de defender los grandes principios humanos de la argentinidad que constituyen la bandera del radicalismo. RICARDO BALBIN —el abnegado tribuno de nuestra democracia— y HECTOR V. NOBLIA—recio defensor de justicieras transformaciones— darán a Buenos Aires un grande y austero gobierno, de profundo sentido popular, al servicio de la Republica y del bienestar social.

Al votar esta boleta, Ud. no elegirá simplemente un gobierno de provincia. Ud. resolverá el porvenir argentino pronunciándose por la libertad y el decoro de la Patria contra todos los privilegios y todas las injusticias. Un nuevo 5 de abril detendrá el impulso dictatorial y reabrirá caminos de convivencia cordial y fraterna, para el honor, libertad y la felicidad de los argentinos.

JUSTICIA, TIERRA Y LIBERTAD CON LA UCR


PROGRAMA DE GOBIERNO PROVINCIAL

De la Plataforma Electoral de la Unión Cívica Radical, transcribimos los principales objetivos que cumpliremos en el gobierno de la Provincia:

Defensa integral de los fueros de la personalidad humana. Garantías efectivas que aseguren las libertades políticas, sociales y culturales.

Libertad de prensa; libre acceso a las radio- difusoras; libertad de información y de reunión como exigencias de la dignidad humana y como condición indispensable al ejercicio del sufragio libre.

Libertad de agremiación y de trabajo. Derecho de huelga. Libertad de conciencia. Derecho de enseñar y de aprender. Libre acceso a la cultura.

Lucha contra el centralismo, por el restablecimiento de las bases federalistas y comunales de la organización nacional y por la recuperación de las facultades inalienables de la Provincia, declinadas por sus gobiernos, en el orden institucional, económico, financiero y de la cultura.

Régimen municipal que afiance la autonomía política del Partido, transformando su estructura actual para establecer un sistema de municipios urbanos y rurales, de tal modo que cada centro urbano tonga su organismo comunal proporcionado a su importancia y cada zona de población dispersa, una organización municipal adecuada a sus necesidades. Atribución de recursos propios y suficientes mediante la reforma del régimen impositivo actual. Restablecimiento del régimen municipal en La Plata.

Organización del servicio civil de la Provincia v de sus municipalidades, mediante un régimen de empleados y obreros, fundado en: retribución equitativa; estabilidad garantizada por tribunales de justicia administrativa; idoneidad, concurso para la admisión y escalafón aplicados por tribunales de competencia.

Reafirmación de la política educativa de los gobiernos radicales a fin de que la escuela eduque en la libertad y para la libertad, respete el alma del niño y desarrolle su personalidad física, moral y cultural para el cumplimiento de su responsabilidad nacional y humana.

Enseñanza obligatoria desde los 6 años hasta los 16, que capacite para las actividades agrícolas y ganaderas, industries, comerciales, artísticas y científicas, conforme a las conveniencias regionales.

Descentralización del gobierno escolar. Autoridades locales de elección popular. Suministro gratuito con intervención de cooperadoras escolares —restituidas a su independencia— de libros, útiles, ropas y alimentos, con celoso respeto a la dignidad del niño.

Ley del magisterio que regule, en términos que alejen el discrecionalismo, la admisión, escala de sueldos, estabilidad, ascensos y liberta gremial.

La Provincia propiciara la cultura superior y Universidad Nacional de La Plata y de los demás institutos de cultura que funcionan en la Provincia, y los principios de la Reforma Universitaria.


Mejoramiento cultural, económico y social de los habitantes de la Provincia. Reducción del costo de la vida. Trabajo regido y remunerado con dignidad. Nivel de vida decoroso. Vivienda higiénica. Protección de la salud como función esencial del Estado. Régimen de seguridad social para toda la población durante el transcurso de la existencia humana.

Protección económica, sanitaria, moral y jurídica de la madre y del niño. Acción estatal que proporcione a los jóvenes idénticas oportunidades de pleno desarrollo físico, cultural y espiritual, con prescindencia de sus recursos.

Reforma agraria inmediata y abra a todos los trabajadores acceso a la tierra, de especulación en producción, impidiendo la posibilidad afirmar con ello un privilegio.

Expropiación de tierras aptas para la exploración agropecuaria, a fin de entregarlas en colonización, por un sistema que garantice la radicación y estabilidad permanentes de los colonos y sus descendientes, y suprima la agobiadora amortización del precio venal de las tierras que impera actualmente.

Intensificación del parcelamiento de propiedades indivisas cercanas a los medios urbanos. Derecho de iniciativa de las comunas para la colonización ejidal.
Intervención de la Provincia en el proceso de comercialización de su producción agropecuaria para asegurar su valor, por medio de organismos integrados por representantes del gobierno y de los productores. Fomento y defensa de las cooperativas agrarias.

Fomento y crédito para las organizaciones de productores, destinadas a industrializar su propia producción.

Lucha contra la erosión. Fomento de la forestación. Plan integral de desagües. Canalización de las tierras del Delta.

Descentralización de las industrias transformadoras. Construcción de frigoríficos. Vinculación ferroviaria y con caminos afirmados de las zonas económicas, entre si y con los puertos.

Mejoramiento de la vivienda rural. Aportación de elementos de cultura, confort, asistencia social y recreación a los habitantes de la campaña. Electrificación rural en colaboración con municipios y cooperativas,

Mejoras de las condiciones de vida y trabajo de los obreros del campo, equiparándolas, lo mismo que su retribución económica, a las de obreros de las ciudades.

Acción coordinada con los municipios y la iniciativa privada para la resolución del problema de la vivienda a fin de que cada familia tenga su casa propia.

Electrificación integral de la Provincia y destrucción de los monopolios eléctricos por el cumplimiento de las leyes de iniciativa radical.


BASES DE LA ACCION POLITICA DE LA UNION CIVICA RADICAL

Las siguientes bases señalan, en el momento actual, las grandes direcciones que postula para la acción política de la Unión Cívica Radical:

I

Reivindicación de las bases federalistas y comunales de la organización constitucional argentina en todos los aspectos institucionales, educativos, culturales, económicos, rentísticos.

II

Reforma política. Normas de organización de partidos que garanticen la intervención directa de los ciudadanos en las deliberaciones y decisiones y su contralor de la vida interna. Régimen de elecciones primarias. Neutralidad política de la administración y de los entes autárquicos. Designaciones por concurso: escalafón y estabilidad que afirmen la libertad política de los empleados y obreros. Eliminación de gravitaciones ajenas al interés colectivo en la formación de la conciencia pública y en los pronunciamientos de la ciudadanía.

III

Democratización de la cultura. Reforma educacional que establezca la obligatoriedad de la enseñanza media, técnica o agraria e integre un sistema que garantice a las nuevas generaciones, en igualdad de condiciones y de oportunidades, idénticas posibilidades de pleno y libre desarrollo de la personalidad física, moral y cultural para el cumplimiento de su responsabilidad nacional y humana. El Radicalismo repondrá la Reforma Universitaria. Restitución de la ley 1.420.

IV

Organización de una democracia económica. Control de la economía en base a un planteamiento fijado por los órganos representativos de la voluntad popular, que coloque a la riqueza natural, la producción, el crédito, las industrias, el consumo y el intercambio internacional al servicio del pueblo y no de grupos o minorías, para construir un régimen que subordine la economía a los fines y derechos del hombre y movilice sus recursos, no en el limitado beneficio de los poseedores, sino del desarrollo nacional y el bienestar social.

V

Nacionalización de servicios públicos, energía, transporte, combustible y de aquellas concentraciones capitalistas que constituyen “carteles” o monopolios, resguardando en tal forma al ámbito de la iniciativa privada en su realidad creadora. Administración de los sectores nacionalizados por entes autárquicos nacionales, provinciales, comunales o cooperativos, con participación de usuarios, productores, técnicos y obreros.

VI

Democratización industrial. Participación de técnicos, empleados y obreros en la dirección y utilidades. Libertad sindical y derecho de huelga.

VII

Reforma agraria inmediata y profunda, que coloque a la tierra, que no debe ser una mercancía, al servicio de la sociedad y del trabajo. Organización de los agrarios para la utilización en común de las grandes maquinarias y la ubicación de industrias de transformación de las materias primas en los mismos centros de producción. Comercialización directa de los productos agropecuarios con intervención de los productores y el Estado, para asegurar el valor de la producción que debe pertenecer a sus creadores.

VIII

Reforma social que garantice a los habitantes: trabajo regido y remunerado con dignidad, como deber esencial del Estado; nivel de vida decoroso; vivienda higiénica, protección de la salud, como función social; acceso a la cultura. Régimen de seguridad social que comprenda a toda la población durante el transcurso de la existencia humana: subsidios para la niñez, de educación, enfermedad, invalidez, desocupación y nupcialidad; seguro social.

IX

Reforma financiera que haga incidir la carga impositiva sobre las grandes rentas y sobre la valorización producida por el trabajo colectivo. Restricción de gastos burocráticos. Defensa del valor adquisitivo de la moneda, que asegure retribuciones y precios reales.

X

Política tendiente a la cooperación económica mundial, a la unidad económica con los países vecinos y progresivamente con el resto de América. Creación de organismos internacionales que armonicen los planteamientos económicos nacionales.

XI

Sostenimiento de la política internacional de Yrigoyen. Defensa de la soberanía política, económica y espiritual del país. Igualdad jurídica de las naciones en la organización mundial. No participación en bloques políticos, económicos y militares.



VOTE BALBIN - NOBLIA








Fuente: Folleto de la plataforma electoral para la gobernación de la provincia de Buenos Aires de los candidatos a gobernador Ricardo Balbin y candidato a vicegobernador Hector Virgilio Noblía, 12 de marzo de 1950.

No hay comentarios:

Publicar un comentario