Páginas

jueves, 15 de junio de 2017

Germán López: "El síndrome Illia" (1988)

En noviembre de 1963, el equipo económico que presidía el doctor Eugenio Blanco realizó una reunión muy importante al a que asistieron el ministro del ramo, el presidente del Banco Central, los secretarios de Hacienda, Comercio e Industria y los subsecretarios. A esa reunión la había convocado yo.

Se hizo con los sectores representativos de los trabajadores de aquel momento: la CGT –que era realmente representativa y en la cual revistaban el sector independiente que lideraba Diego Ribas y el justicialista encabezado por José Alonso-.

Estuvo también todo el espectro empresarial, desde la Unión Industrial a la Sociedad Rural. La propuesta del Poder Ejecutivo fue constituir un organismo de concertación para elaborar conjuntamente –Estado, empresarios y trabajadores- las medidas de coyuntura y establecer, al mismo tiempo, los mecanismos destinados a lo que pudo llegar a ser un gabinete económico-social. Era realmente una propuesta generosa, amplia incluso llena de humildad. La respuesta, en la que básicamente coincidieron unos y otros, fue más o menos así:

“Ustedes los radicales hace treinta años que vienen reclamando el Gobierno. Ahora que lo tienen, gobiernen solos”

Yo salí de esa reunión humillado, amargado, avergonzado por lo que significaba la respuesta de esos sectores que –se suponía- debían ser los mas lucidos y progresistas del a sociedad. Creo que hoy esto no puede reiterarse.










Fuente: CGT, el otro poder: personajes, pactos y políticas, crónica íntima y claves del nuevo sindicalismo de Gustavo Beliz, Editorial Planeta, 1988.

No hay comentarios:

Publicar un comentario