Páginas

sábado, 4 de junio de 2016

Carlos Cisneros: "Renuncia a la Mesa Directiva de la Unión Cïvica Radical" (4 de junio de 1943)

Buenos Aires, 5 de junio de 1943

Al Dr. Gabriel Oddone
Presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical:

Por su intermedio elevo mi renuncia indeclinable en mi carácter de secretario y miembro de la mesa directiva del Comité Nacional. Mi posición política, en lo que atañe a los problemas fundamentales del partido, ha sido siempre clara y categórica. Fui de los primeros que en el Comité nacional planteo la política de la unión de los partidos democráticos con el objeto de luchar por la restauración de la legalidad en nuestro país y dignificar la conciencia de nuestro pueblo frente a la guerra mundial, colocándonos en forma decidida de parte de los aliados, que defienden los principios básicos de nuestra nacionalidad. A través de los últimos acontecimientos ocurridos en nuestro partido he podido apreciar a este respecto, discrepancia de criterio con el señor presidente y algunos miembros de la mesa directiva. En cuanto a las facultades de esta, sostengo que debo limitarse a tomar las medidas de conservación de los intereses partidarios o los que sean de imprescindible y urgente necesidad para la marcha del radicalismo. Creo que también sobre este punto, para mí de importancia, no existe uniformidad de criterio. La cuestión planteada en la convención nacional, en referencia a la constitución de una junta de personas espectable del partido, provocó también un rozamiento con la mesa directiva.

Puse todo mi empeño para solucionarlo sin menoscabo de la autoridad de ninguno de los organismos. Este asunto quedó pendiente, pero agudizado.

Se presenta ahora, por ultimo, la cuestión de Tucumán, en que ha sido necesario tomar una resolución conciliatoria frente a una anterior en la cual no intervine.

En ambas se ha revelado esta divergencia de criterio a que aludido anteriormente. En esta situación, mi permanencia en la mesa directiva no la creo necesaria ni conveniente, pues daría lugar en cada cuestión que se planteara a revelar la existencia de discrepancias que son fundamentales, lo que tratándose de una dirección que se reduce solo a seis miembros actuantes, importa una traba en su acción.

Cuando me ausenté del país para realizar el viaje por el continente, envié mi renuncia. A mi regreso insistí en ella, pero las situaciones que se presentaron me decidieron a dejar momentáneamente en suspenso dicha decisión, para mí ya de carácter definitivo.

Ahora, resuelta la última dificultad importante, cumplo mis propósitos dejando constancia de que respeto y apruebo las ideas y las convicciones que sobre el momento actual tiene el señor presidente y otros distinguidos colegas de la mesa directiva.

Al tomar esta actitud no intento rehuir responsabilidad porque siempre las he afrontado en cada caso, expresando con meridiana claridad mi opinión. Considero, en cambio que podrá continuar sus gestiones el señor presidente con criterio uniforme porque ello facilitaría hallar una alta solución partidaria. El partido esta pasando por un momento muy difícil, en el que no creo sea el propicio para crear dificultades sino para allanarlas y unirnos en nombre de nuestras tradiciones políticas alrededor de nuestras grandes figuras representativas. Discutamos con altura nuestros principios y nuestros procedimientos, pero salvemos conceptos morales y defendamos a lo que algo son en la marcha sufrida del partido.

No es posible frente al espectáculo de fraude y corrupción que dan al país quienes permanecen usufructuando las posiciones publicas, que en nuestras propias filas se procure introducir perturbaciones o disminuir valores. Hay que impedirlo. Entiendo que esa también la decisión del señor presidente, pero es menester fortalecer la orientación partidaria con la uniforme orientación de miras y en consonancia e interpretación permanente de la opinión correligionaria. Solo me resta agradecer al señor presidente y estimados colegas, las deferencias personales que han tenido para conmigo y expresar la seguridad que tengo de que nada afecta a nuestra cordial amistad.

Carlos Cisneros.









Fuente: Carta de renuncia al cargo de secretario de la Mesa Directiva del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical del ex Diputado Nacional por Buenos Aires Dr. Carlos E. Cisneros, 5 de junio de 1943.

No hay comentarios:

Publicar un comentario