Páginas

lunes, 24 de octubre de 2016

Marcelo T. de Alvear: Telegrama al Dr. Honorio Pueyrredon" (17 de febrero de 1928)

Republica Argentina                                                                      Telégrafo de la Nación

17 de febrero de 1928

Destinatario: HONORIO PUEYRREDON


He recibido su telegrama urgente particular de ayer.

Su contenido oblígame a remontarme al punto de partida de la incidencia que le provoca y a manifestarle que mi Gobierno, sorprendido por la actitud intransigente que asumió usted al anunciar, sin previa consulta, que no firmaría la convención si no se incluían sus proposiciones, analizo la situación y comprendió que usted había estado bien en la enunciación de los principios pero mal en cuanto a la resolución extrema con que pretendía imponerlos. La naturaleza de la Conferencia Internacional en que actuaba no habría permitido que mi Gobierno autorizara a su delegación a asumir semejante conducta frente a los representantes de otros pueblos, tan libres y respetables como el nuestro. Por eso, y en vista de la situación creada, pedimos a usted que depusiera esa intransigencia una vez salvadas, como lo estaban, las ideas. Ese raciocinio no logró convencer a usted.

Lamenté su incomprensión del instante, pero alce mi pensamiento hasta los bien entendidos intereses del país, y comprendí que nuestra seriedad podía verse comprometida por ese episodio revelador de cierta aparente ligereza en el manejo de tan delicada cuestiones internacionales. Para evitar ese daño moral a nuestro país, y no por las altas consideraciones personales que le profeso a usted, preferí sacrificar la posición jerárquica y la opinión propia y tolerar que, a pesar de todo, siguiera usted el camino elegido, a mi juicio imprudentemente. Al obrar de esta manera yo ratifique, como Presidente de la Republica, esa firmeza de voluntad y claridad de actitud, cuyo elogio usted me hace y yo agradezco, y que inspiraron mi conducta cuando siendo yo delegado y usted presidente de la representación argentina en Ginebra, salvé sin opiniones personales, en privado y sin resonancias, y las sacrifique en homenaje al respeto y a la autoridad internacional de mi país y de su gobierno. Entonces como delegado y hoy como Presidente de la Republica mi definición fue categórica en contra de todo cuanto fuera personal y a favor de todo lo que significara el prestigio de mi Patria. Lamento que su último telegrama se demuestre que todo lo que he hecho ha sido inútil puesto que usted reitera su renuncia. Retribuyo que personales sentimientos que estos sucesos no han hecho variar en su intimidad afectuosa.

ALVEAR

Presidente de la Nación Argentina






Fuente: Telegrama del señor Presidente de la Republica Dr. Marcelo Torcuato de Alvear al Dr. Honorio Pueyrredón con motivo de su renuncia a la presidencia de la delegacion argentina en la Sexta Conferencia Panamericana. Donde condenó la invasión por parte de Estados Unidos a los paises de America Central y buscaba a traves de su Presidente Mr. Coolidge la solidaridad del resto de los paises de America la ratificacion de esa politica, 17 de febrero de 1928.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada