Páginas

martes, 22 de abril de 2014

Ricardo Balbín: "Reunión de la Hora del Pueblo" (20 de noviembre de 1972)

No quiero hablar del pasado, sino del presente y del porvenir. Con toda franqueza declaro que rechazo los acuerdos y los frentes. El requisito básico es la institucionalización y la vigencia plena de la democracia representativa.
En este sentido rechazamos las proscripciones y cualquier clase de condicionamiento. Ningún partido debe renunciar a su personalidad, pero hemos dicho siempre que hay que cambiar de estilo político y que una parcialidad no lo puede todo. Sin que nadie deponga nada de lo suyo hay que llegar a un compromiso común de coincidencias mínimas, nunca máximas, sin perder nuestra individualidad, los partidos tendremos representantes en el Congreso, y de allí la síntesis de la coincidencia en los puntos vitales. Pero hay que reconocer que somos distintos, porque de lo contrario no habría motivo para que existieran diversos partidos.
Estoy dispuesto a trabajar con todos para el bien del país, pero democracia representativa no quiere decir que tenga que haber un solo candidato. Lo importante es que podamos elegir en marzo, y que podamos elegir muchos otros gobernantes en el futuro. Cuando decimos que mantenemos nuestra individualidad, no nos presentamos como los aislacionistas de la democracia. Al contrario somos partidarios de las coincidencias. Naturalmente estamos plenamente de acuerdo en rechazar todas las cláusulas prohibitivas, el levantamiento del estado de sitio y la abolición de las leyes represivas. Nunca aplicamos estas medidas desde nuestro gobierno. Si nos unimos todos, la civilidad será fuerte y no será derrocada por los militares.



























Fuente: Reunión Multipartidaria en los salones de la Confitería Nino de Vicente López, Provincia de Buenos Aires (20 de noviembre de 1972)

No hay comentarios:

Publicar un comentario