Páginas

sábado, 11 de junio de 2016

Raúl Alfonsin: "Renuncia al cargo de Senador Nacional" (25 de junio de 2002)

Esta semana enviaré al señor Presidente Provisional del Senado mi renuncia irrevocable al Cuerpo que me honrara en integrar en representación de la provincia de Buenos Aires.

Llegué al Senado de la Nación en tiempos en que ya estaban gravemente avasalladas las conquistas sociales que permitieron dignificar el trabajo humano.

Bajo la consigna de "un Estado mínimo", presentado como un ejemplo de eficacia y progreso, el fundamentalismo del mercado eliminó de un plumazo aquellos derechos, dejó inermes a millones de personas que sólo aspiraban a vivir con dignidad y postergó el bien común como valor intrínseco a la democracia.

Se promovió un Estado irresponsable con los pobres, con los enfermos, con los ignorantes, con los marginados, con los ancianos y con los chicos. Enflaquecido por el neoliberalismo, había quedado a merced de grandes grupos económicos concentrados que le imponían sus condiciones sectoriales y que terminaron devorándolo. Si antes era un Estado obeso, ahora es un Estado indefenso.

Se había olvidado que una sociedad está constituida por eslabones de solidaridad, integración, creatividad, pluralismo, conocimiento y otros valores que no pueden ser vulnerados sin correr el grave riesgo de la desintegración social, que no es otra cosa que la pérdida de pertenencia a una sociedad, a su cultura y a su propio tiempo.

Cuando acepté ser senador supuse que mi experiencia en la que computo aciertos y errores -que siempre enseñan- y mi reconocida vocación por el diálogo podría servir para construir consensos que facilitaran la acción de gobierno, a fin de solucionar los agudos problemas que enfrentaban. Lo mismo pensé cuando se produjo el cambio de autoridades.

Nadie podía afirmar, sin malicia, que hubiera procurado intencionalmente la división del pueblo, enfrentamientos estériles o propiciado intolerantes negativas irreductibles.

Luego de asistir en los últimos años al dominio de filosofías neoconservadores, que contradiciendo sus proclamas había producido un aumento sostenido del gasto público, un incremento explosivo de la deuda y la extranjerización de la economía, advertimos que pese a esfuerzos que provienen de distintos sectores se ha llegado a una escandalosa marginación social y a la destrucción de la clase media.

Muchos no tenemos dudas de que estamos perdiendo una batalla cultural, pero estamos aquí y podemos afirmar que nuestras premisas y convicciones seguirán guiando nuestro accionar político.

La primera de estas premisas es que no existe posibilidad de mantener a nuestra sociedad integrada si no defendemos y logramos la aspiración y el propósito nacional de la autodeterminación.

La segunda dice que para edificar una democracia es imprescindible tener un Estado que supere su subordinación al manejo por los poderosos. La tercera, que en el respeto de los disensos se hace necesario construir consensos que den sentido a la posibilidad democrática.

En el desempeño de mi función procuré trabajar para el afianzamiento de estas premisas pero no puede ignorar que por distintos motivos se utilizó con oportunismo mi persona para tratar de erosionar las ideas por las que he luchado y me he jugado toda la vida, y a pesar de mi predica y mi militancia política, en el más estricto cumplimiento a las decisiones de mi partido y con una conducta transparente que no admite se ponga en tela de juicio.

Creo que mi tarea política es más necesaria en la prédica y en el encuentro con hombres y mujeres con los que es necesario discutir. Es la lucha de siempre: la búsqueda simultánea de la libertad y la igualdad para construir una democracia moderna y participativa. No la voy a abandonar jamás y durará lo que mis fuerzas resistan.

No deseo terminar este comunicado sin mencionar a mi amigo Carlos Maestro que dignamente preside el bloque de senadores y a mi sucesora Diana Conti, valerosa luchada por los derechos humanos, con quienes hemos llevado adelante una campaña fraternal es pos de los más altos ideales que sostienen a esta democracia joven que supimos conseguir y que se nos revela cada día con tantos escollos en el camino.

Estoy convencido que Diana Conti compensará con creces mi ausencia.

Raúl Ricardo Alfonsín










Fuente: Comunicado de renuncia del Dr. Raul Ricardo Alfonsin a su cargo de senador nacional por la Provincia de Buenos Aires, 25 de junio de 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario