Páginas

lunes, 16 de mayo de 2016

Edmundo F. Catalano: "Frondizi y la Nacionalizacion del Petróleo" (1999)

El 1 de mayo de 1958, el nuevo gobierno constitucional presidido por Arturo Frondizi, anuncio el comienzo de una nueva política petrolera con el fin de poner término al peligro que se cernía sobre nuestra economía. El objetivo anunciado era librar "la batalla del petróleo" en nombre de la soberanía nacional. Puntualizo, a esté respecto, que esa lucha se libraría a través de YPF y con la cooperación del capital privado, sin dar lugar a concesiones ni a renuncias del dominio del Estado sobre los yacimientos.

El proyecto de ley remitido al Congreso con ese objeto fue sancionado con el voto favorable de la mayoría radical intransigente. La minoría no participo en la votación.

Esta ley, que lleva el número 14.773, declaro los yacimientos de hidrocarburos propiedad absoluta, inalienable e imprescriptible del Estado nacional y dispuso que las actividades referidas al estudio, explotación, industrialización y transporte de los hidrocarburos se realizara a través de YPF y Gas del Estado. Los derechos preexistentes serian respetados. La ley, por otra parte, prohibió el otorgamiento de nuevas concesiones pero no impidió que se celebraran otros tipos de contratos mientras no contuvieran cláusulas lesivas a nuestra independencia económica o que de otro modo pudieran gravitar en la autodeterminación de la Nación, según expresaba.

Ya antes de la sanción de la ley 14.773 y en uso de las facultades que le otorgaba el nuevo estatuto de YPF, reformado en días anteriores a la asunción de las nuevas autoridades por el Gobierno Provisional, el delegado presidencial designado como interventor de YPF, celebro una serie de contratos con empresas nacionales y extranjeras, que en el fondo importaban verdaderas concesiones por su extensión territorial y el conjunto de facultades que otorgaban a los adjudicatarios. Estos contratos se presentaron bajo la forma de locación de obra y servicio v su efecto fue favorable a la expansión de la actividad petrolera, al punto de que en el curso de cuatro años la producción se triplico y se logro el autoabastecimiento. Al asumir en 1963, el gobierno constitucional siguiente, presidido por Arturo Illia, dicho contratos, en número de 13, fue anulado por el gobierno y más tarde renegociados en 1966 por el gobierno de la Revolución Argentina, que le sucedió.













Fuente: Curso de Derecho Minero Quinta Edicion de Edmundo F. Catalano. Editorial Zavalia. 1999.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada