Páginas

viernes, 22 de agosto de 2014

Mario Roberto: "Retiro de la Convención Constituyente" Fragmento (16 de octubre de 1957)

«El sector de la Intransigencia Nacional de Don Amadeo Sabattini tambien se retiro de la Convencion. Su miembro informante fue Mario Roberto con una tesis de Derecho Constitucional exquisita que afirmaba que una Revolucion podia dejar sin efecto una reforma ilegitima pero no podia reformar la de 1853 hasta que no estuviera representada la totalidad del pueblo argentino»




Sr. Roberto: Hablo en nombre del Movimiento de Intransigencia Nacional de la UCR, debo invertir el método de exposición para empezar por el epílogo.

Esta Convención no puede proceder a reformar la Constitución Argentina porque en este momento no representa la voluntad de la mayoría del pueblo argentino. Ello comprometería la validez de nuestro orden democrático. En esto consiste la debilidad esencial de esta asamblea, su verdadera debilidad constitucional. Esta asamblea habla, por ejemplo, de la incorporación de los derechos sociales y entre ellos incluye el celebre decreto de huelga, mientra tanto rige en la República un decreto, el 10506, que regula y reprime ese derecho.

Esta honorable Convención constituyente en ese mismo despacho examina en la incorporación de los derechos sociales, el salario mínimo vital y móvil, mientras tanto rige en la Republica otro decreto, el 824, que congela los salarios. Esta Convención en ese despacho, trata del perfeccionamiento de las garantías individuales y en el articulo 14, inciso 5º examina y garantiza la libertad de todas las formas de expresión y suprime el delito de opinión; mientras tanto en la Republica hace más de un año, existe otro decreto, el 4161, que crea el delito de opinión. Y finalmente, esta asamblea, examina el problema del estado de sitio, sobre el que han hablado, informado y discutido y esta asamblea en este momento delibera bajo el estado de sitio.

Sostengo que después del decreto del 27 de abril pasado el gobierno de facto carecía de facultades para convocar a una Convención Constituyente. Nosotros acatamos la convocatoria, como lo anunciábamos también en la convención nacional del partido, como un tributo a la normalización de la Republica, a su ansia de paz y a la necesidad de no obstruir ni dilatar una salida democrática. Pero debo, no obstante, examinar el espíritu de esta convocatoria. Yo creo que el espíritu de la convocatoria era modificar, alterar, destruir las bases del poder político del pueblo a través de la transformación de nuestro sistema electoral. Me basta decir que el sistema proporcional fracciona, divide, reduce el poder político del pueblo. En segundo termino, facilita la estrategia de la penetración de las mas oscuras influencias, pues debilita la cohesión, atomiza el complejo de la representación política. Y por ultimo hace posible, casi insta, la combinación eventual de las minorías, que pueden en un momento dado, sustituir a la misma mayoría.

La crisis de nuestra democracia se debe al escepticismo del pueblo que obedece sobre todo a esta falta de fe, a que ha sido defraudada muchas veces y el pueblo tiene eso que vivifica, tiene espíritu, no le interesa la letra que mata, le interesa el espíritu que vivifica.

El destino de la Republica es civil, que la misión de la fuerza es impedir el imperio de la fuerza, que tienen la obligación de crear el ámbito, vigilar el ámbito y asegurar el ámbito libre.
Vamos a abandonar estas deliberaciones por principios, sosteniendo esencialmente la defensa de la soberanía popular y sosteniendo la vigencia del régimen federal argentino.

Hay implicancias grandes y profundas. Mañana quien sabe que ocurrirá si las legislaturas de provincias, de donde eventualmente salieron derrotadas las fuerzas representadas en esta asamblea resolvieron no acatar la Constitución que ella sancione. Se habría producido nada menos que la posibilidad de la disolución del pacto federal argentino. Yo me horrorizo de esa posibilidad. Un gran cariño nacional, un gran cariño radical ha precedido mis palabras. Y eso hiere, señor presidente y señores convencionales, al hombre anónimo argentino.    

Sr. Mathov: Debo señalar expresamente: 1° que el convencional Dr. Mario Roberto ha hablado a titulo exclusivamente personal, 2° que sus palabras y el despacho producido, le han colocado de hecho al margen del bloque de convencionales de la UCR por contravenir lo resuelto por el mismo en cuanto al modo en que debe encararse la reforma de la Constitución, 3° que igualmente el convencional Roberto ha incumplido el mandato que le confirieron los ciudadanos que lo votaron el 28 de julio pasado, y además, la plataforma sancionada para dichos comicios por la H. Convención de la UCR así como lo dispuesto concordantemente por el Comité Nacional del partido, 4° que el bloque de convencionales de la UCR del Pueblo considerará cuando y como corresponda la actitud del señor convencional Dr. Mario Roberto, 5° que el bloque de convencionales de la UCR ratifica y reitera una vez mas su firme e irrevocable voluntad de continuar en el seno de la H. Convención para luchar por la reforma de la Constitución de 1853, de conformidad con los mandatos popular y partidarios recibidos, superando hasta el ultimo extremo cualquier exposición que pudiera surgir ocasionalmente de su seno o de cualesquiera de los sectores minoritarios.

Sr. Roberto: La aclaración es la siguiente; no he hablado a titulo personal sino en nombre del Movimiento de Intransigencia Nacional de la UCR.
Sr. Tessio: Que no tiene representantes en esta Convención.
Sra de Oyuela: Aquí no hay más que radicales del Pueblo.
Sr. Roberto: En segundo lugar…
Sr. Naim: Se es radical o no se es radical.
Sr. Roberto: …creo que esta irreductiblemente dentro del mandato de la Convención de mi partido y en tercer lugar…
Sr. Naim: Entonces hay una doble posición.
Sr. Roberto: …el bloque podrá excluirme, lo digo respetuosamente de su seno, pero no del radicalismo.
Sr. Naim: Eso lo veremos oportunamente.
Sr. Roberto: Y por ultimo insto, una vez más a este H. Asamblea, a todo este H. Asamblea a que devuelva sus mandatos al pueblo porque le pertenecen al pueblo.
Sr. Naim: El pueblo nos dio un mandato y no lo vamos a consultar al señor convencional.

Se produce entonces el alejamiento definitivo de la Convención del Dr. Mario Roberto, quien lo hizo acompañado de José Antonio Aybar, convencional por Tucumán e Ignacio Ortiz de Córdoba ambos de la tendencia sabattinista debiéndose aclarar que otro de ese mismo sector no participaron de la reunión, habiendo trascendido que algunos de ellos estarían dispuestos a renunciar, de manera que podría posibilitarse la incorporación de convencionales suplentes en su reemplazado.




















Fuente: Diario El Litoral de su edición del jueves 17 de octubre de 1957.

No hay comentarios:

Publicar un comentario